martes, 29 de noviembre de 2011

La secuencia de un derribo

Impresionante secuencia del derribo de un caza alemán Messerschmitt BF-109sobre los cielos británicos durante la Batalla de Inglaterra y en el que se puede ver como salta el piloto para salvar su vida.

Clic en la imagen para agrandar
Esta serie de fotografías fueron tomadas por unas cámaras fotográficas que se activaban en el momento de disparar y se usaban fundamentalmente para el entrenamiento de pilotos. Las cámaras, que podían filmar el combate o hacer fotos en serie, eran conocidad como "Gun Cams".

Para saber más:

Aeródromos de Usar y Tirar

Una de las mayores preocupaciones de los mandos aliados durante el desembarco de Normandía, era mantener abiertas vías rápidas y seguras de comunicación y aprovisionamiento con las tropas que iban adentrándose en territorio Francés. El problema es que hacerlo por tierra ni era rápido ni era seguro, aparte de que casi todas las carreteras y vías férreas estaban inservibles, muchas por culpa de los propios bombardeos aliados.

La mejor opción era hacerlo con aviones, pero como pistas de aterrizaje en condiciones no era algo que abundara habría que construirlas y además hacerlo rápidamente. Así nacieron las ALG (Advanced Landing Ground) o Pistas avanzadas de tierra.

Mapa que señala las pistas ALG.
Se implantaron más de treinta de estas pistas y su construcción no podía ser más sencilla. Después de localizar una zona apropiada y que hubiera ya quedado fuera del alcance de la artillería alemana, llegaba un grupo de zapadores que desbrozaban y alisaban un rectángulo de unos 1.200 mtrs. de largo por 50 de ancho. Sobre esta zona se extendía una rejilla metálica que transportaban en grandes rollos y que fijaban con clavijas al suelo.

Esquema de las rejillas.
Transporte de los rollos.
Los rollos se iban extendiendo…
…Y la rejilla se fija al suelo.
La señalización de pista e iluminación se conseguía con unos dispositivos totalmente transportables y que rápidamente se colocaban donde fueran necesarios.


Finalmente, se hacía una precaria torre de control que, en el mejor de los casos, se levantaba con grandes cajas de embalaje. Aunque en la mayoría de los casos, no se contaba ni con esto y se llevaban las operaciones de vuelo desde el mismo suelo.

En la pizarra se lee: “Control de vuelo – Todos los pilotos informan aquí.“
Así, de este modo, en apenas cuatro o cinco días se tenía un aeródromo totalmente operativo.

Todas estas pistas, una vez acabada al guerra o incluso antes, fueron abandonadas. Con el tiempo, la gente del lugar fue quitando las rejillas metálicas para sembrar o construir, pero en algunos lugares nunca se retiraron y han quedado integradas en el entorno.

Esto fue una pista y en el césped se puede distinguir la forma de la rejilla.
Para saber más:
Sky Lighters

Albert Speer salvó su vida por un error burocrático

Albert Speer, pasó a la historia como el arquitecto de Hitler, pero también fue ministro de Armamento y Municiones del III Reich. Lo único que le diferencio de los demás altos cargos de condenados en los juicios de Núremberg es que pese a que incluso él pensaba que sería condenado a muerte y ahorcado, no fue así. Fue condenado a 20 años de prisión y murió en libertad en 1981. Speer afirmó hasta el último minuto que no sabía nada del Holocausto.


Speer, afiliado desde el 1 de marzo de 1931 al partido Nazi, paso rápidamente a formar parte de las SA y luego en las SS, aunque debido a unos errores burocráticos su inscripción en las SA y las SS no aparece hasta el año 1942. Y ese error fue lo que le salvo de la pena de muerte, puesto que si su entrada figuraba en ese año se estimó que era imposible que conociera los movimientos anteriores del gobierno nazi y todo lo relacionado con el exterminio de los judíos, pues estos se tramaron con anterioridad a esa fecha.

En los juicios de Núremberg, Speer destacó por ser uno de los pocos funcionarios del régimen nazi que manifestaron remordimiento y se declararon responsables del funcionamiento del régimen de Hitler. Cuando se exhibieron los filmes de la realidad de los campos de concentración, Speer los observó atentamente y demostró congoja y remordimiento.


Durante los descargos, Speer negó conocer cualquier aspecto relacionado con el Holocausto. Asimismo negó tener conocimiento del atentado perpetrado por Claus von Stauffenberg del 20 de julio contra Hitler. Adoptó una actitud de «víctima del régimen nazi» y se condujo inteligentemente en los interrogatorios, mostrando diferencias con el resto de los jerarcas nazis, denotando transparencia y arrepentimiento, culpabilidad en algunos casos e ignorancia de hechos en otras.

En el Juicio, el fiscal Jackson presentó como prueba una fotografía de Speer en una visita al campo de concentración de Mauthausen, donde aparece claramente rodeado de prisioneros demacrados. La acusación afirmaba que esto probaba que Speer era consciente del Holocausto. Speer se defendió diciendo que sólo se trataba de una visita para gente influyente al campo de concentración, y en ningún momento llegaron a sospechar los cometidos más infames del mismo. Declaró que en su presencia escuchó maldecir a los judíos por parte de los dignatarios nazis pero que nunca supo de la Solución Final a pesar de pertenecer a la cúpula dirigente.

 


Finalmente fue condenado a 20 años de prisión en Spandau (Berlín), principalmente a causa del uso que hizo del trabajo esclavo. Aunque aparecieron fotografías suyas en diferentes campos de concentración como la sentencia fue tan solo de 20 años de prisión, y todo gracias a que cuando comenzó a formar parte de las SA o alguien traspapelo su inscripción o esta se hizo mal. Esto le salvo la vida.

Años más tarde, con la publicación de documentos desconocidos de las SS sobre la construcción de Auschwitz se demostró que Speer, el arquitecto de Hitler, conocía los asesinatos que allí se realizaban en las cámaras de gas pues figuraba en parte de esos documentos.

Durante su estancia en la cárcel de Spandau, Speer mantuvo amistad con Rudolf Hess, preso desde 1941, y escribió sus memorias. Su liberación en 1966 fue un acontecimiento a nivel mundial.


Publicó varios libros semi-autobiográficos, hasta su muerte en Londres en 1981. El más conocido fue "Dentro del III Reich" que causó gran sensación y los derechos de autor lo convirtieron en un hombre acomodado, hasta que la muerte lo sorprendió en septiembre de 1981 por un ataque cerebral tras asistir a una cadena de televisión.

Para saber más:
Memorias, de Alber Speer
Conversaciones con Alber Speer, de Joachim Fest

sábado, 26 de noviembre de 2011

El pasaporte de Hitler

Durante la Segunda Guerra Mundial el ejército británico contó con un grupo especial denominado SOE (Special Operations Executive). El grupo, que fue creado para tratar de organizar la resistencia en los países ocupados por los nazis, se servía de espías para realizar sus operaciones.


Estos agentes utilizaban todo tipo de falsificaciones que ayudaban a completar sus misiones. Entre las falsificaciones normalmente necesitaban licencias de armas de fuego o permisos de trabajo y siempre o casi siempre pasaportes.

Para ello contaron con un experto grupo de falsificadores. Y así fue, tal era el nivel que necesitaban que llegaron incluso a liberar a falsificadores de la cárcel para que trabajaran a su servicio.

Y lo consiguieron, sus falsificaciones llegaron a ser tan perfectas que muchas de ellas se han conservado con el paso del tiempo. Un ejemplo de ellas es el pasaporte de Adolf Hitler. El porqué realizaron ese pasaporte no esta claro, simplemente un ejemplo más o una muestra del humor inglés, el caso es que se realizó en 1941 y se ha conservado hasta nuestros días.

En él se dice que la ocupación del líder alemán era la de pintor (humor inglés ... ) y se describen características físicas como su color de ojos o el sexo. Incluso dicen que tiene un bigote recortado.


Y continuando con el humor inglés introdujeron en dicho pasaporte una “J” mayúscula y roja que estaba reservada para los judíos en los verdaderos pasaportes alemanes.

Para saber más:
BBC
Imperial War Museum
World War 2 Today
The Guardian

jueves, 24 de noviembre de 2011

¿Quién fue el niño del gueto de Varsovia?

La imagen del niño del gueto de Varsovia, apuntado con un fusil, las manos en alto y la cara aterrorizada, retrata no sólo un momento ordinario del Holocausto; retrata la extraordinaria crueldad nazi aunque no se vea ni una gota de sangre. La imagen vale más que mil palabras; vale años de investigación sobre la maquinaria asesina del Tercer Reich y sobre la angustia de los protagonistas de la foto-símbolo.

En otras palabras, ¿qué ha sido de ese niño? ¿Sobrevivió? ¿Qué pasa con las dos presas judías en primer plano y los tres soldados alemanes a su alrededor?


Preguntas que se hizo Dan Porat, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén y especialista en la Shoa. La imagen del niño se convirtió en su obsesión. En una visita en el 2004 al Yad Vashem de Jerusalén, donde se honra y homenajea a las víctimas del Holocausto, Porat escuchó a un guía explicar que "el niño sobrevivió, estudió Medicina, se convirtió en doctor en Nueva York; hace un año emigró a Israel".

El profesor escuchó sobrecogido. Deseaba creer ese relato para dar un nombre y apellidos a la estampa. Una historia a la cara del niño. Una biografia a la que apoyarse. Quizá, también, como lección de superviviencia al horror. Pero necesitaba algo más que palabras para calmar su curiosidad académica y personal. Conectado a los asustados ojos del niño encerrado en el infierno de 1943, Porat decidió investigar hasta el último rincón de la foto. El resultado es su obra 'El niño: una historia del Holocausto', donde sigue e intenta recomponer las piezas del demoledor puzzle visual.

"Muchos supervivientes han dicho que son o creen ser el niño de la foto", comenta Porat que confiesa con tristeza que no ha podido dar con su auténtica identidad. Tampoco confirmar si sobrevivió o, por el contrario, fue asesinado como el millón y medio de niños judíos en los campos de exterminio nazis.

En su trabajo, el profesor pone en duda la teoria más extendida, según la cual el niño es el doctor Tsvi Nussbaum, que hace 31 años afirmó que creía ser el protagonista de la foto. Según él, la imagen se tomó en Varsovia en julio de 1943. Sus padres habían sido asesinados antes en la localidad polaca de Sandomierz, a 125 kilómetros. Porat cree que Nussbaum se confunde. En primer lugar, sostiene el profesor, Nusbaum no estuvo en el gueto en el momento de la sublevación y posterior represión. El crío estaba refugiado con sus tíos en Varsovia pero fuera del gueto. Décadas después, Nusbaum recordó un momento de su infancia en el que fue apuntado por un militar nazi como ocurre en la fotografía. Escenas así se produjeron miles de veces sin que nunca llegaran al objetivo de una cámara.


Porat indica en su libro que si la versión Nussmbaum fuera cierta y la foto hubiera sido tomada en verano, no se entiende por qué las personas fotografiadas iban vestidas con ropa de invierno. Y otra pregunta: ¿Cómo pudo ser en julio si la imagen fue entregada el 2 de junio en un informe especial al jefe de los SS, Heinrich Himmler?

Más fácil parece reconocer la identidad del militar nazi que apunta al niño con su arma. Se trata de Josef Blosche, apodado en el gueto judío como 'Frankenstein' por su extraña y cruel afición (no tan extraña en esos años) de disparar a niños y mujeres judías embarazadas.

La imagen fue tomada, seguramente, por Franz Konrad, un oficial nazi nacido en Austria y apodado 'el Rey del Gueto', con todo el significado negativo que uno puede imaginar. Como muchas de sus fotos, quedó registrada en el llamado 'Informe Stroop' en honor a su autor, el oficial Juergen Stroop. Encargado de aplastar el gueto en la primavera del 43, Stroop ordenó incendiarlo después. Hecho el trabajo, el oficial escribió unas palabras famosas e infames: "El barrio judío de Varsovia ya no existe".

En la búsqueda del niño judío, Porat se encontró con las tres figuras del lado oscuro: El fotógrafo, el oficial y el soldado. Los tres fueron llevados posteriormente a un tribunal y ejecutados por sus crímenes.


Unos crímenes documentados en millones de papeles, datos, diarios, cartas, testimonios, libros, vestimentas, restos de zapatos, películas y fotos. Aunque pocos objetos tienen la fuerza que irradia la impotencia del niño del gueto de Varsovia. Una imagen vale seis millones de víctimas.

Para saber más:
El niño: una historia del Holocausto, de Dan Porat
El Mundo

Islas del Canal: Alemanes en suelo británico

Las islas pertenecían al ducado de Normandía desde 933. En 1066, el duque Guillermo el Conquistador (normando) conquista Inglaterra, unificando los reinos de Normandía e Inglaterra. Desde 1204, la pérdida del resto de los territorios del entonces monarca en Normandía continental hizo que las Islas Anglonormandas fueran gobernadas a partir de ese entonces como posesiones separadas, aunque bajo soberanía de la corona británica. Fue ese año en que las Islas del Canal decidieron la independencia de Francia y lealtad al monarca inglés, en su puesto de Duque de Normandía.


Esta es la razón de la dependencia de las Islas de la corona británica, aunque no forman parte del Reino Unido (ni de la Unión Europea). Por eso se asume que durante la 2ªGM fueron la única porción de suelo británico ocupada por Alemania. Sus ciudadanos poseen pasaporte británico. Administrativamente están divididas en dos bailiazgos (bailiwicks): Jersey y Guernsey. Las instituciones comunes a ambos bailiazgos son más bien una excepción, puesto que no tienen leyes, ni elecciones ni cuerpo representativo comunes, aunque los políticos se consultan regularmente. No hay diarios ni radios comunes aunque sí un canal de televisión común.
Tradicionalmente la cultura de los habitantes de las islas había sido normanda. El idioma es un dialecto normando de la lengua de oïl. A partir del siglo XIX, una mayor facilidad de transporte con Gran Bretaña propició el asentamiento de ingleses, lo que ayudó a anglonizar las islas. Actualmente, el normando ya está completamente extinguido en la isla de Alderney y en el resto su número de hablantes no llega al 10%. El francés sigue siendo una lengua oficial aunque empleado casi exclusivamente con carácter ceremonial.

Isla de Alderney
Cuando el ejército alemán amenazaba con ocupar la isla en 1940, la población entera fue evacuada. Los alemanes ocuparon la isla hasta su liberación el 16 de mayo de 1945 pero la población no pudo regresar hasta diciembre. Los alemanes dejaron en Alderney un Campo de Concentración, (Lager Sylt), búnkers y otras construcciones.


Isla de Guernsey
El Bailiazgo de Guernsey incluye las islas vecinas de Alderney, de Sark y algunas otras islas muy pequeñas. El jefe de gobierno es un administrador elegido llamado el Bailiff, y el jefe de estado es el Teniente Gobernador, que es designado por la Reina.




Isla de Sark
Está considerada como el último estado feudal de Europa. Su feudo, nacido con el otorgamiento de una carta patente por parte de la reina Isabel I de Inglaterra, sigue vigente en la actualidad.
El Seigneur de Sark es la cabeza del gobierno feudal de la isla, siendo un título hereditario. Si se trata de una mujer, es la Dame de Sark. La mayoría de las leyes han cambiado muy poco desde las normas feudales dictadas por Isabel I de Inglaterra en 1565, entre las cuales existen las curiosidades tales como que el seigneur es el único que puede poseer palomas y pichones, así como la explotación de ciertos derechos mineros en la isla. Desde la muerte de la última Dame de Sark en 1974, el rol del seigneur ha sido democratizado en parte, entregando algunas de sus atribuciones a los miembros de la asamblea de la isla, el Chief Pleas.
 

Isla de Jersey
Su nombre fue empleado por los colonizadores para denominar a uno de los estados de América del Norte: New Jersey. En ella también se encuentra el hospital militar subterráneo H8, construido entre 1941 y 1944.

El Cine Forum, en la capital de Jersey, St. Helier, decorado con esvásticas el día del 50 cumpleaños de Hitler. Ese día se proyectó el documental Victoria en el Oeste.
Las islas de Jersey y Guernsey fueron fuertemente fortificadas por los alemanes. De esas construcciones quedan muestras imponentes, como estos bunkers de observación y dirección de tiro en Jersey.


Noirmont Point, en Jersey, es la construcción mejor conservada, transformada en museo.


Otro búnker destacable en Alderney. Se le conoce por El Odeón.


Para saber más:
Crónica militar y política de la II Guerra Mundial Ed. Sarpe.
20minutos
Exordio
Amantes de la Historia

La trágica muerte de Erwin Rommel, el héroe del III Reich

El día 14 de octubre de 1944, la radio alemana emitía una de las noticias mas tristes que llegaron a los ciudadanos alemanes:
El mariscal de campo Erwin Rommel, el más famoso y querido generalfeldmarschall del Reich, moría en su hogar de Herrlingen a consecuencia de las graves heridas recibidas en el frente de Normandía el pasado 17 de Julio.

La realidad muy diferente, y es posible que nunca se conozcan los detalles que rodearon la muerte del Zorro del Desierto, pero pueden reconstruirse parcialmente los acontecimientos. Tras la fallida conjura del 20 de julio, el general Von Stülpnagel, después de intentar suicidarse, pronunció en su delirio varias veces el nombre de Rommel. Lo cierto es que si Rommel tenía algún conocimiento del atentado, nunca se unió al grupo ni participó en ninguna de las reuniones de los conspiradores, pero la Gestapo fiel a su historia centró inmediatamente sus sospechas en el.


El día 7 de septiembre, su jefe de estado mayor, general Hans Speidel, es detenido por la Gestapo, e inmediatamente Rommel se pone en contacto con el Alto Mando para que le expliquen los motivos de la detención, pero no recibe explicación alguna. Justo un mes después, Keitel le llama a Berlín, pero por los consejos de los médicos se niega a realizar el viaje. El mariscal estaba ya al corriente de las sospechas que pesaban sobre él.

El día 13, el V Distrito Militar de Stuttgart le llama anunciándoles la visita de dos generales el día siguiente. El día 14, los generales Burgdorf y Maisel llegan a Heirrlingen. Durante la conversación ponen al mariscal al corriente de la situación. Por orden de Hitler, Rommel debe elegir entre dos alternativas; someterse a juicio, en el que la sentencia estaba ya dictada, o bien suicidarse con una capsula de cianuro. Rommel escoge ésta última opción y se despide de su mujer, de su hijo, y de su ayudante Aldinger.


Rommel sube a su coche y tras pocos cientos de metros el vehículo se detiene. El chofer, el soldado Doose de las SS, recuerda:
El general Maisel y yo bajamos del coche y no alejamos unos treinta metros; Burgdorf nos llamó y volvimos rápidamente. Rommel estaba echado hacía adelante y su gorra estaba caída en el suelo del automóvil. Mientras volvíamos a Herrlingen, Burgdorf me ordenó ir al hospital militar de Ulm porque el mariscal se había sentido mal durante la conversación. Para entonces el glorioso mariscal, héroe de África, era ya un cadáver.
Lugar donde Rommel se suicidó.
Cuatro días después se celebraron los funerales oficiales con la asistencia de altos dignatarios del III Reich. Posteriormente, el cadáver fue incinerado y los restos del héroe alemán descansan en el cementerio cercano a su villa de Herrlingen.



Para saber más:
Historia Vera
Biografías y vidas
El País

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Alojamiento de lujo para nazis en Gran Bretaña

En 1940, el MI6, el servicio secreto británico, puso en marcha un centro de alojamiento para la élite nazi que capturaran. El centro, Trent Park, estaba situado al norte de Londres y fue preparado a conciencia por el MI6.


Durante semanas de duro y meticuloso trabajo se escondieron micrófonos por todo el centro: habitaciones, salones, comedores… todo estaba controlado. Los prisioneros nazis disfrutaban de total libertad dentro del centro y además eran muy bien tratados. La comida era de calidad y todas las comodidades posibles estaban a su disposición: música, libros, cine… todo preparado y listo para que los nazis se sintieran como en casa, o mejor.

Como es lógico, no todos los prisioneros podían optar a dicho nivel de hospitalidad. Se habían trazado con detalle los perfiles que podrían ir allí y, además, se intentaba capturar a dichos perfiles para llevarlos a aquellas instalaciones: generales, comandantes de división, führers de brigada, altos cargos de las SS… Estos prisioneros no serían interrogados ni maltratados en búsqueda de información, la estrategia era otra.


Lo que se pretendía era que todos estos alemanes, sintiéndose cómodos y tranquilos, hablaran entre ellos sobre la guerra, los planes alemanes, los mandos… mientras los micrófonos que había en el centro recogían todos estos comentarios y los ponían al servicio del MI6. Para cerrar el círculo, se solía entregar información falsa a los prisioneros a través de ediciones especiales de periódicos, para conseguir que conversaran y “soltaran la lengua” motivados por malas noticias o por temas concretos.


Para saber más:
Al servicio de Su Majestad, de Gordon Thomas
Soldados del III Reich: Testimonios de lucha, muerte y crimen, de Sonke Neitzel y Garald Welzer

El Barco que se torpedeó a sí mismo

Estamos en las frías aguas del océano Ártico, en el Mar de Barents, en marzo de 1942, en plena Segunda Guerra Mundial cuando se establecieron convoyes que partían de Estados Unidos e Inglaterra para abastecer los puertos del norte de la Unión Soviética con material de guerra necesario para combatir a los Alemanes. El crucero británico HMS Trinidad, formaba parte de la escolta de uno de esos convoyes que había partido de Escocia el 10 de marzo de 1942 con destino a Murmansk, un puerto ruso a 12 Km del mar de Barents.


La ruta alrededor de la ocupada Noruega hacia los puertos Soviéticos era muy peligrosa por los ataques alemanes, así como por una climatología extremadamente adversa. El 29 de marzo el convoy fue interceptado por tres destructores alemanes, que comenzaron a abrir fuego, llegando a hundir 6 de los 20 buques de transporte. El HMS Trinidad logró hundir un destructor alemán.
Durante ese combate lanzó desde su cubierta tres torpedos contra los demás destructores, con tan mala fortuna que uno de ellos se quedó bloqueado por el agua helada y comenzó a describir un circulo e impactó contra el Trinidad, causando la muerte a 32 de sus marineros.

A duras penas consiguió llegar a Murmansk y tras unas reparaciones básicas volvió a Inglaterra el 13 de mayo de 1942 junto a cuatro destructores aunque no podía navegar a velocidad superior a 20 nudos.


El 15 de mayo de 1942 los cinco barcos fueron atacados por una veintena de bombarderos alemanes Ju-88, que hicieron blanco en el HMS Trinidad, prendiéndole fuego y matando a 63 hombres.
Habida cuenta de los daños ya irreparables, una vez que los 800 supervivientes fueron rescatados, el mando decidió hundirlo. Y así, tres torpedos del HMS Matchless le enviaron al fondo del mar y acabaron tristemente con la curiosa historia de este barco tan desafortunado.

Este no es el único caso documentado de barcos alcanzados por sus propios torpedos defectuosos. También durante la Segunda guerra Mundial los submarinos norteamericanos USS Tang (SS-306), USS Tullibee (SS-284) y submarino alemán U-869 sufrieron este mismo accidente.

Para saber más:
The ship that torpedoed herself, de Frank Pearce
Wikipedia
Ahoy

La dramática historia de los hermanos Sullivan

Tras leer un articulo sobre la película de Steven Spielberg "Salvar al soldado Ryan" recordé otra historia muy similar, la de los hermanos Sullivan. Los hermanos Sullivan fueron cinco hermanos que murieron en el hundimiento del crucero ligero USS Juneau, en el que todos ellos servían. Los hermanos eran originarios de Waterloo, en Iowa.


Se alistaron el 3 de enero de 1942, solicitando servir juntos. La Marina estadounidense tenía la norma de separar a los hermanos para evitar que muriesen todos en un mismo ataque, pero no era siempre cumplida. Los dos hermanos mayores ya sirvieron en la Marina.

De izquierda a derecha, Joseph "Joe" Eugene Sullivan, 23, Francis "Frank" Henry Sullivan, 25, Albert "Al" Leo Sullivan, 19, Madison "Matt" Abel Sullivan, 22 y George Thomas Sullivan, 27.

El 13 de noviembre de 1942, el Juneau fue alcanzado por un torpedo y tuvo que dejar la zona de Guadalcanal donde estaba destacado. Tras retirarse, fue nuevamente alcanzado, esta vez por un torpedo del submarino japonés I-26. El barco se hundió rápidamente, y debido al dominio japonés sobre la zona, no se rescató a los supervivientes hasta ocho días después. Los 10 supervivientes contaron que Frank, Joe y Matt murieron instantáneamente en el ataque, Al se ahogó al día siguiente, y George murió de sus heridas cuatro días más tarde.

Monumento en homenaje a los muertos en el hundimiento del USS Juneau
El destructor USS The Sullivans
Otros casos similares son el de los hermanos Niland, en el que está basada la historia de Salvar al soldado Ryan o el de los hermanos Borgstrom, aunque en en los dos casos no murieron en el mimo hecho y en el caso de los Nilan dos sobrevivieron a la guerra.
Otro caso es de de la familia Matthees, en el que los 7 hermanos sobrevivieron a la guerra.

Para saber más:
History Navy
Grout Museum

Reconoce los aviones aliados y enemigos jugando al poker

Esta baraja de poker es de 1942, y está diseñada para que la gente pueda reconocer los aviones propios y enemigos, a la vez que disfrutan de un juego de cartas. Son "cartas de spotters". Ya que durante la Segunda Guerra Mundial los spotters se dedicaban a reconocer los aviones que surcaban los cielos, por si eran enemigos.


La idea de la baraja de aviones fue sugerida por los oficiales del Tercer Cuerpo del Aire de la base de Tampa, Florida. Los aviones de los Estados Unidos se convierten en el palo de picas, los de Gran Bretaña en el palo de corazones, los de Alemania en diamantes y los de Japón en tréboles.

 

Para saber más:
Modern Mechanix
ABC