sábado, 30 de mayo de 2015

Fragebogen, el cuestionario del buen alemán

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, los aliados comenzaron en Alemania, lo que llamaron "desnazificación de la población civil" y borrar todo rastro de nacionalsocialismo. Un primera prueba de control fue el "Fragebogen" (cuestionario) que intentaba resumir la vida, actividades profesionales y políticas de la persona que los rellenaba. Al principio se realizó solo a los funcionarios alemanes, como la policía, los jueces y los funcionarios del gobierno. Muchos fueron retirados de su cargo debido a su pasado nacionalsocialista, y otros trabajaron para los aliados, debido a sus conocimientos o contactos. Los aliados llegaron a imprimir 13 millones de formularios, que constaban de 12 páginas y unas 150 preguntas.


Tras la derrota del III Reich el primer paso era encontrar y procesar a todos lo que hubieran tenido relación con el régimen nazi, algo realmente complejo y costoso, en tiempo, recursos y personal. Para facilitar la labor, varios expertos alemanes aconsejaron a las fuerzas de ocupación que todo el que fuera sospechoso, realizara un "Fragebogen".
Cualquier alemán que quisiera trabajar o solicitar cualquier ayuda de los aliados se debía someter al cuestionario, so pena de perder por ejemplo su cartilla de racionamiento. Si no salia indemne al cuestionario o existía alguna sospecha, podía ser declarado prisionero de guerra y enviado a uno de los campos de prisioneros establecidos por los aliados.

Cuando se entregaba el cuestionario se dejaba claro que la información falsa tendría como consecuencia acciones judiciales por parte de los tribunales aliados. Entre las preguntas se podían encontrar preguntas muy corrientes, como cuál era la dirección postal del entrevistado, cuál era el color de sus ojos, cuánto pesaba o cuál era su religión
Entre las más importante destacaban las que solicitaban información sobre sus cicatrices, para conocer si habían combatido en el frente, o sobre las marcas o tatuajes ya que sabían que los miembros de las SS llevaban grabado su grupo sanguíneo en el brazo. Otra preguntaba si había pertenecido a algún grupo estudiantil o juvenil, como las Hitlejugend.

En el Landesarchiv Baden-Württenberg hay una copia de un "Fragebogen", en alemán e Inglés.
Mas preguntas hacían hincapié en que partido habían votado en las elecciones de 1932, en las que Adolf Hitler consiguió subir al poder, o si pertenecían o tenían algún familiar en la aristocracia alemana. Pero también se podían leer algunas realmente raras como, por ejemplo, si los bombardeos habían afectado a su salud, al trabajo o al sueño. También si se habían pedido indemnizaciones a los seguros o sobre el alcantarillado o la electricidad. Una de las más curiosas: ¿En algún momento ha esperado la victoria alemana?. Algo que durante el III Reich cualquier alemán debería creer, si no, sería acusado de derrotismo.

Fuente:
Tiempos y Costumbres de Alberto de Frutos
Landesarchiv Baden-Württenberg
Post War Germany
Jot Down
ABC
Moosburg
German History Docs

jueves, 28 de mayo de 2015

Los artículos de broma que ayudaron a ganar la guerra

Se dice que en la guerra todo vale, y eso es lo que debieron de pensar los científicos aliados cuando se le ocurrieron estas bromas más propias de los Santos Inocentes como arma de guerra.

Los británicos idearon una herramienta muy potente cuya finalidad principal era despistar al enemigo y que no se diera cuenta del verdadero ataque. Eran los polvos pica-pica. Se fabricaron con diferentes semillas y se camuflaban en botes o latas de polvos de talco para poder disimularlos. La idea era que los agentes encubiertos o los miembros de la resistencia lo esparcieran en la ropa del enemigo, principalmente en la ropa interior con lo que el picor era aún más embarazoso.


Este producto funcionó bastante bien en algunos acuartelamientos, como en Noruega en 1941 donde la resistencia lo distribuyó por todas las camas y la ropa de los soldados alemanes. Más rebuscada fue la idea de Erick Gjems, miembro de la resistencia noruega que introdujo los polvos pica-pica en los preservativos de los burdeles militares, lo que hizo creer a los mandos alemanes que los picores eran producto de una enfermedad venérea.


Por su parte los norteamericanos utilizaron una sustancia que ellos llamaban Who I? (¿Quien yo?) creada por la OSS (Oficina de Servicios Estratégicos) para distribuirla a la Resistencia francesa en sprays de bolsillo. Esta "bomba fétida" era un compuesto que tenía un fortísimo olor pútrido. Los miembros de la Resistencia debían acercarse todo lo posible a cualquier oficial alemán y rociarlo con el. De ese modo todos los que estuvieran cerca sentirían nauseas y se alejarían con asco del oficial. Pero tambien tenía una contrapartida. Quien lo rociaba tambien podía quedar impregnado con el "aroma", por lo que se consideró un fracaso y solo estuvo en practica durante un par de semanas.

La resistencia noruega, al parecer, tambien era aficionada a estas armas tan peculiares ya en ocasiones lanzaban bombas fétidas en los lugares públicos donde se solían reunir los alemanes.

Fuente:
¡Fuego a discreción!: Historias sorprendentes de la Primera y Segunda Guerra Mundial de Javier Sanz y Guillermo Clemares
How to Be a Spy: The World War II SOE Training Manual
IO9

lunes, 25 de mayo de 2015

Nose Art y Pin-Ups

El Nose Art se traduciría como arte del morro. Del "morro" de los aviones. El Nose Art era una práctica muy habitual efectuada sobre los aviones de combate desde la Gran Guerra. Pero el Nose Art vivió su edad de oro durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente entre las tripulaciones norteamericanas, aunque los pilotos de ambos bandos hicieron gala de sus habilidades artísticas a la hora de plasmar emblemas o mascotas en los aparatos. Los motivos eran muy variados pero el más destacado eran las Pin-Ups.


Las Pin-Ups fueron creadas por los ilustradores más creativos de las revistas norteamericanas, con el principal objetivo de subir la moral a los soldados que luchaban en los campos de batalla de Europa o el Pacifico. Sus bonitas siluetas podían verse en los costados de tanques, camiones o calendarios, pero los pilotos militares llevaron el arte de las PIN-UP a su edad de oro al pintar estas estupendas chicas en sus aviones y hasta el gobierno encargo carteles para alentar a sus soldados. Los carteles mas famosos por su calidad, fueron los de los ilustradores Elvgren Gil y Alberto Vargas, y sus famosas "VargaGirls" sacados de las páginas de la revista Esquire.


"To pin up” es algo así como pinchar o clavar en la pared y ella es la deseada chica del calendario, de los anuncios, del cartel desplegable o las páginas centrales de la revista. Ahora nos resulta extraño que en esa época tan conservadora se permitiera ese arte de tan dudosa moral pero los principales "beneficiarios" eran los soldados estadounidenses, a quienes se les llegó a instruir, a través de comunicados oficiales y transmisiones de radio, el modo de exponer en sus cubículos aviones de combate, trincheras, de manera oficial las ilustraciones de sus chicas preferidas de los calendarios, tapas de revistas o carteles.


También aparecían en el cómic “Male Call”, de 1943, en diarios de circulación exclusiva dentro del ejercito, como la revista Yank. Estas eran las novias de los soldados, de sus unidades o pelotones, eran las que estaban a la vista mientras que las novias oficiales se quedaban para la intimidad.

Una buena muestra de Nose Art y Pin-Ups en Facebook.


Fuente:
Ovejas Eléctricas
Mundo SGM
Flying Girls
Ace Pilots

jueves, 21 de mayo de 2015

El campo de concentración de Perote

Es prácticamente desconocido el hecho de que durante la Segunda Guerra Mundial el gobierno de México tomo la decisión de que en Perote, Veracruz, se levantara un campo de concentración para que alemanes, japoneses, italianos y cualquier otro extranjero considerado como posible enemigo para el país fuera vigilado, detenido y confinado. Esta decisión fue el resultado de las relaciones bilaterales con Estados Unidos. Tras ser atacados, en 1942, varios petroleros mexicanos que abastecían a convoyes norteamericanos México perdió la neutralidad y declaró la guerra a las fuerzas del Eje. Se creo el escuadrón 201 de pilotos voluntarios, conocidos como las "Águilas Aztecas", que voló con la 5ª fuerza aérea norteamericana en el Pacífico.


El gobierno llamó a esta instalación Estación Migratoria y decidió internar a más de 600 ciudadanos extranjeros que pertenecían a los países del Eje, la mayoría alemanes, tomando como ejemplo los instalados en Estados Unidos para "reubicar" a los norteamericanos de origen japonés. Los internados según los servicios de inteligencia mexicanos eran agentes de la Alemania nazi y cuyas actividades de espionaje se hubieran desarrollado antes y durante el conflicto.

El gobierno mexicano permitió a los internos organizarse a su modo, hacer espectáculos teatrales, recitales de música o partidos de fútbol. Según Guido Moebius, uno de los internos, se lo pasó "cheveré" durante los tres años que estuvo en Perote, aunque el gobierno mexicano le había intervenido su fábrica de jabones de Monterrey. Tambien cuenta que les dejaban salir los fines de semana. Al concluir la guerra, casi todos fueron liberados e incluso varios alemanes decidieron afincarse en México.

Lo cierto es que el control en el campo y las investigaciones a los individuos sospechosos no han sido nunca claramente investigadas. Los principales espías extranjeros nunca fueron deportados a Estados Unidos o expulsados del país, se fugaron con gran facilidad y no fueron perseguidos. Sólo algunos dirigentes del Partido Nazi en México, fueron deportados a los Estados Unidos.


Tampoco debemos olvidar la importante labor humanitaria del diplomático Gilberto Bosques que salvó la vida de miles de personas que huían de los nazis, al facilitarles un salvoconducto a México.

Fuente:
Las relaciones germano-mexicanas: desde el aporte de los hermanos Humboldt hasta el presente, de León Enrique Bieber
Xgusto
DGCS
Holocausto en español
H Mexico
Milenio

domingo, 17 de mayo de 2015

La prensa española durante la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial la prensa española estaba controlada por los nazis. España acababa de salir de una guerra civil y los alemanes mediante aportaciones de dinero a periodistas o directores claramente gemanófilos o suministrando papel, un bien muy escaso entonces, aprovecharon para controlar los medios de comunicación impresos. El encargado de esta misión fue Josef Hans Lazar, quien por orden del ministro alemán de propaganda Goebbels empezó controlando la recientemente creada agencia de noticias EFE, llamada así por la inicial de Franco y Falange, y por supuesto, del Führer. Un ejemplo de ello fue la excelente calidad de las revistas Signal y Der Adler en las que la edición en español eran unas de las mejores, incluso con imágenes en color, algo impensable en las publicaciones nacionales.


La agencia española EFE debía emitir comunicados de obligada inserción en los diarios, que Lazar escribía en su despacho y en los que siempre se anteponía a Hitler antes que a Franco. Tambien cabe destacar el trucaje de las fotos del encuentro entre Franco y Hitler en la estación de ferrocarril de Hendaya y el comunicado oficial de prensa dado por la agencia:
"El Führer ha tenido hoy con el Jefe del Estado español, Generalísimo Franco, una entrevista en la frontera hispanofrancesa. La conferencia se ha celebrado en el ambiente de camaradería y cordialidad existentes entre ambas naciones..."

Se sospecha que existía un acuerdo secreto para apoyar en la prensa y la radio la simpatía hacia el régimen nazi, lo que se puede observar en las portadas de los diarios de la época, como el decano diario ABC, el periódico del Movimiento Arriba o el Alcázar creado a raíz del asedio del alcázar de Toledo durante la Guerra Civil española.


Tras la guerra civil prácticamente todas las provincias tienen periódicos controlados por Falange, las diputaciones o los gobiernos civiles y la censura hace imposible el desarrollo de lineas editoriales contrarias al régimen de Franco. Tampoco hay que olvidar los medios controlados por la Iglesia. Incluso hasta bien entrado 1945 era raro encontrar artículos de apoyo a los aliados, sobre todo en la prensa católica 
El apoyo español al III Reich no se limitó a la mera propaganda. España sirvió como nido de espías y refugio de nazis tras la Segunda Guerra Mundial y al envío de Wolframio para la fabricación de acero. Además del apoyo militar que supuso la División Azul en el frente del Este. Ya finalizado el conflicto el tono de la prensa cambio radicalmente.

Fuente:
Antirrevisionismo
UCM
Racó Catalá
EFE
La Vanguardia
Hemeroteca ABC

miércoles, 13 de mayo de 2015

Las ratas explosivas

Durante la Segunda Guerra Mundial todas la naciones en conflicto crearon ingeniosos dispositivos, como la "Bat Bomb", que comentaba en una entrada anterior. En este caso los animales utilizados no son murciélagos incendiarios, son ratas explosivas.


Las ratas explosivas fueron una de las ocurrencias más ingeniosas probadas por los científicos del SOE británico en 1941. Para mantener el secreto, un oficial del SOE se hizo pasar por estudiante universitario para conseguir las ratas, a través de un proveedor de Londres.
La idea era despellejarlas para posteriormente rellenarlas de explosivos plásticos y utilizarlas en los trenes y en las bases del enemigo, dejándolas junto al carbón, cerca de las calderas. Los ideólogos de este plan suponían que cuando los alemanes las vieran las arrojarían al fuego y explotarían.
A pesar del poco explosivo que portaban las altas presiones de las calderas provocarían una gran explosión que destruyera la maquinaria, con lo que destruirían importantes infraestructuras del enemigo y de paso provocar el temor entre el ejército y los civiles. Además sería difícil detectar la causa de las explosiones.


Nunca se llegó a saber si hubieran funcionado ya que un contenedor lleno de ratas explosivas fue hallado por los nazis y descubrieron el plan. Lo que si consiguió fue entorpecer los movimientos del enemigo, que destinó un buen número de efectivos a la búsqueda de más ratas, pues creyeron que toda la Europa ocupada podía estar "infectada" de ratas explosivas. En la actualidad las ratas se utilizan para detectar explosivos.

Fuente:
Daily Mail
BBC
BBC
QUO
Errores, lapsus y gazapos de la historia, de Gregorio Doval.

domingo, 10 de mayo de 2015

El túnel del viento que ayudó a ganar la Segunda Guerra Mundial

En 1929, el Comité Consultivo Nacional para la Aeronáutica, la organización que se convertiría en el Centro de Investigación Langley de la NASA, comenzó la construcción de una única y enorme instalación: un túnel de viento a escala real. Situado en un enorme edificio en Virginia, fue el primer túnel de viento de Estados Unidos para los aviones de gran tamaño, tenía una unas dimensiones de 9,14m de alto por 18,28m de ancho a través del cual, dos ventiladores accionados por motores de 4.000 caballos de fuerza soplaban aire a velocidades de hasta 194km/h.


Aunque el túnel fue finalizado en 1934, su mejor momento fue probablemente durante la Segunda Guerra Mundial, cuando operaba a pleno rendimiento. Tanto la Marina como el Ejército enviaron rápidamente un flujo constante de aviones militares a Langley para realizar todo tipo de pruebas de aerodinámica. En los primero 18 meses de guerra, 18 diferentes tipos de aeronaves fueron probados y el túnel mejorado. El túnel de viento estuvo operativo durante todo el día, siete días a la semana. Durante la Segunda Guerra Mundial no sólo la realización de pruebas de aerodinámica, tambien se probaron los sistemas de enfriamiento del motor, la estabilidad y control, y problemas de funcionamiento inesperados. Las primeras versiones de casi todos los aviones de combate de alto rendimiento se evaluaron en el túnel de Langley, lo que permitió un sinnúmero de mejoras de diseño que dieron a los pilotos estadounidenses una ventaja crítica en el combate.



El túnel estuvo en funcionamiento hasta el 2009 haciendo varios tipos de pruebas, pero en 2010 fue desmantelado. En la biblioteca del congreso de EEUU se pueden ver un buen número de fotografías de la instalación y en la web de la NASA imágenes de la demolición y la recuperación de algunos objetos para exponerlos.

Fuente:
The Atlantic
Youtube
Nasa
Library of Congress

miércoles, 6 de mayo de 2015

Los cerdos submarinos de Alejandría

El submarino Sciré, de la armada italiana, se acercó la noche del 18 de diciembre de 1941 a menos de una milla de la entrada al puerto de Alejandría. En ese lugar depositó en el agua tres torpedos tripulados SLC (Siluri de Lenta Corsa). Dos más se quedaron en reserva.
El puerto estaba fuertemente defendido y vigilado por medio de de multitud de obstáculos mientras que en los estrechos canales de acceso la defensa británica hacia explotar proyectiles a cortos intervalos, con lo que acceso al puerto era imposible a navíos convencionales. Los tres torpedos tripulados no eran convencionales.


Estos torpedos, llamados Maiale (cerdo) por sus tripulantes, tenían una longitud de unos 7,50m y 50cm de ancho y eran tripulados por dos buceadores equipados con sistemas de respiración autónomos sentados a horcajadas. Navegaban a poca profundidad a una velocidad máxima de 3 nudos. En la proa llevaba una carga de 200kg de explosivo que se adhería al casco del objetivo. El primer ataque con Maiale se intentó en 1940, pero el submarino que los transportaba fue hundido frente a las costas de Tobruk.


Los torpedos Maiale aprovecharon la entrada de una pequeña flota de destructores para infiltrarse en el puerto, pegados a la popa de los destructores. El primer Maiale, al mando de Luigi Durand de la Penne, colocó una carga explosiva bajo el acorazado británico Valiant mientras el comandado por Antonio Marceglia hizo lo propio en el Queen Elisabeth. Vincenzo Martellota, que mandaba el tercero colocó una mina en un petrolero. Antes de que las cargas estallasen los intrépidos hombres torpedo abandonaron el puerto.


La operación fue un éxito parcial ya que el escaso fondo del puerto salvó a los acorazados y al petrolero de que se hundieran, pero lograron que durante mucho tiempo no estuvieran operativos. El ataque japonés a Pearl Harbor evitó que los británicos enviaran más navíos al Mediterráneo, pero debido a la errónea mentalidad de la guerra naval los mandos del EJE desaprovecharon la oportunidad que les brindó el éxito de la operación  GA3.

Fuente:
Submarinos Enanos, Editorial San Martin
U historia
Military Factory

sábado, 2 de mayo de 2015

Mujer y madre en el III Reich

Según el ideal nacionalsocialista las mujeres debían ser madres voluntariosas y robustas amas de casa. El modelo ideal de mujer nazi era austera, no llevaba maquillaje ni vestía de forma ostentosa y unas caderas anchas eran el mayor símbolo de feminidad y fertilidad para poder dar muchos hijos sanos al III Reich.

Adolf Hitler estaba en contra de los logros liberales conseguidos por las mujeres durante la República de Weimar, como el derecho al voto o los avances laborales como la igualdad de salario. De hecho en 1933, cuando Hitler ascendió al poder, se reestructuro el funcionariado que llevó al despido de todas la mujeres que ocupaban puestos de responsabilidad. En 1936, por ejemplo, se les prohibió ejercer como abogadas o médicos. En un congreso del partido nazi Hitler dijo que "la emancipación de la mujer es un invento de los intelectuales judíos. Para la mujer el mundo es su marido, su familia, sus hijos y su hogar". Con lo que dejaba bien clara la postura del estado ante el papel de la mujer el el III Reich.


Para el III Reich la natalidad era fundamental para mantener su carácter expansionista. Por ese motivo se aprobó una ley por la que a cada matrimonio entre los considerados arios puros recibiría un préstamo de 1000 Reichmarks en cupones para formar una nueva familia. Los matrimonios entre los "arios puros" y otras razas (especialmente judíos) estaban totalmente prohibidos.

Cuando una mujer se casaba debía abandonar su empleo para dedicarse totalmente a su familia y a tener hijos. Por cada hijo que tuviera se le llegaba a perdonar 250 Reichmarks del préstamo que recibió del gobierno al casarse y otra serie de ayudas. Sus hijos a los 6 años debían entrar en las Juventudes Hitlerianas y sus hijas en la Liga de Muchachas Alemanas, donde comenzaba su aleccionamiento como perfectas mujeres y madres alemanas.


Otro medio para fomentar la natalidad fue la creación en 1939 de la Cruz de Honor de la Madre Alemana (Ehrenkreuz der deutschen Mutter), más conocida como Cruz de la Madre. Las cruces eran entregadas al las madres en una ceremonia que se celebraba cada 12 de agosto, fecha en la que se celebraba el cumpleaños de Klara Hitler, la madre del Führer.

La Cruz de Honor de la Madre Alemana estaba dividida en tres categorías:
La cruz de tercera clase, de bronce, era para las mujeres con 4 o 5 hijos. La cruz de segunda clase, fabricada en plata, era concedida a las madres con 6 o 7 hijos. La cruz de primera clase, en oro, para las mujeres que hubieran tenido 8 o más hijos.

Las mujeres solteras tambien podían ser "madres voluntarias" para que los miembros de las SS las embarazaran. Muchos de esos niños arios se criaron en los centros Lebensborn, creados por Himmler en 1935 para ofrecer centros de maternidad y asistencia a las mujeres de los miembros de las SS y a las madres solteras y organizaba la adopción de los niños por familias arias que no pudieran tener hijos.


Fuente:
Scharf Links
III Reich día a día, de Christopher Ailsby
Rosa Sala Rose
Sala de prensa