viernes, 27 de noviembre de 2015

El Destripador del Apagón

Durante el Blitz sobre Londres y otras ciudades de Gran Bretaña murieron más de 40.000 personas. Pero no todas murieron por las bombas de la Luftwaffe alemana.

Durante los bombardeos, la población se vio obligada a refugiarse en la oscuridad. Colocaron espesas cortinas en las ventanas y la electricidad a veces se apagaba para asegurarse de que la luz no serviría para marcar el objetivo a los bombarderos alemanes. Para los criminales sin escrúpulos esta era una situación ideal y Gordon Frederick Cummins era uno de ellos.


En febrero de 1942, Cummins se estaba formando como piloto de la RAF en Londres cuando comenzó a asesinar a mujeres cuando la ciudad estaba a oscuras. La primera víctima, Evelyn Hamilton, fue hallada en la mañana del 9 de febrero en un refugio antiaéreo en el área del West End amordazada con un pañuelo y estrangulada hasta la muerte. Al día siguiente se descubrió otra mujer, Evelyn Oatley, una joven prostituta encontrada en su apartamento, desnuda, estrangulada, y mutilada con un abridor de latas que su asesino se dejó en la escena del crimen.

Los días 11 y 12 de febrero no pareció ninguna víctima. Parecía que todo había acabado. Pero el 13 aparecieron dos nuevos cuerpos. El primero fue el de Margaret Lowe que había desaparecido el día 10. Como la segunda víctima, era una prostituta y apareció desnuda, horriblemente mutilada y estrangulada. El segundo fue el de Doris Jouannet, tambien prostituta, que al igual que las otras estaba desnuda, mutilada y muerta por estrangulamiento.

La prensa de Londres, como si de un nuevo Jack el Destripador se tratase, se hizo eco de los asesinatos y lo bautizaron como "El Destripador del Apagón" (The Blackout Ripper). Debido a que tres de las víctimas eran prostitutas, se supuso que ese sería el grupo de mayor riesgo. Mientras que los apagones protegían a la mayor parte de la ciudad de los ataques alemanes, las mujeres, obligadas a seguir ganándose la vida, estaban completamente desprotegidas del asesino que las acechaba en la oscuridad.


El 14 de febrero, Cummins abordó a Greta Hayward y trató de asesinarla en un callejón, pero mientras intentaba estrangularla, apareció un repartidor y Cummins huyó dejando caer accidentalmente a su máscara de gas. Esa misma noche, Cummins intentó atacar a otra prostituta, Kathleen Mulcahy. Solicitó los servicios de Mulcahy y la acompañó a su piso. Cuando intentó matarla, luchó con tal fuerza y levantó tanto alboroto que de nuevo tuvo que huir en la noche, esta vez dejando caer su cinturón.

La máscara de gas estaba marcada con un número de serie que estaba asignado a Cummins, por lo que los investigadores se dirigieron a su alojamiento para detenerlo. Cummins alegó que era totalmente inocente, pero en el registro encontraron una serie de objetos de las victimas, como un reloj, una pitillera o sus medias. Tambien sus huellas coincidían con las halladas en los apartamentos de las primeras victimas así como en el abrelatas.

Cummins fue juzgado por el asesinato de Evelyn Oatley el 27 de abril y fue condenado a la pena de muerte por la horca. Fue ejecutado el 25 de junio en la prisión de Wandsworth. Como en un acto de justicia divina, el destino quiso que fuera ejecutado durante un ataque aéreo.


Fuente:
Old Police Cells Museum
Murderpedia
Explore JTR
Criminal Minds
YouTube

martes, 24 de noviembre de 2015

Churchill y el tambor de Francis Drake

En 1940 Gran Bretaña se enfrentará a una dura prueba y Churchill necesita reforzar el espíritu de resistencia de los británicos. Alemania solo ganará la guerra si consigue doblegar a Inglaterra. Churchill necesita a unos Estados Unidos que aún permanecen neutrales. Espera que dejen de serlo cuando "el último reducto de la democracia sea atacado por la barbarie nazi". Tanto es así que en secreto llega a desear que el cielo inglés se llene de aviones alemanes, que lancen sus bombas y hagan derrumbarse a Canterbury, Oxford, Westmister y el resto de los símbolos británicos con tal de que los norteamericanos intervengan a su lado.


Ante la proximidad de los bombardeos alemanes sobre Londres, se construye un búnker para proteger a Churchill. cuando este lo visita le parece oscuro y tétrico por lo que ordena que sea decorado como un apartamento para el y su esposa y que disponga de un bar bien provisto de licores y sus puros favoritos. Además hizo colgar un cartel con las palabras pronunciadas por la Reina Victoria durante la Guerra de los Boers:
Quisiera que se supiera que no hay pesimismo en esta casa.
No tenemos en consideración las posibilidades de de una derrota.
No existen.
Más adelante mandó traer de un museo el tambor que el corsario Sir Francis Drake dejó en herencia a la Reina Isabel en 1595, para que "se use para reunir a los ingleses cuando la patria esté en peligro". Desde ese momento y hasta el final de la guerra la BBC iniciará todas la emisoras de Radio Londres con una sintonía realizada con el y que recordará a cada momento que Gran Bretaña no será derrotada.


Al tambor le rodean varias leyendas. En 1596, cuando estaba a punto de morir en las costas de Brasil, Drake ordenó que el tambor fuera enviado a Inglaterra mientras juraba que si alguien lo tocaba cuando Inglaterra se hallara en peligro volvería de entre los muertos para defenderla. La leyenda dice que el tambor redobla solo en situaciones críticas para Inglaterra; como durante la retirada de las tropas británicas en Dunkerque.

Fuente:
Wikipedia
Poem Hunter
La Segunda Guerra Mundial, ed SARPE,. Tomo 1
Paranormality
JD Davies

viernes, 20 de noviembre de 2015

El camino de Kokoda

En julio de 1942 los japoneses intentaron nuevamente tomar Nueva Guinea a través de Buna, Gona y Sanananda, en el norte de la isla. La isla estaba defendida tan solo por dos brigadas australianas situadas en el sur, en Port Moreby, pero entre ellos se encontraba la escarpada cordillera de Owen Stanley que tan solo podía ser cruzada por unos pocos senderos. El más importante era el caminos de Kokoda.


Los australianos viajaban por el camino Kokoda cuando los japoneses desembarcaron el la isla. Tras mantener contenidos a los japoneses en su cabeza de playa durante cuatro días, los australianos empezaron a retirarse. En agosto los refuerzos procedentes de África comenzaron a llegar, pero estaban entrenados en el combate en el desierto mientras las tropas niponas lo estaban en la jungla. Los japoneses avanzaron por una zona de la jungla que no tenía senderos abiertos, rodeando a las tropas australianas que disponían a defenderse. A mediados de septiembre los australianos se habían replegado a unos 50km de Port Moresby, en las montañas de Imita para atrincherarse mientras esperaban una lucha a muerte con los japoneses, pero estos habían recibido la orden de no continuar avanzando y replegarse debido a que escaseaban los suministros y el riesgo de un ataque de los norteamericanos contra su base en Buna.


A los japoneses no le llegaban suministros porque los norteamericanos controlaban el mar, lo que hizo que los soldados comenzaran a morir de hambre, llevando incluso a practicar canibalismo, mientras los australianos los tenían de sobra. Como contaba un soldado japonés:
Encontramos una choza dónde habían estado los australianos. Había montañas de latas de leche, mantequilla, carne, de todo. Yo me comí unas galletas con mantequilla. Era lo más bueno que había probado hacía dos años.
En Wairopi, lo japoneses se toparon con el puente sobre el río totalmente destrozado. Muchos se ahogaron intentando vadear el río, incluyendo a su comandante. En el camino de Kokoda, los japoneses habían perdido 13.000 hombres, de los 20.000 que eran inicialmente. Un desastre.
Los australianos perdieron a 6.000 soldados. No solo los combates causaron importantes bajas. Las enfermedades tropicales, se cobraron un alto precio a los dos ejércitos.

Fuente:
Those Ragged Bloody Heroes, de Peter Brune
200 Shots, de Neil McDonald y Peter Brune
wikipedia
Fotonostra

martes, 17 de noviembre de 2015

La Segunda Guerra Mundial en el cementerio madrileño de La Almudena

El Cementerio de la Almudena de Madrid está lleno de Historia. En su vasta extensión hay caídos desde la Guerra de Cuba hasta la Segunda Guerra Mundial, pasando por la Guerra Civil. También descansan multitud de hombres y mujeres ilustres como Manuel Machado, Juan de la Cierva, Isaac Peral, Giner de los Ríos, Pió Baroja o Dolores Ibárruri, entre otros. Pero lo que nos ocupa son los relacionados con la Segunda Guerra Mundial.

En La Almudena se encuentran los monumentos a la Legión Cóndor y a la División Azul.


Desde 1942, ocho pilotos de la Luftwaffe de Adolf Hitler descansan en el cementerio madrileño como reconocimiento a su aportación al bando sublevado durante la Guerra Civil y que actuaron en el bombardeo de la población vasca de Guernika. Los pilotos fueron enterrados con la bandera española y la del III Reich. Durante años hubo una placa que rezaba: "Aviadores alemanes muertos por Dios y por España; ¡¡¡Presentes!!!"que fue eliminada por la embajada alemana, en 2012. En el entierro, el embajador alemán Eberhard Von Stohrer destacó "el espíritu de hermandad» entre los ejércitos de uno y otro país"; y que Alemania "lucha unida al Ejército español para combatir al enemigo común, y hoy, en los campos de Rusia, la gloriosa División Azul lucha brillantemente al lado de las tropas alemanas para arrollar al comunismo". En 1967 fue enterrado el último de la Legión Cóndor, que quería descansar junto a sus compañeros.


Por otro lado está el recuerdo a los caídos de la División Azul, los españoles que lucharon valientemente junto a la Wehrmacht en el frente ruso. Los 10 de febrero, es el día en el que se conmemora cada año que en 1943 la unidad tuvo más de 2.800 bajas en el Frente del Este, 200 de ellos prisioneros, como resultado del ataque ruso a las posiciones españolas en el frente de Krasny Bor. Durante la Segunda Guerra Mundial  murieron unos 5000 de los 47000 que sirvieron en ella. En 2012 el monumento fue objeto de vandalismo. al igual que el de la Legión Cóndor.

Fuente:
El País
Wikipedia
ABC
El Confidencial 
Hermandad Nacional de la División Azul

viernes, 13 de noviembre de 2015

La Segunda Guerra Mundial año a año: 1939

Antecedentes - 1939 - 1940 - 1941 - 1942 - 1943 - 19441945 - Posguerra

Europa se prepara para la guerra. Hitler ha firmado un pacto de no agresión con la Unión Soviética, se ha anexionado Austria y Checoslovaquia y se prepara para invadir su vecina del Este; Polonia.

Estalla la guerra en Europa: 1939

1 de septiembre.
Hitler ha invadido Polonia. Alemania utiliza por primera vez una revolucionaria táctica, la Blitzkrieg (guerra relámpago). Los bombarderos alemanes realizan un bombardeo masivo contra los aeródromos, nudos de comunicaciones y la red de ferrocarriles polacos. Las columnas de blindados Panzer avanzan rápidamente cortando las lineas de suministro de las fuerzas polacas y siembran el terror entre la población. El 6 de octubre Polonia se rinde.


3 de septiembre.
Son las once y cuarto de la mañana cuando el primer ministro británico Neville Chamberlain comunica a los ingleses que su país estaba en guerra contra Alemania. El gobierno británico envió un ultimátum a Hitler exigiéndole que retirara inmediatamente sus tropas de Polonia, al no tener respuesta le ha declarado la guerra. Unas horas más tarde expira el ultimátum francés y a las cinco de la tarde, Francia también declara la guerra a Alemania. Los antiguos aliados de la Gran Guerra vuelven a luchar contra Alemania.
Al mes siguiente 150.000 soldados, de la fuerza expedicionaria británica, se trasladan a Francia para reforzar a las tropas francesas ante un posible ataque alemán.
Comienza la Batalla del Atlántico en la que Alemania intenta bloquear a Gran Bretaña. Las "Manadas de Lobos" comienzan a hacer estragos en la flota británica.

12 de octubre.
Se crea el Gobierno General de Polonia y los primeros judíos alemanes son deportados a Polonia. Dos semanas se obliga a los judíos que porten una estrella de David amarilla.
Ese mismo día la Unión soviética reclama a Finlandia el itsmo de Carelia

14 de octubre.
Tras una arriesgada misión, el submarino U-47, al mando del capitán Günther Prien, se adentra en la importante base naval británica de Scapa Flow y hunde el acorazado HMS Royal Oak. Tras el ataque se ordenó reforzar las defensas de todas las instalaciones navales.

8 de noviembre.
El carpintero alemán Georg Elser ha construido una bomba que instaló en una de las columnas del estrado en la cervecería Bürgerbräukeller. Hitler se presentó media hora antes y dio un discurso sobre el Putsch de 1923. El discurso debía terminar a las 10 de la noche, pero Hitler acabó poco después de las nueve y se retiró del lugar. Trece minutos después explotó la bomba y mató a siete altos jerarcas nazis.


30 de noviembre.
La Unión Soviética ataca Finlandia por el conflicto de Carelia, un territorio que rodea la ciudad de Leningrado. Más de un millón de soldados soviéticos se enfrentan a un ejército finlandés muy inferior pero sus tropas de esquiadores está perfectamente equipadas y entrenadas para combatir en la nieve. Entre ellos destaca el francotirador Simo Häihä que mató a 540 soldados rusos, por lo que fue apodado "La Muerte Blanca". La guerra finaliza en marzo del año siguiente con la derrota soviética que es expulsada de la Sociedad de Naciones.

17 de diciembre.
El acorazado Admiral Graf Spee se hunde en aguas de Montevideo, en el Río de la Plata. Tras un feroz combate con los cruceros británicos HMS Ajax y HMS Achilles y el crucero pesado HMS Exeter, su capitán, Hans Langsdorff, decide entrar en el puerto uruguayo. Tras diversas negociaciones decide abandonar el puerto y ordena a su tripulación que vuele el barco para que no caiga en manos británicas.



lunes, 9 de noviembre de 2015

Hitler ordenó bombardeos de prueba sobre su pueblo

Unos documentos de 20 páginas de las SS, en poder de un coleccionista, muestran que Adolf Hitler ordenó el bombardeo de la región alemana de Pomerania, donde se encontraban las instalaciones de Peenemunde, con cohetes V-2 para probar su eficacia y que provocaron la muerte de miles de ciudadanos alemanes, entre los años 1944 y 1945. Aprovechando los duros bombardeos que sufría Alemania fueron encubiertos como causados por las oleadas de bombardeos de las fuerzas aliadas.

En los documentos publicados por el diario británico DailyMail, se puede observar cómo Hitler aprobó el lanzamiento de los cohetes balísticos V-2 desde Peenemünde hacia Londres, Amberes o Lieja, además de los territorios pertenecientes a Alemania. Estos documentos de la SS, escritos en alemán codificado, fueron redactados por una de las unidades de las SS más desconocidas, la Kommandostelle S.



A pesar de que se intentó destruir en el fuego estos documentos antes de que finalizase la guerra, fueron rescatados y llegaron a manos de un coleccionista alemán que los mantuvo ocultos durante 70 años.

Estos documentos muestran lo desesperados que estaban los nazis tras abrirse el segundo frente en Normandía tras el Día D, y la rapidez de los avances aliados en toda Europa. Muchas de estas pruebas se saldaron con miles de muertos y numerables daños materiales. Al parecer se enviaban grupos de observadores para comprobar los daños causados por los cohetes.


El cohete V-2 o Vergeltungswaffe-2 fue desarrollado por Wernher von Braun, y está considerado el primer misil balístico de la historia. Propulsadas por etanol y oxigeno líquido  y con 13 toneladas y unos 14 metros de altura, la V-2 fue el arma más avanzada de la guerra, hasta que Estados Unidos lanzó la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945.

Estos documentos fueron subastados en marzo de 2015 por unas 2500 libras.

Fuente:
Daily Mail
ABC

miércoles, 4 de noviembre de 2015

España, refugio de nazis

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, España era el mejor refugio para que los nazis perseguidos por los aliados pudieran huir hacia Sudamérica en alguno de los barcos que principalmente partían del puerto de Bilbao. Siempre protegidos por el gobierno de Franco.

El refugio lo aportaban principalmente familias acomodadas con vinculación con el régimen de Franco y que no preguntaban por el pasado de sus huéspedes a pesar de pasar en sus casas meses o incluso años y sin hablar una sola palabra de español y de los que tan solo conocían sus nombres. La mayoría de ellos ni siquiera aparecen en las listas negras realizadas por los aliados. Las familias españolas daban refugio a uno, dos y hasta a familias enteras siempre a cambio de nada y hasta vivían en hoteles como unos huéspedes más del establecimiento. Unos partían de un día para otro y otros hasta celebraban fiestas de despedida.

León Degrelle (centro)
Los aliados reclamaron al gobierno español 750 alemanes  de sus listas en las que se hacía constar sus direcciones y sus actividades durante el régimen nazi. Sus actividades pasaban de agentes de las Gestapo, miembros de las SS hasta empresarios. De los alemanes reclamados ninguno de los repatriados a Alemania tenía especial relevancia a pesar de que el Gobierno español conocía perfectamente sus domicilios y sus actividades. Las repatriaciones se realizaron muy lentamente y poniendo todo tipo de trabas.

Otto Skorzeny junto a Benito Mussolini tras su liberación
Entre los más conocidos de los que vivieron y murieron con total impunidad en España están: León Degrelle, fundador del movimiento de la extrema derecha belga Rex y jefe de la Legión Valona destacada en el frente del Este, que llegó a España en un avión que aterrizó en la playa de la Concha en San Sebastián en mayo de 1945 y fue un protegido del gobierno; Otto Skorzeny, el hombre que liberó a Musssolini en el Gran Sasso; Hans Hoffman, quien durante la Guerra Civil había estado destinado en la Legión Cóndor. Gracias a sus excelentes contactos nunca fue repatriado o los miembros de las SS Gerhard Bremer, Anton Galler, Paul Maria Hafner, Otto Remer o Hauke Bert Pattist Joustra y un largo etcétera cuyas tumbas se pueden visitar en varios cementerios repartidos por el país como el de Denia.

De los 750 reclamados, 255 eran considerados de máxima prioridad y poco más de 100 fueron expatriados. 70 se quedaron en España.
Entre los que usaron España como trampolín para huir a hispanoamérica está, por ejemplo, el SS Reinhard Spitzy, que fue asistente de Ribbentrop tras esconderse en Cantabria huyó a Argentina en 1948 con un pasaporte falso acreditado por la Falange.


Fuente:
El País 1
El País 2
ABC
Ideal
La Voz de Galicia
Público
El archivo del crimen