jueves, 28 de julio de 2016

Trabajadores españoles para el III Reich

En 1941 Alemania ha invadido la Unión Soviética y como los nazis no contemplan la incorporación de la mujeres a los puestos que han dejado los hombres que van al frente, necesita mucha mano de obra extranjera para su industria bélica por lo que Hitler solicita A Franco que apoye su esfuerzo de guerra con el envío de 23.000 trabajadores. Las duras condiciones de vida en la España de posguerra empujan a miles de españoles a partir a Alemania.


Ya hacía varios meses que partió la División Azul y en la misma estación del Norte de Madrid parte en la media tarde del 24 de noviembre de 1941 el primer contingente de trabajadores en un ambiente engalanado con banderas españolas, de Falange y nazis despedidos por el Ministro de Trabajo. Estos 570 serían los primeros de los 4.200 que saldrían ese año. El año siguiente la cifra ascendería a algo más de 4.000 y en 1943 a 1.656 trabajadores. A partir de 1944 ya no partirían más trabajadores de forma oficial aunque en esos años fueron a Alemania 627 españoles de forma individual. La cifra total de trabajadores no llegará a los 10.600. Serán los primeros emigrantes de la España de posguerra.

Los destinos de los trabajadores son variados y van desde los trabajos en la industria aeronáutica y naval hasta la minera, eléctrica y de motores, pasando por la producción de tabaco, la industria química y la hotelera en la zona de Berlín. Al principio, el salario semanal era de 8 reichmarks, pero trabajando a destajo se podía ganar hasta 12 marcos. Del sueldo se descontaban unos 2 marcos por el alojamiento y la manutención y otros tantos se le descontaba a los soltero a favor de los casados que cobraban unos marcos extras por los hijos y por haberse separado de la familia. Total, que al final el salario se quedaba entre los 30 y los 60 reichmarks, entre 130 y 260 pesetas semanales.

Los trabajadores con un equipaje sencillo que ha de incluir obligatoriamente 2 juegos de ropa interior, 3 camisas, 4 pañuelos, 4 pares de calcetines, 2 toallas, 1 traje, 1 pantalón, 1 jersey de punto, 1 par de botas de piel, 1 mono, 1 abrigo grueso, 1 bufanda y 1 boina o gorro. Si el trabajador no podía cumplimentar esta lista se le facilitaba lo necesario a cargo se su futuro salario.


Durante los dos primeros meses, el primer grupo de trabajadores, todo fue bastante bien pero después la alimentación empezó a mermar y la comida era a base de nabos cocidos sin nada de grasa o proteínas necesarias para trabajar. Por ello, se produjeron diversas protestas que lo único que consiguieron fue que se cambiaran los nabos por patatas y en contadas ocasiones legumbres que algunos complementaban con productos que adquirían en las cantinas. Por otro lado también sufrían los incesantes bombardeos aliados al igual que los alemanes.

Debido a que el primer año no se alcanzan las cifras calculadas por los alemanes, que oscilaban entre los 50.000 y los 100.000 trabajadores, el embajador alemán en Madrid se reúne con Franco para solicitarle que los presos políticos encarcelados por la Guerra Civil recobre la libertad a cambio de que formen parte de los equipos de trabajo que construyen la Muralla Atlántica, al igual que lo hicieran los refugiados republicanos en Francia. Franco se niega por motivos políticos aunque es posible que fuera por temor a los Aliados.

En 1942 muchos de los primeros que partieron regresan a España de vacaciones y deciden no volver y otros se quedarán para siempre en Alemania por haberse casado con alemanas. El último contingente parte para Alemania el 5 de julio de 1943.

Para saber más:
Los esclavos españoles de Hitler de José Rodríguez Jiménez
Historias del III Reich
El blog de Antón Saavedra

sábado, 23 de julio de 2016

Concurso nueva colección de carros de combate de la Segunda Guerra Mundial

A través de Planeta de Agostini, colaborador oficial de EL CAJÓN DE GRISOM, los seguidores del blog podéis participar en un fantástico SORTEO.



PARTICIPA en este SORTEO y llévate los 3 primeros carros de combate, ¡TOTALMENTE GRATIS! de la nueva colección de "Carros de combate 1/43 de la Segunda Guerra Mundial" de Planeta de Agostini.

Planeta de Agostini lanza la nueva colección “Carros de combate 1/43 de la Segunda Guerra Mundial”. Una colección que os permitirá coleccionar, los tanques más emblemáticos de la Segunda Guerra Mundial, por primera vez, a escala 1/43.
Planeta de Agostini y El Cajón de Grisom, colaboradores oficiales de esta colección, lanzamos para los amigos y seguidores este fantástico SORTEO.

Para participar solo hay que contestar correctamente a una sencilla pregunta. De entre todos los acertantes habrá 3 ganadores.



Los premios son:
1º premio:
PZ.KPFW.VI TIGER + Fascículo 1
M4A3 (76mm) SHERMAN + Fascículo 2
PANZERJÄGER TIGER ELEFANT (SD.KFZ. 184) + Fascículo 3

2º premio:
PZ.KPFW.VI TIGER + Fascículo 1
M4A3 (76mm) SHERMAN + Fascículo 2

3º premios: Se llevará el primer ejemplar gratis
PZ.KPFW.VI TIGER + Fascículo 1

Además, en exclusiva con El Cajón de Grisom, todos aquellos que se suscriban a la colección, antes del 31 de Agosto, con el código PROMOTANQUES, o a través de: http://www.planetadeagostini.es/promo-tanques

Recibirán TOTALMENTE GRATIS, el exclusivo encendedor Zippo modelo original US World War II.


Tenéis más información sobre la colección en: Planeta De Agostini



PREGUNTA:

¿Como se llamaba el tanque más pesado de la Segunda Guerra Mundial?

Las respuestas se realizaran en los comentarios de la entrada o a través del formulario de contacto del blog, indicando el correo electrónico para contactar en caso de ser premiado.

¡¡¡¡MUCHA SUERTE A TODOS!!!

AVISO: Según nos informan desde Planeta De Agostini esta promoción solo es para España.

Sorteo finalizado el 23 de Agosto de 2016

La respuesta a la pregunta es el Tanque MAUS alemán y los ganadores son:

1º:
Antonio Urbano Izquierdo de Madrid.

2º:
Borja Palacios Fernández Sevilla.

3ª:
José Alfonso Garcia Paredes de Alicante.

Muchas felicidades a los tres. Y a los que no han sido elegidos, pronto habrá nuevas sorpresas.


lunes, 18 de julio de 2016

Los dólares hawaianos

Después del ataque a Pearl Harbor, el 7 de diciembre de  1941, el mando militar de las islas Hawai creían que en el caso de una invasión de las islas, las fuerzas japonesas podrían tener acceso a una considerable cantidad de dólares estadounidenses. Esto daría la posibilidad de que con ese dinero, de curso legal, las instituciones financieras japonesas o particulares pudieran minar la economía estadounidense en el continente. También se tenía miedo a la introducción de billetes falsos.
Frente a este escenario, el 10 de enero de 1942, el Gobernador Militar, Carleton Emmons emitió una orden para regular el papel moneda de los Estados Unidos en las islas.


El 25 de junio de 1942, se emitieron por primera vez los billetes sobreimpresos de 1, 5, 10, 20 dólares. Los billetes se sobreimpresionaron con la palabra HAWAII. El billete de un dólar era un "One Silver Certificate" y el resto de los valores eran "Federal Reserve Notes".
En el anverso del billete (donde está la cara del presidente) eran dos pequeñas situadas a los lados y en el reverso se realizó con grandes letras centradas. La esperanza era que si ha habido una invasión japonesa, el gobierno de Estados Unidos podría declarar inmediatamente cualquier billete estampado en Hawaii sin valor, debido a su fácil identificación.

Para ello se recogió el papel moneda para que fuera cambiado por el sobreimpreso y a partir de mediados de agosto de 1942 solo era posible el uso de los dólares hawaianos. Estos billetes se fabricaron hasta 1944 y en 1946 se retiraron definitivamente. Los cerca de 200 millones de dólares que se fabricaron fueron quemados en crematorios especiales ya que devolverlo a la reserva federal era muy caro. Mucha gente se quedó billetes como recuerdo y actualmente son unas interesantes piezas de colección, especialmente el de 5 dólares, del que menos billetes se imprimieron.




Para saber más:
Wikipedia
The National Museum of American History
War History Online
El Economista
Cabovolo
Anything Anywhere

miércoles, 13 de julio de 2016

La invasión Aliada de las Islas Canarias

Durante la Segunda Guerra Mundial, España se consideraba "neutral" o "no beligerante", pero sobre todo en los primeros años del conflicto era claramente pro-alemana así que los Aliados temían que en cualquier momento decidiera apoyar sin restricciones al Eje. El mayor temor era que España recuperara Gibraltar, con lo que habría cerrado el paso por el estrecho con lo que los Aliados habrían perdido el control del Mediterráneo. Así que se decidió elaborar los planes de la Operación Pilgrim. La invasión de las Islas Canarias.


En junio de 1941, los planes estaban casi acabados y se creó la Fuerza de Invasión 110, formada por 25000 soldados británicos al mando del general Robert Sturges. Durante los meses siguientes la fuerza debía mantenerse en alerta y disponible para ejecutar el plan a la espera de la orden de Churchill.

La operación Pilgrim fijaba como objetivo principal la isla de Gran Canaria, en especial la ciudad de Las Palmas, el desembarco principal se realizaría en la bahía de Gando para tomar su refinería de petróleo y el aeródromo cercano para incomunicar la isla. El plan incluía al infante Don Juan de Borbón y Battenberg, como gobernador del archipiélago. Las Islas Canarias ya eran un punto estratégico desde mucho tiempo atrás, ya que era un importante paso de navíos hacia América desde el viaje de colon en 1492, los alemanes lo sabían y desde antes de que estallara el conflicto tenía varios espías repartidos por las islas. Como defensa ante una posible invasión de las islas el gobierno español decidió establecer defensas costeras, con el apoyo de Alemania. Finalizada la guerra algunas de ellas fueron abandonadas.

Baterías de San Juan, en Las Palmas de Gran Canaria
Sin embargo la operación quedó momentáneamente suspendida, por varios motivos. Por un lado, en las maniobras de agosto en la base de Scalpa Flow uno de los transportes llegó a encallar y casi se hundió con todo el personal a bordo. Otro motivo fue que en diciembre, tras el bombardeo de Pearl Harbor, Estados Unidos entró en la guerra. Por último, a partir de 1942 Alemania comienza a perder posiciones, lo que provocó cierto distanciamiento de España respecto a Alemania.

Algunos historiadores creen que si se hubiese llevado a cabo la Operación Pilgrim se habría alargado el fin del conflicto un año más, debido a que si España hubiera entrado en la guerra, posiblemente Portugal también lo habría hecho, y que los Aliados habrían tenido que movilizar a una gran cantidad hombres. Lo que si que es seguro es que la Operación Pilgrim habría cambiado el futuro de España, algo que habrían deseado los miles de republicanos españoles que tuvieron que abandonar España tras la Guerra Civil y que podría haber provocado una nueva guerra civil como sucedió con Grecia al finalizar la guerra.

Para saber más:
El Iberico
Historia General
Armada - Ministerio de Defensa
Memoria Digital de Canarias
La Opinión de Tenerife

domingo, 10 de julio de 2016

La Segunda Guerra Mundial año a año: Posguerra

Antecedentes - 1939 - 1940 - 1941 - 1942 - 1943 - 1944 - 1945 - Posguerra 

La Segunda Guerra Mundial ha durado 6 años y un día, desde el 1 de septiembre de 1939 hasta el 2 de septiembre de 1945 y ha dejado cerca de 60.000.000 millones de victimas y naciones totalmente devastadas. Alemania, la gran perdedora de la guerra será repartida entre los aliados. Japón a pesar de haber perdido la guerra apenas sufre las duras sanciones que sufre Alemania. 
Ahora que ha finalizado, comienza la reconstrucción y la dura posguerra.

Posguerra: 1945 - ...

Al finalizar el conflicto, millones de soldados son desmovilizados y comienzan a volver a sus casas. Muchos se encontraron a la vuelta que todo había cambiado, que su casa había desaparecido o que toda su familia había muerto. Para la mayoría la readaptación fue muy dura.
Tras la Gran Guerra, a los soldados se les prometió un recibimiento como héroes, pero al volver se encontraron con el desempleo. Al acabar la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos intentan no caer en el mismo error pero el regreso de millones de hombres, y mujeres, a la vida civil era una tarea ardua y costosa para muchos países que estaban en la ruina.


La Segunda Guerra Mundial se caracteriza por que la mayoría de los muertos son civiles, fundamentalmente por los bombardeos sobre las ciudades. Los edificios públicos, las fábricas t la redes de transporte estaban muy dañadas y había una gran falta de alimentos, combustible y agua potable. La población sufría hambre y se veía obligada a vivir donde podía. Por ejemplo, en Berlín, debido a la falta de hombres era habitual ver a las mujeres realizar las labores de desescombro. Tras 10 años de inversión extranjera, fomentada por el Plan Marshall, y una eficaz planificación urbanística, Alemania fue una de las primera naciones en recuperarse. Al contrario que los aliados, no tuvo que devolver prestamos militares.


Tras la guerra los Estados Unidos se había convertido en el país más rico y poderoso del mundo. La guerra apenas había afectado al territorio estadounidense. La fábricas continuaron la producción y no hubo racionamiento de alimentos, lo que elevó el nivel de vida de los norteamericanos. Los sueldos llegaron a aumentar hasta un 70%. Sin embargo en el Reino Unido, la restricción de alimentos se incrementó y necesitaba reconstruir sus ciudades bombardeadas. En Alemania tambien continuó el racionamiento y hasta los años 50 no se levantó la restricción de productos como el chocolate o el azúcar. Además la población fue sometida a una exhaustiva desnazificación.

domingo, 3 de julio de 2016

¡Guau, que pedazo de pepinazo!

El 6 de agosto de 1945, a las 8:15 horas, el bombardero "Enola Gay", lanza una bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. La tripulación, compuesta por 12 hombres está al mando del capitán Paul W. Tibbets y su segundo, Robert Lewis. Solo Tibbets sabe el contenido de la misión, los demás sólo intuyen que se trata de una misión muy especial.

Al poco de despegar de la base de la isla de Tinian, en las Marianas, el comandante conecta el piloto automático y sólo entonces informa a la tripulación del contenido de la misión. Era imprescindible que se mantuviera en secreto y en el caso de que resultaran abatidos, para no caer en manos de los japoneses, deben tragarse unas cápsulas de cianuro que Tibbets distribuye entre sus hombres. Él será el último en tomarla, ha de supervisar que todos lo hagan y si alguien se negara, tiene ordenes estrictas de dispararlo.


Cuando llegan a su destino, lanzan la bomba y la tremenda explosión que le sigue deja a todos anonadados. Una versión cuenta que el copiloto Robert Lewis exclama:
¡Dios mío, Qué hicimos!
aunque tiempo después confesó que dijo algo menos socialmente correcto:
¡Guau, que pedazo de pepinazo!
Tras lo que comenzó a apuntar en el cuaderno de la misión los efectos que percibía, como la luz cegadora, el enorme hongo atómico que se elevaba, así como las bruscas sacudidas a las que eran sometidos debido a la onda expansiva.


También durante años se extendió la leyenda de que Tibbets o, al menos, alguno de los miembros de su tripulación, enloqueció ante la magnitud de la matanza cometida, por lo que entró anónimamente en un convento, que algunos situaron en España. Nada mas lejos de la realidad, no se conoce que ninguno de los 12 tripulantes del Enola Gay se arrepintiese nunca de lo que habían hecho. Posiblemente se deba a una confusión ya que algún miembro de los aviones meteorológicos y de observación que les acompañaban tuvo serios trastornos de comportamiento tras la Segunda Guerra Mundial.

Para saber más:
La Tercera
El Mundo
Diagonal