domingo, 25 de septiembre de 2016

La radio de trinchera

Durante la Segunda Guerra Mundial muchos soldados fabricaron "radios de trinchera" para escuchar noticias, música, a Rosa de Tokyo, a Axis Sally, o a Lord Haw Haw mientras tenían que esperar entre combates en sus trincheras o campamentos improvisados. También fueron muy importantes para los prisioneros de guerra que las usaban a escondidas de los vigilantes del campo de prisioneros.

Aunque la propaganda enemiga podía resultar ridícula para los soldados, esas estaciones de radio les atraía por su música popular emitida por poderosos transmisores de radio. Por otro lado la BBC o la radio de las fuerzas amadas les traían noticias de casa, la música o los resultados deportivos, que eran muy importantes para ellos ya que les mantenían más cerca de casa.


El ingenio de los soldados llevó a la fabricación de sencillas radios que no requerían de baterías, pues usaban la señal de la emisora ​​de radio recogida por la antena receptora.
La radio podía construirse a partir de chatarra, con la excepción de los auriculares; generalmente tomados de un tanque enemigo o los restos de un avión derribado, que también podría ser una fuente para el alambre necesario para la bobina de entronización y de la antena. Hay variaciones en el diseño y los materiales. Hay que recordar que estos fueron improvisados ​​en condiciones, a menudo adversas; no hubo un diseño "estándar".

Radio utilizada por el teniente norteamericano M. L. Rupert durante la campaña de Italia
La bobina (cilindro de cartón o bambú) estaba unida a una antena de hilo largo y a tierra. Para el sintonizador se utilizaba una mina de lápiz de grafito unido a la punta de un clip o un imperdible, presionando contra una hoja afeitar de acero "azul" que si estaba oxidada ayudaba. La punta de grafito debía tocar la hoja de afeitar formado un punto de contacto de diodo semiconductor que rectifica la señal de radio de la bobina. La señal de audio de la frecuencia de radio se escucha con los auriculares. Aunque su fabricación es sencilla difícil de ajustar, y requiere de varios intentos para encontrar una hoja de afeitar adecuada para el sintonizador.
Para sintonizar la radio el operador debía desplazar la punta del lápiz sobre la superficie de la hoja de afeitar hasta que se encontraba un punto sensible y se oía la emisión, pero para esto se requiere mucha paciencia.


Aquí se puede encontrar un manual sencillo de como fabricarla, en Español.

Para saber más:
Popular Science
Jim Lawless' Other Blog
N6CC
For Dummies
Slide Serve

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...