jueves, 27 de abril de 2017

El campo de prisioneras alemanas de Vilvoorde

Siempre se ha sabido de la existencia de los campos de prisioneros en los que estaban recluidos los soldados capturados por sus enemigos, o sobre los campos de concentración en que los nazis internaban a los judíos y a otros elementos considerados "indeseables" durante la Segunda Guerra Mundial. Pero poco se sabe de los campos que internaban mujeres.


Entre los 9 campos que los británicos establecieron en Bélgica estaba el campo de prisioneros 2218 que se encontraba en Vilvoorde,en el Brabante Flamenco, al Noreste de Bruselas. El campo, de los tres que se encontraban en Vilvoorde (2218, 2221 y 2230), era controlado por el 21 Grupo de Ejército británico del mando del British Army Of the Rhine (BAOR) y llegó a tener una población reclusa de más de 12.000 prisioneros del eje tanto del Heer, la Luftwaffe y en un número más reducido de la Kriegsmarine. El campo se construyó aprovechando una serie de instalaciones cuartelarías de la Wehrmacht. Fue abierto en agosto de 1945.
El campo tenía una zona apartada, reservada al personal femenino en el que las internas pertenecían principalmente a las SS, la Luftwaffe, además de algunas prisioneras del personal civil de la Wehrmacht. El personal encargado de la vigilancia en el interior del recinto también eran mujeres del Servicio Territorial Auxiliar Británico.


Las fotografías fueron tomadas en junio de 1945 por el teniente O'Brien, de la Unidad Fotográfica y Cinematográfica y del 5º Ejército británico, muy posiblemente con fines propagandísticos, y forman parte de la colección del Imperial War Museum de Londres.



Para saber más:
Argunners Magazine
Delcampe
Wehrmacht-awards
Hansard 

domingo, 23 de abril de 2017

La paloma que llevó las primeras noticias del Día D

La noticia de los desembarcos llevados a cabo el Día D, el 6 de junio de 1944, fue llevada a Gran Bretaña por Gustav, un valiente palomo mensajero de la RAF (Royal Air Force), que había sido soltado por el corresponsal de guerra de la agencia de noticias Reuters, Montague Taylor.


Su entrenador fue Frederick Jackson de Cosham, en en condado de Hampshire. Según Jackson su nombre podía sonar sospechosamente alemán, pero no podía ser más inglés. Desde el comienzo de la guerra existía en Gran Bretaña una seria psicosis con los espías enemigos que pudieran estar infiltrados entre sus ciudadanos. Hasta las palomas eran sospechosas, ya que estaba muy extendida la idea de que los espías enemigos ocultaban palomas mensajeras en lugares a lo largo y ancho del país, y que la utilizaban para enviar comunicaciones a Alemania.

Taylor informó a su agencia:
El ejército invasor ha pensado en todo, incluyendo en palomas mensajeras para llevar las buenas nuevas a casa si todo lo demás falla. Un teniente de aviación había llegado allí solo unas horas antes de que yo embarcara en mi buque de desembarco y me enseñó una cesta con cuatro palomas, complementada con comida y equipos para enviar mensajes.  
A las 8.30, del 6 de junio, Montague soltó a Gustav. Volando con un viento en contra de 48 kilómetros por hora, nubes densas y fuego enemigo esporádico, la paloma completó su recorrido a su palomar en la isla de Thorney, cerca de Portsmouth, en tan solo cinco horas y dieciséis minutos, un récord del Día D.
El sargento Harry Halsey recogió el mensaje que llevaba sujeto en la pata, y lo transmitió a Londres:
Estamos a tan solo unos treinta kilómetros de las playas.
Las primeras tropas de asalto desembarcaron a las 07:50.
Echando chispas sin parar en formación.
Lightings, Typhoons y Fortalezas cruzando desde las 05.45.
No hemos visto aviones enemigos.

A Gustav, el 1 septiembre de 1944, le concedieron la Medalla Dickin, el equivalente para animales de la Cruz Victoria, para "destacar su actuación el Día D", pero murió poco después de la guerra cuando su criador la pisó mientras limpiaba el palomar. Otras palomas tuvieron un papel importante durante el Día D, como Paddy que fue el palomo más rápido en llegada a su destino con un mensaje desde Normandía, o Navy Blue que a pesar de las heridas recibidas consiguió entregar un importante mensaje desde el frente.

Para saber más:

lunes, 17 de abril de 2017

Fuego amigo en Pearl Harbor

No todos los civiles que murieron durante el ataque japonés a Pearl Harbor, del 7 de diciembre de 1941, fue causado por las bombas japonesas. Muchos murieron debido a los proyectiles antiaéreos estadounidenses.

Según el testimonio del trabajador portuario John García en el libro The Good War: Oral History of World War Two:
Algunos de nuestros marineros estaban disparando cañones de cinco pulgadas contra los aviones japoneses. No se puede derribar un avión con un proyectil de cinco pulgadas. Los proyectiles sin explotar estaban cayendo en Honolulú. Los proyectiles tiene un alcance de diez millas (16 km). Hirieron y mataron a un montón de gente en la ciudad.
Kawaiahao Church
García pasó tres días en la base trabajando para reparar las consecuencias del ataque. Cuando regresó, para descansar, a Honolulu:
Me dijeron que un proyectil había caído en la casa de mi chica. Llevábamos saliendo juntos, unos tres años. Su casa se encontraba a pocas manzanas de mi casa. En ese momento, me dijeron que fue por una bomba japonesa. Más tarde nos enteramos de que fue un proyectil antiaéreo estadounidense. Mi novia fue asesinada. Se estaba preparando para ir a la iglesia en es preciso momento.
El cañón de cinco pulgadas era el cañón antiaéreo standard de la armada estadounidense desde finales de la década del 1920. La munición para este tipo de cañón requería que se ajustara la espoleta de detonación a una altura predeterminada, para que detonara en el aire. Debido a la emergencia de la situación, y la inexperiencia de los servidores, muchos de ellos jóvenes adolescentes, muchos de los proyectiles no fueron ajustadas o lo fueron de manera indebida, y en lugar de explotar en el aire, cayeron de vuelta al suelo, donde muchas detonaron. No es que no se pudieran utilizar esos cañones para derribar aviones.
Gracias a Antonio Pérez por la aclaración sobre el cañón de 5 pulgadas.

Para saber más:
The Good War: Oral History of World War Two  de Studs Turkel

martes, 11 de abril de 2017

Homenaje a los combatientes de "La Nueve", en Madrid el 20 de abril 2017

El próximo día 20 de abril, Madrid rendirá homenaje a los republicanos españoles que formaron parte de la 9ª compañía de la 2ª División Blindada de la Francia Libre, al mando del General Leclerc. La Nueve.

Estos españoles, ayudaron a liberar Europa de los nazis y fueron las primera tropas aliadas en entrar en París. Pero fueron olvidados por largo tiempo por Francia y por España.

El 3 de junio de 2015 París les rindió homenaje con "Jardín de los Combatientes de la Nueve" como símbolo de la libertad y la tolerancia, inaugurado por los Reyes de España y la alcaldesa de París Anne Hidalgo y gracias al esfuerzo de Evelyn Mesquida que los recupero para la historia en su libro Los españoles que liberaron París y la Asociación 24 Août 1944.


Por fin España, y más concretamente Madrid, les rinde un merecido, aunque tardío homenaje en unos jardines que se encuentran el en número 128 de la calle de los Hermanos García Noblejas, esntre las calles de Gandhi y Gabriel Montero, en el noroeste de la ciudad.

Las alcaldesas de París y de Madrid, Anne Hidalgo y Manuela Carmena, inauguraran el 20 de abril a las 12 horas, un monolito en el recién nombrado "Jardín de los Combatientes de la Nueve", al igual que el de París. Se espera acto en el que participe el único perteneciente a La Nueve vivo, Rafael Gómez y familiares de los supervivientes. Tambien se epera la asistencia del dibujante Paco Roca, que ya los homenajeó en su cómic Los Surcos del Azar. y es el autor de la ilustración del cartel.

Ese mismo día se depositarán en el cementerio de La Almudena las cenizas del anarquista Luis Royo, fallecido el año pasado en el municipio de Cachan, en las afueras de París.


Paralelamente, el distrito de Ciudad Lineal ha organizado del 18 al 22 de abril, en el Centro Cultural Príncipe de Asturias diversas actividades como una conferencia titulada "La Nueve. Españoles que liberaron París" a cargo de Evelyn Mesquida, un recorrido fotográfico por su historia entre el 18 y el 30 de abril. Tambien se proyectará un documental el día 21 del director Alberto Marquardt y el sábado la película "¿Arde París?",de René Clement, que narra la liberación de la ciudad.

Vídeo de la exposición realizada por la Asociación HC La Nueve, durante los actos de homenaje a los españoles que liberaron París.


Para saber más:
SER
La Vanguardia
Junta Municipal Ciudad Lineal
Centro Cultural Príncipe de Asturias
La Nueve

domingo, 9 de abril de 2017

El último concierto de la Filarmónica de Berlín

El 12 de abril de 1945, tuvo lugar el último concierto de la Filarmónica en la capital del desmoronado III Reich. Berlín era una ciudad asediada y ya en ruinas. La idea de celebrar este último concierto partió del Ministro de Armamento, Albert Speer, que también fue el arquitecto jefe de Hitler.

La Filarmónica de Berlín no estuvo dirigida por su director habitual, Winhelm Furtwängler, que había huido a la neutral Suiza. La condujo con su batuta Johannes Schüller en la sala Beethoven ya que el edificio principal fue destruido por los bombardeos aliados un año antes.


Todos los asistentes al concierto se encontraban atrapados en la ciudad. A tan solo 50 kilómetros se encontraban las tropas soviéticas. Durante el concierto nadie se quitó el abrigo. Hacía un frío glacial y no había electricidad. Nadie estaba tranquilo, todos estaban serios y preocupados ante el apocalipsis que se cernía sobre Berlín.

El programa incluía el Concierto para violín de Ludwig Van Beethoven y la Sinfonía Romántica de Anton Bruckner, la señal de Speer a los músicos de que debían prepararse para abandonar Berlín lo antes posible si no querían ser reclutados forzosamente en las Wolkssturm, el "ejército del pueblo", usado como carne de cañón y formado por ancianos y niños que servía de última esperanza a Alemania, o ser capturados por los soviéticos. Finalmente, como si de una ópera dramática se tratase, el concierto finalizó con el Götterdämmerung (Crepúsculo de los Dioses) de Richard Wagner, como siniestra banda sonora del fin del III Reich, que Hitler vaticinó que duraría mil años.

Según cuentan, a la salida, adolescentes de las Juventudes Hitlerianas entregaron cápsulas de cianuro a los asistentes.


El 30 de mayo de 1945, se celebró el primer concierto de una Europa que entraba en la dura postguerra. Fue dirigido por el maestro ruso Leo Borchard ya que Furtwängler fue represaliado por los aliados, con la prohibición de volver a dirigir la orquesta, debido a su posición pro nazi

Para saber más:
Berlín, La Caída: 1945, de Antony Beevor,
DW
Ideal
Tiempo de Hoy

domingo, 2 de abril de 2017

La Seta Venenosa y la pedagogía nazi

El libro infantil “Der Giftpilz” (La seta venenosa) fue publicado en el año 1938 por el editor del periódico Der Stürmer (de profundo discurso anti judío), Julius Streicher. El libro está escrito por Ernst Hiemer e ilustrado por Philipp Rupprecht. Lo que por su titulo puede parecer un cuento infantil que enseña a que los niños tengan cuidado cuando paseen por el bosque, resulta ser una metáfora para educar a los niños desde su más tierna infancia en el antisemitismo promulgado por los nazis.


Este es un fragmento de Der Giftpilz:
El pequeño Franz ha ido a buscar setas al bosque con su madre. [...] Por el camino, la madre le dice:
Mira, Franz, lo mismo que sucede con las setas en el bosque pasa con las personas. Hay setas buenas y personas buenas. Existen setas venenosas y personas malas. Y de esas personas hay que prevenirse como de las setas venenosas. ¿Entiendes?
-Sí, mamá, entiendo- dice Franz. -¡Si nos fiamos de las personas malas, puede ocurrirnos una desgracia, como podemos morir si comemos una seta venenosa!
-¿Y sabes quiénes son esas personas malas, esas setas venenosas de la humanidad?
 Franz responde orgulloso:
-¡Claro, mamá! Son…los judíos. Nuestro maestro nos lo dice en la escuela. [...]
-¡Bien!- Aplaude la madre. Después sigue hablando, se ha puesto muy seria.
-Los judíos son personas malas. Son como setas venenosas. Y al igual que resulta difícil distinguir las setas venenosas de las buenas, es muy difícil distinguir a los judíos ladrones y delincuentes. Del mismo modo que las setas venenosas se presentan en la naturaleza con los colores más diversos, también los judíos consiguen hacerse irreconocibles adoptando los aspectos más extraños.
 -¿Qué aspectos extraños?
La madre se da cuenta de que el niño no lo ha comprendido del todo y continúa hablando.
 -Oye bien. Está, por ejemplo, el judío ambulante que vende tejidos y mercancías. Alardea de que su mercancía es la mejor y la más barata. Y en realidad es la peor y la más cara. ¡De él no debes fiarte! [...] Sucede lo mismo con los judíos ganaderos, los de los mercados, con los carniceros, los médicos, con los judíos bautizados, etc. Aunque finjan, aunque se muestren amables y repitan que solo quieren nuestro bien, no podemos creerles. Son judíos, y solo judíos. ¡Son venenosos para nuestro pueblo! [...] Del mismo modo que una seta venenosa puede matar a una familia entera, un solo judío puede aniquilar a un pueblo entero, a una ciudad entera, incluso a un país entero.
Franz ha entendido a su madre.
-Mamá ¿todos los no judíos saben que el judío es tan peligroso?
-Por desgracia no. Hay muchos millones de no judíos que no han conocido todavía al judío. Y por eso tenemos que informarles y ponerles en guardia contra ellos. Pero también debemos poner en guardia a nuestra juventud. Nuestros chicos y chicas tienen que saber quiénes son los judíos. Deben saber que el judío es la seta más venenosa que existe. Al igual que las setas crecen por doquier, el judío se encuentra en todos los países del mundo. Del mismo modo que las setas venenosas provocan a menudo desgracias, el judío es causante de miseria y de pena, de infección y de muerte.
Este texto muestra muy claramente la consideración de los judíos por parte de los nazis, pero en el resto de la narración sigue hablando de lo nocivos que son y han sido a través de la historia y la vida corriente.
La seta venenosa es solo un ejemplo de este tipo de libros infantiles, que con apariencia de simples cuentos inculcan los valores nazis y el culto al Führer desde la más tierna infancia.


Los nazis adaptaron casi todo el temario educativo a la doctrina nacionalsocialista. Los niños decían “Heil Hitler” en el colegio más de cien veces al día. La esvástica, imágenes de Hitler, y eslóganes nazis estaban repartidos por todos las escuelas.
Entre los docentes se hizo una limpieza para que solo ejercieran los afectos al partido. Los maestros debían ser autoritarios e inculcar a los alumnos la visión nacionalsocialista del mundo. Se crearon materias nuevas como Adoctrinamiento y Salud y Eugenesia.

Los niños aprendían a leer y escribir con abecedarios en los que, por ejemplo, estaba la H de Hitler. A los más mayores se les pedía redacciones del tipo "Hitler como garante de la unidad alemana". Este adoctrinamiento se aplicaba también a otras la materias, como la matemáticas. Un problema planteado a los escolares:
Para la edificación de un manicomio se necesitan 6 millones de marcos ¿Cuántas casas residenciales, a 1.500 marcos, cada una se hubieran podido construir en lugar del manicomio?

Los juegos para niños también se encargaban de difundir la propaganda política y racial; e inculcar el militarismo en los niños. Un ejemplo es el juego de mesa "Juden Raus", una especie de "Juego de la Oca" en el que se trata de echar de la partida a los judíos. Las fichas tenían el aspecto que el imaginario nazi otorgaba a los judíos, como la nariz ganchuda formando un seis.

Para saber más: