martes, 29 de julio de 2014

La Operación Foxley

La Operación Foxley fue un plan secreto planificado por el SOE (Special Operations Executive) con varias opciones operativas para asesinar a Hitler en su residencia de Berghof en los Alpes Bávaros, donde aparentemente era más vulnerable. El SOE consideró disparar sobre el Führer durante sus paseos matinales, aunque también se diseñaron otros planes como atentar sobre el tren en el que se desplazaba por Alemania, envenenarle o dispararle cuando viajaba en su limusina descubierta.


Un plan consistía en estudiar las costumbres de Hitler en sus desplazamientos en tren y el SOE decidió que lanzar una bomba al paso del tren para que descarrilara era la mejor opción, aunque el atentado pusiera en riesgo la vida del agente, que debía de ser un miembro de la resistencia en Alemania. Otro plan se basaba en la adicción de Hitler al te y se trataba de envenenarle con un veneno incoloro e insípido añadido al agua durante alguno de sus viajes en tren. Se sabía que se probaba toda la comida antes de que que le llegara directamente a Hitler, incluso durante sus viajes, pero había un vacío en la vigilancia del agua que se tomaba de los depósitos de las estaciones sin comprobarse. Esta opción tambien ponía en grave riesgo al agente infiltrado.

La operación con más posibilidades de éxito se organizó para realizarse en julio de 1944. El servicio secreto obtuvo mucha información a través de un prisionero alemán de las SS que fue un escolta personal de Hitler. El prisionero dió datos concretos sobre la seguridad en Berghof, donde Hitler acostumbraba a dar un paseo matinal en solitario de unos 20 minutos. Con estos datos se vio que un francotirador podría encontrar una posición de tiro y esperar al paso del Führer. El plan era muy arriesgado pero la información que aportó el ex guardia de Hitler era muy valiosa.  


La Operación Foxley nunca se llegó a realizar ya que la estrategia militar de Hitler en aquel momento de la guerra estaba siendo tan desastrosa que el mismo estaba ayudando a los aliados. La guerra se estaba ganando y se temía que la muerte de Hitler lo convirtiera en mártir y dificultara el fin de la guerra.

El asesinato de Hitler posiblemente no habría terminado repentinamente con la guerra pero sí acelerado su final, se habrían salvado muchas vidas. Algunos historiadores ha llegado a estimarlas en cerca de 10 millones.

Fuente:
Paperless Archives
BBC

sábado, 26 de julio de 2014

El mago que atemorizó a Hitler y Stalin

El mago y vidente Wolf Messing nació en un asentamiento judío en Polonia. Cuando era solo un chaval sus padres quisieron que se hiciera rabino y lo enviaron a una escuela religiosa, pero se fugó.

Se subió en el primer tren que pasaba y, como no tenía billete, tuvo que esconderse bajo un asiento. Aun así el revisor lo encontró, lo sacó a la fuerza de debajo del asiento y le solicitó el billete. Wolf sacó un trozo de periódico viejo y se lo enseñó. El revisor marcó el papel con la perforadora y le dijo: “Pero chico, ¿para qué te escondes si tienes billete?”. En ese momento Wolf descubrió sus dotes para manejar la mente de las personas.


Pasó hambre hasta que, en Berlín, encontró trabajo en un circo. Enseguida empezó a ganar popularidad con sus número en los que encontraba objetos ocultos, leía la mente o imponía su voluntad a los voluntarios que sacaba a escena. Lo que realizaba no eran trucos, ni tenia ganchos.

Viajó mucho por Europa y sus espectáculos despertaron la curiosidad en las personas más variopintas. Recibió la visita de Mahatma Gandhi, Sigmund Freud o Albert Einstein. Cuando Hitler llegó al poder en 1933, regresó a su Polonia natal.

En un teatro de Varsovia, pronunció una espeluznante profecía:
Si ataca los países del Este, Alemania sufrirá una grave derrota. Veo cientos de miles de cadáveres de soldados alemanes.
Sus palabras llegaron hasta el führer, quien entró en cólera y anunció una recompensa de 200.000 Reichsmark por Messing. También aseguró que Hitler se suicidaría en la primavera de 1945.
Cuando los nazis ocuparon Varsovia, Messing fue arrestado por la Gestapo.
Messing logró escapar a su detención gracias a su gran capacidad de control mental. Ordenó mentalmente a los agentes de la Gestapo que entraran en la celda y estos obedecieron sin dar crédito a lo que hacían. Una vez que estuvieron dentro, Messing los encerró y huyó hacia la Unión Soviética.


Ya en la URSS, Stalin envió un avión privado y pidió que lo llevaran al Kremlin, para entrevistarse con él. En la entrevista Stalin le sometió a varias pruebas, de las que salió airoso, como la prueba que le exigía que consiguiera 100.000 rublos del Banco Central del Estado sin aportar un solo documento. Obtuvo el dinero sin problemas y se presentó nuevamente ante Stalin con todo el dinero.

En Rusia, Messing continuó con sus profecías.
Los últimos diez días de junio de 1941 empezará la guerra.
Antes del inicio de la guerra, afirmó que había visto cómo entraban en Berlín los tanques soviéticos.

Messing no era realmente el mago personal de Stalin. De hecho, tuvieron pocos encuentros, pero Messing llegó a tener cierta influencia sobre Stalin, en cierto modo, le temía.
Existe una leyenda que cuenta que en marzo de 1953 Messing se entrevistó con Stalin y este le preguntó si sabía cuando iba a morir, a lo que este le contestó: "Después de usted, camarada Stalin." Stalin le preguntó a continuación: "¿Eso quiere decir que sabes cuándo voy a morir yo?". Messing sentenció: "Muy pronto, camarada, muy pronto."


Cuando se habla de Messing, resulta prácticamente imposible distinguir la leyenda de la realidad. Incluso muchos aseguran que todo era un fraude inventado por el propio Messing para ganar fama. Messing falleció en 1974.

Para saber más:
Ivoox
Krutajababulka
Libertad Digital
Magiateca

lunes, 14 de julio de 2014

Anécdotas de Winston Churchill

Winston Churchill  fue primer ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial y en el periodo comprendido entre 1951 y 1955. Considerado uno de los grandes líderes de tiempos de guerra, fue un notable estadista y orador, y obtuvo el Premio Nobel de Literatura.
Fue un escritor prolífico y dio muchas frases celebres, aunque se le han atribuido muchas que no eran realmente suyas. También su carrera política está llena de anécdotas.


Escenas no aptas para perros
Un día estaba viendo la película “Oliver Twist” con su caniche Rufus en su regazo y, en determinado momento, uno de los personajes estaba a punto de ahogar a su perro para despistar a la policía que le seguía los pasos. Para evitarle la violenta escena al animal, el político le tapó los ojos con una mano y le dijo:
-No mires ahora, querido. Ya te lo contaré después.

El joven fotógrafo
Cuando Churchill cumplió 80 años un periodista menor de 30 fue a fotografiarlo y le dijo:
- Sir Winston, espero fotografiarlo nuevamente cuando Ud cumpla 90 años.
Respuesta de Churchill:
- ¿Por qué no? Ud parece bastante saludable.

La invitación y su respuesta
Telegramas intercambiados entre el dramaturgo Bernard Shaw y Churchill .
Invitación de Bernard Shaw a Churchill:
‘Tengo el honor de invitar al digno primer-ministro al estreno de mi obra Pigmalión. Venga y traiga un amigo, si lo tiene.’ Bernard Shaw

Respuesta de Churchill a Bernard Shaw:
‘Agradezco al ilustre escritor la honrosa invitación. Infelizmente no podré concurrir a la primera presentación. Iré a la segunda, si se realiza.’ Winston Churchill

En el discurso de Monty
El General Montgomery estaba siendo homenajeado, por vencer a Rommel en la batalla de África, en la Segunda Guerra Mundial.
Discurso del General Montgomery:
-’No fumo, no bebo, no prevarico y soy un héroe’
Churchill oyó el discurso y con celos, retrucó:
-’Yo fumo, bebo, prevarico y soy el jefe de él.’


Una taza de té
En el Parlamento inglés, durante uno de los discursos de Churchill, una diputada de la oposición pidió la palabra. A Churchill no le gustaba que interrumpiesen en sus discursos. Pero le dieron la palabra a la diputada y ella dijo:
-Sr. Ministro, si Vuestra Excelencia fuese mi marido, yo pondría veneno en su taza de té
Churchill, con mucha calma, se quitó los lentes, y en medio de un gran silencio exclamó:
-Y si yo fuese su marido, me tomaba ese té.

Un asunto de dinero
Charles de Gaulle discutía con Churchill sobre una operación militar, el francés notó cómo Churchill hacía demasiado hincapié en que no era económicamente rentable. Esto exasperó a de Gaulle, quien dijo:
-Ustedes los Ingleses solamente pelean por el dinero, deberían aprender de nosotros los franceses, que luchamos por el honor y la dignidad.
Churchill replicó, muy calmado:
-Bueno, cada quien pelea por lo que le hace falta.

Amabilidad guerrera
Cuando Inglaterra le declaró la guerra al Imperio Japón, lo hizo, mediante una carta de Churchill al embajador japonés en Londres.
La carta terminaba con una de esas frases hechas, sin saber muy bien porqué:
“Tengo el honor de ponerme, señor, con todo respeto, a sus órdenes”.

Debido a esto Churchill fue muy criticado, a lo que respondió:
“Después de todo, si uno tiene que matar a alguien, no cuesta nada ser amable”.

La ley seca
Durante la Ley Seca en los Estados Unidos, Winston Churchill se refirió públicamente a la enmienda constitucional que prohibía el alcohol como “una afrenta a toda la historia de la humanidad”. A Churchill le encantaba el whisky escocés.

La foto
El fotógrafo Yousef Karsh le iba a tomar una foto, que sería iconica, a Winston Churchill. El fotógrafo, antes de realizar la instantánea, se acercó y le quitó directamente el puro de la boca. Su malestar quedó claramente reflejado en la fotografía.

Pearl Harbor
Churchill era consciente desde 1940 de que la victoria sobre Alemania dependía de la intervención de Estados Unidos, por esta razón cuando tuvo lugar el ataque japonés a Pearl Harbor que provocó la entrada norteamericana en la guerra comentó con optimismo:
"Así que después de todo hemos ganado".

Sobre Gibraltar
En 1940, se estudió devolver Gibraltar a España a cambio de que Franco apoyara a los británicos. El primer ministro no tenía muy claro el asunto y escribió la siguiente nota:
"Los españoles saben que si perdemos lo van a obtener de todos modos, y estarían locos si creyeran que si ganamos les vamos a demostrar nuestra admiración por su conducta ofreciéndoselo".

Fuente:
Recursos de auto ayuda
20minutos
ABC

jueves, 10 de julio de 2014

Las Chicas Donut y los Clubmobiles

En la Segunda Guerra Mundial a la Cruz Roja Norteamericana (CRA) se le pidió que proporcionara servicios recreativos de los militares en los distintos teatros de operaciones. La CRA concibió el "Clubmobile" en Gran Bretaña, para las tropas norteamericanas acantonadas allí. Los primeros Clubmobiles fueron la modernización de autobuses londinenses conducidos por conductores ingleses y operados por tres mujeres estadounidenses de la CRA, apodadas por los soldados como "Doughnut Dollies" (Chicas Donut).


Cada Clubmobile contenía una cocina con una máquina de hacer donuts y un hornillo para calentar el agua para el café. El autobús tenía un mostrador y una gran tapa que se abría para servir café y donuts. La parte trasera tenía una sala con bancos incorporados que se podría convertir en literas. También llevaba una gramola con altavoces con discos de actualidad, libros de bolsillo, cigarrillos, dulces y chicles.


Estos Clubmobiles estaban estacionados en un pueblo cerca de instalaciones del Ejército y en 1944, mientras se preparaban para la invasión de Normandía, varios camines de dos toneladas y media se convirtieron en Clubmobiles con cocina, máquinas de donuts y cafeteras. Estos Clubmobiles fueron atendidos por tres mujeres estadounidenses, una de las cuales conducía el camión además de servir a los soldados.
La Cruz Roja pidió que las mujeres que atendieran los Clubmobiles tuvieran entre veinticinco y treinta y cinco años y cierta experiencia de trabajo de hostelería. Además, tenían que ser "saludable, físicamente resistente, alegre y atractiva".


Las Chicas Donut sirvieron en Inglaterra, Francia, Italia, Bélgica, Luxemburgo y Alemania, hasta el 7 de mayo de 1945.
Un pequeño grupo de Clubmobiles continuó en servicio en Gran Bretaña y Alemania hasta finales de 1946, cuando las tropas norteamericanas fueron regresando a casa.




Para saber más:
NPR
Korea a tour of duty
Anorak
WWPL

lunes, 7 de julio de 2014

La bebé judía que fue modelo de la raza aria

La foto del bebé ario obtuvo el primer premio al bebé más hermoso del III Reich, otorgado personalmente por Joseph Goebbels, sin saber realmente que Hessy era una niña judía. Y así permaneció hasta ahora.

Sus padres eran una pareja de cantantes de ópera judíos que llegaron a Berlín desde Letonia en 1928, donde tuvieron algún éxito hasta el ascenso al poder de los nazis. En 1934, cuando Hessy apenas tenía seis meses, su madre quiso que el fotógrafo Hans Ballin le hiciera unas fotografías para la familia.


Hessy tenía seis meses cuando fue fotografiada por Hans Ballin, como recuerdo de familia. Ballin decidió enviar la foto al concurso y ganó. La imagen fue la portada de la revista "Sonne ins Haus" (El sol de la casa). Según contó en una ocasión el fotógrafo, no pensaba que ganaría, solo deseaba ridiculizar a los nazis. Las SS llegaron, incluso, a hacer postales de la fotografía.

Cuando los padres de Hessy vieron la imagen en la revista nazi, la ocultaron por miedo a que alguien la reconociera. Dos años antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, la familia pudo escapar a Letonia y posteriormente a París, pero tuvieron que volver a huir tras la ocupación nazi, esta vez a América. Finalmente se establecieron en Estados Unidos.


Hessy es profesora en la Universidad de San Juan, en Nueva York y ha donado el ejemplar de la revista, que ha guardado desde su infancia, a la institución Yad Vashem, en memoria de las víctimas del Holocausto.

Para saber más:
Bild

jueves, 3 de julio de 2014

Recuperada cámara fotográfica de la Segunda Guerra Mundial

El Capitán Mark D. Anderson de la Marina de los Estados Unidos y el historiador Jean Muller encontraron esta cámara abandonada por un soldado de infantería en la Segunda Guerra Mundial, mientras realizaban una búsqueda de reliquias de guerra en la zona de los bosques de las Ardenas (The Bulge).  
Según el portal Mogul,  la cámara pertenecía al soldado Louis J. Archambeau perteneciente a la Compañía C del 1º Batallón, 317º Regimiento de Infantería de los Estados Unidos.



La sorpresa llegó cuando descubrió que la cámara aún tenía película y al revelarla aparecieron esta serie de fotografías. Igual que una capsula del tiempo cerrada durante 70 años.






Según investigaciones de la web PetaPixel todas las imágenes son falsas y son modificaciones de otras que pertenecen a los archivos nacionales de los Estados Unidos y que están incluidas en un libro llamado Battle of the Bulge (images of war).


Fuente:
Acid Cow
Mogul
PetaPixel 
The WD Motorcycle Forum