lunes, 6 de abril de 2020

El piloto japonés que quiso ocupar una isla de Hawái

Aunque forme parte de los Estados Unidos, la isla de Ni'ihau en Hawái, es la isla habitada más pequeña de las Hawái y ha sido prácticamente privada desde el siglo XIX.

El piloto japonés que quiso ocupar una isla de HawáiEn 1941 la isla no tenía ni electricidad ni teléfono y prácticamente todo el mundo vivía en las islas principales del archipiélago Hawaiano. Incluso su dueño, Aylmer F. Robinson vivía en la cercana isla de Kauai aunque la visitaba regularmente. En Ni'ihau vivían tres personas de origen japonés: Ishimatsu Shintani y el matrimonio Yoshio e Irene Harada.

Debido a su escaso tamaño Ni'ihau los japoneses creían que estaba deshabitada, así que su interés durante los preparativos del ataque a Pearl Harbor se limitaba a su uso como lugar de aterrizaje en caso de emergencia para luego ser rescatados.
Y es precisamente ahí donde entra en juego el aviador de primera clase Shigenori Nishikaichi.

El 7 de diciembre de 1941 Nishikaichi espera sentado en su flamante A6M2 Zero a que despegue la primera oleada de ataque de la cubierta de vuelo de su portaaviones, el Hiryü. Tras caer las primera bombas sobre la base naval norteamericana, le tocó su turno.
Cuando llegó a Pearl Harbor los norteamericanos se estaban defendiendo y su aparato fue alcanzado por el fuego antiaéreo. Su avión dañado no estaba en condiciones de volver al Hiryü así que tomó el punto de aterrizaje alternativo, la isla de Ni'ihau.
Nishikaichi intentó aterrizar en un campo que parecía despejado pero el aparato se engancho en una cerca de alambre y terminó estrellándose.

El piloto japonés que quiso ocupar una isla de Hawái
El campo donde aterrizó Nishikaichi pertenecía a Hawita Kaleohano, el único nativo que hablaba algo de ingles en toda la isla. Desconocía lo que estaba sucediendo en la isla de Oahu, pero si sabía que las relaciones entre Japón y EEUU no eran buenas. Por seguridad, cuando se acercó al lugar del aterrizaje, y mientras el piloto estaba aturdido, le quitó su pistola y algunos papeles que había en la cabina del aparato.
A continuación, como buen hawaiano, le dio la bienvenida a la isla y ofreció su hospitalidad. Pero como el ingles del piloto era muy básico llamaron a Ishimatsu que hablaba japonés. Feliz de ver a otro japones el piloto contó a Ishimatsu el ataque a Pearl Harbor. Ishimatsu palideció y se alejó del lugar sin traducir las palabras del piloto japonés. Se lo contó a los Harada que tradujeron al aviador, pero decidieron no contar lo relativo al ataque.

Los vecinos decidieron organizar un Luau de bienvenida. que tuvo lugar esa misma noche. Durante el Luau los isleños se enteraron del ataque por una radio de baterías. Asi que se decidió custodiar al piloto en la casa de los Harada y esperar a que el señor Robinson llegara al día siguiente y se hiciera cargo de entregarle a las autoridades, pero no pudo llegar porque estaba prohibido el trafico marítimo entre las islas consecuencia del ataque japonés.

El piloto japonés que quiso ocupar una isla de HawáiSegún pasaban los días la seguridad se relaja y los Harada atacan al guardia que vigilaba al piloto y lo amordazan. Así, los Harada y el piloto Nishikaichi se dirigen armados con la pistola y una escopeta a la propiedad de Hawita Kaleohano que al verlos aproximarse corrió a avisar al resto de los isleños. Nadie le creyó, los Harada eran buenos vecinos, hasta que llegó el guardia que había logrado escapar.

Esa misma noche Kaleohano y otras cinco personas abandonaron la isla.

A la mañana siguiente Nishikaichi amenazó con disparar a todos los del pueblo si no le devolvían sus documentos. Finalmente uno de los isleños se lanzó sobre el pero fue alcanzado en la ingle. A pesar de las heridas se abalanzó sobre el japonés, lo lanzó contra una valla de piedra y con un cuchillo de caza logró rajar la garganta del aviador. Por ello recibió la Medalla al Mérito y el Corazón Púrpura.
Yoshio Harada se suicidó con un tiro en la cabeza y su esposa Irene y Ishimatsu Shintani fueron detenidos y encarcelados hasta el final de la guerra por colaborar con el enemigo.

El 19 de febrero de 1942 el presidente Roosevelt emitió la Orden Ejecutiva 9066, que ordenaba el internamiento de todas las personas de ascendencia japonesa que residieran en suelo estadounidense.

Para saber más:
The Niihau Incident, de Allan Beekman
J Aircraft
San Diego University
History of Shorts
Hawaii
Huffington Post

sábado, 4 de abril de 2020

Lectura recomendada: Enfocando la Segunda Guerra Mundial

A 75 años del fin de la Segunda Guerra Mundial no quedan prácticamente ningún veterano de aquella sangrienta guerra, Rafael Gómez, el último de La Nueve nos dejó el pasado 31 de marzo, el papel de los recreadores es de gran importancia para revivir aquella historia de una forma lo más fiel posible.

En el libro fotográfico "Enfocando la Segunda Guerra Mundial" se quiere rendir tributo a quienes combatieron en la Segunda Guerra Mundial, por medio de la recreación histórica gracias a las fotografías del director de cine y fotógrafo Laureano Clavero y los textos del divulgador y novelista burgalés David López Cabia, con el prólogo del capitán de los Marines Dale A. Dye que ha participado como asesor y actor en numerosas cintas bélicas como la aclamada "Salvar al Soldado Ryan".

Este trabajo fotográfico, podríamos decir que, es parte de una especie de trilogía junto a los documentales "Road to Normandy" y Hürtgen, into de muddy battle" en donde se puede ver la intensidad del combate en lugares como la playa de Omaha y Pointe du Hoc, en Normandía, la ciudad de Carentan o el Bosque de Hürtgen.

Junto a las excelentes fotografías se puede leer la historia de los combates llevados a cabo en Europa por las tropas norteamericanas representadas por los Ranger, los paracaidistas de la 101ª División Aerotransportada y los infantes de la 28ª División de Infantería. Los recreadores forma parte de los grupos First Allied Airborne Catalunya y Airborne Lleida..

Esperemos que "Enfocando la Segunda Guerra Mundial" sea el primero de una larga serie de libros que nos traigan de el gran trabajo de los recreadores, que se preparan investigando y estudiando hasta el último de los detalles de los uniformes y equipamiento hasta las tácticas y la historia de las unidades a las que representan. Gracias a ellos se pueden llevar a cabo proyectos de divulgación como este libro, al igual que las recreaciones que realizan por todo el mundo. Estos trabajos se unen al que realizamos los que nos dedicamos a la divulgación histórica, bien a través de nuestros blogs, mediante libros o revistas online como DHistórica, de la plataforma de Divulgadores de la Historia o podcast tan interesantes como los de Bellumartis o los de Istopia Historia.

Toma tu M1 Garand o tu Tommy Gun y sal de tu lancha de desembarco para disfrutar y conocer la Historia con "Enfocando la Segunda Guerra Mundial".

Autoeditado con la editorial Circulo Rojo puede conseguirse ejemplares firmados contactando con sus autores en laureanocla@yahoo.es y en dlopezc128@gmail.com.

Para saber más:
David López Cabia

lunes, 30 de marzo de 2020

El Zumo de Torpedo

Es de sobra conocido que en situaciones de gran estrés el uso de bebidas alcohólicas está ampliamente extendido. Y los soldados siempre han recurrido a él como escape ante las atrocidades de la guerra.

Durante la Segunda Guerra Mundial el ejército alemán recurrió al consumo de drogas, como el Previtin, para que los soldados aguantasen las durísimas jornadas de combate, así como a bebidas alcohólicas como el aguardiente teutón Schnapps, de más de 30º de alcohol. El problema surgía cuando estas bebidas escaseaban. Muchos se arriesgaban a tomar sustitutos mucho menos saludables. Uno de los sustitutos era el alcohol metílico, tremendamente tóxico y muy consumido por las tropas. Entre los efectos que produce están la ceguera y hasta la muerte.

Las tropas del ejército rojo recurrían especialmente a Vodka, una bebida destilada de granos y plantas ricas en almidón, con un contenido alcohólico de hasta 50º. Los soldados del Imperio del Sol Naciente consumían su vino de arroz, llamado Sake. Los pilotos Kamikaze tomaban este alcohol en la ceremonia antes de su último vuelo.

Zumo de TorpedoDesde 1914 en la US Navy estaba prohibido el consumo de bebidas alcohólicas, pero los marinos siempre han sido famosos por su consumo exagerado de bebidas como el ron y en el caso de los submarinos aliados esto se llevó más allá cuando llegó la escasez de alcohol. Esta falta de "espirituosos” hizo que las tripulaciones  experimentaran con mejunjes similares a los alemanes.

En uno de esos submarinos que luchaban en el Pacífico alguien se fijó en los torpedos y decidió que habría que ordeñarlos.

Precisamente en ese frente era difícil hacerse con bebidas alcohólicas y en especial en el interior de un submarino. Así surgió la idea de aprovecharse del combustible de los torpedos. Los torpedos estaban propulsados por motores de vapor que funcionaban a base de alcohol metílico. Y decidió que para hacerse un cubata bien podía exprimir alguno de aquellos torpedos que tenían a bordo.

Zumo de TorpedoComo un reguero de pólvora, se corrió la voz y se acabó convirtiendo en moda. Los submarinistas robaban pequeñas cantidades de combustible de aquellos torpedos hasta obtener el volumen suficiente como para tomarse una copa. El alcohol “ordeñado” se combinaba con zumo de piña, naranja o con lo que le diese algo de sabor a aquellos cócteles. Popularmente aquel cóctel acabó llamándose Torpedo Juice (zumo de torpedo) y se propagó el reto de probarlo como muestra de hombría aunque le costase la salud al valiente que lo probaba.

El metanol era realmente peligroso para la salud y para evitar daños, corría el rumor de que se podía eliminar filtrándolo todo usando una rodaja muy gruesa de pan. Pero no era más que un mito, que no se podía demostrar.

Cuando los casos de marinos que empezaban a perder la visión, o padecer otros trastornos achacables al consumo de alcohol, los servicios médicos de la Armada comenzaron a sospechar y terminaron descubriendo el origen en el zumo de torpedo. Para evitar que las tripulaciones siguieran tomando esos brebajes tóxicos se decidió sustituir el metanol del combustible de los torpedos por aceite de Croton, que se obtiene de una planta con flores del mismo nombre. Es un aceite venenoso, urticante, purgativo y puede ser letal en cantidades significativas. Así que combinarlo con el alcohol no era lo más recomendable. Algunos de los efectos secundarios son calambres repentinos agudos, sangrado interno o la evacuación instantánea del contenido de los intestinos.

La Armada no contaba con el ingenio de las tripulaciones que fabricaron sus propios alambiques para separar el alcohol del aceite de Croton que se bautizaron como alambiques «Gilly», como los brebajes que destilaban. Tambien se escondían alambiques caseros en las salas de máquinas de los navíos de superficie donde se destilaban, entre otros, licores de patata o de arroz y zumo de uva, conocida como Tuba.

Zumo de Torpedo
Finalmente en el año 1943 se estrenó un nuevo tipo de torpedo impulsado por un motor eléctrico denominado Mark 18, que aunque, en un principio, era menos eficaz al menos la tripulación ya no podía ordeñarlos para crear sus cócteles.

La receta original del zumo de torpedo combina dos partes de combustible para torpedo con tres partes de zumo de piña. La versión actual del zumo de torpedo la podemos tomar con tranquilidad, siempre y cuando no nos excedamos en su consumo y para prepararlo llenando un recipiente de mezcla con hielo y añadimos: 1 parte de Coñac, 1/2  de licor King's Ginger, 3/4 de zumo de limón y 3/4 de jarabe de Orgeat. Finalmente lo removemos y colamos en una copa de cóctel, complementado con trocitos de piña natural.
En Absolut Drinks podéis ver las recetas de otros cócteles llamados Torpedo.
¡Salud!

Vídeo en el canal de YouTube de mi amigo TRUFAULT



Para saber más:
Historias asombrosas de la Segunda Guerra Mundial, , de Jesús Hernández
Olds Salt Merchants
Eagle Speak
Aceites Vegetales 10
Scrib
Boards2go
Tumblr

lunes, 23 de marzo de 2020

El héroe del bosque Hürtgen

El 7 de octubre de 1994, la 22nd Infantry Regiment Society norteamericana dedicó un monumento a un soldado alemán de la Segunda Guerra Mundial. El monumento se encuentra en las proximidades de la entrada al cementerio militar en Hürtgen, Alemania, el lugar de descanso final de más de 2900 soldados alemanes.

El monolito homenajea al Teniente Friedrich Lengfeld, un oficial del ejército alemán, que perdió la vida tratando de salvar a un soldado estadounidense herido. Este es el único monumento conocido para un soldado del ejército alemán erigido por antiguos soldados estadounidenses, para honrar un acto de valentía llevado a cabo por un soldado alemán, que en ese momento, era el enemigo.

El 12 de noviembre de 1944, el teniente Friedrich Lengfeld estaba al mando de una compañía alemana de fusileros de la 275.ª división de infantería, que se encontraba asediada. Como la mayoría de las unidades en ambos bandos, había sufrido un importante número de bajas. Esa mañana, temprano, se escuchó a un soldado estadounidense herido que llamaba desde el medio de un campo de minas alemán en tierra de nadie. "Ayúdenme", gritó el hombre. Su unidad se había retirado y ningún soldado de los EE.UU. Estaba lo suficientemente cerca para escucharlo.
Lengfeld dio orden a sus hombres de no disparar si los estadounidenses volvían a rescatar al hombre herido. Pero nadie vino.

La voz debilitada del soldado se escuchó durante horas. "Ayúdenme", llamó una y otra vez. Aproximadamente a las 10:30 de esa mañana, Lengfeld ya no pudo soportar los lamentos del pobre soldado y formó un escuadrón de rescate, ataviados con chalecos y banderas de la Cruz Roja, y condujo a sus hombres hacia el estadounidense herido.

Al acercarse al soldado Lengfeld pisó una mina terrestre y los fragmentos de metal le causaron gravísimas heridas en su espalda. Ocho horas después, en el puesto de Primeros Auxilios en Froitzheim Lengfeld muere por sus heridas. El héroe del bosque Hürtgen tan solo tenía 23 años.

La identidad del soldado estadounidense sigue siendo desconocida.

La Batalla del Bosque de Hürtgen fue una de las batallas más largas que se libraron en la Segunda Guerra Mundial. Duró desde septiembre de 1944 hasta febrero de 1945 y costó a los estadounidenses unas 33.000 vidas y alrededor de 28.000 a los alemanes.

Esta historia está basada en el relato de un testigo ocular, el soldado Hubert Gees, que sirvió como enlace de comunicaciones del teniente Friedrich Lengfeld y que asistió al acto de inauguración del monumento a su oficial.

La inscripción (en inglés y alemán) dice:

Nadie tiene mayor amor que el que 
entrega su vida por su enemigo.

EN MEMORIA DEL TENIENTE FRIEDRICH LENGFELD

2 ° CO., FUES. BN., 275. INF. DIV.

Aquí en Huertgen Forest el 12 de noviembre de 1944, el 
teniente Lengfeld, un oficial alemán, dio su vida 
mientras trataba de salvar la vida de un 
soldado estadounidense que yacía gravemente herido en el 
campo minado de "Wilde Sau" y solicitaba asistencia médica.

COLOCADO EN ESTE LUGAR EL 7 DE OCTUBRE DE 1994

LA SOCIEDAD DE LA VIGÉSIMA SEGUNDA DE 
INFANTERÍA DE LOS ESTADOS UNIDOS 
- SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

"Hechos no palabras"


Friedrich Lengfeld descansa en el cementerio de guerra en Düren - Rölsdorf.

Para saber más:
1st Battalion 22nd Infantry
War History online
Argunners
WW2 in Color
Traces of War
Mapio

sábado, 21 de marzo de 2020

Lectura recomendada: Magia, ocultismo y sociedades secretas en el III Reich

José Gregorio González recientemente ha publicado con Editorial Almuzara, "Magia, ocultismo y sociedades secretas en el III Reich" un recorrido por el camino ocultista de la Alemania nazi.

sociedades secretas en el III Reich
El nacionalsocialismo y sus lideres fueron influenciados por diferentes raíces ocultistas y de pseudo-ciencias desde antes de sus comienzos como el Partido de los Obreros Alemanes (DAP) germen del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán de Adolf Hitler (NSDAP). Lo que le llevó a buscar por todo el mundo elementos esotéricos como el Santo Grial, por el que recaló Himmler en España, o la Atlántida. Tambien el uso de supuestas armas de poder como la Lanza del Destino, o de Longinos y la capacidad mágica de las runas y la Cruz Gamada, tambien llamada Esvástica. Tambien llegaron a organizar expediciones antropológicas en las lejanas montañas del Tibet y en las selvas del Amazonas.

Las SS (Schutzstaffel), una orden militar que tenía su sede en El Castillo de Wewelsburg, que fue residencia del Reichfürer Heinrich Himmler, era la destinada a gobernar el Reich de los Mil Años, así como el ariosofismo que se dio en las sociedades secretas y que sirvió para dar argumentos a la teoría de la supremacía de la raza aria, al expansionismo alemán en busca del Lebensraum, o espacio vital y al exterminio de los judíos, son otros de los asuntos tratados en "Magia, ocultismo y sociedades secretas en el III Reich".

José Gregorio González, un canario apasionado del misterio, colabora asiduamente en el programa de televisión, Cuarto Milenio, en las revistas Año Cero e Historia de Iberia, a la vez que lleva una sección en el diario canario El Día, entre otros trabajos en radio y la creación de rutas turísticas sobre el misterio canario. Tambien ha escrito, entre otros, Guía Mágica de Canarias y Canarias Territorio del Misterio.

Para saber más:
Editorial Almuzara

domingo, 15 de marzo de 2020

Adolescentes rebeldes contra Hitler

Desde que Hitler llegó al poder en Alemania en 1933, una de sus misiones fue adoctrinar a las nuevas generaciones de ciudadanos para que fueran crueles, intrépidos e inquebrantables en las creencias nacionalsocialistas. Las Hitlerjugend (Juventudes Hitlerianas) ya habían estado realizando este trabajo desde que fueran creadas en 1926 y que desde 1933 sería la única organización juvenil legal. La inscripción en las Hitlerjugend era obligatoria y los miembros practicaban deportes y entrenamiento militar, al igual que adoctrinamiento político y racial.

Adolescentes rebeldes Pero no todos los adolescentes alemanes estaban dispuestos a unirse a la causa de Hitler. Un pequeño número, pero subversivo, rompió sus lazos con las organizaciones juveniles aprobadas por el estado y se rebelaron tanto cultural, como políticamente, escuchando música estadounidense y dejando crecer su cabello. Uno de estos grupos eran los Piratas del Edelweiss, y su "delincuencia" se convertiría en una piedra en el zapato del estado alemán.

Un informe del Partido nazi de Dusseldorf, dijo sobre ellos en 1943:
Estos adolescentes, de entre 12 y 17 años, se quedan hasta tarde en la noche con instrumentos musicales y mujeres jóvenes. Como esta chusma es en gran parte ajena a las Juventudes Hitlerianas y adopta una actitud hostil hacia la organización, representa un peligro para otros jóvenes.
Adolescentes rebeldes Con independencia de la clase social, los niños y niñas menores de 14 se afiliaban al Deutsches Jungvolk (Juventud Alemana). de los 14 a los 18 y a las Hitlerjugend, donde se les preparaba para el servicio militar. En el caso de la chicas estaba la Bund Deutscher Mädel (Liga de Muchachas Alemanas), donde estaban las niñas desde los 10 años hasta los 18. Bien por lealtad o por temor, se calcula que más del 90% de los niños alemanes se inscribieron en esto grupos.

Con el paso del tiempo y con sus padres en la guerra, un número creciente de muchachos y muchachas comenzaron a sentir el tirón de la rebelión adolescente. Como a cualquier adolescente de cualquier tiempo no les gustaba que les dijeran, como pensar, que ponerse y dónde y con quien ir.

Los Piratas del Edelweiss, se llamaron así después de que la flor de alta montaña se usara de forma encubierta como una señal de resistencia y curiosamente utilizada como emblema por las tropas de montaña alemanas. Esta resistencia de adolescentes rebeldes comenzó poco organizada en los barrios de clase trabajadora de ciudades como Colonia o Essen. Las camisas a cuadros, los calcetines blancos y los pañuelos al cuello los diferenciaba de los uniformes pardos de los Hitlerjugend, así como el peinado; corto para los seguidores de Hitler y largo para los Piratas del Edelweiss.
Otro modo de rebeldía era con la música. En las acampadas o los paseos por el campo, lejos de la Gestapo, las guitarras y otros instrumentos acompañaban canciones que parodiaban a las marchas marciales de las Hitlerjugend.

Adolescentes rebeldes Como se veía en el informe del Partido Nazi de Dusseldorf, los Piratas tan solo eran considerados un mal ejemplo, pero poco a poco a las SS y a la Gestapo les empezó a preocupar que sus actividades "poco alemanas" pudieran influir en en los jóvenes que estaban a punto de ser llamados a filas. Según la región, para la policía eran tan solo una molestia, mientras que en otras eran detenidos y torturados, para después ponerlos en libertad con la cabeza rapada para enviar un mensaje contra la subversión. Las Juventudes Hitlerianas los provocaban para pelear.

Los Piratas cada vez mostraban una respuesta más activa. Realizaban pintadas anti-nazis en las paredes o repartían por los buzones folletos lanzados desde el aire por los aliados. Incluso se corrió la voz de que en sus casas y escondites podrían encontrar refugio seguro los desertores del ejército o los fugitivos de los campos de concentración. Tambien saboteaban vehículos vertiendo azúcar en el depósito de gasolina.

Adolescentes rebeldes
Mientras los Piratas del Edeweiss, eran cada vez más hostiles y combativos, otro grupo, los Chicos del Swing, se rebelaban abrazando la cultura y la música de los enemigos estadounidenses. La música de las Big Bands se escuchaban en los salones de baile donde cientos de jóvenes se dejaban llevar por el baile del Swing y el Lindy Hop.
En contraste con los Piratas, esto rebeldes eran de clase media-alta que podían permitirse discos, tocadiscos y vestimenta norteamericana de contrabando. Cuando la Gestapo cerro las salas de baile, se trasladaron a sus propias casas.

Sobre ellos decía un informe de las Juventudes Hitlerianas de Hamburgo, en 1940:
La música de baile era todo inglés y americano. Solo había bailes de swing y jitterbugging. Los bailarines daban una imagen espantosa. Ninguna de las parejas bailaba normalmente, a veces dos chicos bailaban con una chica. Cuando la banda tocaba la rumba, los bailarines entraban en un éxtasis salvaje. Todos bailaban como animales salvajes.
Adolescentes rebeldes Después de lidiar con los Piratas o los Chicos del Swing. las SS se decidió a enviar un mensaje mucho más serio a cualquiera que pensara en seguir con esas actividades o que estuviera pensando en unirse a su movimiento. La primera medida fue enviarlos a "campos de reeducación", donde algunos siguieron con sus rebeldía. El peor momento fue cuando una orden directa de Himmler emitida en octubre de 1944 llevó a la detención en Colonia de 13 adolescentes agitadores, de los que siete eran Piratas. Todos fueron colgados públicamente.

Estos grupos de adolescentes, que fueron etiquetados por los nazis como delincuentes, fueron oficialmente reconocidos en 2005 como combatientes de la resistencia y se honró a los supervivientes que quedaban en Colonia.

Otro caso de adolescentes rebeldes, y el más conocido, es el de la Rosa Blanca que durante menos de un año redactaron, imprimieron y distribuyeron seis pasquines en los que se animaba a la resistencia no-violenta contra el régimen nazi. Tras una farsa de juicio, tres de sus miembros fueron acusados de alta traición y sentenciados a la guillotina. Poco después otros miembros fueron sentenciados a muerte o a penas de cárcel. Si quieres conocer toda su historia aquí tienes otro articulo en el blog.

El último de sus pasquines terminaba diciendo:
Nuestro pueblo se alza contra la esclavización de Europa a manos del nacionalsocialismo en una nueva irrupción de libertad y honor.
Para saber más:
Opposition and resistance in nazi Germany, de Frank McDonough
La Rosa Blanca, los estudiantes que se alzaron contra Hitler, de José M García Pelegrín
Raoul Wallenberg Foundation
History Learning Site
Cultura colectiva
El Rincón de Daddy Swing
Los piratas de Edelweiss (película)
Rebeldes del Swing (película)
Sophie Scholl. Los últimos días (película)

domingo, 8 de marzo de 2020

Guía de 1943 para contratar mujeres durante la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, los hombres fueron enviados al frente, lo que provocó que las mujeres tuvieran que realizar los trabajos que éstos desempeñaban antes de la guerra. Esta importante contribución al esfuerzo de guerra es por lo que apareció la icónica "Rosie, la remachadora", que en la actualidad es icono cultural que refleja la lucha femenina por la igualdad de derechos.

Aunque en la actualidad pueda parecer ridículo y hasta ofensivo, en los años treinta y cuarenta era normal lo que se puede leer en este resumen de un articulo escrito por LH Sanders en la revista norteamericana “Mass Transportation Magazine” de julio de 1943 destinado a los supervisores masculinos de mujeres en la fuerza laboral, durante la Segunda Guerra Mundial. Muchas cosas han cambiado desde entonces, pero aun queda mucho camino por recorrer para lograr la plena igualdad entre hombres y mujeres. Pero lo que estas mujeres dejaron claro es que el papel de las mujeres en la Segunda Guerra Mundial evidenció que la capacidad laboral no está relacionada con el género.

Once consejos para obtener más eficiencia de las mujeres empleadas: Ya no hay dudas sobre si las empresas de transporte público deberían contratar mujeres para los empleos que antes ocupaban los hombres. El proyecto y la escasez de mano de obra han resuelto ese punto. Lo importante ahora es seleccionar las mujeres más eficientes disponibles y cómo usarlas para obtener la mejor ventaja.
Aquí hay once consejos útiles sobre el tema de “Western Properties”:
  1. Elegir mujeres casadas jóvenes. Por lo general, tienen más sentido de la responsabilidad que sus hermanas solteras, son menos propensas a ser coquetas, necesitan el trabajo o no lo harían, todavía tienen el ánimo y el interés de trabajar duro y tratan con el público de manera eficiente. 
  2. Cuando tenga que usar mujeres mayores, trate de conseguir a las que han trabajado fuera del hogar en algún momento de sus vidas. Las mujeres mayores que nunca han contactado con el público tienen dificultades para adaptarse y están dispuestas a ser torpes y quisquillosas. Siempre es bueno impresionar a las mujeres mayores sobre la importancia de la amistad y la cortesía. 
  3. La experiencia general indica que las chicas "huskys", aquellas que son un poco pesadas, son más moderadas y eficientes que sus hermanas con bajo peso. 
  4. Contrate a un médico para que le haga a cada mujer que contrate un examen físico especial, que cubra las afecciones femeninas. Este paso no solo protege a la empresa contra posibilidades de una demanda, sino que revela si la futura empleada tiene alguna debilidad femenina que la haría mental o físicamente inadecuada para el trabajo. 
  5. Insistir desde el principio en la importancia del tiempo en el hecho de que uno o dos minutos perdidos aquí y allá inciden seriamente en los horarios. Hasta que se llegue a este punto, es probable que el servicio se ralentice. 
  6. Dele a la empleada un horario definido de tareas de un día para que se mantengan ocupadas sin molestar a la gerencia para recibir instrucciones cada pocos minutos. Numerosas empresas dicen que las mujeres son excelentes trabajadoras cuando han abandonado sus puestos de trabajo, pero que carecen de iniciativa para encontrar trabajo. 
  7. Siempre que sea posible, deje que el empleado interno cambie de un trabajo a otro en algún momento del día. Las mujeres tienden a estar menos nerviosas y más felices con el cambio. 
  8. Dé a cada chica un número adecuado de períodos de descanso durante el día. Tiene que hacer algunas concesiones a la psicología femenina. Una chica tiene más confianza y es más eficiente si puede mantener su cabello arreglado, aplicar un lápiz labial fresco y lavarse las manos varias veces al día. 
  9. Tenga mucho tacto al emitir instrucciones o al hacer críticas. Las mujeres a menudo son sensibles; No pueden ignorar las palabras duras como lo hacen los hombres. Nunca ridiculice a una mujer: rompe su espíritu y le corta la eficiencia. 
  10. Sea razonablemente considerado con el uso de un lenguaje fuerte alrededor de las mujeres. A pesar de que el esposo o el padre de una chica pueda jurar enérgicamente, a ella le va a disgustar un negocio donde escuche demasiado de esto. 
  11. Obtenga una variedad de tallas suficiente en los uniformes de operador para que cada chica pueda tener una talla adecuada. Este punto no se puede enfatizar demasiado para mantener felices a las mujeres.
Las mujeres fueron decisivas en la Segunda Guerra Mundial y desempeñaron trabajos en todos los ámbitos. Fueron espías, guerrilleras, enfermeras, pilotos, comandantes de carros, francotiradoras, obreras especializadas; pero en cada país desarrollaron roles diferentes. Mientras que en la URSS lucharon en el frente de batalla y llegaron a ser temidas por sus enemigos, como las pilotos del 125º Regimiento de Guardias de Aviación de Bombardeo, conocidas por los alemanes como "Las Brujas de la Noche", en el resto de países, tanto del Eje como de los Aliados, estas se limitaron principalmente a suplir la escasez de hombres en las fabricas, en labores administrativas y como enfermeras. En trabajos de apoyo destacó el estadounidense WASP (Women Airforce Service Pilots) que fueron pilotos de pruebas, entrenadoras de vuelo y las encargadas del transporte de aviones.

Durante la guerra, en el ejercito alemán hubo unas 500.000 mujeres, en el de los EEUU sirvieron casi medio millón, 60 mil de ellas como enfermeras. Inglaterra contó con un cuarto de millón, de las que un número destacado sirvió en el SOE, como las 40 chicas de la Sección F. Casi un millón de féminas sirvieron en todas las especialidades del Ejército Rojo. En Canadá se crearon divisiones femeninas de la fuerza aérea y la marina. En Polonia los miembros femeninos del Ejército Nacional llevaron correos y fueron médicos, pero muchas también levantaron las armas y destacaron durante el levantamiento de Varsovia.

Las mujeres, junto a los niños, fueron las que más sufrieron. Fueron utilizadas como botín de guerra. Fueron vejadas y utilizadas como un frente oscuro en el que combatir al enemigo. Los supuestos "liberadores" las violaron, como los japoneses que las esclavizaron en prostíbulos y que, usando un eufemismo, llamaron "Mujeres de Confort".

Para saber más:
La guerra no tiene rostro de mujer, de Svetlana Alexiévich
Vintage.es
Snopes
Club Runner
Mass Transportation, July 1943 (pag. 244)

domingo, 1 de marzo de 2020

Historia de una imagen: El comisario político Alexey Yeremenko conduce a sus hombres al combate

El Politruk (comisario político) Alexey Yeremenko anima a sus hombres a contraatacar contra posiciones alemanas momentos antes de caer muerto, en el pueblo de Khorosheye, cerca de Woroschilowgrad, hoy Luhansk, Ucrania. Esta es una de las fotos más icónicas de los soviéticos en la Segunda Guerra Mundial, comparable en simbolismo a la fotografía que muestra la Bandera Roja sobre el Reichstag.

comisario político Alexey YeremenkoEl autor de la foto fue el reportero de guerra soviético Max Alpert, de la agencia TASS, no sabía el nombre del soldado, inicialmente nombró erróneamente esta fotografía como "Kom-bat", un acrónimo militar soviético para los "comandante del batallón".

La fotografía fue tomada el 12 de julio de 1942 en Luhansk en el área de operaciones militares que involucró al 220º Regimiento de Infantería de la 4ª División de Infantería al que pertenecía Yeremenko. En aquellos días, el Ejército Rojo luchaba en sangrientas batallas defensivas contra las fuerzas superiores de la Wehrmacht alemana. El instante se produjo en el campo cerca de una aldea entre los ríos Lugan y Lozova.

El fotógrafo tomó posición en una trinchera justo por delante de la línea defensiva. En este punto, los alemanes comenzaron el ataque después del habitual ataque aéreo y bombardeo de artillería. Alpert vio al oficial y se levantó de inmediato para tomar la entonces icónica imagen. Un segundo después, la lente de su cámara se rompió en pedazos debido a metralla de una explosión. Sujetando con angustia su máquina rota en su trinchera, escuchó a los otros soldados gritando: "¡Kom-bat ha caído!".

 Max Alpert
Max Alpert regreso al cuartel general con la cámara hecha pedazos y sin esperanza de recuperar el negativo. Su ayudante consiguió salvar parte del carrete. En el cuarto oscuro, logran recuperar dos instantáneas. Una de ellas es la del oficial que grita a sus soldados: ¡Adelante! ¡Adelante!

Por su trabajo, como este símbolo del valor y la lucha del ejercito soviético durante la Segunda Guerra Mundial fue condecorado con la Orden de la Estrella Roja, la Orden de la Guerra Patriótica y la Orden de la Bandera Roja del Trabajo.

La identidad del protagonista de la fotografía fue descubierta 23 años después, cuando en mayo de 1965, la esposa y los hijos de Alexey Yeremenko vieron la imagen en la primera página del diario "Pravda" en la celebración de los 20 años de la victoria sobre a Alemania nazi en la Gran Guerra Patria. El 9 de mayo o "Día de la victoria" es fiesta oficial en Rusia.

Aquí se puede ver la historia contada en el canal de YouTube de mi amigo TRUFAULT:


Para saber más:
Reddit
El Cuaderno de Luis
Military History Now
Cada día un fotógrafo
Lumiere Gallery

domingo, 23 de febrero de 2020

Disculpe, ¡soy chino, no japonés!

A comienzos del siglo XX, Estados Unidos no era el país más acogedor para los inmigrantes chinos. Desde la Ley de Exclusión China hasta el racismo flagrante, los chino-estadounidenses no pudieron encontrar trabajo, tuvieron que establecer barrios chinos donde vivir y, además tenían que prometer siempre un inquebrantable patriotismo hacia los Estados Unidos.

soy chino, no japonés

Las tensiones sociales comenzaron tan pronto como las familias chinas comenzaron a inmigrar a los Estados Unidos durante la fiebre del oro de California en 1848. El racismo y la discriminación contra las personas de ascendencia china se convirtieron en algo habitual, pues eran vistos como intrusos que en los EE.UU., que quitarían el trabajo a los ciudadanos estadounidenses. Pero la realidad era bien distinta. Se enfrentaron al desempleo, la exclusión, la discriminación política y legal y la violencia. Los pocos trabajos a los que podían acceder eran los de más baja cualificación y más peligrosos.

Cuando se estaba preparando el escenario en Europa para el ascenso del Partido Nazi y el eventual conflicto que se convertiría en la Segunda Guerra Mundial, China continuaba en su propia batalla con su vecino, Japón. Los conflictos entre China y Japón se remontan a generaciones.
A principios de la década de 1930, estas tensiones históricas comenzaron a empeorar a medida que Japón buscaba afianzar su control sobre los territorios chinos. En 1937, los dos países estaban en guerra, conocida como la Segunda Guerra Sino-Japonesa.

soy chino, no japonésTodo cambió el 7 de diciembre de 1941, cuando los japoneses lanzaron su ataque sorpresa en Pearl Harbor. Para los estadounidenses de origen chino, de repente, esto significaba que ya no eran vistos como el enemigo. Por el contrario, estadounidenses y chinos ahora comparten un enemigo común.

Después del ataque a Pearl Harbor, los cerca de 75000 chino-estadounidenses que vivían en los Estados Unidos, finalmente tuvieron la oportunidad de salir de la opresión del racismo. Con China convirtiéndose en un nuevo aliado de los esfuerzos de guerra de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, con Japón como un enemigo común, el orgullo chino-estadounidense comenzó a expandirse.

soy chino, no japonés
En un esfuerzo por desviar aún más el hostigamiento, los chino-estadounidenses comenzaron a usar distintivos y a portar banderas para mostrar claramente su herencia china y evitar ser confundidos con los japoneses.

Cuando EE.UU. Entró en la Segunda Guerra Mundial y las tensiones con Japón siguieron en aumento, los estadounidenses de origen chino, e incluso los periódicos chinos adoptaron la retórica anti-japonesa y los apelativos ofensivos raciales utilizados por la prensa norteamericana, que utilizaba rasgos seudocientíficos para distinguir a un japonés de un chino, como los aparecidos en la revista LIFE del 22 de diciembre de 1941.
 Esto llevó a muchos estadounidenses de origen chino a volverse pasivos ante la acusación sufrida por sus vecinos japoneses en suelo estadounidense, y en muchos casos incluso se apropiaron de los trabajos y tiendas que habían sido abandonados por la fuerza por los japoneses una vez que estos habían sido internados en los campos de concentración, como el de Manzanar, en California.

Para saber más:
Tras las huellas de Heródoto
Exordio
Wikipedia
Ranker
Vintage Everyday
Daily Mail

domingo, 16 de febrero de 2020

El doloroso suicidio de Hitler

En el búnker de la Cancillería del Reich en Berlín, el 30 de abril de 1945, El Canciller del III Reich Adolf Hitler y su reciente esposa, Eva Braun, se suicidaron. Mientras, el Reich que el construyó y que duraría mil años, estaba en una ruina total. Los soldados del Ejército Rojo estaban terminando de arrasar la que fue su capital.

A la vez que Berlín caía en manos soviéticas, en los territorios que aún controlaban las fuerzas alemanas, Hermann Göering y Heinrich Himmler, intentaban salvar la vida y su posición ante los aliados occidentales.

Cuando Hitler pudo conocer la noticia de la muerte de su amigo y aliado Benito Mussolini y como su cadáver fue colgado boca abajo de una gasolinera de Milan, dijo a su circulo más cercano:
A mí no me cogerán ni vivo ni muerto. No me convertirán en un muñeco de feria ni se ensañarán con mis restos.
Sabía que si las tropas de Stalin lo tomaban como prisionero, le conducirían a Moscú y podría acabar como Mussolini, expuesto como un animal cazado.

Hacia las tres y media de la tarde Hitler ordenó a sus asistentes de las SS, el Sturmbannführer Otto Gunsche y el Obersturmbannführer Heinz Linge que hiciera guardia en la puerta y se encerró en su despacho junto a su esposa Eva. Pocos instantes después se escuchó un disparo. Gunsche entró y halló a la pareja. Eva estaba descalza, sentada en el sofá y con la cara apoyada contra el hombro de su marido y tenía las piernas encogidas sobre el sofá. junto a ella se hallaba una pequeña pistola regalo de Hitler y un jarrón caído. Hitler, sentado, apoyaba su cabeza en el respaldo. Sangraba por la sien; en su boca había restos de cristal de la cápsula de cianuro. Su mano derecha colgaba inerte y bajo ella, en el suelo estaba la pistola Walter PKK con la que había disparado. En su mano izquierda tenía una fotografía de su madre Klara.

El veneno que utilizaron para cometer el suicidio era cianuro, como buena parte de los dirigentes y oficiales del III Reich que eligieron suicidarse, lo que alimentó la creencia de que el cianuro era un veneno rápido e indoloro. Es rápido y letal, pero de ningún modo indoloro.

Con solo 50 microgramos de polvo el cianuro produce la muerte entre uno y quince minutos. El veneno, que huele a almendras amargas, impide que el oxígeno que transportan los glóbulos rojos de la sangre llegue a las demás células del organismo, de modo que afecta rápidamente al corazón y cerebro, los órganos más necesitados de oxígeno. Las células carentes de oxigeno fermentan y crean ácido láctico, que no puede ser eliminado. El exceso de ácido láctico causa dolor muscular y calambres. El veneno provoca, rápidamente, parálisis respiratoria, convulsiones, sensación de quemazón interna y ahogo. De todo menos una muerte plácida.

Hitler eligió el cianuro por consejo del médico de las SS Werner Haase. Previamente lo probó con "Blondi", su perra pastor alemán, que murió casi al instante. Después, Hitler distribuyó ampollas de veneno entre algunos de los que le acompañaban en el búnker de la Cancillería.

Hitler se había suicidado casi con el mismo compuesto empleado para dar muerte a miles de personas en los campos de exterminio. El Zyklon B, al contacto con el agua, produce gas de cianuro de hidrógeno.

El 1 de mayo Magda Goebbels asesinó a sus hijos pequeños y posteriormente se suicidó con su marido Joseph, el Ministro de Propaganda, por el mismo método que su admirado Führer. Semanas después, Himmler se suicidó también con cianuro tras ser hecho prisionero. Y al cabo de unos meses hizo lo mismo Göering, horas antes de que se fuera a cumplir su sentencia de muerte en la horca emitida por el Tribunal de Nüremberg. Aún perdura el misterio de como pudo conseguir la capsula de cianuro.

Hay cientos de teorías sobre el destino del cadáver de Hitler y sobre si realmente no se suicidó y escapó fuera de Alemania, pero esa es otra historia. La versión oficial es que sus ayudas de cámara trasladaron los cuerpos al exterior del búnker, rociados con gasolina y posteriormente quemados.

Para saber más:
Hasta el último momento: La secretaria de Hitler cuenta su vida, de Traudl Junge y Melissa Müller
SciELO
Como Morir
UAEH
Bioquímica: libro de texto con aplicaciones clínicas
La Razón

domingo, 9 de febrero de 2020

La desesperada defensa de Okinawa

El 6 de abril de 1945, cuando el final de la Segunda Guerra Mundial en Europa estaba cerca, las fuerzas japonesas lanzaron una contraofensiva masiva desde el aire contra las tropas estadounidenses en la isla de Okinawa, con más de 800 aviones, de los que casi 350 eran kamikazes. La mitad de los apartaros fueron derribados. En total, durante la batalla de Okinawa lanzaron 1900 misiones kamikaze. Este no fue el único ataque desesperado para detener el avance aliado hacia Japón.

La batalla por la isla de Okinawa empezó cinco días antes cuando cinco divisiones del ejército de los Estados Unidos y dos divisiones de Marines, con un total de 287.000 soldados empezaron a desembarcar en la isla, situada a tan solo 640 kilómetros de Kyushu, la tercera isla del Japón y cuna de la civilización japonesa. El objetivo de los norteamericanos era hacerse con los aeródromos que dejaría Japón "a tiro de piedra" de los bombarderos y serviría de trampolín para la invasión del archipiélago japonés.

Después de encontrar escasa resistencia en las playas, los estadounidenses no podían creer que tuvieran tanta suerte. A diferencia de los desembarcos anteriores, que fueron auténticas carnicerías, apenas fueron atacados por fuego de mortero y armas de infantería. Al caer la noche habían logrado desembarcar cerca de 60.000 efectivos. Pero esto no era más que una nueva táctica de los japoneses. Esperaron a que los soldados norteamericanos avanzaran tierra adentro y entonces les atacarían desde posiciones protegidas y camufladas.

A pesar del apoyo de la artillería de los acorazados, el avance se hizo muy lento. El retroceso de las tropas japonesas se hizo tremendamente costoso. Los japoneses habían creado una extensa red de túneles que conectaban multitud de búnkers y puestos avanzados de ametralladoras y cañones anticarro por toda la isla. Debían ser despejados uno por uno para evitar ser atacados por la retaguardia. La lucha fue brutal y mortalmente lenta.

En la noche del 6 de abril, los japoneses decidieron realizar un ataque nocturno contra las posiciones estadounidenses. El Alto Mando japonés quería que las fuerzas en la isla mantuvieran su posesión el mayor tiempo posible, sabiendo que si los aeródromos caían, Japón también lo haría.
Los japoneses lazaron una carga masiva, con los oficiales blandiendo sus espadas al frente y al grito de "Banzai". La lucha fue feroz y en muchos casos cuerpo a cuerpo. Esa noche del 6 de abril vio algunos de los combates más feroces de la guerra en el Pacífico.
La carga resultó un inútil sacrificio de vidas humanas que caían segadas por el fuego de ametralladoras, granadas y morteros.

El mar también fue un terreno de lucha desesperada en una carrera hacia el suicidio del mayor coloso de la flota japonesa, el acorazado Yamato. Esta auténtica fortaleza flotante ya había quedado en un segundo plano de una guerra naval que la libraban los portaaviones. El 7 de abril el Yamato y su escolta fueron detectados por aviones estadounidenses. Pasado el mediodía 400 aviones atacaron el convoy y tras una segunda oleada el coloso nipón ya estaba herido de muerte. En apenas dos horas una explosión terminó por enviarlo al fondo del mar llevándose consigo a 2055 hombres de una tripulación de 2332, incluido el vicealmirante Ito, comandante de la flota que moría con su barco.

Aun así la campaña por la isla de Okinawa duró hasta el 22 de junio con un coste tremendo. 107.000 soldados japoneses frente a 12.000 estadounidenses, lo que la convirtió en la más sangrienta para los estadounidenses en la guerra del Pacífico.
Esta fue la primera batalla en la que se capturaron varios miles de soldados del ejército imperial japonés, debido principalmente a que muchos eran tropas indígenas sin el código de honor japones que establecía que era preferible la muerte que el deshonor de ser hecho prisionero. Entre las tropas japonesas se encontraban 1.500 alumnos de secundaria que formaron la unidad de Tekketsu Kinnotai (Voluntarios de Sangre y Hierro) y unas 660 alumnas de enfermería para atender a los heridos durante la batalla.

Los que se llevaron la peor parte fueron los civiles, con 100.000 muertos, aunque las cifras son estimativas, pudiendo llegar a las 142.000 según el ejército norteamericano. Estas cifras tal elevadas de civiles se debe a que, en primer lugar, los mandos militares no permitieron que abandonaran la isla y fueron usados como escudos humanos. También la propaganda japonesa inculcó entre la población la creencia de que los norteamericanos eran unos demonios que los torturarían y violarían a sus mujeres para después matarlos cruelmente. Para evitarlo se les dio granadas para que que se inmolaran las familias -algunos fueron obligados a hacerlo-. Otros decidieron lanzarse por los acantilados tras lanzar por ellos a sus hijos.
Esas afirmaciones tenían una pequeña parte de verdad ya que algunas cifras calculan que cerca de 190.000 mujeres fueron violadas por los aliados durante la guerra, aunque para los japoneses era también una práctica habitual en los territorios conquistados y establecían prostíbulos con mujeres de esas zonas ocupadas, las que llamaban mujeres de confort.

Para saber más:
Eurasia 1945
Historia Bélica
David López Cabia Blog
Libertad Digital
Detectives de la Historia

domingo, 2 de febrero de 2020

Trajes de novia y paracaídas

La Segunda Guerra Mundial fue un auténtico desafío no solo para quienes luchaban en primera línea de combate sino también para quienes se quedaban en casa. Uno de los más grandes fue el del racionamiento, que supuso que la población tuvo que prescindir de muchas cosas por la victoria.

Una vez que la guerra terminó, volver a la normalidad no fue una tarea fácil considerando lo devastadores que fueron los años de guerra, especialmente en Europa. El racionamiento continuó vigente en los años de postguerra, y la gente tenía usar su dinero sabiamente porque el costo de casi todo había aumentado por lo que tambien floreció el mercado negro.

La tela era tan cara que muchas mujeres no podían permitirse un vestido de novia decente, y muchas de ellas tuvieron que improvisar con los escasos materiales de que disponían. Su inventiva fue más allá, como los hermosos vestidos de novia hechos con la seda y el nailon de los paracaídas.

Un buen número de vestidos confeccionados con paracaídas se exhiben en varios museos, como el Imperial War Museum, de Londres.

La tela de seda era un material ideal para la fabricación de los paracaídas debido a que era resistente al fuego, fuerte, liviana y fácil de empaquetar. El color de los paracaídas era por lo general blanco, probablemente porque el costo del teñido se consideraba prohibitivo o debido a razones de camuflaje. De este modo combinar las características de la seda con el color de los paracaídas utilizados durante la Segunda Guerra Mundial aparece un vestido de novia perfecto.

Durante la guerra la seda se convirtió en un "asunto militar" y la única seda disponible se destinaba para la fabricación de paracaídas. Asi que finalizada la contienda el paracaídas del novio eventualmente se podía transformar en el deslumbrante vestido de la novia.

Hacia el final de la guerra la seda fue sustituida por el nailon, un material sintético y de unas características muy similares para la fabricación de los paracaídas; debido a que era muy costosa la importación de seda de Asia, y menos aún desde Japón. Por este motivo muchas novias hicieron sus vestidos de novia de blancos paracaídas de nailon reutilizados.

Una de las historias más conmovedoras de un vestido de novia es la de Claude y Ruth Hensinger. En lugar de un anillo de pedida, el mayor Claude Hensinger, piloto de B-29, utilizó el paracaídas de nailon que le salvó la vida durante la Segunda Guerra Mundial cuando su aparato fue derribado, para pedirle matrimonio a su novia Ruth.
Le contó que era el paracaídas que le salvó la vida y le pidió que hiciera un vestido de novia con el. Ruth, junto a una costurera local, confeccionaron el vestido inspirado en la película "Lo que el Viento se Llevó" para el día más feliz de su vida. Ni todas las telas más finas del mundo pudieron reemplazar al nailon del paracaídas que salvó la vida de su futuro esposo. La pareja se casó el 19 de julio de 1947. El vestido también fue usado por su hija y por su nuera antes de ser donado al museo Smithsonian.

En 2014 los diseñadores canarios Marco Marrero y María Díaz confeccionaron un traje de novia con un paracaídas de la RAF rescatado de una playa en 1939.

Para saber más:
Material Memories: The Parachute Wedding Gowns of American Brides, 1945-1949, tesis de Carolyn Wagner
Smithsonian
Marco y Maria
Supercurioso
The Jewish Woman
Pinterest

domingo, 26 de enero de 2020

Esclavas sexuales en los campos de concentración nazis

La Segunda Guerra Mundial está llena de historias de supervivencia y lucha; y un lugar donde la lucha por la supervivencia era extrema era en los campos de concentración que el III Reich creó por todos los territorios que controlaba.

Esclavas sexuales en los campos de concentración nazis
Fotograma de la película Kapo (1960)
El hecho de que en los campos de concentración existieran prostíbulos era un hecho que permaneció oculto durante mucho tiempo. Hasta que en 1972 Heinz Heger publicó un libro en el que se hablaba del asunto y durante la década de los 90 surgieron diversos libros con testimonios sobre las experiencias de algunas supervivientes que fueron obligadas a ejercer como prostitutas en los campos.

Las mujeres procedían de los países ocupados, un gran número de la misma Alemania y casi todas fueron a parar al campo de Ravensbrück, desde donde eran transferidas a otros campos. Estas mujeres, de poco más de 20 años, debían llevar cosido un triangulo negro que las marcaba como asociales. La clasificación de asociales, desde 1938, incluía a mendigos, prostitutas y gitanos, entre otros. La mujeres que tenían lazos políticos considerados sospechosos o que tuvieran relaciones con judíos o que cambiaran muy habitualmente de trabajo tambien eran incluidas en esta categoría.

Se tiene constancia de que el Reichsführer-SS Heinrich Himmler ordenó crear prostíbulos hasta en diez campos diferentes. El primero de ellos abrió sus puertas el 11 de junio de 1942, en Mauthausen y el último, en 1945, el de Mittelbau-Dora.

Esclavas sexuales en los campos de concentración nazisLos burdeles, creados para incentivar el trabajo de los prisioneros que producían armamento, se instalaban en barracones especiales, llamados Sonderbaracke. En estos barracones contaban con un dormitorio para las mujeres, un aseo con bañera y habitaciones individuales para recibir a los hombres. En el caso de Auschwitz era el barracón 24, donde llegó a haber hasta 21 mujeres trabajando a la vez.

Cuando llegaban a Ravensbrück, las mujeres eran seleccionadas por los SS que les prometía que después de 6 meses serían liberadas. A las elegidas se las bañaba y vestía con ropa de calle, para dar más normalidad y se las alimentaba para que estuvieran más saludables. Por supuesto, ninguna de ellas podía ser judía.

El funcionamiento del prostíbulo estaba perfectamente organizado. Los reclusos que ganaban un vale para entrar en el barracón, pagaban al oficial de las SS y antes de entrar, pasaban una revisión médica. Posteriormente entraban en un sorteo para establecer el orden en el que pasarían a las habitaciones. Cada 15 o 20 minutos se hacía sonar una campana para que salieran. Todas las habitaciones tenían una mirilla por donde los guardias podían ver lo que sucedía dentro. Tambien se llevaba un registro de cada usuario.

Frau W., una de esas mujeres, cuenta:
Nos dijeron que estábamos en el prostíbulo, que éramos afortunadas. Que volveríamos a comer bien y tener suficiente agua. Si nos comportábamos y cumplíamos nuestro deber, no nos pasaría nada.
Frau W. recibía hasta 5 hombres cada hora. Mientras los guardias que las vigilaban lo veían todo y se reían de ellas. Algo que para Frau W. era tremendamente doloroso. Aunque para su suerte muchos de los hombres que la visitaban tan solo querían conversar, tener compañía.

Esclavas sexuales en los campos de concentración nazis
Esta mujeres solían ser envidiadas por otras internas, debido a que tenían mejor comida y un mejor trato por parte de los guardias. Pero no era tan fácil. Los abusos a los que fueron sometidas la internas eran extremos. Eran sometidas a una esterilización y si quedaban embarazadas se la obligaba a abortar.
Sin cumplir la promesa que se les había hecho eran devueltas a Ravensbrück, totalmente deshechas, con su cuerpo roto y una mirada sin vida. Sin esperanza.

Acabada la guerra, todas estas mujeres fueron olvidadas al no ser consideradas como prisioneras sometidas a trabajos forzados, ya que algunas de ellas se dedicaban anteriormente a la prostitución o que lo hacían "voluntariamente". Muy pocas atrevieron a contar su terrible y traumática experiencia, la mayoría ha optado por el silencio, como sucedió con las mujeres de confort coreanas o chinas, sometidas a abusos por los soldados del ejército japonés. Tampoco los museos de los antiguos campos han dedicado atención a lo que sucedía en los Sonderbaracke.

Para saber más:
Das KZ Bordel (el burdel del campo de concentración), de Robert Sommer (en alemán)
Auschwitz: los nazis y la solución final, de Laurence Rees
El Ciudadano
Cultura Colectiva
Pikara Magazine
La Gaceta
El trabajo nos hace libres
ABC

domingo, 19 de enero de 2020

El restaurante de los nazis de Madrid

El 18 de noviembre de 1943, en la calle de Alfonso XII de Madrid, tuvo lugar un gran evento para los jerarcas nazis en la capital de España. Se inauguraba el mítico restaurante Horcher. Ese día el restaurante se llenó de esvásticas y uniformes nazis, así como de miembros de la Falange y otros simpatizantes nazis de la alta sociedad madrileña.

El Horcher berlinés fue inaugurado en 1904 en la Martin Lutherstrasse, 21 y pronto se convirtió en uno de los locales más selectos de Berlín, por su lujo, su excelente comida y su impecable servicio. Incluso antes de la llegada del III Reich en 1933 ya se había convertido en el restaurante de referencia para los líderes nazis. Cada día se llenaba de uniformes negros y camisas pardas que se mezclaban con influyentes hombres de negocios para degustar su excelente comida alemana.

El cliente más importante del restaurante era el jefe de la Luftwaffe, Hermann Göring, que tenía amistad con Otto Horcher, el propietario, desde sus tiempo de piloto en la Primera Guerra Mundial junto al as de la aviación Von Richtofen, el famoso Barón Rojo. Göring celebraba sus victorias en el Horcher, como en 1934, cuando tras la Noche de los Cuchillos Largos, acabaron con Ernst Röhm y sus SA, por medio de las SS y la Gestapo. En la celebración estaban junto a Göring, Heinrich Himmler, jefe de las SS y Reinhard Heydrich, futuro jefe de la Gestapo y otros importantes dirigentes nazis. En la celebración se dieron un festín de cangrejos.

Debido a los bombardeos aliados, el restaurante se tuvo que trasladar en 1942 de Berlín a una villa en Wannsee, cerca del lugar en el que se celebró la conferencia en la que se resolvió la "solución final de la cuestión judía". Poco mas de un año después, debido al racionamiento, era inviable mantener el restaurante en Alemania y Horcher decidió trasladar el restaurante a un país amigo de Alemania. Y se decidió por hacerlo en la "neutral" España.

Gracias a sus contactos, Horcher recibió la cooperación y la financiación de Walter Schellenberg, jefe de la SD (servicio de inteligencia de las SS) que vio con ello la oportunidad de usar el restaurante como fuente de información y de apoyo a la causa nazi en Madrid.
La construcción del restaurante costó unos 250.000 francos suizos que fueron blanqueados a través de Lisboa y el jefe de la Gestapo en Madrid, Hans Eugen Mosig.

El lujoso restaurante se montó frente al parque del Retiro, con un gran salón comedor y dos salas privadas con la mejor mantelería, cubertería y vajilla traídas directamente de Alemania. El personal, incluyendo a un chef de Berlín, eran todos alemanes. Con ello se pretendía convertir al Horcher en el más lujoso de Madrid. Por la fama del Horcher Berlinés, el madrileño rápidamente se convirtió en el lugar preferido de los altos cargos alemanes y sus amistades en Madrid. Lo que no sabían era que sus conversaciones sería escuchadas por la Gestapo y posiblemente por los espías aliados que se encontraban en Madrid y que además del Horcher frecuentaban otros locales como la sala de fiestas Pasapoga, el café Lyon o el salón de té Embassy.

Cuando la guerra tocaba a su fin y el III Reich ya había caído, el Horcher se convirtió en un importante lugar de encuentro para un buen número de los nazis que huían hacia Argentina que en ocasiones se reunían con Carlos Horst Fuldner, capitán de la SD, que fue interprete de la División Azul y que diseñó rutas para los nazis que deseaban huir de los Aliados.

Según afirma Elisabeth Horcher, el el libro "Los Horcher" su abuelos "no eran simpatizantes del régimen, ni en Madrid ni en Berlín".

El restaurante aún permanece en la misma ubicación y sigue manteniendo su aire distinguido y exclusivo, por supuesto sin relación alguna con su pasado. En el restaurante, regido aún por descendientes de su fundador, se pueden disfrutar magníficos platos de caza, como la perdiz a la prensa y el tradicional y delicioso postre alemán, Baumkuchen (pastel de árbol).

Para saber más:
Nazis en Madrid, de Peter Besas
La Lista Negra, de José María Irujo
Los Horcher, de Elisabeth Horcher y Mª Ángeles López de Celis
ABC
Restaurante Horcher
Sheldon Kirshner
Washington Post
Wikipedia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...