domingo, 27 de febrero de 2022

Las V-1 estadounidenses

Dentro de los planes de invasión estadounidenses a las islas del Japón, en la Operación Downfall, se planteaba el uso de una arma diseñada por lo que se conoce como "ingeniería inversa". Un proceso por el que se obtiene la información de un diseño, cuando no se dispone de sus planos o esquemas, mediante el desmontaje y la observación de las piezas que lo componen, para copiarlo o mejorarlo.

Las V-1 estadounidenses
Este proceso se llevó a cabo con la V-1, la bomba volante alemana

Los aliados supieron de la existencia de las V-1 desde el verano de 1942 gracias a los daneses que descubrieron un prototipo que cayó a unos 120 km del centro de investigación y lanzamientos de Peenemunde, fundado en 1937.

Con fotografías y bocetos de la V-1, los estadounidenses decidieron comenzar el desarrollo de bombas jet. El trabajo se le encargó a la Northrop Aircraft, que diseñó un avión de ala volante con dos turborreactores y 1800 kg de explosivos. El prototipo de la JB-1 (Jet Bomb-1) voló por primera vez en agosto de 1944, pero como un planeador. 

La gran oportunidad llegó unas semanas después de que cayeran las primeras V-1 sobre Gran Bretaña, el 12 de junio de 1944. En julio de 1944, los ingenieros estadounidenses ya tenían algunas V-1, que cayeron sin explotar, llegadas de Gran Bretaña y se pusieron a trabajar mediante ingeniería inversa con el motor Argus As 014 alemán, en Wright Field. Gracias a ello diseñaron, o más bien copiaron, la V-1, llamando a la bomba volante JB-2, el primer misil guiado producido en masa por los estadounidenses

Las V-1 estadounidenses
La JB-2 era prácticamente idéntica a la V-1 alemana, tan solo se diferenciaba ligeramente en el soporte y en sus dimensiones, siendo la JB ligeramente más larga (61 cm) y más ancha (6,35 cm de envergadura), así como una mayor superficie alar de 18,5 m2, cuando la V-1 tenía 17,7 m2. Unas diferencias inapreciables a simple vista. Tras diversas pruebas se decidió cambiar el sistema de guía alemán por una sistema de radar que se diseñó para una bomba de la armada

El primer lanzamiento de prueba de la JB-2 se realizó en la base aérea del Ejército, en Eglin en Florida el 12 de octubre de 1944. Tras diversos intentos fallidos por errores de calculo o fallos en los motores fabricados se consiguió pulir el diseño y se realizó un pedido inicial de 1,000 unidades, estimando llegar a las 75.000. La fabricación se diversificó en varias empresas. Las estructuras las fabricaría Willys-Overland, el motor los haría Ford, designado como PJ3; Heintz Co. se dedicaría a los controles de vuelo y guía y Monsanto diseñaría el sistema de lanzamiento mientras Northrop suministraba los trineos de lanzamiento. La primera entrega llegó en enero de 1945

Las V-1 estadounidenses
El mando supremo aliado decidió que en Europa se realizaría el bombardeo estratégico en detrimento de las JB-2, además en enero de 1945 el número de objetivos estratégicos en Alemania era cada vez más limitado y la guerra ya tocaba a su fin. La producción de las JB-2 siguió adelante, aunque reducida, para ser usada contra Japón. Dentro de la Operación Downfall se estudió realizar un bombardeo masivo durante varios meses antes de las operaciones de desembarco, utilizando los medios navales aéreos y las bombas volantes JB-2 lanzadas desde diferentes navíos y que estaban en camino cuando la guerra acabó en Europa.  

Las V-1 estadounidenses
El lanzamiento de las bombas nucleares sobre Hirshima y Nagasaki que llevaron a la rendición del Japón, cancelaron definitivamente la Operación Downfall y el 15 de septiembre se detuvo la fabricación de las JB-2 y ninguna fue lanzada sobre Japón. Hasta el final de la guerra se llegaron a fabricar casi 1.400 JB-2.

La guerra no detuvo el desarrollo de bombas volantes y se siguieron haciendo pruebas con las JB-2 que se habían fabricado hasta los años 50 y sirviendo como base de los primeros misiles de crucero superficie-superficie MGM.

En paralelo también se trabajó con las V-2, pero más dirigidas al proyecto espacial. De hecho, la primera fotografía tomada desde el espacio se realizó con uno de estos cohetes.

Hay cerca de una veintena de JB-2 repartidas por varios museos de EE.UU., así que si ves una V-1 con distintivos estadounidenses no es un error, los estadounidenses tambien tuvieron sus V-1. 


Para saber más:
The Evolution of the Cruise Missile, de Kenneth P. Werrell 

domingo, 20 de febrero de 2022

Españoles en el ejército británico

Tras la derrota de la Segunda República en la Guerra Civil, miles de españoles tuvieron que abandonar España a través de los Pirineos en penosas condiciones o a través del mar. El último barco con exiliados fue el carguero Stambrook y partió del puerto de Alicante el 28 de marzo de 1939.

Los exiliados recalaron en muchos lugares. Unos se unieron a ejército rojo, otros al francés o los grupos de trabajadores que construyeron el Muro Atlántico y muchos se unieron a la resistencia. Cerca del millar acabaron uniéndose al ejército británico.

Españoles en el ejercito británico

Los españoles en el ejército británico sirvieron principalmente en el Cuerpo de Pioneros (Pioneer Corps), pero muchos pudieron unirse a diversas unidades de infantería, comandos y hasta el famoso SAS.

En el Number One Spanish Company  sirvieron españoles procedentes de diversos cuerpos y lugares, pero la mayoría con experiencia en la Guerra Civil Española. Unos llegaron desde unidades de la Legión Extranjera francesa que se encontraban en Francia. A ellos se unieron algunos componentes de la 185ª Compañía de trabajadores españoles (185 Spanish Labour Company), reclutados directamente del campamento de Gurs apara el British Expeditionary Force. La mayoría llegaron procedentes de 13 ª Semi Brigada de la Legión Extranjera francesa que lucharon en Narvik, cuando la fuerza expedicionaria tuvo que regresar a Gran Bretaña, a través de Francia, tras la caída de Noruega, también en 1940. 

Durante ese periodo de la guerra, el ejército británico prohibía el uso en combate de soldados extranjeros en sus unidades, así que estos españoles pasaron a formar parte de los Pioneer Corps, como la Number One Spanish Company, formada por unos 250 efectivos. Su desempeño estaría en labores de apoyo a otras unidades. Entre 1942 y 1943 trabajaron en Gran Bretaña junto a unidades neozelandesas como compañías forestales, junto a ellos también trabajaron en los bosques de las Ardenas.

Españoles en el ejercito británico
Juan Torrents Abadía alias John Colman
Foto propiedad de Cliff Colman
Aunque en el mismo Día D desembarcaron varias unidades de los Pioneer Corps, la Spanish Company Number One desembarcó en Arromanches, en Normandía el 14 de agosto de 1944. A su llegada tuvieron que realizar trabajos de almacenamiento y logística para el frente. En esos días las playas de Normandía eran un auténtico hervidero de vehículos, pertrechos y personal.

Continuaron con sus labores según avanzaba la guerra y al finalizar trabajaron en tareas de seguridad y en recuperación de material militar, hasta que en enero de 1946 fueron desmovilizados. A los extranjeros que sirvieron en el ejército británico se le dio la posibilidad de quedarse en Gran Bretaña por lo que prácticamente todos se quedaron.

Pero estos soldados no fueron los únicos en el ejército británico. Otros sirvieron en diversas unidades de combate. Un número significativo de los que sirvieron en la Number One Spanish Company se pasaron a los Comandos y unos 140 de ellos al SOE, el Servicio de Operaciones Especiales

Españoles en el ejercito británico
Más de una docena de españoles republicanos sirvieron en comandos del SAS. Todos tenían experiencia de combate en la Guerra Civil española y algunos procedían de grupos reclutados por el ejército francés en campos de refugiados situados en el sur de Francia durante 1939. Otros procedían de la Legión Extranjera Francesa estacionado en Siria o el Líbano. 63 de estos españoles se unieron al ejército británico primero en el Queen's Royal Regiment y luego en el 50th Middle East Commando  en 1940, en Egipto. Todos pasaron al batallón D de Layforce en Creta. Tras la toma de Creta por parte de los alemanes en 1941, algunos lograron escapar. Los españoles capturados que sirvieron en los comando se hicieron pasar por gibraltareños, gracias al médico del 50 grupo de comandos. En abril de 1943 cerca de la mitad de los que sirvieron en Creta pasaron al 361 de los Pioneer Corps en Argelia. Dos fueron al 1º Regimiento de Servicios Especiales y de allí pasaron al 2º SAS, en 1943, como otros que terminaron en los 3º y 4º formados principalmente por franceses. Algunos de esos españoles que sirvieron en el SAS fueron Juan Torrents Abadía (John Colman), Francisco Gerónimo (Frank Williams), Ángel Camarena (Alan Cooper) y Rafael Ramos. 

Algunas fuentes afirman que algunos españoles participaron individualmente en el Long Range Desert Group (LRDG) pero debido a que algunos de ellos solían adoptar un nombre falso, al haber desertado de unidades francesas. No hay pruebas sobre ello pero es posible que futuras investigaciones lo confirme o desmienta.

Españoles en el ejercito británico
Tras la caída de la isla de Creta en manos alemanas, algunas fuerzas británicas lograron escapar a Egipto. Allí unos 5 españoles se volvieron a unir al Queen’s Royal Regiment, perteneciente a la 7º División Acorazada Británica, las famosas "Ratas del Desierto" que lucharon con Montgomery. Entre ellos está un tal Mena, que formó parte del canje de prisioneros del puerto de Barcelona en octubre de 1943. Junto a Mena, otro apellidado Esteve, llegaron a participar en el Día D.

Como aviador, hubo un español excepcional, José María Carreras Dexeus. Este pionero de la aviación española prestó servicio como piloto del Air Trasport Auxiliay, servicio perteneciente a la RAF, siendo el piloto que llevó al primer ministro Winston Churchill a la reunión de Yalta con Roosevelt y Stalin, en febrero de 1945.

Los cerca de 140 de españoles que pasaron al SOE realizaron diversas operaciones de sabotaje, información o apoyo a los grupos de la Resistencia en Europa, algunos de ellos (ex miembros de la Legión Extranjera Francesa) participando en la Operación Postmaster, en Guinea Ecuatorial. Cuatro de los participantes regresaron a Gran Bretaña para entrenar con el resto de sus compañeros del SOE.

Quiero dar mi más sincero agradecimiento a Séan Scullion por su inestimable, y desinteresada, ayuda aportándome muchos datos importantes para contar la historia de estos españoles que sirvieron en el ejército británico. 

Para saber más:
Number 1 Spanish Company, de Antonio Grande Catalán (memorias)

domingo, 13 de febrero de 2022

Jack Churchill: el soldado que combatió con espada y arco

Autor invitado: Pablo Montoya

De la Segunda Guerra Mundial han sobrevivido numerosos relatos sobre soldados increíbles como Desmond Doss o el oso Wojtek, entre otros. Relatos que a veces son magnificadas por la propaganda. En esta ocasión trataremos el relato de un soldado británico llamado Jack Churchill que combatió en algunas ocasiones armado con arco y una espada escocesa. 

Se dice que Jack Churchill fue un soldado británico como ninguno, ya que este se adentraba en el campo de batalla con armas de otra época. Nace en septiembre de 1906, en Hong Kong, su familia viaja a Inglaterra en 1917. Ya para 1927 se gradúa en la Royal Military School, luego deja el ejército y se emplea en distintos trabajos hasta que en 1939 gracias a sus entrenamientos en el tiro con arco pasó a representar a Gran Bretaña en los Campeonatos Mundiales de Arquería en Oslo.

Antes de comenzar la Segunda Guerra Mundial, sirvió en el ejército británico en defensa de las colonias que mantenían en aquel entonces pero se retiró en 1936. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Jack se alista nuevamente para combatir en el bando aliado, lo increíble de este soldado son las hazañas que se contaron de él. Algunos testimonios cuentan que dio muerte a un soldado alemán con su arco en pleno campo de batalla cuando las tropas expedicionarias británicas se retiraban de Dunkerque

Enviado a Francia, formando parte de la fuerza expedicionaria Británica, combatió en las playas francesas de Dunkerque encargándose de comandar una pequeña unidad de soldados y es rescatado junto con sus hombres a tiempo de ser capturado en la llamada Operación Dinamo, en la que más de 300.000 soldados franceses, británicos y canadienses son rescatados en las playas de Dunkerque, en medio del inminente avance del ejército alemán. En 1941 es uno de los elegidos para combatir en la Operación Archery de Noruega. Ocupada por alemanes, los objetivos de los británicos eran: enviar una incursión para acabar con la producción de aceites que utilizaban los alemanes para fabricar explosivos y dividir las fuerzas alemanas entre Noruega y el frente oriental. 

En 1943 Jack es enviado a Salerno, Italia. Junto a sus compañeros capturaron a más de 40 alemanes y durante el asalto se dice que portaba una espada. Por ello fue condecorado. Fue capturado en 1944 en Yugoslavia mientras colaboraba como comando con los partisanos de Tito. Esperó a ser capturado tocando con la gaita la canción tradicional "Will Ye No Come Back Again?".Enviado al campo de concentración de Sachenhausen, en Alemania de donde logró escaparse. Capturado nuevamente, fue enviado a otro campo, esta vez, en Austria.

Al verse superados, los alemanes abandonaron a los prisioneros a su suerte. Jack se encontró con tropas estadounidenses y se unió de nuevo a la batalla. Al final sobrevivió, combatió en el conflicto de la guerra civil palestina de 1947 y murió en su país natal en 1996.

La primera fotografía que ilustra el artículo es un documento fotográfico con el que se le da credibilidad a las historias y hazañas de Churchill en la Segunda Guerra Mundial. En la fotografía puede verse a Jack portando una espada escocesa Claymore mientras lideraba el desembarco y el asalto a una batería artillera en las costas de Noruega, durante la denominada Operación Archery en diciembre de 1941

Con respecto a la historia del arco, ya hemos visto que practicaba la arquería como deporte, así que, si lo pensamos, puede ser posible. Incluso a principios de los años 50 la productora estadounidense Metro Goldwyn Mayer lo contrató para interpretar a un arquero en las películas de aventuras como "Ivanhoe" o "El ladrón de Bagdad". Queda a criterio de cada quien, ya que la información con respecto a si ejecutó a soldados en combate con el arco es muy poca y son tan solo testimonios.

La hazaña de Jack que sí está documentada es el rescate que realizó de unos 500 sanitarios y heridos durante la masacre del convoy médico de Hadassah durante el conflicto de la guerra civil palestina de 1947. En 1948 junto a doce soldados de su escuadrón, proporcionó fuego de cobertura contra las fuerzas árabes. Muchas personas perecieron en el conflicto, sin embargo al terminar Jack coordinó la evacuación de los médicos y heridos del convoy permitiendo que llegaran a su destino, el hospital Hadassah de Israel.  

Pablo Montoya es un apasionado por la historia y la cultura de tiempos remotos y presentes. Por eso se dedica a hablar y escribir sobre ello en su blog Estructura Espiral y sus redes sociales.

Para saber más:
Estructura Espiral
Wikipedia
Daily Mail
El Español
Daily Mail

domingo, 6 de febrero de 2022

Un mismo nombre y dos guerras mundiales

Del 21 de febrero al 18 de diciembre de 1916 tuvo lugar la Batalla de Verdún, la más sangrienta de la Primera Guerra Mundial entre Franceses y Alemanes. Apenas dos años más tarde llegaron los norteamericanos en ayuda de Francia.

Por esa región de Francia pasaron las tropas norteamericanas. Entre ellos se encontraba un soldado de Chicago llamado Austin White.

Siguiendo la costumbre de grabar las paredes como recordatorio de su paso por el lugar, el soldado White, hizo lo propio en una de las fortalezas por las que pasó y dejó la inscripción:
Austin White - Chicago, Illinois - 1918
27 años después, durante la Segunda Guerra Mundial, el soldado White, volvió a la misma fortaleza de Verdún y volvió a inscribir su nombre, pero con distinta fecha:
Austin White - Chicago, Illinois - 1945
A ella añadió:
This is the last time I want to write my name here.
(Esta es la última vez que quiero escribir mi nombre aquí) 
Como Austin White muchos otros participaron en las dos guerras mundiales. Sirva como ejemplo, el General George Patton, que fue capitán durante la Primera Guerra Mundial al mando de una unidad de tanques y general durante la siguiente. También está el mismísimo Adolf Hitler, que luchó en la primera, como cabo y provocó la segunda como Führer del III Reich alemán.

Para saber más:
Hechos insólitos de la Segunda Guerra Mundial, de Jesús Hernández
Webster's Guide to American History