domingo, 11 de febrero de 2024

Los camiones de hormigón

En una anterior entrada hablábamos de un acorazado de hormigón en las Filipinas y en otra sobre la primera heladería flotante tambien fabricada con este material de construcción. En esta ocasión traemos unos peculiares vehículos fabricados por los británicos.

Los camiones de hormigón
En los primeros compases de la guerra había escasez de vehículos blindados y surgió de la mente de John G. Ambrose y Charles B. Mathews blindar con hormigón vehículos preexistentes y presentaron su proyecto Bison (bisonte) al Ejército, que lo terminó aprobando. La relación de estos dos hombres con el cemento forjado viene de cuando sirvieron en el Cuerpo de Ingenieros británico durante la Primera Guerra Mundial, cuando crearon búnkers prefabricados. Tras el conflicto decidieron unirse para fundar la Concrete Ltd., y dedicarse a la fabricación de estructuras prefabricadas. 

Para desarrollar los bisontes no se partió de un modelo determinado, se recurrió a aprovechar los camiones de los que se iban disponiendo, tanto civiles como militares. Esto hizo que cada Bison fuera una pieza única y peculiar. Para crear estos búnkers rodantes se los dejaba en el chasis y posteriormente se realizaba un encofrado de madera para para verter el hormigón. 

Los camiones de hormigón
Se calcula que se fabricaron entre 200 y 300 vehículos. Lamentablemente, no hay ningún superviviente. En el museo de aviación de Lincolnshire, en East Kirkby, se encuentra la única pieza original perteneciente a un bison y en el museo de tanques de Bovington exhiben una réplica de fibra de vidrio de un Thornycroft Tartar 6X4 de 1931. Curiosamente estos vehículos comparten el nombre con un cañón autopropulsado alemán, que se montaba sobre el chasis del PzKpfw 38(t) SdKfz 140.

Los camiones de hormigón
El hormigón se siguió utilizando para intentar aumentar el blindaje de los carros de combate pero con escaso éxito ya eran incapaces de detener los proyectiles de carga hueca y los tanques adquirían un peso extra que los hacía mucho más lentos y gastar más combustible. No hay que confundir este blindaje con el Zimmerit ya que este producto lo desarrollaron los alemanes para evitar las bombas magnéticas y no ofrecían un blindaje real. Los soviéticos llegaron a crear un blindaje total de hormigón para el T-34, pero se terminó descartando por su coste. 

Esta curiosa historia me ha hecho recordar los tres tanques construidos con cemento en Menorca, situados junto a la carretera de la Mola, entre el Cap Negre y Es Freus. 

Para saber más:
Foro Transporte Profesional
Blitzkrieg
Menorca
Historias SGM

domingo, 28 de enero de 2024

El peligroso paso de "La Joroba"

La Segunda Guerra Mundial en Asia tiene un buen número de hechos prácticamente desconocidos. Uno de ellos fue el peligroso paso de la cordillera más alta de la Tierra que realizaban los aviones aliados para abastecer de pertrechos a las tropas chinas que luchaban contra Japón en lo que las tripulaciones llamaron "La Joroba", "el sendero de aluminio" o "el sendero luminoso". 

El peligroso paso de "La Joroba"
A comienzos de 1942 los japoneses habían conseguido llegar a la parte nororiental de la India, que por entonces se encontraba bajo gobierno británico, cerrando de este modo a ruta terrestre hacia China a través del norte de Birmania. De este modo establecer un corredor aéreo se convirtió en la única opción posible, aunque supusiera un elevadísimo riesgo. Incluso en la actualidad las rutas comerciales rodean la imponente cordillera del Himalaya. 

Desde el 8 de abril de 1942, y durante tres años y medio, los aliados mantuvieron una vital ruta de transporte aéreo con la que enviaron 650.000 toneladas de suministros desde Assam y Bengala para aprovisionar a las fuerzas chinas que luchaban en Kunming y Chungking cruzando el Himalaya por Arunachal Pradesh, en el noreste de la India. Pero esa ayuda tuvo un coste humano y material que supuso perder casi seiscientos aparatos y más de mil seiscientos muertos y desaparecidos.

El peligroso paso de "La Joroba"
La ruta de 800 kilómetros era tremendamente peligrosa. Había que volar sobre aldeas instaladas en pendientes pronunciadas, hondos desfiladeros y valles surcados por estrechos arroyos y ríos. Los vuelos, que en muchas ocasiones realizaban jóvenes e inexpertos pilotos se encontraban con un clima que cambiaba a cada minuto y cada kilómetro. A las altitudes que volaban, el hielo podía congelar los aparatos y las tormentas primaverales, con fuertes vientos, nieve y granizo supusieron un auténtico desafío. Durante la misma tormenta 9 aparatos se estrellaron, perdiendo a 27 tripulantes y pasajeros. Debido a las potentes turbulencias y la escasa visibilidad, los aviones se desviaban tanto de su rumbo que se estrellaban contra montañas que los pilotos ni siquiera sabían que estaban ahí. Los aviones de transporte, generalmente muy cargados, cogidos por una corriente descendente, podían reducir bruscamente su altitud más de 1.500 metros para a continuación ascender con la misma rapidez. 

El peligroso paso de "La Joroba"
En una ocasión un Curtiss C-46 Commando, con el que se hacían la mayoría de los viajes, terminó estrellándose del revés después de toparse con una de estas corrientes a 7.600 metros de altitud. En otro accidente a causa del hielo un avión que transportaba soldados chinos sin paracaídas tuvo que hacer un aterrizaje forzoso. El copiloto y el operador de radio saltaron y estuvieron perdidos durante dos semanas hasta que unos nativos los encontraron. Estos viajes tambien se realizaban en Douglas C-47 Skytrain o con algunos de los más pequeños Beechcraft C-45 Expeditor.

A pesar de haber pasado muchas décadas la Agencia de Contabilidad de Prisioneros de Guerra y Perdidos en Acción del Departamento de Defensa de Estados Unidos, encargada de los soldados desaparecidos en combate, ayudada por expertos en rescates en alta montaña, escaladores, médicos y arqueólogos forenses aún siguen buscando los cuerpos de los desaparecidos atravesando selvas y superando altitudes de más de 4.500 metros. Desde 2009 han logrado encontrar una veintena de aviones estrellados y los cuerpos de algunos de sus tripulantes.

En 1945, la madre de Joseph Dunaway, un piloto desaparecido escribió:

¿Dónde está mi hijo? Me encantaría que el mundo lo supiera

¿Ha cumplido su misión y ha dejado la tierra abajo?

¿Está allá arriba en esa hermosa tierra, bebiendo en las fuentes, 

o sigue siendo un vagabundo en las selvas y montañas de la India ?

Para saber más:
El Diario
Wikipedia
Nueva Rioja
Papel y Tinta
Infobae
BBC

domingo, 14 de enero de 2024

Los maestros de la desnazificación

Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, los aliados llevaron a cabo un plan al que llamaron "desnazificación de la población civil" con el que eliminar todo rastro de nacionalsocialismo. Entre las medidas estaba la reanudación de la actividad educativa.

Para evitar que en las escuelas alemanas impartieran clase profesores condicionados por su pasado nazi y que la juventud alemana recibiera así una educación democrática, se llevó a cabo un programa de estudio para que los graduados accedieran a la docencia, que en la zona de ocupación soviética, también se extendió a jóvenes trabajadores. Eran los Neulehrer. Estos nuevos maestros de la desnazificación creados por los Aliados, en sus zonas de ocupación, desde 1945 hasta 1949 incluía a quienes pudieran demostrar algún grado académico y que no hubieran tenido vinculación alguna con el NSDAP, o con sus organizaciones. 

Entre los Aliados occidentales, el programa, que duraba un año, se basaba principalmente en la formación en pedagogía y valores democráticos. Para ello se habilitaron las facultades de pedagogía. En la zona soviética se llevó a cabo la "Reforma Escolar Democrática Antifascista". Para el profesorado, la formación duraba entre 4 y 8 meses, a menudo en escuelas creadas ex profeso, donde se formaba especialmente a trabajadores jóvenes. Muchos de ellos estaban sólo un poco más adelantados que sus alumnos y apenas tenían algunos conocimientos pedagógicos. Estos los fueron adquiriendo poco a poco, normalmente en cursos a distancia. Además de poseer los conocimientos básicos de las materias que se iban a impartir, el requisito más importante era su "actitud socialista". 

Si bien en el primer año escolar aún se se permitió la docencia a algunos profesores con pasado nazi, las normas se fueron haciendo más estrictas hasta su casi desaparición. Para 1947 algunos maestros que tenían antecedentes poco claros se fueron reincorporando tras someterse a cursos de desnazificación (Entbräunungskursen. 
Aunque en un principio la contratación no estuvo planificada, en la zona soviética casi todo los maestros terminaron por ser sustituidos por los Neulehrer que sumaban unos 40.000 docentes. Las medidas adoptadas por los Aliados fueron seriamente cuestionadas por la antigua comunidad educativa, pero por la formación académica previa de los nuevos profesores, funcionaron de forma bastante eficaz, teniendo en cuenta la situación de Alemania en la posguerra. Tanto es así, que la mayor parte de estos nuevos profesores continuó su labor pedagógica durante mucho tiempo.

Para los soviéticos, los nuevos maestros fue una oportunidad para que el Sozialistische Einheitspartei Deutschlands (SED), ejerciera el control sobre las escuelas. De hecho casi la mitad de los Neulehrer eran miembros del SED, mientras que el resto formaban parte de otros movimiento políticos menores pertenecientes al Frente Nacional, ​una coalición de partidos políticos y organizaciones de la República Democrática Alemana que existió hasta 1990 y dominado principalmente por el SED, lo que significaba que tenía el control casi total de la enseñanza

Para saber más:
Stadium der Improvisation – Neulehrerausbildung und Arbeitsschulmethode in der SBZ und frühen DDR (1945–1952)
DDR Wissen
BPB
Dirección de Educación de Salzburgo
DDR Geschichte