domingo, 5 de julio de 2020

Finlandia, el país europeo que aún usa la esvástica

El año 2017 Finlandia celebró su centenario y aún hoy sigue habiendo polémica sobre que se siga utilizando en el país un símbolo asociado con Hitler y el III Reich y que es sinónimo de terror, racismo y genocidio.

Finlandia esvástica
La esvástica, o cruz gamada, tiene su origen hace más de 5.000 años, por lo que Hitler no es su creador y su significado real está en las antípodas de lo que hoy nos sugiere. Esvástica proviene del sánscrito "svastika", que significa “buena fortuna” y se ha usado en muchas culturas de la antigüedad como la griega, la romana o la hindú. Aún hoy es un símbolo de buena fortuna en muchas sociedades y podemos verlas en muchas casas de la India o Japón. En el siglo XIX renació su uso en Europa al vincularse con el paganismo nórdico vikingo. Luego diversos movimientos nacionalistas y raciales lo adoptaron como un símbolo de “identidad aria” y orgullo alemán.

Finlandia la adoptó en 1918, mucho antes de que ni siquiera Adolf Hitler hubiera pensado en dedicarse a la política y mucho menos creara el Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores (NSDAP). Quien aportó la esvástica a Finlandia fue el conde Eric Von Rosen que lo comenzó a usar en su avión como escudo familiar. Posteriormente se relacionó políticamente con los círculos nazis de su país y familiarmente con el jefe de la Luftwaffe, Hermann Göring, que se casó con la hermana de su mujer. Pero lo que quizás si cargue sobre el país es el apoyo que dio a la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial, aunque fuera para protegerse de los soviéticos, con los que mantuvo una guerra desde el 30 de noviembre de 1939 hasta el 12 de marzo de 1940.

La esvástica finesa difiere de la nazi en que esta no se posiciona girada y apoyada sobre un vértice sino que lo hace sobre un lado y el color usado es el azul sobre un único fondo blanco, mientras en la bandera nazi se coloca en un ciruelo blanco sobre un fondo rojo.

Sobre la creación de la bandera nazi, Hitler escribió en Mein Kampf:
Yo mismo, entre tanto, después de innumerables intentos, establecí la forma final; una bandera con fondo rojo, un disco blanco y una esvástica negra en el centro. Después de prolongadas pruebas, también hallé la proporción definitiva entre el tamaño de la bandera y el tamaño del disco blanco, así como la forma y el grosor de la esvástica.
Finlandia esvástica
Mucho antes de los nazis lo usaron también la 45ª División de Infantería del ejército norteamericano. que tenía en su distintivo el rojo y el amarillo, colores tradicionales de España, por su origen en Nuevo México, y de la esvástica tomada de los nativos americanos. Tras la declaración de guerra de Alemania, la esvástica fue posteriormente sustituida por un pájaro. Algunos equipos de hockey y hasta Coca-Cola la utilizaron. Hasta una lavandería de Dublin, fundada en 1912 se llamaba swastica y la utilizaba como logotipo.

El debate en Finlandia, en el que su uso ahora es meramente testimonial aunque a muchos foráneos les sorprenda su uso, parte de su reciente centenario, aunque es un tema antiguo.

Finlandia esvástica
Unos opinan que quizás debería desaparecer totalmente es Teivo Teivainen, profesor de Política Mundial de la Universidad de Helsinki , en el que cuestiona la “pertinencia de seguir usando un símbolo que en todas partes y, especialmente en Europa, es sinónimo de racismo, genocidio y totalitarismo”. Otros creen que deshacerse del símbolo es olvidar su auténtico significado y que en Finlandia, según el director del Museo de las Fuerzas Aéreas Finesas, “era y sigue siendo un símbolo de independencia y libertad significado nacional”, para cedérselo a los nazis. Aunque con la Guerra Fría se retiró de un buen número de aviones, banderas y distintivos.

Hasta 1945 los aviones de la fuerza aérea finlandesa llevaba la esvástica en su escarapela. Hasta tiempos recientes, posiblemente 2017, aunque no se ha detectado hasta mediados de 2020, la llevaba en su bandera, en el emblema y el logotipo del comando de su Fuerza Aérea, aunque en el logotipo de la academia de la Fuerza Aérea sigue apareciendo. Tambien se conserva la esvástica en la Insignia de la Libertad (Vapauden Risti), que aparece, por ejemplo, en la bandera del Presidente de la República Finesa.

Para saber más:
Diccionario critico de mitos y símbolos del nazismo, de Rosa Sala Rose
Deutsche Welle
Ushmm
Esvastica
El Comercio
El Confidencial
Big in Finland
Wehrmacht

lunes, 29 de junio de 2020

Operación Chariot, comandos en Saint-Nazaire

El 28 de marzo de 1942, los británicos lazaron una de las operaciones de comandos más atrevidas de la Segunda Guerra Mundial. La operación consistió en un ataque a los muelles del puerto de Saint-Nazaire, en la Francia ocupada. Fue una hazaña de audacia y astucia que ayudó a cambiar el modo de hacer la guerra.

Operación Chariot
Saint-Nazaire, situada en la costa francesa del Golfo de Vizcaya en el estuario del río Loira, disponía de un dique seco construido en 1932 que había sido el más grande del mundo. Estratégicamente, para los alemanes era de gran importancia, ya que era capaz de albergar grandes navíos de guerra como el Tirpitz.

Al bloquear los muelles de Saint-Nazaire, los británicos esperaban obligar a que los grande buques alemanes tuvieran que ir a hacer reparaciones a los puertos alemanes, con lo que tendría que realizar una ruta más larga. De este modo estarían mucho más tiempo expuestos a un ataque al verse forzados a tomar rutas fuertemente defendidos por la Royal Navy o la RAF.

La fuerza operativa para la Operación Chariot (Carruaje) estaba formada por 256 comandos y 346 marinos de la Royal Navy .

Operación Chariot
El plan consistía en que el HMS Campbeltown, un anticuado destructor de la Primera Guerra Mundial cedido por la US Navy, fuera despojado de parte de su equipo y defensas, reforzado es su proa y cargado con más de 4,5 toneladas de alto explosivo. Para camuflarlo se le cortaron dos chimeneas y se eliminaron otras dos, para que su silueta se pareciera más a un barco alemán.
La operación incluía además, una pequeña flotilla de lanchas a motor que darían apoyo de fuego y transportarían a los soldados al final de la incursión.

Las defensas alemana contaban con unos 5.000 hombres en la zona. 28 cañones de 75 mm a 280 mm protegían los acceso al puerto y 43 antiaéreos. En los muelles se encontraban varios navíos armados. Los alemanes creían que "un ataque a la base sería altamente improbable".

Operación Chariot
Media hora antes de la medianoche del 27 de marzo se realizó un ataque aéreo, pero el bombardeo no era usual, lo que llamó la atención de los alemanes sospechando un ataque de paracaidistas. Más de una hora después todo quedo a oscuras, pero tiempo suficiente para que los atacantes hubieran entrado en el estuario. A la 1:20 fueron detectados por los focos alemanes. Aunque se identificaron como amigos, los alemanes no creyeron el engaño y abrieron fuego.

Aun así el Campbeltown logró estrellarse contera las puertas del dique a 19 nudos (35 km/h). Los comandos saltaron a los muelles y a pesar de la defensa alemana lograron destruir diversas instalaciones del puerto. Mientras varias lanchas a motor fueron hundidas y algunas no lograron llegar al punto de recogida. Más de 100 comandos se habían quedado en tierra.

Operación Chariot
Los comandos se dirigieron hacia la Ciudad Nueva, pero eran superados en número. Tras agotar la munición y sufrir varias bajas, se rindieron. Cinco comandos lograron huir hacia el Sur, llegando finalmente a España y de ahí a Inglaterra.

¿Que pasó con los explosivos del Campbeltown? Los detonadores estaban programados para que estallaran a las 4:30, pero fallaron. Avanzada la mañana, mientras los alemanes lo estaban inspeccionando estalló la carga matando a unos 150 alemanes. Minutos después estallaron unos torpedos de espoleta retardada aumentando la destrucción de dique seco. Con ello las instalaciones quedaron fuera de juego durante el resto de la guerra.

En diciembre de ese mismo años se llevó a cabo una operación tan impresionante como esta en el puerto de Burdeos, la Operación Frankton.

Para saber más:
Operaciones secretas de la Segunda Guerra Mundial, de Jesús Hernández
David López Cabia
Revista de Historia
Imperial War Museum
US Naval Institute
Commando Veterans Archive

lunes, 22 de junio de 2020

La estación fantasma de Down Street

Localizada en Mayfair, en el oeste de Londres, Down Stret es una estación del metro en desuso. De la cerca de una veintena de estaciones que están fuera de servicio es la mas conocida del metro de Londres.

Down Street estuvo un periodo relativamente corto en servicio. Fue inaugurada el 15 de marzo de 1907 por la Great Northern, Piccadilly and Brompton Railway, tres meses después de que se abriera el resto de la linea de Picadilly. Nunca fue una estación rentable y solo en algunas ocasiones los trenes se detenían en ella ya que está situada en una zona residencial de viviendas de gente adinerada que no solía usar el metro. Su baja rentabilidad, junto a su proximidad a otras estaciones provocó su cierre el 21 de mayo de 1932.

Ya cerrada se convirtió en fundamental durante la Segunda Guerra Mundial, cuando fue transformada en secreto en un búnker por el Railway Executive Committee que controlaba los trenes en Gran Bretaña durante la guerra. La transformación se llevó a cabo reforzando los techos de los corredores y la zona de plataformas con acero y hormigón. Se instalaron puertas de acero y los conductos de ventilación se mejoraron con filtros para prevenir ataques con gas. El ascensor de estilo Eduardiano se quitó para aprovechar el hueco como sistema de ventilación adicional.

Durante los primeros compases de la guerra, Winston Churchill y su Gabinete de Guerra usó este refugio mientras las "Cabinet War Rooms" (Salas del Gabinete de Guerra) en Whitehall no estaban disponibles. Las plataforma estuvieron divididas en estancias mediante tabiques de ladrillo para su uso como oficinas, diversos espacios almacenes y dormitorios. Cuando estuvo establecido en Down Street, Churchill lo llamó "el Granero" debido a las corrientes de aire que silbaban cuando los trenes pasaban.

De su uso durante la Segunda Guerra Mundial aun quedan muchos rastros con varios aseos, zonas de trabajo, un fregadero de la cocina y unos azulejos pequeños y cuadrados de cerámica con la letra G que marcaba el lugar de una puerta a prueba de gas instalada como prevención ante un ataque de gas tóxico por parte de los Alemanes durante el Blitz.

Físicamente, la estación de Down Street solo se puede visitar previa petición y con un guía. Otra forma de hacer una visita virtual a través la página web de la Estación de Down Street en el sitio de la Historia del Metro de Londres.
Las "Cabinet War Rooms" forman parte del Imperial War Museum y están abiertas al público. Es una interesante visita para turistas y aficionados a la historia de la Segunda Guerra Mundial.


Para saber más:
Gizmodo
ABC
Underground History
Exordio