sábado, 22 de septiembre de 2018

¿Los nazis eran de izquierdas?

La embajada de Alemania en Brasil colgó en Twitter un vídeo educativo con la intención de explicar a los brasileños cómo la sociedad alemana vive el nazismo y el Holocausto. Pero poco más de un minuto del vídeo "Cómo se enseña historia en Alemania", generó una gran polémica en las redes sociales.

Unos niegan el Holocausto (yo no voy a entrar en ese debate), otros dicen que el Nacionalsocialismo era una ideología de izquierdas y quienes afirman todo lo contrario. La embajada respondió a los negacionistas: "El Holocausto es un acontecimiento histórico, con pruebas y testigos que se pueden encontrar en muchos sitios de Europa". Y aunque las autoridades alemanas postula que es una ideología de extrema derecha, hay quienes apoyan la tesis contraria. Otros afirman que el socialismo y en nazismo son hermanos y que quien sea de izquierda es estar a favor de los miles de muertes causadas por el comunismo y el nazismo en el mundo.


En Twitter leí esta pregunta: ¿Cuántas personas estarán discutiendo si el nazismo es de izquierda o derecha en este preciso momento?. Asi que, humildemente, quiero aportar algo de luz al debate.

Lo primero  es tener en cuenta el contexto en el que nacieron, el fascismo italiano y el nacionalsocialismo alemán. Ambos surgen después de la Primera Guerra Mundial, y ambos están en contra del socialismo marxista, que había tomado el poder en Rusia tras la revolución de octubre de 1917, pero también contra el capitalismo liberal que existía en la época. Por ese motivo existe esa confusión ideológica.
No era que el nacionalsocialismo fuera de izquierdas, pero tenía un punto de vista crítico en relación al capitalismo que era común al del socialismo marxista.

Los nazis proponían un tipo de socialismo nacionalista para Alemania, pero sin la perspectiva que tenía el marxismo de unir revoluciones en por todo el mundo. El proyecto del movimiento nazi quería una revolución social para los ciudadanos alemanes, a diferencia de los partidos de derecha de la época que tenían una cultura política anclada en el siglo XIX, con un diálogo en el que el pueblo estaba excluido.

El nacionalsocialismo de los años 30 sería complicado clasificarlo desde el punto de vista de la política actual. Los nacionalsocialistas rechazaban lo que era la derecha tradicional de la época y también a la izquierda que se estaba estableciendo. Se presentaban como una tercera vía política.

El hecho de incluir "socialista" en el nombre es uno de los principales argumentos utilizados en los debates de Internet que hablan del nazismo como un movimiento de izquierdas, pero no tenía nada que ver con el socialismo tal y como lo entendemos hoy. En origen se llamaban Partido Obrero Alemán y según algunos historiadores añadieron lo de "socialista" para alejar a los trabajadores de los comunistas.
Lo que si es importante en su nombre es el término "nacional". Eso es fundamental en el nazismo: la defensa de lo que es nacional y propio de los alemanes. La idea de defender el pueblo alemán ganó con la pérdida de territorios, la gran recesión económica y fuerte inflación que llegó tras la Gran Guerra y el Tratado de Versalles, y se convirtió en el centro del discurso del movimiento nacionalsocialista.


Las manifestaciones nacionalsocialistas eran claramente antimarxistas, de hecho los Camisas Pardas de las SA (tropas de asalto), se enfrentaban principalmente a los miembros del partido comunista alemán.

Otra cuestión. El nacionalsocialismo negaba la lucha de clases, como mantenía el socialismo, y sí una lucha a favor de los límites lingüísticos y raciales. De hecho, cuando los nazis llegaron a poder, en las escuelas enseñaban a los jóvenes que los judíos eran los creadores del marxismo y que, además de antimarxistas, debían ser antisemitas.
Para los nazis, los judíos representaban tanto el socialismo, Marx venía de una familia judía convertida al protestantismo, al igual que muchos bolcheviques, como al capitalismo financiero debido a que los judíos tenían una larga tradición de préstamos de dinero y de negocios. Resulta curioso que. aunque el Estado prometía interferir más en la economía para beneficio de los ciudadanos, la empresas privadas fueron las mayores beneficiadas con el régimen nazi. El movimiento nazi decía defender a los trabajadores, pero los sindicatos laborales desaparecieron, así como el derecho a la huelga, algo poco socialista, tal y como lo vivimos hoy.


A pesar de ser básicamente diferentes, hay rasgos comunes entre el nazismo y el régimen soviético de Stalin, como la propaganda, el culto al líder y el hecho de que ambos eran regímenes totalitarios, que legislaban y controlaban tanto la vida pública como la privada de los ciudadanos, algo que realizaban la Gestapo y el NKVD en Alemania y la Unión Soviética. Eran regímenes totalitarios, pero el totalitarismo puede estar de cualquier lado del espectro político. Existe el totalitarismo de derechas, como el nazismo y el fascismo; y a la izquierda, como el de la Unión Soviética.

Para saber más:
Embajada de Alemania en Brasil en Twitter
Independent
El Desconcierto
Aimo
Wikiwand
BBC
Libert and knowledge
Diario de México

jueves, 20 de septiembre de 2018

La amante del Eisenhower

El máximo responsable de las fuerzas aliadas en Europa, el general Dwight Eisenhower, encontró en una mujer del cuerpo auxiliar femenino, Kathleen Helen Mary Summersby, el apoyo sentimental para hacer frente a la gran responsabilidad a la que se enfrentaba.

Kathleen Summersby, era una bella e inteligente irlandesa que se alistó en 1939 en el Cuerpo Mecanizado de Transportes. Cuando los EE.UU. entraron en la guerra, Kathleen fue asignada como conductora de los mandos militares norteamericanos de mayor rango. Cuando Eisenhower llegó a Gran Bretaña se le asigno a la sargento conductora (que final de la guerra llegó a teniente) y un Cadillac.


En un viaje a Argel, saltó la chispa entre general y sargento, y no se separarían durante el resto de la guerra. Kathleen se convertiría, además de en su chófer, en confidente, secretaria personal y amante. Tan solo se separarían cuando Eisenhower debía regresar a los Estados Unidos, en dónde se reencontraba con su esposa Mamie.

Durante los abrumadores preparativos de la Operación Overlord, Kathleen estuvo siempre junto al general, que agradecía poder hablar con ella de cualquier cosa que no fueran temas militares. Cuando intentaron mantener relaciones sexuales por primera vez en Londres, el general no estuvo a la altura y en un segundo intento, cuando las operaciones del Día-D ya eran un éxito, tampoco cumplió.
Mientras, Eisenhower escribía a su mujer cartas en las que se quejaba de su soledad y que dedicaba todo su tiempo a las cuestiones militares que le mantenían alejado de cualquier tentación.


Finalizada la guerra, Eisenhower regresó a su patria llevándose consigo a Kathleen que obtiene la nacionalidad estadounidense. Aunque Eisenhower se planteó seriamente divorciarse de Mamie para casarse con ella, entendió que si quería tener una carrera política, debía terminar con la relación.
Nunca más se volvieron a ver y Eisenhower se convirtió en presidente, gobernando dos legislaturas. Aunque pudo acabar con la carrera política del general jamás hizo nada que pudiera perjudicarlo, lo que deja claro el amor y el afecto por el eran reales. Kathleen se casó en 1952 con un corredor de bolsa, pero el matrimonio no duró mucho y acabaron divorciándose.

La relación se mantuvo oculta hasta un año después de la muerte de Kathleen Summersby, en enero de 1975, cuando se publicaron sus memorias,"Past Forgetting: My Love Affair with Dwight Eisenhower".

Para saber más:
Exordio
Past Forgetting: My Love Affair with Dwight Eisenhower  de Kay Summersby y Barbara Wyden.
Los Angeles Times
Armchair Deneral
Curiohistoria
La Segunda Guerra

martes, 11 de septiembre de 2018

Los Ritchie Boys

Antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial miles de alemanes y austriacos huyeron de la Alemania nacionalsocialista, tras la entrada en vigor de las Leyes de Nüremberg de 1935 que retiraba los derechos de ciudadanos a los judíos y la Noche de los Cristales Rotos (Kristallnacht) de 1938.

En los EEUU, más de 15.000 jóvenes alemanes refugiados, unos dos mil de ellos judíos, decidieron alistarse como voluntarios en el ejercito estadounidense para luchar contra Hitler.
Gracias a su perfecto conocimiento del alemán, a dos mil de ellos se les entrenó secretamente en Camp Ritchie, situado en las montañas en el estado de Maryland (de ahí su nombre).
Nadie conocía mejor la cultura y psicología de los nazis como estos emigrados alemanes.


Se les entrenó en los todos los métodos de inteligencia y contrainteligencia, así como en investigación e interrogatorios y en guerra psicológica. Sus operaciones comenzaron en 1942, encuadrados en unidades de combate, particularmente en la 82ª División Aerotransportada y el 3er Ejército de Patton, para obtener la información de primera mano interrogando a los soldados y oficiales recién capturados. Más de la mitad de los informes de inteligencia que tuvieron los aliados fueron fruto del trabajo de los Ritchie Boys.

Estos soldados peleaban en dos guerras: primero con los norteamericanos y luego su propia guerra, más personal, especialmente los judíos.


Finalizada la guerra, muchos de los Ritchie Boys permanecieron en Europa para colaborar con las autoridades aliadas en los servicios de traducción y tareas de desnazificación. En los juicios de Nüremberg jugaron un papel de gran importancia. Habiendo sido miembros de la inteligencia militar se les prohibió terminantemente hablar de su papel durante la guerra. Por su importante aporte al esfuerzo de guerra no se les rindieron homenajes ni fueron recibidos como héroes. Incluso llegaron a sufrir rechazo por ser alemanes.

Algunos de los destacados de este impresionante grupo fueron Werner Angress, quien, sin el entrenamiento adecuado, saltó en paracaídas en Normandía con la 82ª Aerotransportada el Día D; y Victor Brombert, que aportó importante información para el contraataque en la Batalla de las Ardenas. Otros fueron de los primeros en llegar a los campos de concentración alemanes.

Werner Angress
A día de hoy la importancia en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial de los Ritchie Boys es muy poco conocida. Tomaron parte en las principales batallas que se desarrollaron en el frente del Oeste, recogiendo valiosa información sobre el enemigo.

Para saber más:
Sons and Soldiers, de Bruce Henderson
Bruce Henderson
La Vanguardia
Kirkus

sábado, 1 de septiembre de 2018

El último de Los Cosacos de La Nueve

A orillas del Mediterráneo, en el cuartel de Carabineros de Adra/Roquetas de Mar, nació Rafael Gómez Nieto el 29 de enero de 1921, el último superviviente de La Nueve, la primera compañía que entró en París para liberar la capital francesa de la ocupación nazi. Los nombres que portaban los semiorugas blindados (Half-Track) de los hombres del general Leclrec dejaban claro de dónde venían: Guadalajara, Brunete, Madrid, Teruel, Ebro, Guernica, Santander, Belchite. Todos nombres de batallas de la Guerra Civil Española, que aquellos 146 soldados, con la bandera republicana española cosida en su uniforme, habían perdido pero que ahora estaban ganando en la liberación de Europa del fascismo.  

Después de vivir 10 años en Cáliz y otros 4 en Madrid, cuando estalló la Guerra Civil Española en julio de 1936 a Rafael y a su familia les pilló en Badalona y con 17 años fue movilizado como todos los de la llamada "Quinta del Biberón" sirviendo como Carabinero Ciclista. Al acabar la guerra tuvo que cruzar la frontera Francesa para terminar a empujones y culatazos de soldados senegaleses en el campo de Sait-Cyprien (Barcarés). Su padre, también carabinero, se encontraba en el campo de Arglés-sur-Mer. Tras cuatro meses del malvivir en el campo, se las arregló para abandonar el campo reclamado por un tío suyo que vivía en Oran, Argelia Francesa, con papeles falsos. Allí se reencuentra con su familia. Mientras su padre se dedica al mercado negro, Rafael aprende el oficio de zapatero.


Rafael en la inauguración de los Jardines de los Combatientes de La Nueve, en Madrid
Después de que los Aliados desembarcaran en el norte de África Rafael decide alistarse en los Corps Franc D'Afrique (Cuerpos Francos de África), un cuerpo regular destinado a reunir a combatientes franceses y no franceses para unirse a de De Gaulle. Gran parte de los que lo conformaban eran españoles. Con los Cuerpos Francos luchó en Túnez, donde liberaron la ciudad de Bizerta.
En mayo de 1943 Philippe Leclerc forma una división blindada de la Francia libre, la 2ª DB (Deuxième division blindée). Ese verano Rafael llega a Djijelli, donde está destinada la división y va a parar a la 9ª compañía, formada casi en su totalidad por compatriotas. Conocida como "La Nueve" o "La Novena", al mando del capitán francés Raymond Dronne. Durante su estancia en África estuvo junto a Amado Granell y fue el conductor del Jeep "La Raleuse" (La Gruñona).

Mientras se encontraban acantonados en el Norte de África reciben material nuevo de manos de los norteamericanos. Así que, según la tradición del ejército francés de poner nombres a sus vehículos, los componentes de La Nueve deciden ponerles nombres de gran significado para ellos. La mayoría de sus Half-Traclks reciben nombres de batallas de la Guerra Civil, como Guadalajara, Brunete, Madrid, Teruel, Ebro, Santander, Belchite o Guernica. Granell consiguió cinta con los colores de la bandera de la Segunda República Española pero los mandos franceses no permitieron que lo llevaran en el hombro. Muy probablemente lo llevarían cosido en el interior de sus chaquetas. A los mandos del Guernica estaba Rafael y con el llegaría hasta París. Tras París conduciría el "Don Quichotte" hasta llegar a Estrasburgo.


Rafael (primera fila a la derecha) en el Don Quichotte
Mientras se combate en Normandía, la 2ª DB con el material nuevo y flamantes uniformes americanos, abandona el norte de África hacia Gran Bretaña en el Franconia, desembarcando en Escocia, donde fueron recibidos por una banda de gaitas y con los kilts tradicionales, algo chocante para los rudos soldados de La Nueve. En Pocklington se entrenaron para luchar en Francia.

Cantando "La Cucaracha", por la lentitud con la que se produjeron las operaciones de desembarque, La Nueve desembarca en la playa de Utah el 4 de agosto de 1944 como parte del III Ejército estadounidense del General Patton. Pronto entrarán en acción en territorio europeo.

Tras diversas escaramuzas, tuvieron el primer golpe duro en Eccouché (12 de agosto), donde se vieron rodeados por fuerzas alemanas de las SS y en el que cayeron varios españoles. Tras los combates tenían 129 prisioneros alemanes.

Rafael y el resto de La Nueve era la punta de lanza por su experiencia de combate adquirida desde la Guerra Civil Española, así que cuando estaban cerca de París, no podían creer que el general Patton ordenara parar el avance y que el mando aliado quisiera rodear la ciudad. Por ello el 24 de agosto el general Leclerc ordena al capitán Donne entrar en la capital: 
Dronne vaya hacia París, entre en París, pase por donde usted quiera, diga a los parisinos que no pierdan el ánimo, que mañana por la mañana toda la división estará en París. 
La Nueve y sus half-tracks entran por la puerta de Italia, pasan el puente de Austerlitz y los muelles del Sena y, a las nueve y veinte de la noche, llegan al ayuntamiento donde son recibidos por las autoridades, momento inmortalizado por el diario Liberation.

Tras diversas escaramuzas por la ciudad, tomar la central telefónica, cambiar la bandera en la embajada de España por la tricolor (por lo que Franco entró en cólera) y pasar la noche cantando "Ay Carmela" frente al ayuntamiento, al día siguiente Rafael tiene el honor de formar parte de la escolta de De Gaulle por los Campos Elíseos donde dará su famoso discurso en el que olvidará a los españoles. 
Rafael y sus compañeros, disfrutan de unos inolvidables días de descanso en un bosque a las afueras de la ciudad, donde son tratados como héroes y son visitados por muchas chicas y refugiados españoles.


El "Guernica" por los Campos Eliseos
La guerra continúa y La Nueve se pone en marcha a mediados de septiembre en dirección a Alsacia. El 23 de noviembre liberan Estasburgo. En Colmar también sufrieron importantes bajas, muchas por el intenso frío. A continuación cruzó el Rin y se tuvo que detener debido al intenso frío en su camino hacia Múnich. Acabado el invierno se puso en marcha de nuevo llegando el 5 de mayo de 1945 al Nido del Águila, en Berchtesgaden. Rafael aún conserva un juego de té y una cámara fotográfica "requisadas" en el refugio de montaña de Adolf Hitler. Ya solo quedan 16 de los que desembarcaron en Francia.

El 10 de agosto de 1945, Rafael es desmovilizado y decide volver a Orán donde continúa con su oficio de zapatero. Durante la guerra de Argelia es nuevamente movilizado para realizar tareas de vigilancia en edificios públicos y fábricas. En Argelia se casó con Florence y tuvo cuatro hijos. En 1955 decide cerrar su tienda y dirigirse a Estrasburgo donde reside un tío suyo que había formado parte del Maquis. Desde entonces reside en la Rue Emile Picard de la comuna de Longolshein a las afueras de ciudad alsaciana que el ayudó a liberar.


Rafael y su esposa Florence en 1949
Rafael Gómez, recibió la Legión de Honor en 2012, gracias al apoyo de Evelyn Mesquida, autora de un libro sobre la historia de La Nueve, y presidenta de la Asociación 24 Août 1944 que defiende su memoria. Igualmente ha recibido diversos homenajes como el de París en 2015 y el emotivo realizado el 27 de abril de 2017, con la inauguración de los Jardines de La Nueve en el barrio madrileño de Ciudad Lineal. 

Con sus 97 años, Rafael es un jubilado modesto que no da importancia a la gesta que vivió junto a sus compatriotas: "Hicimos lo que teníamos que hacer, era nuestra obligación", me dijo aquel 27 de abril, cuando pude estrechar su mano.
Nadie de su familia conocía qué había hecho Rafel durante la guerra hasta que Evelyn Mesquida empezó a investigar para escribir su libro "La Nueve. Los españoles que liberaron París".

Gracias a mi buen amigo Jesús Gago por su ayuda para realizar este artículo y a los miembros de la Asociación Histórico-Cultural Los Cosacos de “La Nueve”. Sois una gente estupenda. Besos especiales para la Rochambelle, Carmen Lorenzo.

Para saber más:
La Nueve, Los españoles que liberaron París, de Evelyn Mesquida
La Última gesta, de Secundino Serrano
Almeria: Cinco historias necesarias, de Alfonso Viciana

sábado, 4 de agosto de 2018

La cinta Hachimaki

La imagen más icónica de un kamikaze es la de un piloto japonés colocándose en la frente una cinta con el Sol Naciente, símbolo del Imperio del Japón.


A esta cinta, que tiene su origen en los Samurais, que la usaban para para evitar que el cabello o el sudor les taparan los ojos durante el combate, se la conoce como Hachimaki (de hachi, que se traduce como frente y maki, que significa cinta) y formaba parte del ritual que los kamikazes realizaban antes de su última misión.
En el ritual los pilotos suicidas tomaban sake, el licor de arroz tradicional japonés, y se colocaban la Hachimaki con el símbolo del Sol Naciente en la frente para, según sus creencias, estar protegidos de los malos espíritus que les impedirían llevar a buen termino su misión al mismo tiempo que les infundía el valor necesario para cumplir su misión.
Quien alentó esta tradición entre los kamikazes fue el Almirante Soemu Toyoda, comandante en jefe de la Armada Imperial Japonesa, que escribió en las primeras quince Hachimaki: “El Trueno de Dios”.
Además de la cinta Hachimaki, los pilotos se colocaban el Sennin-bari, o cinturón de las mil puntadas, cada una cosida por una persona diferente, con el deseo de éxitos en la misión. Tambien solían llevar banderas japonesas con inscripciones de buena suerte de la familia y de los amigos, ambos entregados a los pilotos en el último encuentro familiar.


Contrariamente a esa imagen que tenemos de los kamikazes como unos elegidos, no sólo estos pilotos llevaban la Hachimaki en la cabeza y no solo ellos bebían sake antes de la misión.
Trabajadores, estudiantes o mujeres tambien los usaban, y siguen usando, como representación del esfuerzo y la constancia, en la convicción de que le daría fuerza para superar su trabajo, un examen o el parto. En estas cinta se suele ver algún símbolo o palabra relacionados con la voluntad o la constancia y la voluntad del portador de conseguir el éxito en su empeño.


En Japón, dice la tradición, que la Hachimaki favorece la concentración y es un amuleto de buena suerte. Tambien se utiliza en las fiestas tradicionales para los diferentes grupos participantes. Algo así como los pañuelos de las peñas en algunos pueblos de España,

Para saber más:
Getty Images
GEHM
War Relics

domingo, 29 de julio de 2018

Lee está hoja y pásala a tu compañero

La 250 División de la Wehrmacht, más conocida como la División Azul española por estar creada principalmente por la Falange Española, luchó en el frente del Este. La división se formó como apoyo de España a Hitler por su ayuda durante la Guerra Civil al bando de los sublevados. En los campos de batalla de Rusia dejaron su vida 4954 españoles.

Durante los combates en la zona de Leningrado los soviéticos lanzaron octavillas que instaban a los soldados de la División Azul a la rendición:
Lee esta hoja y pásala a tu compañero.
El Gobierno de la U.R.S.S.
observa estrictamente todas las leyes internacionales en relación con los prisioneros de guerra. De acuerdo con la decisión del Gobierno Soviético Nº 1.798 del 1 de julio de 1.941, y la orden del comisario de defensa de la URSS Stalin, nº 55 del 23 de febrero de 1.942, a todo el que se entrega prisionero, el Ejército Rojo le garantiza la vida y el regreso a la patria después de terminada la guerra.
Todos los prisioneros están alojados en campos especiales, visitados por representantes de la Cruz Roja Internacional. Los campos para los prisioneros de guerra españoles están situados en regiones de clima templado.
La jornada de trabajo para los prisioneros es de 8 horas. El trabajo es pagado.
A los prisioneros de guerra españoles en la URSS se les da 3 comidas calientes al día, 400 gramos de pan, para los que trabajan 800 gramos, 300 gramos de verduras y patatas, embutidos, carne, pescado, azúcar, té y tabaco.
Los prisioneros tienen derecho a mantener correspondencia con sus familiares a través de la Cruz Roja Internacional.
Esta hoja sirve de salvoconducto para ¿pasarse? al Ejército Rojo.
A pesar del ofrecimiento apenas 75 divisionarios desertaron para pasarse al ejército rojo.


Para saber más:
Hermandad Nacional de la División Azul
Memoriablau

lunes, 23 de julio de 2018

El trágico final de Mussolini

Los aliados seguían avanzando y presionando desde el sur de la península italiana y había llegado a la Línea Gótica, lo que presagiaba el derrumbe de la resistencia del ejército alemán. Mussolini lo sabía y su República Social Italiana, en Saló, acabaría trágicamente. El Duce creía que la única alternativa posible era mantener un pequeño reducto fascista en Valtellina, próxima a la frontera de la neutral Suiza.

El 16 de abril de 1945 tuvo lugar la última reunión del Consejo de Ministros en Saló. El Duce barajaba la posibilidad de convertir Milán en otro Stalingrado. Para conseguirlo necesitaba contar con la colaboración de otros grupos fascistas, así como la posibilidad de llegar a un acuerdo con británicos y estadounidenses para sumar fuerzas ante lo que el creía inminente: la lucha contra el comunismo soviético que amenazaba a Europa.
Los alemanes desconfiaban cada vez más de los italianos, debido a la multitud de deserciones hacia los aliados así como la capitulación italiana de septiembre de 1943. Por ese motivo tenían la intención de abandonar el país. Lo único que los retenía era el deseo de Hitler de mantener a su amigo Mussolini en Italia.


Después de intentar infructuosamente contactar con los norteamericanos y los británicos, en la tarde del 25 de abril Mussolini, su amante, Clara Petacci y varios jefes fascistas, abandonaron Milán en varios vehículos hacia el lago de Como. El grupo, escoltados por alemanes bordeó el lago,  en dirección a Valtellina y la frontera suiza, mientras esquivaban grupos de partisanos.

El 27 por la tarde, la columna tuvo que detenerse ante una barricada próxima a Dongo. Los alemanes negociaron con los partisanos poder continuar hacia el norte. El oficial alemán al mando le ofreció a Mussolini la posibilidad de huir con ellos disfrazándose de soldado alemán usando un capote para pasar desapercibido. El Duce acepto el ofrecimiento. Mientras, varios mandos fascistas intentaron escapar pero fueron detenidos a abatidos a tiros. Por ello, los partisanos empezaron a sospechar y decidieron inspeccionar los camiones. En seguida descubrieron a Mussolini y lo detuvieron, mientras los alemanes seguían su camino.


El 28, los partisanos llevaron al Duce y a su amante en coche hacia el sur. Se detuvieron en la pequeña localidad de Giulino de Mazzegra. Ordenaron que Mussolini y Clara bajaran de automóvil y los llevaron hasta un muro, donde les comunicaron que en cumplimiento de una sentencia de muerte dictada por el autodenominado Comité de Liberación Nacional de la Italia Alta serían, a continuación, fusilados. Tras ser ajusticiados, cargaron los cuerpos sin vida del dictador y su amante  y los levaron para exponerlos en la piaza Loreto de Milán. Antes fueron arrojados al asfalto, donde el gentío se cebó con los cadáveres, hasta que finalmente fueron colgados por los pies.

El 29 de abril Adolf Hitler se recibió noticias detalladas sobre lo ocurrido con Mussolini y su amante y lo organizó todo para que no le sucediera lo mismo. Decidió que se suicidaría antes de caer en manos de los soviéticos y ordenó que su cadáver y el de Eva Braun, que al día siguiente se convertiría en su esposa, fuesen incinerados.


El cuerpo de Mussolini y su amante fueron metidos en unas sencillas cajas de madera y enterrados en una tumba con un simple número y un año después su tumba profanada por simpatizantes fascistas. Estuvo en paradero desconocido durante 12 años.

Para saber más:
ABC
Youtube
Wikipedia
Libertad Digital
Foro Segunda Guerra Mundial
La Gazeta

lunes, 16 de julio de 2018

Darwin, el Pearl Harbor australiano

Australia fue atacada por primera vez el 19 de febrero de 1942 cuando la fuerzas japonesas realizaron dos ataques aéreos en Darwin dirigidos por el artífice del ataque a la base naval norteamericana de Pearl Harbour diez semanas antes, el almirante Nagumo.

A primera hora de la mañana, un guardacostas australiano avistó 188 aviones japoneses y lo comunicó a Darwin. Lo mismo que un misionero de la isla de Bathurst. A pesar de los avisos la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF) creía que se referían una escuadrilla de 11 cazas P-40 y un B-24 Liberator norteamericanos que habían salido esa misma mañana. El misionero volvió a a visar por radio con este mensaje: “una gran formación de aviones, nos ha sobrevolado dirección noroeste”.


Al igual que paso con los controladores de radar de Pearl Harbor, los mandos de la RAAF seguían creyendo que los aviones eran los norteamericanos que partieron de Darwin. De este modo los japoneses se aproximaron a Darwin sin ningún problema.

Poco antes de las 10, al mando del comandante  Mitsuo Fuchida, comenzó la primera oleada formada por bombarderos en picado Aichi D3A "Val" y torpederos Nakajima B5N "Kate", escoltados por cazas Mitsubishi A6M "Zero", que durante 40 minutos, bombardearon la ciudad y su puerto, los aeródromos y el hospital de Berrimahcero. La segunda oleada comenzó una hora después, centrándose en atacar la base de la RAAF en Parap.


Un gran número de instalaciones militares y civiles fueron destruidas y según cifras oficiales, costaron la vida a 243 personas y entre 300 y 400 heridos. Fueron destruidos 10 P-40, un B-24, tres aparatos de transporte C-45 y tres PBY Catalina pertenecientes a la fuerza aérea estadounidense. Seis bombarderos ligeros Lockheed Hudson de la RAAF tambien fueron destrozados.

La marina perdió ocho navíos: el destructor USS Peary, el transporte USAT Meigs, el patrullero australiano HMAS Mavie, así como dos barcos de pasajeros y los mercantes Kelat, Mauna Loa, Neptuna, y Zealandia de Gran Bretaña. También las instalaciones principales de Darwin tanto civiles como militares fueron destruidas.


Entre la población empezó a correr el rumor de que los nipones invadirían Australia a través de Darwin y más de la mitad de los habitantes de la ciudad comenzaron a salir de la ciudad hacia el río Adelaida. En realidad los japoneses no pensaban invadir Australia, tan solo querían inutilizar el poder militar establecido en Darwin, con la intención de invadir Timor sin el riesgo de un contraataque aliado.

Estos no fueron los únicos ataques. 64 ataques más tuvo que sufrir Darwin hasta noviembre de 1943. Además Darwin no fue la única ciudad en sufrir ataque por parte de los japoneses, tambien lo sufrieron el puerto de Hedland, Brome, Derby, Katherine, Townsville y Wyndham.

Para saber más:
Australia's Pearl Harbour: Darwin, 1942, de Douglas Lockwood
The Daily Telegraph
Zweiterweltkrieg
Himajina
Wikipedia

miércoles, 11 de julio de 2018

Lecturas para el verano: Stalingrado, la Historia Gráfica y La Batalla de Kursk

Desde que hice una entrada sobre el estupendo cómic de Paco Roca, "Los surcos del Azar" en el que contaba la historia de La Nueve, la compañía formada por republicanos españoles que liberaron París, no había tenido en mis manos un cómic que mereciera la pena.
Ahora tengo en mi poder "Stalingrado, La Historia Gráfica" con ilustraciones de Antonio Gil y textos de Daniel Ortega.


Tomando como subtitulo "Cartas desde el Volga" los autores nos cuentan el estremecedor relato de una batalla que costó 2 millones de bajas y que fue el comienzo del fin del III Reich. El cómic es un panorama completo del drama de la lucha por la supervivencia de alemanes y soviéticos en un infierno de frío, hielo y nieve, de un modo crudo y realista que nos sumerge en la historia de sus protagonistas, que aunque ficticios pueden ser cualquier soldado de infantería, y las cartas que escriben a sus familias en la retaguardia.

Un auténtico tributo a todos aquellos que perecieron en el infierno que desde agosto de 1942 hasta febrero de 1943 se desarrolló el la ciudad de Stalin. De los 100000 soldados alemanes del VI ejército hechos prisioneros tan solo 5000 logran volver a casa más de 10 años después de la batalla.


El segundo libro para este verano es el primer libro traducido al español del profesor de historia Dennis E. Showalter y coeditor de la prestigiosa revista de historia War in History. tambien ha publicado un buen número de libros y artículos relacionados con la Segunda Guerra Mundial.


En "La Batalla de Kursk" (Armor and Blood. The Battle of Kursk) podemos encontrar el que quizás sea el estudio más solvente y reflexivo de cuantos se han publicado en español. El tratamiento de esta batalla crucial en la Segunda Guerra Mundial en el Este, esta asentado en gran cantidad de documentos de los archivos alemanes y otros tantos desclasificados de los archivos rusos, con lo que por fin nos sumergimos en la mayor batalla de tanques de la historia.

La Operación Ciudadela fue una apuesta tremendamente arriesgada para los alemanes tras la sangrante derrota de Stalingrado y el continuo retroceso de la Wehrmacht. A tan solo seiscientos kilómetros de Moscú se reunió una magnifica fuerza de combate formada por más de tres millones de soldados apoyados por más de 8000 tanques a la que se uniría el apoyo fundamental de las fuerzas aéreas. Un encuentro épico que cambiaría el curso de la guerra.

Las 400 páginas de "La Batalla de Kursk" sintetizan el ingente material que ha usado Showalter, revisándolo y actualizándolo; y aunque la obra está estructurada operativamente no tiene un enfoque operativo. Los acontecimientos de la batalla se utilizan para contextualizar asuntos más amplios de estrategias, operaciones o cuestiones políticas, pero con el fin de trasmitir la auténtica dimensión humana del campo de batalla.


Para Showalter, Kursk fue una batalla antes de que se convirtiera en algo más. Al comienzo del libro nos pone en antecedentes sobre el curso de la guerra y la evolución de los dos ejércitos que se enfrentaran en la Operación Ciudadela. Lo que hace que valga la pena averiguar quien, como, cuando, donde y sobre todo por qué de Kursk. Para clarificarlo todo intenta utilizar un lenguaje claro y ameno para que el más profano pueda disfrutar de su lectura. Tambien clarifica el huso horario, alemana cuando habla de los alemanes y rusa cuando son los soviéticos, que es de dos horas entre ambos. Tambien simplifica los grado de las SS para que sean más comprensibles para los menos expertos.

Una obra magnifica e imprescindible para cualquier aficionado a la historia y en especial a la de la Segunda Guerra Mundial.

Para saber más y leer las primera páginas:
Stalingrado, la Historia Gráfica
La Batalla de Kursk

martes, 3 de julio de 2018

Francesc Boix, el fotógrafo de Mauthausen

Francesc Boix Campo se empapó del arte de la fotografía en el estudio que tenía su padre en la trastienda de una sastrería en el Poble Sec de Barcelona. A los 14 años comenzó a trabajar en la casa de fotografía Romagosa, también de Barcelona y con tan solo 16 años ya publicaba sus trabajos en la revista de las Juventudes Socialistas Unificadas, en las que a militaba.


Con 17 años el adolescente Boix se incorporó al Ejército de la República Española luchando en la 30.ª División. Cuando la Guerra Civil ya estaba perdida para la República, en febrero de 1939, se exilió en Francia donde fue internado en los campos de Vernet d'Ariège y de Septfonds. Desde Septfonds partió como parte de la 28ª Compañía de Trabajadores extranjeros, integrada en el ejército francés. Cuando cayó Francia en mayo de 1940, como muchos españoles fue capturado por los invasores alemanes y lo deportaron, pasando antes por el campo de prisioneros Stalag XI-B, al campo de concentración de Mauthausen, llegando el 27 de enero de 1941. A partir de es momento sería el interno 5.185. Un número como los más de 7.000 españoles que pasaron por el campo. Por ese motivo fue llamado el campo de los españoles.


Gracias a su profesión de fotógrafo, y que hablaba un rudo alemán aprendido en el Stalag XI-B, Boix pudo ir a trabajar en el laboratorio fotográfico del servicio de identificación y documentación del campo que era usado principalmente para realizar las fotografías de los presos cuando eran internados.

Boix y los otros dos compatriotas que trabajaban con el tenían unas condiciones mejores que la mayoría de los presos y un contacto más cercano con los guardias de las SS. Cuando algún miembro de las SS y sus familias le pedían que les realizase algún retrato el aprovechaba para pedirles alguna mejora para sus compañeros del campo.


Hasta la liberación del campo el 5 de mayo de 1945, consiguió ocultar de los alemanes casi 2.000 negativos que reflejaban la cruel y triste vida en el campo y de las prácticas de abuso y exterminio de los presos por parte de los SS que controlaban Mauthausen. Los clichés salieron del campo gracias a un grupo de internos menores de edad, hijos de otros internos, que podían salir del campo para trabajar y la Señora Pointner, que conocía a los muchachos, los escondió en el jardín de su casa.
En las instantáneas tambien aparecían muchos de los jerarcas nazis que visitaron el campo así como miembros de la guardia de las SS.         
Tras la liberación de Mauthausen Boix permaneció casi dos meses más para seguir con su reportaje del campo durante las operaciones de repatriación y hacerse con las fotos que logró ocultar.
Posteriormente de marchó a vivir en París, trabajó como reportero gráfico en diferentes publicaciones francesas como L'Humanité, Ce Soir o Regards, próximos al Partido Comunista francés.


En enero de 1946 Boix fue un testigo (el único español) importante en dos procesos contra criminales de guerra nazis durante los juicios realizados en Nüremberg. En ellos testificó contra altos jerarcas nazis, como Ernst Kaltenbrunner o Albert Speer.​
Sus fotografías, que se mostraron en los juicios, fueron de gran relevancia. Boix también declaró, y mostró sus fotografías, en el proceso norteamericano celebrado en Dachau contra 61 acusados de crímenes en Mauthausen.

El 4 de julio de 1951, con tan solo 30 años falleció en París debido a una enfermedad renal relacionada con su periodo en Mauthausen. Mientras estuvo convaleciente empezó a escribir sus memorias, la que tituló “Spaniaker” como eran llamados los españoles en Mauthausen, que tras pasar por varias manos finalmente desapareció. Fue enterrado en el cementerio parisino de Thiais.


El 16 de junio de 2017 los restos mortales de Francesc Boix el "Fotógrafo de Mauthausen" fueron exhumados del cementerio de Thiais y fueron enterrados con honores en el cementerio parisino de Père Lachaise.


A finales de este año 2018 se estrenará una película sobre Boix, dirigida por Marc Targarona y protagonizado por Mario Casas.

Para saber más:
El fotógrafo del horror. La historia de Francisco Boix y las fotografías robadas a los SS de Mauthausen, de Benito Bermejo
El fotógrafo de Mauthausen, de Salva Rubio, Pedro J, Colombo y Aintzane Landa (cómic)
Centro Documental de la Memoria Histórica
Nizkor (declaración de Boix en los Juicios de Nüremberg)
El País
El Español
La Vanguardia
RTVE

miércoles, 27 de junio de 2018

Lectura recomendada: III Reich Photo Project

El III Reich es un periodo histórico que después de más de 70 años de su caída sigue fascinando a todos los aficionados a la historia. Uno de esos aficionados, yo diría apasionado, es Joan Santonja.

III Reich Photo Project es un proyecto fotográfico que comenzó Joan hace 9 años y que por fin se ha convertido en un libro, gracias a Dstoria Edicions, con casi 100 imágenes tomadas por toda Europa. Las excelentes fotografías están acompañadas de un completo texto explicativo que nos acerca a como fue y lo que aún queda del imperio que forjó Adolf Hitler entre su ascenso al poder en 1933 hasta su caída en 1945.


El libro se divide en tres partes:
1- EL ASCENSO lo componen aquellas imágenes relacionadas con la llegada de Hitler al poder y la hegemonía del III Reich; de la Guarida del Lobo, el cuartel general del Führer durante la invasión de la URSS y la isla de Helgoland el refugio secreto de los Lobos Grises de la Kriegsmarine.

2- EL TERROR está dedicado a los campos de concentración, como el infame Auschwitz, así como  a la casa Wanssee donde se decidió la suerte de millones de judíos. Tambien están los restos de los sótanos de la Gestapo en Berlín. Por último está el pueblo francés de Oradour sur Glane como testigo macabro del asesinato de civiles inocentes y de la futilidad de la guerra.

3- EL OCASO del III Reich muestra a través de las imágenes las Flakturm y los refugios que construyeron los nazis para defender su vasto imperio. Entre estas defensas se encuentran las del "Muro Atlántico" en las costas de Normandía, acompañadas de imágenes del cementerio alemán en "Le Cambe" y el norteamericano en la playa de Omaha.


Un viaje a través del tiempo que a los amantes y seguidores de la Segunda Guerra Mundial no decepcionará.

Joan Santonja es arquitecto y durante 3 años estuvo al frente de un maravilloso proyecto del que tuve la suerte de formar parte, la revista especializada "WW2 Global Project"

III Reich Photo Project se puede adquirir a través de Amazon. Pronto estará disponible en El Corte Inglés, La casa del libro y otras librerías. No os lo perdáis.

Para saber más:
WW2 Global Project
Dstoria

sábado, 23 de junio de 2018

Varsovia arrasada

En julio de 1944 Varsovia ya llevaba 5 largos años de ocupación alemana. En el Frente del Este los alemanes se encontraban en plena retirada tras el empuje del Ejército Rojo en la ofensiva de primavera. El momento de la liberación de la capital de Polonia parecía muy próximo. Pero cuando los soviéticos llegaron al río Vístula, en los arrabales, se pararon. La ciudad que tanto había sufrido se enfrentaba a la destrucción total.

Mientras se aproximaban a Varsovia, los soviéticos animaron a la Resistencia (Ejército Nacional) a rebelarse contra las tropas alemanas que controlaban la ciudad. La Resistencia polaca era leal al gobierno que se encontraba exiliado en Londres y querían liberar su capital antes de que llegaran los soviéticos y establecieran un gobierno títere para apoderarse de Polonia. El Ejército Nacional, que contaba con cerca de 50000 efectivos entre los que había desde jóvenes Boy Scouts a grupos de judíos que escaparon del gueto antes de su destrucción, atacó a la guarnición el primero de agosto y en tan solo tres días había tomado casi toda la ciudad, aunque estaban dispersos y con problemas de comunicación.


Cuando los insurgentes tomaron lo que quedaba del gueto judío las SS reunieron a 40000 civiles y los ejecutaron, lo que animó aun más a los resistentes en su lucha. Durante los 63 días que duró Varsovia fue machacada por las bombas. Hitler quería arrasar la ciudad por completo para borrarla de los mapas y convertirla en un lago.

Entre el 9 y el 18 de agosto se dieron los combates más intensos, en los que los alemanes aplicaron sus tácticas de 1939, La Luftwaffe bombardeo los hospitales, aunque estuvieran marcados con la cruz roja, ya que no consideraban a los polacos como tropas regulares, sino como terroristas y saboteadores. Los combatientes que luchaban en la ciudad vieja tuvieron que abandonarla por las alcantarillas, la única vía de comunicación efectiva para los rebeldes.


En el mayor levantamiento civil contra los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, durante los más de dos meses que duró la lucha los soviéticos no hicieron nada. Stalin se negó a permitir que los aliados utilizaran los aeródromos soviéticos para enviar suministros a los polacos y hasta ordenó desarmar a los refuerzos del Ejército Nacional que trataban entrar en la ciudad. Sin munición ni alimentos los varsovianos se rindieron a los alemanes el 2 de octubre. Prácticamente toda la población fue deportada a Alemania, donde muchos morirían en campos de concentración y la ciudad, destruida. Varsovia solo la habitaban fantasmas. Al final Stalin logró su objetivo, tras expulsar a los alemanes de Polonia, estableció su gobierno pro soviético.


La confabulación de los soviéticos en la destrucción de Varsovia fue tremendamente embarazosa para los británicos, que habían entrado en guerra debido a la invasión de Polonia por parte de Alemania en 1939. La lucha por la libertad de Varsovia costó la vida a más de 250000 civiles y el 85% de la ciudad destruida.

Para saber más:
Historiabarriga
Foro Segunda Guerra Mundial
Marianna Bukowski
La Segunda Guerra Mundial, ed Codex

miércoles, 13 de junio de 2018

El libro que inspiró el ataque a Pearl Harbor

Para los norteamericanos el principal responsable del ataque a la base naval de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941 era Isoroku Yamamoto, el mas destacado estratega del Japón. Pero la idea de lanzar un ataque sorpresa a Pearl Harbor, parece que no era del todo suya, en parte la tomó de un libro de política ficción.


Yamamoto, un gran conocedor de los Estados Unidos, donde había sido estudiante en la Universidad de Harvard; poco después de la Primera Guerra Mundial, fue nombrado agregado naval en Washington. Durante los 5 años que sirvió como agregado naval pudo observar que los japoneses jamás lograrían vencer a la potencia norteamericana. Asi que al volver a Japón apoyó la modernización de la flota nipona y la construcción de más portaaviones. A pesar de que Japón construyera más y mejores navíos de guerra y aunque los marinos fueran entrenados igual que las potencias navales norteamericana y británica, siguió creyendo que no podrían vencer.
Cuando el Primer Ministro japonés le preguntó sobre las posibilidades de victoria japonesa, le dijo:
En un primer momento tendremos grande éxitos. Este periodo podría durar un año o incluso más. Pero no estoy nada seguro de como acabarán las cosas.
Precisamente en esa primera fase de la guerra cooperó con el plan de ataque a Pearl Harbor, inspirado por un libro. Además aprendieron del ataque al puerto italiano de Tarento llevado a cabo por los británicos en 1940. Tambien en la escuela naval se realizaban ejercicios de juegos de guerra con el hipotético ataque a la bases norteamericana.

Durante el periodo en el que fue agregado naval en Washington se hizo con un libro, recomendado por una revista literaria, "The Great Pacific War" (la gran guerra del Pacífico), escrito por el periodista británico Hector C. Baywater que falleció en agosto de 1940, antes del ataque a Pearl Harbor. En el libro se presentaba un imaginario conflicto entre Estados Unidos y Japón que comenzaba con un ataque sorpresa, llevado a cabo por fuerzas aeronavales, contra Pearl Harbor y con una serie de desembarcos en diferentes islas del Pacífico, como las Filipinas, además de adelantar el uso de los Kamikazes.
Yamamoto lo leyó y recomendó su lectura a todos los oficiales navales japoneses. El libro fue traducido al japonés y distribuido a los oficiales de marina y la Academia Naval japonesa lo adoptó como libro de texto para sus estudiantes.


Yamamoto tiene el merito de haber llevado a la practica la visión de "The Great Pacific War", al igual que hay que tener en cuenta la poca visión de la marina norteamericana. Los únicos que lo tomaron en serio fueron el general Frederick Martin, y el vicealmirante Patrick N. L. Bellinger, que en el verano de 1941 presentaron un informe relativo a un posible ataque japonés a la base de Pearl Harbor y las medidas necesarias para defender la base que fue ignorado por Washington.

Yamamoto, comprendió tras el ataque de diciembre de 1941, que no haber hundido a los portaaviones hacia que la operación no fuera totalmente efectiva, lo que le llevó a provocar la batalla de Midway, que también resulto adversa para el Japón y que significó un claro punto de inflexión de la Segunda Guerra Mundial en el teatro del Pacífico.

Para saber más:
Lindsey Williams
The Great Pacific War, de Hector C. Baywater
Visions of Infamy: The untold story of how journalist Hector C. Bywater devised the plans that led to Pearl Harbor, de Honan, W. H.
Filipiknow

miércoles, 6 de junio de 2018

El telegrama que engañó a Hitler sobre la invasión de Francia

Un télex ultrasecreto fue enviado a Berlín por un hombre que se hacía pasar por un espía alemán en Londres, tres días después de que la invasión de Francia por las costas de Normandía comenzara el 6 de junio de 1944.

El agente, usando su nombre en clave alemán 'Alaric', se había reunido con otros tres espías alemanes, quienes habían adoptado los nombres ingleses de 'Jonny', 'Dick' y 'Dorrick', aunar informaciones sobre los desembarcos.

El emisor del télex, "Alaric" era en realidad el empresario español Juan Pujol García, tambien conocido como "Garbo". Garbo Era el agente doble más valioso de Gran Bretaña.

Los agentes alemanes creían que la operación era una diversión previo a un ataque en una ubicación diferente, más probablemente en Pas-de-Calais, que estaba mucho más cerca de Inglaterra.
Temiendo que una fuerza de invasión aliada más grande desembarcara de forma inminente en Pas-de-Calais, retrasó el envío de tropas y tanques adicionales a Normandía durante siete semanas después del Día D.


Traducido, el mensaje dice:
En mi opinión, debido a la buena disposición de las tropas militares en el sureste y el este de Inglaterra y porque no participan en las operaciones, las que sí participan son en maniobras de distracción. con el propósito de llamar la atención sobre ellos y por lo tanto atacar en una ubicación completamente diferente.
Esto podría, bajo las circunstancias de sus continuos ataques aéreos en los lugares estratégicos a su alrededor, y debido a la buena disposición de las tropas ya mencionadas, ser preferente el área de Pas de Calais.
Especialmente porque en la eventualidad de tal ataque, la base aérea más cercana podría aportar los ataques aéreos necesarios y continuos que necesitarían para llevar a cabo dicho proyecto.
Resultó fatal ya que los aliados lograron establecerse firmemente en Francia. En apenas un año habían liberado Francia, Bélgica y Holanda antes de invadir Alemania.

El télex fue revisado por el MI5 y permitió que se enviara a Alemania, dentro de la Operación Fortitude, que generó toda clase de engaños para haces más plausible el ataque por el Pas-de-Calais, como la creación de un ejercito "fantasma" que estaría al mando del General Patton. El Pas-de-Calais era el punto más cercano entre Francia y Gran Bretaña, pero los aliados decidieron no invadir Francia por allí porque era la sección más fortificada del llamado Muro Atlántico de Hitler.
En las semanas previas y posteriores a la invasión, los aliados intensificaron los ataques aéreos en Calais, incluyendo arrojar tiras de aluminio para dar lecturas de radar falsas.



Pujol era tan confiable para los alemanes que recibió la Cruz de Hierro por orden de Hitler, quien, actuando en base a la poco fiable inteligencia, cometió uno de los mayores errores de la guerra. Por sus servicios Gran Bretala le concedió la Cruz de Miembro del Imperio Británico. Juan Pujol es la única persona condecorada por los dos bandos durante la Segunda Guerra Mundial.

Este impresionante documento histórico fue subastado en Gran Bretaña por 700 Libras.

Para saber más:
Mail Online
RT
Puente Libre
Jefferys Auctions

miércoles, 30 de mayo de 2018

Los niños del Kindertransport

Entre 1938 y 1940, unos 10.000 niños judíos fueron llevados de la Europa ocupada por los nazis a Gran Bretaña en lo que más tarde se conocería como el "kindertransport". Muchos de los niños fueron arrancados de sus hogares durante las vacaciones de Hanukkah y tuvieron que viajar sin sus padres, algunos con mucha suerte llegaron a viajar con sus hermanos.

Las Leyes de Nüremberg, aprobadas por la Alemania nazi en 1935, provocaron el aislamiento de los judíos alemanes de su país. Las leyes fueron algunas de las primeras que excluyeron formalmente a la población judía de la vida alemana, como despojarlos de su ciudadanía, quitarles de sus puestos de funcionarios o prohibir el matrimonio entre alemanes y judíos. Esto hizo que muchos judíos decidieran abandonar Alemania.


El proyecto kindertransport llegó apenas nueve meses antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. La organización del rescate y transporte de los niños comenzó pocos días después de la Noche de los Cristales Rotos (Kristallnacht). Para ello los líderes judíos en Gran Bretaña apelaron a Neville Chamberlain, primer ministro del Reino Unido, que permitiera, al menos temporalmente, a los menores judíos entrar en el país sin sus tutores legales. Antes de que el gabinete británico aceptara la petición de acoger niños hasta los 17 años, un buen número de ellos ya habían tomado un tren para abandonar el país.
La mayoría de los niños que fueron enviados en tren y barco al Reino Unido eran alemanes y austriacos. Ya comenzada la guerra algunos niños de Polonia y Checoslovaquia también fueron llevados al Reino Unido. Algunos de los niños desplazados fueron enviados a centros de acogida, mientras que otros fueron enviados a albergues y granjas.


El gobierno británico tuvo que dar prioridad a los niños teniendo en cuenta varios factores. En primer lugar los huérfanos, los niños que estaban siendo amenazados con la deportación y los niños cuyos padres eran demasiado pobres para cuidarlos. Además, a los niños que tenían al menos un padre en un campo de concentración se les permitió salir de su país de origen.

A lo largo de los nueve meses que duró el kindertransport, miles de niños no acompañados llegaron al Reino Unido. El primer transporte llegó a Harwich, Gran Bretaña, el 2 de diciembre de 1938 con unos 200 niños de un orfanato judío de Berlín que había sido destruido en el Kristallnacht. El último partió de los Países Bajos el 14 de mayo de 1940; 74 niños abordaron un carguero de pasajeros que terminaría siendo el último en dejar el país libremente por el resto de la guerra.

En 1940, las autoridades británicas internaron como extranjeros enemigos a unos 1.000 adolescentes del Kindertransport en campos de internamiento en la Isla de Man, Canadá y Australia. A pesar de su clasificación como extranjeros enemigos, algunos de ellos se unieron más tarde al ejército británico y lucharon en la guerra contra Alemania. Muchos de los niños del kindertransport terminaron siendo los únicos en sus familias que sobrevivieron a la guerra.


Desde los Estados Unidos se organizó la One Thousand Children, una misión similar que salvó alrededor de 1.400 niños de la Europa nazi, Lamentablemente la One Thousand Children no estaba tan organizada como el kindertransport. En 1939, un senador intentó que se aprobase un proyecto de ley para admitir a cerca de 20.000 niños judíos no acompañados en el país, pero el Congreso rechazó el proyecto de ley.

Uno de aquellos niños, Paul Alexander, que en la actualidad tiene 81 años, comenzará el 1 de julio de 2018 un recorrido en bicicleta de 600 millas (1,000 kilómetros) con su hijo de 34 años, su nieto de 15 años y otras 39 personas que rendirán homenaje al programa “Kindertransport” que lo salvó a él y a miles de niños judíos del régimen nazi, en un viaje que les llevará una semana.

Para saber más:
The Holocaust Explained
Imperial War Museums
USHMM
Kindertransport Association
Girl Museum
Aurora