domingo, 30 de mayo de 2021

Zanahorias y radares

Seguro que la mayoría hemos oído decir a nuestras madres que las zanahorias son buenas para la vista. En esa afirmación hay un poco de verdad ya que las zanahorias son ricas en betacaroteno, lo que le da su color naranja, y que es el precursor de la vitamina A, esencial para la salud de los ojos. Si bien es cierto que las personas que sufren grave escasez de la vitamina A, conocida también como retinol, pueden padecer ceguera nocturna, la vitamina A está presente en otros alimentos y en mayor cantidad que en las zanahorias. Por ejemplo en las coles, las espinacas e incluso en el hígado.

Zanahorias y radares
Las zanahorias te mantienen sano
y te ayudan a ver en los apagones
Y el mito de la zanahoria y la vista, ¿de dónde viene?

Viene de la propaganda británica durante la Segunda Guerra Mundial que aprovechó que se había descubierto recientemente que la falta de vitamina A provocaba la ceguera nocturna

Durante la Batalla de Inglaterra los pilotos de la RAF llegaron a interceptar a los bombarderos alemanes incluso antes de que llegaran a las costas de Gran Bretaña, por eso el Gobierno británico lo justificó con el alto consumo de zanahorias en la dieta de sus pilotos. En la propaganda se usó al as del aire John "Cat eyes" Cunningham que logró 20 derribos enemigos en combates nocturnos atribuyendo su pericia al consumo de zanahorias. Los descubrimientos sobre la vitamina A lo hacía plausible, pero parece ser que los alemanes no se tragaron el engaño

La realidad es mucho más sofisticada. Las zanahorias eran una cortina de humo para tapar el uso del RDF (Radio Direction Finding) que es como se conocía por entonces al Radar, un invento de los físicos Robert Watson-Watt y Arnold Wilkins que trabajaban en una especie de "Rayo de la Muerte" para derribar los aviones enemigos provocando fiebre alta en el piloto. Los germanos llevaban desarrollando un sistema de detección desde 1934 pero no era tan desarrollado como el británico.

Zanahorias y radares
Las victorias de los pilotos de la RAF en los raids nocturnos alemanes se debían al uso de un radar de interceptación aerotransportado Mk IV. Montados inicialmente en los bombarderos ligeros Bristol Blenheim, demasiado lentos para interceptar a los aviones alemanes, se instalaron en los más potentes y fuertemente armados Bristol Beaufighter. Los pilotos británicos llamaron al radar Mk IV "cajas mágicas".

Los radares instalados en los Beaufighters constaban de receptor, transmisor, panel de control, modulador, unidad indicadora y un sistema de antenas instaladas en el morro y en las alas. El sistema tenía un alcance máximo efectivo de cuatro millas (6437,38 metros) y mínimo de 400 pies (122 metros) a una altitud superior a los 1000 pies (304 metros). Aunque no eran excesivamente precisos con la práctica de los operadores lograban posicionar a los Beaufighters a unos 1500 metros de los bombarderos alemanes.

Otra razón de la efectividad de los pilotos británicos era la táctica de aproximarse por detrás y a distinta altura para evitar la estela del bombardero enemigo.

La propaganda no consiguió engañar a los alemanes pero si que caló entre los británicos. El consumo de zanahorias aumentó exponencialmente y nacieron un buen número de recetas con la zanahoria como ingrediente principal incluidos en numerosos libros de recetas. Las autoridades elaboraron campañas informativas sobre los beneficios de esta hortaliza frente a otros alimentos mucho más escasos debido al racionamiento, entre los que destacaban los carteles del Doctor Carrot, con gafas y que portaba un maletín con la inscripción "VIT-A" y Potato Pete, que hasta tuvieron una canción. 

Otra de las medidas tomadas por el gobierno británico fue potenciar la instalación de huertos en los jardines para producir frutas y verduras. Un plato muy popular era el Woolton Pie, por el ministro de Alimentación británico, lord Woolton y en el que la zanahoria era un ingrediente destacado.

Aunque el aumento del consumo de zanahorias no mejoró la vista de los británicos, que en algunos casos llegaban a consumir de dos a tres kilos semanales, pero seguro que mejoró el aporte de vitaminas vegetales que mejoraban significativamente su salud en tiempos de escasez y racionamiento.

Para saber más:
Zeiss
Wikipedia
The 1940's Experiment
World Carrot Museum
ABC
La Aldea Irreductible

domingo, 23 de mayo de 2021

Destacamento Asano, rusos en el ejército japonés

Tras la revolución bolchevique de 1917, muchos soldados del Ejército Blanco, el ejército del Zar, se refugiaron en Manchuria. Tras la invasión japonesa de la región muchos de estos exiliados rusos se unieron al ejército japonés. Querían volver a Rusia y acabar con los comunistas.

Destacamento Asano
Cuando Japón invadió Manchuria en 1920 un importante número de rusos ayudaron a los japoneses en su lucha contra las tropas chinas. Manchuria se convirtió en un estado títere del Japón llamado Manchukuo, en el que los rusos tendrían el mismo estatus que los japoneses.

Inicialmente, los rusos comenzaron colaborando con las oficinas de información japonesas y posteriormente en diversas unidades militares encargadas de la seguridad de instalaciones militares y acciones anti-partisanas. Entre ellas sobresale el Destacamento Asano, que formaba parte del prestigioso Ejército de Kwantung y al mando del mayor Asano Makoto. La mayoría de sus miembros eran miembros del Partido Fascista Ruso, creado por Konstantín Rodzayevski.

Esa unidad secreta, con uniforme japonés, comenzó realizando operaciones de sabotaje y reconocimiento en los territorios soviéticos del Lejano Oriente y Siberia con el fin de preparar una futura invasión japonesa.

Destacamento Asano
El Destacamento Asano participó en dos operaciones junto al ejército japonés en 1938 y 1939 en las batallas del lago Jasan, y en Jaljin Gol, aunque principalmente se dedicaron a los interrogatorios a los soldados soviéticos hechos prisioneros. En Jaljin Gol una unidad de caballería del Destacamento Asano aniquiló casi por completo a otra del ejercito de Mongolia.

Un par de años después de la derrota japonesa de Jaljin Gol, los nipones desecharon el plan Kantokuen de invasión de la Unión Soviética y la invasión quedó definitivamente cancelada en 1943. Por ello el Destacamento Asano abandonó las operaciones de sabotaje e información para pasar a ser una unidad regular dentro del 162º Regimiento de Fusileros de Manchukuo.

Destacamento Asano
Tras la invasión alemana de la Unión Soviética fueron aumentando poco a poco los sentimientos anti alemanes y anti japoneses entre los rusos de Manchuria, ya que Alemania y Japón eran aliados y los rusos querían una Rusia propia. Anticomunista, pero propia. Asi pues, muchos oficiales comenzaron a colaborar con los soviéticos, como uno de los mandos más destacados del Destacamento Asano, Gurguen Nagolian, era un agente de la NKVD.

A primeros de agosto de 1945, los soviéticos invadieron Manchuria y algunas unidades japonesas formadas por rusos combatieron contra sus compatriotas del Ejército Rojo pero prácticamente fueron aniquiladas en un maremágnum en el que en numerosas ocasiones no se sabía quien era amigo o enemigo. Pero la generalidad de los rusos manchúes decidieron abandonar a los japoneses y tomar las armas contra ellos.

Para la mayoría de los miembros que seguían con vida del Destacamento Asano, aún no habia acabado la guerra. Los servicios de contra-inteligencia soviéticos llevaban el tiempo suficiente como infiltrados entre los ciudadanos rusos de Manchuria y conocían las actividades de prácticamente todos ellos. Fueron llevados a la URSS, donde fueron juzgados por traición. La mayor parte de los oficiales fueron ejecutados y el resto pasó muchos años en el Gulag.

Para saber más:
Russian Fascism: Traditions, Tendencies, Movements, de Stephen D. Shenfield
Rusia Beyond

domingo, 16 de mayo de 2021

Historia de una imagen: Las chicas del VE Day en Trafalgar Square

Esta fotografía, al igual que la del beso de Times Square el Día de la Victoria al Japón (VJ Day), ha sido un símbolo de las celebraciones en el VE Day, el día de la Victoria en Europa. Pero: ¿Quiénes son esas dos jóvenes que sonríen ante la cámara en las fuentes de Trafalgar Square el 8 de mayo de 1945?

70 años después, el Imperial War Museum (IWM) pidió ayuda a través de twitter para poner nombres a aquellas alegres muchachas de la foto. En tan solo veinticuatro horas un familiar se puso en contacto con el IWM. Ya tenían sus nombres: eran Joyce Digney  y Cynthia Covello, dos amigas de toda la vida. Las dos se habían unido al Women's Land Army en el verano de 1944, cuando Cynthia tenía 20 años y Joyce tenía 18. Ambas trabajaron en varias granjas en el condado de Surrey, a las afueras de Londres.

Las chicas del VE Day
Cynthia falleció en 1983 y su amiga Joyce en noviembre de 2015. Ambas mujeres se casaron con soldados canadienses poco después de la guerra y se mudaron a Canadá. Joyce se estableció en la Columbia Británica, mientras que Cynthia lo hizo en el este de Canadá. Las dos mujeres se mantuvieron en contacto, y Cynthia finalmente se mudó a la Columbia Británica. Hasta el día de hoy, las dos familias viven cerca y permanecen muy unidas. Joyce sabía de la existencia de la fotografía, y afirmaba que estaba "muy sorprendida" por el eco que había tenido la imagen.

Según el IWM las dos jóvenes habían visto fotos de los desfiles que se hicieron por el armisticio de la Primera Guerra Mundial en Londres, así que decidieron que si aún estaban vivas al final de la guerra, viajarían hasta a Londres y se unirían a las celebraciones.

Aun quedarían unos meses de lucha en el Pacifico y para que la guerra terminara definitivamente, pero la victoria en Europa había llegado y se anunció el lunes 7 de mayo de 1945. El día siguiente fue declarado día festivo en Gran Bretaña. Las dos amigas se mantuvieron fieles a su palabra y, desde Surrey, tomaron el primer tren a Londres ese mismo martes.

Primero se dirigieron a la catedral de San Pablo, donde rezaron por los familiares y amigos que habían perdido en la guerra. A continuación, salieron a la calle y se unieron a la multitud para divertirse en ese día tan especial. Según recordó Joyce en una carta a la familia de Cynthia en 2006: "Caminamos por todo Londres y, a menos que estuvieras allí, no podías creer la euforia que existía; Abrazos, besos, sonrisas y risas. Era como una familia gigantesca que se reunía".

Las chicas del VE DayAl final terminaron en Trafalgar Square, donde las celebraciones estaban en pleno apogeo. Las calles llenas de gente estaban cerradas al tráfico, y los policías hacían la vista gorda con los que se subían a la Columna de Nelson y las cuatro estatuas de leones que la rodean.

Joyce y Cynthia decidieron entrar en el pub The Chandos, junto a la plaza en St. Martins Lane.  En el pub no daban abasto y las chicas tuvieron que coger los vasos de dos personas que habían terminado sus bebidas. Y sin lavarlos los llenaron de nuevo.

Después del pub, volvieron a Trafalgar Square, donde se unen a una conga gigante que serpentea alrededor de las estatuas y las fuentes. Era un día cálido y la gente estaba sentada metiendo sus pies en el agua de las fuentes. Para refrescarse, Joyce y Cynthia decidieron unirse a ellos. Se quitaron los zapatos, se arremangaron los pantalones y se metieron en el agua. Primero dos soldados se metieron con ellas en la fuente, un poco después dos marineros se unieron a ellas. Uno se subió a una de las fuentes y se zambulló en el medio metro de agua. Rodeo con los brazos a Joyce y ambos cayeron hacia atrás sumergiéndose bajo el agua. Después del chapuzón, las dos mujeres se dirigieron a la estación de Waterloo, donde se secaron junto a una hoguera encendida como celebración, antes de tomar el tren de vuelta a Surrey.


Además de las fotografías, el Teniente Sidney Sasson, camarógrafo norteamericano del US Signal Corps, presente en Trafalgar Square capturó en su película a color a Joyce y Cynthia en la fuente con los dos soldados. Joyce recordaba haber visto una película de su celebración en la fuente en un noticiero de cine poco después de la guerra, pero no fue hasta mucho más tarde que las dos familias descubrieron qué tan famosas se habían hecho las fotografías y la película. 

Para saber más:
Telegraph
Daily Mail
Independent
Mayor of London
Imperial War Museum
Youtube
Londonist

sábado, 15 de mayo de 2021

Sorteo 10º aniversario y novedades


Hola a todos.

Esta entrada es para comunicaros algo muy importante. EL CAJÓN DE GRISOM cumple, nada más, ni nada menos que 10 AÑOS. Siempre contando la Historia de la Segunda Guerra Mundial a través de historias curiosas o poco conocidas.

Parece que apenas ha pasado el tiempo desde el primer artículo sobre la máquina Colossus y en estos años EL CAJÓN DE GRISOM ha ido creciendo, e incluso tiene un nuevo miembro, el podcast LA TRINCHERA. Pero, sobre todo, ha crecido en lo más importante: en AMIGOS

10 años no se cumplen todos los días, ¿verdad? Así que, vamos a celebrar nuestro cumpleaños juntos…

¿Preparados para saber todo lo que tenemos preparado para vosotros? 

En primer lugar quiero comunicar a los suscriptores que a partir de ahora recibiréis las comunicaciones de las nuevas entradas a través de Follow.it. Esto es debido a que Feedburner, deja de estar operativo y hemos tenido que migrar a otra plataforma. Además con Follow.it tenéis funciones adicionales que no existían en Feedburner, como definir filtros y más canales de entrega para recibir las nuevas entradas, por ejemplo. a través de Telegram, página de noticias, etc. Y pronto se sumaran:  Extensión para Chrome, Whatsapp, FB Messenger, WeChat y muchos más.

¿No estás suscrito? 


No te pierdas las futuras historias de EL CAJÓN DE GRISOM 

PERO VAMOS A LO MÁS IMPORTANTE (SORTEO CERRADO)

Vamos a sortear entre todos los amigos DOS (por la gran acogida serán TRES) lotes de revistas y cómics relacionados con la Segunda Guerra Mundial.

LOS GANADORES SON: MARIBEL, JESÚS Y ÁNGEL

Ganar uno de ellos es ¡Muy Fácil! (SORTEO CERRADO)

Tienes tres opciones:

1 - Entra en la cuenta de Twitter de El Cajón de Grisom (AQUI):

  • Da un Me Gusta y haz RT al tuit del sorteo
  • Comenta desde cuando conoces EL CAJÓN DE GRISOM

2 - Entra en la cuenta de Facebook de El Cajón de Grisom (AQUI):

  • Da un Me Gusta a la publicación del sorteo
  • Comenta desde cuando conoces EL CAJÓN DE GRISOM

3 - Entra en la cuenta de Instagram de El Cajón de Grisom (AQUI)

  • Da un Me Gusta a la publicación del sorteo
  • Comenta desde cuando conoces EL CAJÓN DE GRISOM

Tienes para participar hasta el 31 de mayo. ¡SUERTE! 👌 (SORTEO CERRADO)

El resultado del sorteo se comunicará a los ganadores antes del 10 de junio de 2021.

jueves, 13 de mayo de 2021

Lectura recomendada: El Final de Hitler. Muerte en el Führerbunker

El búnker de la Cancillería fue la última guarida de Hitler.

Los últimos días del III Reich, fueron durísimos para Alemania, y en el interior del Führerbunker se pasaba por muchos estados de ánimo. Se pasaba de la mayor de las tristezas a momentos de total apatía, mientras que en otros momentos se despertaba una gran euforia, como cuando murió el presidente de los EE.UU., Franklin D. Roosevelt.

El Final de Hitler. Muerte en el Führerbunker
El búnker era claustrofóbico, como describe José Antonio Márquez Periano en las primeras líneas de su libro "El Final de Hitler. Muerte en el Führerbunker": "Una pequeña sala cerrada de 3x4 metros, doce metros cuadrados. Un sofá de 2 plazas, una pequeña mesa, dos pequeñas sillas para las visitas y una alfombra. Eso es todo."

En el libro aparecen descritos con mucho detalle y diversos documentos y fotografías como eran la Cancillería del Reich, el primer búnker de Hitler, el Vorbunker, y el búnker en el que Hitler pasó sus últimos días y donde se suicidó, el Führerbunker.

A esta información se suma, a modo de contexto, una descripción del desarrollo de la batalla por Berlín, la capital del Reich.

Pero lo más interesante de "El Final de Hitler. Muerte en el Führerbunker" es como da respuesta a quienes eran y cuál fue el destino de los que vivieron o pasaron por el último refugio de Hitler. 

El 30 de abril de 1945, Hitler y su reciente esposa Eva se suicidaron. El Ejército Rojo estaba a sólo unos cientos de metros de su último refugio. Este tema que que incluso hoy sigue rodeado de misterio, intriga y conspiración, no podía faltar y el libro da respuesta al enigma de la muerte del Führer

"El Final de Hitler. Muerte en el Führerbunker", es un interesante libro que pone ambiente a los últimos días de Hitler y de la vida en el búnker de la Cancillería. Además trae contenidos interesantes como fotos, documentos o una entrevista a Rochus Misch, el último superviviente conocido del Führerbunker.

José Antonio Márquez Periano, es un madrileño desde 1978, licenciado en Filología Clásica e Historia que actualmente vive en la bella ciudad de Praga, una ciudad por la que siento predilección. Al igual que yo, es un apasionado a la Segunda Guerra Mundial.

José A. es divulgador militar desde hace más de una década y ha colaborado y escrito multitud de libros de muy diversa temática. Entre sus muchos libros están "Caballeros de la Cruz de Hierro"  su primer ensayo histórico sobre la Segunda Guerra Mundial, que ya cuenta con una 5ª edición. Su segundo trabajo, "Diamantes de la Cruz de Hierro" ya va por su 3ª edición. "Caballeros de la Medalla del Honor" fue su primera obra de la 2ª Guerra Mundial escrita en solitario. 

"Memorias de un Piloto", su nuevo libro, esta coescrito junto al protagonista, el coronel Joseph A. Peterburs, veterano de  tres guerras. Luchó en la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea y en Vietnam y el único soldado estadounidense que, además de derribar un Me 262, participó como soldado de infantería en un regimiento blindado soviético en la Segunda Guerra Mundial durante la batalla de Berlín. Lo podéis conseguir en edición limitada en tapa dura a 55 euros.

Para adquirir cualquiera de sus obras lo podéis hacer a través de Amazon o contactar directamente con José Antonio a través de correo electrónico (Megara_ediciones@yahoo.es), en un mensaje de Twitter (@Heroesdeguerra) o por Facebook.  

Escucha la interesante charla con José Antonio Márquez Periano en el podcast LA TRINCHERA en iVoox.

domingo, 9 de mayo de 2021

La máquina Enigma vencida por las matemáticas

En el año 1943, La guerra submarina, que hasta ese momento había cosechado importantes éxitos a la Kriegsmarine, había dado un vuelco y se había vuelto contra Alemania. Los U-Boote estaban siendo expulsados del Atlántico. Sin embargo, el Almirante Karl Dönitz pensó que sus comunicaciones, basadas en la máquina Enigma, eran inquebrantables, lo que le llevo a deducir que la ventaja que tenían los aliados era debido a los nuevos sistemas de detección. No obstante, las Enigma utilizadas por la Kriegsmarine llegaron a ser mucho más seguras que las que usaba el restos del ejército alemán, pues llegaron a usar máquinas de cuatro cilindros de engranajes para codificar, en lugar de tres.

Enigma vencida por la matemáticasInventadas por el ingeniero eléctrico e inventor alemán Arthur Scherbius en 1918, las máquinas Enigma eran un auténtico y complejo prodigio electromecánico y matemático, pero sus códigos no eran indescifrables.

El estado alemán encargó en 1925 la fabricación en serie de Enigma para 
el Reichswehr (Fuerzas Armadas). El arma que primero la uso fue la Marina y en 1929 el Ejército. Además de las fuerzas armadas la máquina fue usada por casi todos los estamentos gubernamentales. En ese momento Alemania tenía el sistema de comunicaciones más seguro.

Los cilindros de engranajes de la Enigma eran el corazón de la máquina. Los cilindros estaban formados por una serie de engranajes que codificaban cada letra introducida en el teclado. Cada engranaje tenían dos series de 26 contactos unidos entre sí mediante cables, con hasta 5 combinaciones diferentes. De este modo cada giro que hacia el engranaje alterara la letra y hace girar al siguiente engranaje. La pieza final del cilindro, llamada rueda de repetición, impedía que la letra que salía codificada coincidiese con la introducida. Precisamente esta medida de seguridad fue lo que hizo más fácil el trabajo a los criptógrafos de Bletchley Park, en donde llegaron a trabajar 10.000 personas.

Enigma vencida por la matemáticas
El funcionamiento de la máquina consistía en primer lugar en conectar el cableado en una posición predeterminada. Cuando se tecleaba la letra esta iba directamente a los cables donde ya cambiaba por otra. Esta letra a su vez pasaba a los cilindros, donde cada engranaje la recibía como una letra distinta y la reenviaba cambiada. De este modo cada cilindro de engranajes dos veces a la ida y a la vuelta, más la codificación que realizaba la rueda de repetición, la maquina básica de 3 cilindros daba 10.000.000.000.000.000 de combinaciones. Solo los cilindros conseguían 26 x 26 x 26 = 17.576 combinaciones de alfabetos, que en la de 4 rotores alcanzaban las 456.976. Y esto contando solo con los rotores. El aumento es exponencial al cambiar de forma periódica la configuración inicial de la máquina. Por ejemplo, una  configuración podría ser con el primer rotor en la marca 7, el segundo en la 4 y el n°3 en la 6. Como los rotores podían permutarse en la máquina, con tres rotores se podía conseguir un total extra de 105.456 posibles alfabetos. Había también un anillo para cada rotor que aumentaba el número de variaciones. 

La lucha por romper los códigos alemanes empezaron antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, cuando los polacos supieron de su uso por parte de los alemanes. Fue el matemático y criptógrafo Marian Rejewski quien, ya en 1932, rompió los códigos de la máquina Enigma usando una versión civil, pero muy posiblemente los británicos desconocían sus capacidades. Ya comenzada la guerra, los británicos montaron un complejo secreto en Bletchley Park, donde un importante grupo de genios, principalmente matemáticos, trabajaban para descifrar los mensajes alemanes. Mientras, en Francia, y de manera independiente, polacos como Rejewski, franceses y exiliados españoles, entre los que se encontraba Antonio Camazón, trabajaban coordinados para desentrañar los códigos alemanes.
 
Primero se intentó romper los códigos mediante complejos cálculos matemáticos, ¡a mano! Después, tras un laborioso y complejo trabajo, de un grupo liderado por Alan Turing, se construyó una máquina que era capaz de simular el trabajo de hasta ochenta Enigma. La máquina se llamaba Bomba y la operación de descifrado, Ultra. Por fin los aliados consiguieron romper la Enigma. A partir de ese momento los mensajes que enviaban o recibían los U-Boote ya no eran un secreto. Más avanzada la guerra se construyó Colossus, basada en Bomba y que rompería los códigos de alto nivel codificados por las máquinas de cifrado Lorenz.

Enigma vencida por la matemáticas
El trabajo de Bomba se apoyaba en las  Enigma capturadas, junto con documentos de cifrado, en 1941 a un barco meteorológico y al submarino U-110 alemanes.
  
El descifrado de los mensajes sin una Enigma y su libro de códigos es tan complejo que el invento de Bomba o Clossus aun no ha sido superado por los modernos ordenadores. Un ordenador actual podría tardar años en repasar todas las combinaciones posibles, aunque con algunos "atajos" algorítmicos y estadística, se reduce levemente el tiempo. Pero estos "atajos" reducen la precisión del descifrado, lo que podría dar errores en los mensajes. Este es un problema, sobre todo, para establecer coordenadas de posiciones de unidades militares.

Con un software especial creado por Enigma@home y unos 100 ordenadores funcionando las 24 horas lograrían romper el código de la Enigma de cuatro rotores, más compleja, en unos cuatro días

El éxito conseguido por los criptógrafos fue tan importante, que los aliados no usaron siempre la información recibida por temor a que los alemanes descubrieran que eran "escuchados". Bletchley Park y las actividades que allí se realizaron permanecieron en secreto hasta la década de 1960. 

Debido principalmente a la ruptura de los códigos de Enigma de los 1.170 U-Boote alemanes que participaron en la Segunda Guerra Mundial, más de 780 fueron hundidos por los aliados. Esto supuso que perdieran la vida 28.542 de sus 41.300 tripulantes de sumergibles. También se estima que se acortó la guerra en unos dos años.

Para saber más:
Criptología Nazi. Los Códigos Secretos de Hitler, de José M. Sánchez 
Historia (en rumano)

domingo, 2 de mayo de 2021

El Ejército Nacional Indio, el ejército olvidado

Desde comienzos de la década de 1930, Japón comenzó su expansión por Asia, aumentando tras el ataque a la base estadounidense de Pearl Harbor en 1941. Tras este ataque, el imperio del Sol Naciente tomó importantes enclaves de los aliados occidentales, como la colonia británica de Hong Kong o las Filipinas.

Ejercito Nacional IndioTras la caída de Singapur, la base militar británica más importante en el sudeste de Asia, se produjo la rendición más grande del ejército británico de la historia. Entre las tropas prisioneras se encontraba un importante número de soldados indios.

En abril de 1942, el capitán Mohan Singh, de ideas nacionalistas, fundó el Ejército Nacional Indio (ENI), o Azad Hind Fauj, con el apoyo de los japoneses. Con ese ejército quería luchar por la independencia de la India. Singh animado por el general japonés Iwaichi Fujiwara empezó a reclutar soldados entre los más de 45.000 prisioneros indios capturados durante la conquista de toda la península de Malasia. A los que se unían a la fuerza india, se les daría la libertad y se les restituirían sus derechos.

La Hindustan Field Force, primera unidad operativa formada por 2000 efectivos, estuvo operativa a finales del verano de 1942 y un grupo de unos 200 soldados entró en combate en Birmania un año después. El Grupo Bahadur, que se dedicó a operaciones encubiertas para conseguir información, realizar sabotajes en las instalaciones británicas y animar a la subversión. Algunas de estas operaciones se llevaron a cabo en la misma India.

Ejercito Nacional Indio
Las cosas no iban demasiado bien para el Ejército Nacional Indio. Acabando el año 1942, Mohan Singh ordenó su disolución, ya que sentían que estaban siendo utilizados por los japoneses y no se les daba todo lo que se les prometía. Lo más importante era entrar en la India y liberarla del colonialismo británico. Así, miles de soldados decidieron volver a ser prisioneros de los japoneses. Ante esta delicada situación intervino el político nacionalista Subhas Chandra Bose, a petición de los japoneses, lo que impidió la desmovilización. Los japoneses pidieron que se hiciera cargo del Ejército Nacional Indio y lo reclamaron de Alemania, donde estaba desde 1940 y donde consiguió el apoyo de Hitler para con la causa de la independencia de la India. Se hizo cargo definitivamente del Ejército Nacional Indio el 4 de julio de 1943.

El Ejército Nacional Indio no estaba formado solo por soldados indios, tambien había Birmanos y Malayos; y su configuración era de una División, al mando del general Mohammad Zaman Kiani, formada por los 1º, 2º, 3º y 4º regimientos de guerrilleros (Subhas, Gandhi, Azad y Nehru). El armamento estaba formado por armas capturadas a los británicos y a los propios indios. No disponían de armamento pesado. También disponía de una pequeña fuerza aérea.

Ejercito Nacional Indio
Bajo la enseña de la bandera india y un tigre de bengala, finalmente se sumó a los planes nipones para invadir la India, a primeros de 1944 y así lograr la independencia de su tierra.

La división participó en la Operación Ha-Go, con el 1º Batallón del 1º Regimiento de guerrilleros. En la operación se tomó la ciudad india de Mowdok. Más al norte, en marzo, durante la Operación U-Go, los japoneses atravesaron el río Chindwin, precedidos por los exploradores del Grupo Bahadur y los regimientos 1º, 2º, y 3º que se encargaron de la defensa de los flancos de la fuerza principal japonesa. A finales de junio, tras el fracaso de la ofensiva, los indios tuvieron que retirarse en medio de lluvias torrenciales, debiendo abandonar a multitud de moribundos, demasiado débiles para continuar.

Los machacados restos de los 1º, 2º, y 3º regimientos se unieron al 4º cerca de Mandalay para intentar detener a los británicos. Pero los británicos lograron llegar a Rangún en mayo de 1945. Mientras la 2ª División, recién formada, tomó parte en la defensa del Monte Popa, donde resultó aplastado en abril de 1945.

Ejercito Nacional Indio
En el Ejército Nacional Indio estaba el Regimiento Rani de Jhansi, una unidad formada exclusivamente por 500 mujeres, de las que 200 eran enfermeras que se encargaron, entre otras funciones del hospital de Maymo. Este fue uno de los escasos regimientos de combate femeninos de la Segunda Guerra Mundial.

Tras las continuas derrotas ante los británicos, lo que quedaba del Ejército Nacional Indio, tuvo que abandonar Rangún. Alrededor de 16.000 soldados cayeron en manos de los británicos. Los oficiales serían degradados y expulsados del ejército. Subhas Chandra Bose falleció en agosto de 1945 en accidente de aviación.

Para saber más:
David López Cabia
The Quint
Eurasia 1945
ABC
Britannica
Segunda Guerra Mundial