domingo, 29 de diciembre de 2019

Navidad en Stalingrado

La Batalla de Staligrado (actual Volgogrado) librada entre tropas soviéticas y alemanas, junto a sus aliados, entre agosto de 1942 y febrero de 1943 fue la batalla más dura y sangrienta del frente del Este y de la Segunda Guerra Mundial con un coste humano de más de dos millones de personas. Stalingrado fue el principio del fin del expresionismo nazi.

Navidad en StalingradoLa Navidad es un periodo muy especial y sobre todo para los soldados en el frente. En Stalingrado quizás fue la más dura de todas. Esto que claramente representado en el testimonio del corresponsal de guerra alemán Heinz Schröter.

El 24 de diciembre los combatientes celebraron su fiesta de Navidad, mientras un cielo gris, como su triste existencia, se extendía por el frente; un frío implacable helaba las almas y el paisaje.
[...] Los soldados sólo tenían en común sus manos vacías y la bóveda del cielo, que en aquellos días estaba surcada por una humareda sanguinolenta.
Los pobres soldados se preguntaban porque Dios permitía que volviese la Navidad cuando los hombres se mataban unos a otros en una orgía de sangre.
[...] Pudo verse un largo y espantoso cortejo: granaderos, generales, enfermos, heridos, lisiados, hombres todavía útiles, héroes y cobardes, tiritando de frío bajo sus capotes de piel, sus mantas, sus uniformes quemados, con la cabeza o el vientre envueltos en trapos ensangrentados, se pusieron en camino, a menudo arrastrándose a gatas, hacia el aeródromo.
Navidad en Stalingrado
El débil puente aéreo para salir del Kessel (caldera) se realizaba principalmente desde el aeródromo de Pitomnik que se encontraba expuesto a constantes ataques soviéticos. Los Junkers llegaban con escasos y en muchas ocasiones inútiles abastecimientos y casi de inmediato despegaban evacuando heridos. Los pocos aviones que entraba y salían del Kessel no eran suficientes para sacar a los 250.000 soldados atrapados en el cerco soviético y los pocos afortunados que podían subir intentaban escapar del infierno colgando de las puertas y hasta algunos soldados desesperados se agarraban a las alas, ninguno de ellos logró sobrevivir.
[...] La procesión de los heridos dejaba tras de si una estela de sangre, innumerables objetos de la impedimenta estaban esparcidos por el suelo. Un bombardero, un aparto de transporte y dos cazas yacían destruidos por allí. Los fugitivos se apresuraban, pues la muerte les pisaba los talones. El hambre les torturaba, la angustia oprimía sus gargantas y el frío helaba la sangre.
Navidad en Stalingrado
Los hombres que intentaban salir pasaban junto a los muertos que estaban agrupados y apretados unos contra otros, como si todavía intentasen darse calor. Algunos miles de soldados llegaron al aeródromo sin garantía de salida. Más de catorce mil quedaron detenidos en el camino de la muerte de Pitomnik congelados por el frío, tan mortal como las armas soviéticas, mientras agotados y desesperados suplicaban y nadie les ayudaba.

El aeródromo de Pitomnik cayó en manos soviéticas el 16 de enero de 1943. El más pequeño de Gumrak cayo el 23.

En uno de los últimos aviones en escapara del cerco pudo salvarse la conocida como "Madonna de Stalingrado", que tanto reconfortó a muchos soldados en la triste Navidad de Stalingrado. Su autor no tuvo tanta suerte y murió en un campo de prisioneros en 1944.

El 31 de enero, 90 000 soldados al mando del recién ascendido Mariscal de Campo Friederich Paulus se rindieron. Los combates terminaron definitivamente el 2 de febrero. Solo volvieron a Alemania 5000 supervivientes.

Para saber más:
Les Sacrifiés. Stalingrad Jusqu'à La Dernière Cartouche, de Heinz Schröter
Revista World War II, enero-febrero 2007

domingo, 22 de diciembre de 2019

Los vuelos del Doble Amanecer

En la actualidad tomar un avión y volar de un extremo a otro del planeta parece algo muy normal, pero durante la Segunda Guerra Mundial suponía un tremendo riesgo, pero Hudson Fysh, fundador de Qantas asumió el riesgo y se embarcó en la en una aventura fascinante. Esta aventura se llamó "Servicio Secreto del Doble Amanecer" porque en cada trayecto se veía salir el sol dos veces.

Desde el verano de 1941 japón estaba aislado debido a un embargo sobre el petroleo impuesto por los Estado Unidos para detener sus ambiciones expansionistas en Asia, principalmente en China. Esto motivó que el 7 de diciembre aviones japoneses atacaran la base aeronaval hawaiana de Pearl Harbor con la intención de destruir la flota estadounidense del Pacifico.
Tras el ataque, Japón siguiendo con su expansión atacó Singapur con un intrépido asalto a través de las junglas del norte, para evitar las defensas británicas del sur que apuntaban hacia el mar. Tras una semana de combates, 64000 soldados de la Commonwealth fueron hechos prisioneros.

Con la caída de Singapur el 15 de febrero de 1942 cayó también la llamada Ruta del Imperio, que hasta ese momento era la única conexión aérea entre Australia y Gran Bretaña. Era imperativo establecer una nueva ruta aérea. En 1943, el Ministerio del Aire británico y la compañía aérea australiana Quantas la británica British Overseas Airways Corporation (BOAC), resultado de la fusión entre Imperial Airways y British Airways, decidieron llevar a cabo un osado plan propuesto por el presidente de la compañía australiana, Hudson Fysh.

La idea de Fysh era establecer una línea regular entre Australia y Ceilán, actual Sri Lanka, con salida desde el rió Swan, Perth y destino en el lago Koggala. Entre ambos puntos hay 5652 kilómetros y sin escalas. Para poder realizar tal singladura, lo pilotos debían volar mediante la antigua navegación celestial, que consiste en la utilización de un sextante para guiarse por las estrellas y el Sol. Además se complicaba con la necesidad de realizar el vuelo en silencio de radio mientras sobrevolaran aguas controladas por el enemigo. Para evitar problemas con los espías, la tripulación debía ir de paisano, pues un uniforme podía levantar sospechas.
El primer vuelo levantó el vuelo desde Perth, el 29 de junio de 1943, a las ordenes del capitán Russel Tapp.

Dos años antes, en enero de 1941, Estados Unidos aún no había entrado en guerra, era neutral, con lo que no podían proporcionar material de guerra a cualquier país que estuviera en conflicto, aunque eso era en teoría. Para poder hacerlo con sus amigos británicos, los EE.UU. utilizaron la compañía civil Quantas. Quantas recibía los aparatos y esta a su vez se los pasaba al ejército cuando los aviones llegaban a Autralia. Con este truco a Australia llegaron 19 aviones que pasaron a manos de la Real Fuerza Aérea Australiana (RAAF).

Mas tarde, con la Ley de Préstamo y Arriendo, los británicos recibieron 5 hidroaviones Consolidated PBY, que los británicos denominaron Catalinas, que fueron modificados con depósitos extra de combustible para lograr las 36 horas de autonomía, lo que limitó la capacidad de la aeronave a tres pasajeros y 69 kilogramos de correo. Los aparatos se llamaron Rigel, Spica, Altair, Vega y Antares, estrellas que se utilizaban para la navegación en la ruta Australia-Ceilán.

Los vuelos del Doble Amanecer, por seguridad, eran nocturnos en las zonas controladas por los aviones japoneses y tenían una duración media de 28 horas, aunque podían llegar a las 32 horas con los vientos en contra, siempre teniendo en cuenta el consumo de carburante. Para ajustar al máximo el consumo se reveló que la velocidad más económica eran 115 millas por hora, unos 185 km/h.
Los vuelos eran oficialmente civiles, por lo que carecían de armamento defensivo, pero como en el correo transportaban despachos militares, si la tripulación era hecha prisionera con toda probabilidad su destino era la ejecución por espionaje.

El Servicio Secreto del Doble Amanecer realizó 271 vuelos, lo que equivale a más de un millón y medio de kilómetros. Transportó más de 50000 kilos de correo microfilmado, 6728 kilos de de carga y 858 pasajeros que vivieron el doble amanecer.
A cada viajero se le hacía entrega de curioso un documento ilustrado que los nombraban miembros de la "Rara y Secreta Orden del Doble Amanecer", certificando con ello que habían estado en el aire más de 24 horas. El Servicio del Doble Amanecer finalizó el 18 de julio de 1945. Poco después, los hidroaviones Rigel, Spica, Altair, Vega y Antares fueron hundidos en el mar. Un triste destino para unos expendidos aeroplanos que tan buen servicio habían dado.

Para saber más:
Historical Chornicle of Aviation in Ceylon
Travel Update
Qantas
Qantas Founders
Sidney Morning Herald

domingo, 15 de diciembre de 2019

Cuando una discusión de pareja pudo cambiar el curso de la Segunda Guerra Mundial

La historia de la Segunda Guerra Mundial está plagada de episodios que nos plantean el ¿qué hubiera pasado si...?
Pues esta es una de esas que podrían haber cambiado totalmente el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Cuando una discusión de pareja pudo cambiar el curso de la Segunda Guerra MundialEl agente doble español Juan Pujol García, conocido como Garbo por los británicos o Alaric por los alemanes, fue fundamental para alimentar a los alemanes con falsa información sobre el lugar y el momento de los desembarcos del Día D.
Mientras trabajaba para el MI5 británico, Pujol hizo creer al Abwehr alemán de que dirigía una red de agentes en Gran Bretaña y que los desembarcos del 6 de junio de 1944 se realizarían en Pas de Calais a 250 kilómetros del lugar elegido por los Aliados, en Normandía.

Juan Pujol estaba casado con Araceli González y una discusión entre ellos casi cambió el curso de la historia.

Precisamente, en los primeros momentos fue Araceli quien ayudó a convencer a los espías alemanes de que Garbo estaba en Inglaterra espiando para Alemania, mientras que ambos realmente vivían en Portugal. Y tambien fue Araceli quien estableció los vínculos con los servicios secretos estadounidenses (OSS) después de que los funcionarios de la embajada británica en Madrid rechazaran la primera oferta de Garbo de espiar para ellos. Tras ser rechazado se ofreció a los alemanes. Mientras los británicos controlaban sus movimientos y en una segunda ocasión los británicos lo aceptaron para que realmente espiara para ellos.

Finalmente la pareja se mudó de Lisboa a Inglaterra y fueron alojados junto con su hijo pequeño a una casa segura del MI5 en Harrow, al noroeste de Londres, para proteger la identidad de Garbo. Ahí fue cuando comenzaron los problemas en la pareja.

Desde su llegada a Inglaterra, Araceli, que, al igual que Juan no hablaba inglés, se quedó sola, sentía una gran nostálgica de España. Tenía muchos problemas para hacer amistades en la comunidad española de Londres y además el clima inglés la entristecía aun más.
También odiaba la comida británica, tan diferente de la que comía en España o Portugal. El oficial de inteligencia a cargo de Garbo, Thomas Harris, informó que "protestó porque no tenía ni un solo amigo aquí, que su marido no la dejaba mezclarse con mujeres españolas en Londres ni que contactara con sus amigos en España y que tampoco dejaba que lo hicieran sus hijos".

Cuando una discusión de pareja pudo cambiar el curso de la Segunda Guerra MundialEl punto de inflexión fue cuando a Araceli le negaron el permiso para poder volver a España a ver a su madre.

Tras una seria discusión con Harris le dijo que no quería vivir ni cinco minutos más con su esposo, y le amenazó con ir a la embajada española y contarlo todo: "Aunque me maten, me voy a la embajada", le dijo a Harris.

El MI5 no podía permitirlo. Si Araceli descubría que Garbo era un agente doble todo el trabajo del agente doble se iría al trate y era fundamental para la Operación Fortitude, que engañaría a los nazis ante el desembarco en Normandía. Para detener a Araceli, Garbo, junto al MI5, creo una estratagema para hacerle creer que había sido detenido y encarcelado en un campo de detención por defenderla ante los británicos. Para hacer más creíble el engaño, Araceli incluso fue llevada a visitarlo con los ojos vendados al supuesto lugar de detención. Después del encuentro, firmó una declaración diciendo que dejaría de pedir permiso para regresar a España, a cambio que que Juan fuera puesto en libertad.

De este modo el conflicto entre esposos se solucionó y así continuaron las operaciones de engaño que fueron definitivos para los desembarcos del Día D en Normandía, que abrió un segundo frente y contribuyó a la victoria de las fuerzas aliadas en Europa.

Para saber más:
Garbo: doble agente, de Thomas Harris
National Archives
National Archives (archivos desclasificados)
BBC
EFE

lunes, 9 de diciembre de 2019

El único japonés estadounidense que voló sobre Japón en la Segunda Guerra Mundial

Ben Kuroki, luchó contra las políticas discriminatorias del ejercito estadounidense para convertirse en el único estadounidense de ascendencia japonesa que pudo volar sobre Japón durante la Segunda Guerra Mundial,

Hijo de inmigrantes japoneses que se crió en una granja de Hershey, Nebraska. Kuroki y su hermano, Fred se presentaron voluntarios para el servicio después del 7 de diciembre de 1941, el ataque a Pearl Harbor. Inicialmente, fueron rechazados por los reclutadores que cuestionaron la lealtad de los hijos de inmigrantes japoneses. Sin inmutarse, los hermanos condujeron 150 millas hasta otro reclutador, que si permitió que se alistasen.

Aunque en ese momento, las Fuerzas Aéreas del Ejército norteamericano prohibía a soldados de origen japonés volar, Kuroki peleó para formar parte de los bombarderos y voló sobre Europa y África del Norte. Participó en el ataque de agosto de 1943 sobre los campos petrolíferos nazis en Ploesti, Rumania, en los que murieron 310 aviadores en su grupo. Fue capturado después de que su avión se quedó sin combustible sobre Marruecos, pero logró escapar con algunos compañeros de tripulación a Inglaterra.

Debido a su ascendencia japonesa, fue rechazado inicialmente cuando se presentó a formar parte de la tripulación de un bombardero B-29 que se iba a luchar en el Pacífico. Pero después de repetidas peticiones y una revisión de su historial de servicio, el Secretario de Guerra Harry Stimson le concedió una excepción. Durante su servicio voló en 58 misiones de combate.

Los miembros de la tripulación le apodaron "El muy honorable hermano" (Most Honorable Son) y el Departamento de Guerra le concedió la Cruz de Vuelo Distinguido, entre otras condecoraciones. Tambien apareció en la revista Time en 1944 bajo el título "HÉROES: Ben Kuroki, estadounidense".

Fue aclamado como un héroe y un patriota en momentos en que decenas de miles de norteamericanos de origen japonés, como el, fueron confinados en campos de concentración. Por el temor de una invasión japonesa de la Costa Oeste y que se convirtieran en una Quinta Columna.

Después de la guerra, el sargento Kuroki se matriculó en la Universidad de Nebraska, donde se licenció en periodismo. Durante un tiempo publicó un periódico semanal en Nebraska antes de pasar a Michigan y finalmente a California, donde se retiró como editor de noticias de la agencia Ventura Star-Free Press en 1984.

En 2005, recibió la Medalla de Servicio Distinguido del Ejército de EE.UU., uno de los honores militares más altos del país.
Ben Kuroki falleció el 2 de septiembre 2015, en California, a la edad de 98 años.

Para saber más:
The Most Honorable Son, por Carrol Stewart
Wikipedia
Densho Encyclopedia
New York Times

domingo, 1 de diciembre de 2019

Nakam, la brigada de la venganza

Hacia finales de la Segunda Guerra Mundial se van liberando uno a uno los campos de concentración. Esto produce entre los combatientes un aumento de la necesidad de venganza y de acabar con los nazis por los horrores causados a los judíos y otros grupos en Europa.

Nakam, la brigada de la venganza
Entre los que optaron por la venganza estaban los Nakam (Dam Yehudi Nakam, La sangre judía será vengada), al mando del guerrillero Abba Kovner, que se enfrentó a los alemanes en la ciudad de Vilna, donde vio los crímenes de los nazis contra la población del gueto.
Kovner se unió a los partisanos rusos y bielorrusos y continuó participando en acciones de resistencia, destacando por su  exacerbado odio a los alemanes.

Los Nakam, formado por unos 50 miembros que ya habían luchado en la resistencia, pondrían en marcha en 1945 dos planes de acción terrorista. Según el documental de Channel 4 "Vengando el Mal" los que más adelante serían presidentes de Israel, Chaim Weizmann y Efraim Katzir, fueron acusados de haber ayudado a Kovner a conseguir el veneno para su primera acción.

El primer plan, y el más ambicioso, consistiría en envenenar el servicio de aguas de Berlín, Hamburgo, Nüremberg, Münich y Weimar.
En el segundo plan, los terroristas asesinarían a los SS que se encontraran en las cárceles Alemanas.

Nakam, la brigada de la venganza
Para poder llevar a cabo sus planes Kovner necesitaba el apoyo de altos cargos militares pertenecientes a una unidad británica formada por judíos, pero se encontró con que eran contrarios a llevar a cabo semejantes actos de venganza. Ante la radicalidad de Kovner intentaron disuadirle argumentando que si hacía realidad sus planes lo único que conseguiría sería ponerse al mismo nivel de crueldad de los nazis. Ellos solo mataban a los nazis que consideraban criminales. Llegaron a ejecutar a unos 100 miembros del as SS

El odio que sentían Kovner y los suyos era tan grande que llegaron a considerar culpables del Holocausto a todos y cada uno de los alemanes y por lo tanto tambien sus objetivos. Querían aplicar la ley del Talión. Ojo por ojo y diente por diente. El líder de los Nakam fue arrestado y encarcelado por las autoridades británicas, creyendo que con eso acabarían con el grupo terrorista y sus actos paralizados. Antes de su detención se vio obligado a deshacerse del veneno que habían conseguido en Palestina y que había escondido en latas de leche condensada.

Tras este revés desistieron del primer plan, dada la dificultad de organización y la obtención más veneno, concentraron sus esfuerzos en la consecución de la segunda acción. El lugar elegido fue la cárcel de Langwasser (Stalg 13), en Núremberg, en la que había recluidos un buen número de altos cargos de las SS. La idea era envenenar su comida para asesinarlos y, conseguir, al menos en parte, la ansiada venganza. Tambien se pretendía atentar en el antiguo campo de concentración de Dachau, pero desistieron por miedo a ser descubiertos.

Nakam, la brigada de la venganza
La noche del 13 de abril de 1946, tras haberse infiltrado en la prisión, como panaderos, miembros del Nakam usaron arsénico (conseguido en París e introducido en bolsas de agua caliente), mezclado con agua y pegamento, para embadurnar la base de unas 2200 hogazas de pan que se servirían al día siguiente. El objetivo era matar a 12000 miembros de las SS. Cada hogaza se repartía entre cuatro presos.

El efecto del arsénico fue casi instantáneo. Los nazis comenzaron a sentir síntomas similares al cólera acompañados de vómitos, diarrea y erupciones cutáneas. En el hospital se les sometió a limpiezas de estómago. Se desconoce el grado de éxito que tuvo el plan. Algunas fuentes aseguran que murieron unos 2000 soldados aunque la mayoría afirman que tan solo enfermaron de gravedad. Los informes realizados por los norteamericanos en 1946 y 1947 revelaban que la cantidad de arsénico utilizado ascendía a los 10 kilos y que podía matar a unas 60000 personas.

Tras el intento de asesinato, los Nakam huyeron a través de la frontera checoslovaca, ayudados por un superviviente de Auschwitz. Posteriormente pasaron por Italia antes de establecerse Israel. Curiosamente, las autoridades alemanas no presentaron cargos contra ellos debido a ciertas “circunstancias extraordinarias”.

Su historia es un ejemplo más de que el hombre, cuando está cegado por odio, es capaz de realizar actos tan crueles o mayores que su enemigo.

Para saber más:
Los Vengadores, de Michel Bar-Zohar
Dailymotion
AP
El Confidencial
The Guardian
Times of Israel
ABC

domingo, 24 de noviembre de 2019

Historia de una imagen: Japonés rindiéndose a un pelotón de Marines

El soldado japonés está desnudo porque probablemente le ordenaron desnudarse para asegurarse de que no había ningún arma o explosivo oculto. Era muy raro que los soldados japoneses se rindieran, ya que según el Bushido (código de honor Samurai) se consideraba deshonroso. Esas enormes puertas de acero y paredes gruesas deben ser un búnker de algún tipo. Probablemente un búnker con una pieza de artillería, tal vez sea una batería costera.

Japonés rindiéndose a un pelotón de Marines
Las Islas Marshall habían estado en manos japonesas desde la Primera Guerra Mundial. Ocupadas por los japoneses en 1914, se convirtieron en parte de las islas bajo mandato japonés según lo determinó la Liga de las Naciones. Los japoneses se retiraron de la Liga en 1933 y comenzaron a transformar las islas Marshall en bases militares.

Durante la Segunda Guerra Mundial, estas islas, así como otras próximas, se convirtieron en objetivos de los ataques aliados.
El Día D en los Marshalls fue fijado para el 31 de enero de 1944 con la 4ª División de Marines de los EE.UU. hacia el norte de Atolón Kwajalein y la 7ª División de Infantería del Ejército asaltando la Isla Kwajalein y las otras pequeñas islas en la mitad sur del Atolón Kwajalein. Los marines asaltaron la isla Roi y la isla Namur, a continuación las islas restantes más pequeñas del Atolón Kwajalein del norte.
Una vez en tierra, los marines avanzaron rápidamente. Roi fue asegurado el 1 de febrero y Namur al día siguiente. En la toma de la parte norte del Atolón Kwajalein, las bajas de la 4ª División de Marines fueron 313 muertos y 502 heridos. Se estima que los 3.563 soldados que formaban la guarnición japonesa fue reducida a solo unos 90 prisioneros. Posteriormente, todas las demás Islas Marshall fueron capturadas una por una. Los soldados japoneses cayeron en combate durante el enfrentamiento o suicidándose. Muy pocos decidieron rendirse.

Japonés rindiéndose a un pelotón de MarinesLa rápida victoria en las Islas Marshall añadió impulso al impulso del Pacífico Central y colocó las posiciones japonesas en las Carolinas y las Marianas dentro del alcance del avión de reconocimiento y bombardeo estadounidense. Se abrieron nuevas bases para la Marina de los EE.UU.
La Armada japonesa, intimidada por las fuerzas estadounidenses que se aproximaban, redujo su flota en la Isla Truk en las Carolinas, anteriormente el bastión del poder aéreo y naval japonés en el Pacífico Central.

Las 3.000 bajas entre el Ejército y los Marines demostraron que las lecciones aprendidas en Tarawa fueron aplicadas. Se cambiaron y mejoraron las tácticas contra las islas fuertemente defendidas, incluido el uso de bombardeos intensos antes del desembarco y un mejor transporte a las playas.

Para saber más:
Eurasia 1945
BBC
El Mundo
Semana
Nonsei SGM
El Confidencial

jueves, 21 de noviembre de 2019

Lectura recomendada: La Segunda Guerra Mundial en el Mar

Durante la Segunda Guerra Mundial, en el escenario del Pacífico, la guerra naval fue claramente determinante, ya que el campo de batalla en el camino hacia Japón estaba plagado de archipiélagos e islas. Asi mismo, el Atlántico tambien tuvo una importancia decisiva en el desarrollo del conflicto.

La relevancia de la guerra en el mar se empequeñece si la comparamos con el relieve concedido por la investigación histórica de los combates terrestres. En el mundo editorial podemos encontrar numerables monografías sobre la guerra en el frente del Este o el norte de África por cada publicación especifica sobre los combates navales en el Mediterráneo, y el caso es muy semejante respecto a lo publicado respecto a la Batalla del Atlántico, aunque este es un tema mucho más abordado.

Sin la marina el éxito aliado hubiera sido impensable. Por mostrar un ejemplo: si no llega a ser por la enorme armada compuesta de 4300 navíos de casi todas las fuerzas aliadas, a las que hay que sumar las 2600 barcazas embarcadas en los transportes y que llevarán a la costa 30000 hombres y más de 20000 vehículos de todas las clases. En total, unos 150000 marinos (de la marina de guerra y de la marina mercante) han participado a las operaciones de desembarco, eran tantos como las tropas de intervención terrestre el 6 de junio de 1944. 

Salvo bibliografía muy especializada, no existía una historia sobre la guerra en el mar en un solo volumen que muestre la enorme importancia que tuvo en el conflicto, ni que la haya desarrollado de modo cronológico en cada uno de los teatros de operaciones, ni que sea tan atractiva de leer. "La Segunda Guerra Mundial en el mar. Una historia global", del historiador naval estadounidense Craig L. Symonds (La esfera de los Libros) lo aborda, con gran seriedad y rigor; y permite una comprensión mucho más acertada de la complejidad de la lucha por todos los mares y océanos del planeta. Tambien su trascendencia en las operaciones terrestres y aéreas, donde el portaaviones es el arma definitiva.

868 páginas y más de 80 fotografías e ilustraciones nos llevan, cronológicamente y por teatros de operaciones, del ataque alemán a Scapa Flow y la batalla del Atlántico a los desembarcos del Norte de África y Normandía, pasando por la evacuación de Dunkerque, el poderío naval japonés en el Pacífico y el ataque contra Pearl Harbor o el hundimiento intencionado de la Flota francesa en Tolón en 1942 y la firma de la rendición japonesa en el USS Missouri en la bahía de Tokio el 2 de septiembre de 1945. Sin olvidar a los personajes claves en la Segunda Guerra Mundial en el Mar.

Esta puede ser la obra definitiva y mas completa, en un solo volumen, sobre la guerra en el mar y parafraseando a la Military History Magazine: "La Segunda Guerra Mundial en el mar es tan amplia y profunda como las aguas remotas que sirven como telón de fondo. Es un trabajo digno de cualquier biblioteca de aficionados a la historia marítima". Imprescindible.

Para saber más:
La Esfera de los Libros
El Mundo
Wikipedia

domingo, 17 de noviembre de 2019

El hombre que luchó en tres ejércitos

Era coreano, fue capturado por los japoneses y obligado a luchar contra los soviéticos, cautivo de los soviéticos fue nuevamente obligado a combatir contra los alemanes, capturado por los alemanes y, esta vez, obligado a luchar contra los aliados en la defensa de Normandía, donde fue finalmente hecho prisionero por los estadounidenses. Esta es la historia de Yang Kyoungjong, el único soldado conocido que ha luchado en tres ejércitos diferentes en una guerra.

El hombre que luchó en tres ejércitosPoco se sabe sobre la vida de Yang antes de la Segunda Guerra Mundial, aparte de que era un coreano nativo que casualmente vivía en Manchuria controlada por Japón al comienzo de la guerra. Debido a esto, Yang se encontró reclutado contra su voluntad en 1938 y obligado a servir en el Ejército de Kwantung con tan solo 18 años de edad. Durante las Batallas de Khalkhin Gol, fue capturado por el Ejército Rojo soviético y enviado a un campo de trabajo forzado. Debido a la escasez inicial de soldados para enfrentarse a la Alemania Nazi, en 1942 fue fue reclutado forzosamente para luchar en el Ejército Rojo junto con miles de otros prisioneros.

Yan luchó con los soviéticos aproximadamente un año, tiempo durante el que combatió a lo largo del Frente Oriental, especialmente en la tercera batalla de Kharkov. Fue en esta batalla cuando fue hecho prisionero de guerra por una nación más.

Al parecer, los alemanes no estaban preocupados por la forma en que un coreano había acabado luchando en Ucrania por los soviéticos y simplemente lo tomaron prisionero junto con cientos de otros soldados. De nuevo, la parte interesante de la historia de Yang probablemente habría terminado aquí si los nazis no hubieran tenido la costumbre de permitir que algunos de los prisioneros que no fueran a ser ejecutados se "ofrecieran voluntarios" para servir con la Wehrmacht.

El hombre que luchó en tres ejércitosComo resultado, Yang fue reclutado para luchar en la 709ª División de Infantería de la Wehrmacht, dentro de un Ostbataillon compuestos por "voluntarios" de las numerosas regiones de Europa controladas por la Alemania Nazi. Éstos fueron integrados en unidades más grandes para servir como tropas de choque y apoyo a las unidades de la Wehrmacht más experimentados.

Después de ser reclutado para luchar por el III Reich, Yang fue enviado a ayudar a defender la península de Cotentin en Francia poco antes del Día D. Cuando llegó el Día D y las tropas aliadas tomaron por asalto las playas, Yang estaba entre un puñado de soldados capturados por el 506° Regimiento de Infantería de Paracaidistas norteamericano.

Inicialmente, el Teniente Robert Brewer del 506º informó que habían capturado a "cuatro asiáticos con uniforme alemán". Si bien esto era técnicamente cierto, la 506ª creyó erróneamente que los cuatro hombres (incluido Yang) eran japoneses. En realidad, tres de los hombres eran oriundos de Turkestan, mientras que Yang era de Corea. Incapaz de comunicarse con Yang debido a que no hablaba ni inglés ni alemán, Yang fue enviado a un campo de prisioneros en Gran Bretaña, donde estuvo hasta el final de la guerra.

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, Yang decidió no regresar a su hogar, sino que emigró a los Estados Unidos, donde una vez más su historia se vuelve nebulosa. Finalmente terminó estableciéndose en el condado de Cook, Illinois, donde falleció tan silenciosamente como había vivido en 1992.

No fue hasta el año 2002 en que un periódico coreano dio a conocer la increíble historia de su compatriota, Finalmente su historia se llevó al cine en la película My Way, de 2011.

Para saber más:
Gehm
Daily Mail
Military Humor

domingo, 10 de noviembre de 2019

Un clip. Símbolo de resistencia

El clip, un pequeño accesorio de papelería, sencillo, barato e imprescindible en cualquier oficina, no siempre ha sido utilizado para unir y sujetar documentos. En un lugar y un tiempo pasado se utilizó en un escenario muy diferente del que estamos acostumbrados.

Un clip símbolo de resistencia
Desde antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial Noruega surtía de mineral de hierro a Alemania, sobre todo desde el puerto de Narvik, por lo que los aliados prepararon planes para cortar el suministro de mineral. Para evitarlo Hitler decidió finalmente invadir el país nórdico.

Durante la ocupación, los alemanes prohibieron, incluso bajo pena de muerte, cualquier clase de distintivo con la bandera nacional o relacionados con el rey Haakon VII, que se encontraba en el exilio. Hasta ese momento se solían llevar en la solapa botones con la inscripción "H7", en referencia al monarca danés.

Como modo de unión y rebeldía ante el invasor alemán, los estudiantes de la Universidad de Oslo empezaron a utilizar uno de los más sencillos y humildes objetos de oficina, el inocente clip de metal. A partir de de ese momento un simple clip se convirtió en un símbolo de resistencia y unidad nacional del país contra las fuerzas alemanas de ocupación.

Un clip símbolo de resistenciaAunque por entonces los noruegos no conocían el hecho de que el primer clip era un invento noruego.

Finalmente los alemanes detectaron el uso del clip como símbolo y terminaron por prohibir su exhibición. Algunas fuentes aseguran que los primeros en usar el clip como símbolo de unidad fueron los franceses.

El noruego Johan Vaaler fue el inventor del primer clip, poco practico y diferente al usado en la actualidad. El usado por la resistencia noruega y que aún hoy usamos se conoce como Gem ya que lo popularizó a partir de finales del siglo XIX la compañía británica Gem Manufacturing y se desconoce quien es su inventor, aunque se le suele atribuir al norteamericano Samuel B. Fay, que lo patentó para sujetar la etiquetas de la ropa en sustitución de los alfileres.

Un clip símbolo de resistenciaErlman J. Wright logró una licencia para emplear el clip como lo usamos en la actualidad, para sujetar, unir y organizar documentos. William Middlebrook en 1899, patentó la máquina que fabricaba los clips y posteriormente vendió la patente al fabricante de material de oficina Cushman & Denison, quien lo registró como Gem clip en 1904. Anteriormente fabricaban unos alfileres en forma de T. Algunas fuentes sostiene que nadie ha registrado la patente del clip Gem.

En la localidad de Sandvika un clip gigante de siete metros de altura conmemora este símbolo nacional y a al inventor del primer clip, Johan Vaaler.

Para saber más:
Early Office Museum
European Patent Office
4vium
Microsiervos
BBC
Slate

domingo, 3 de noviembre de 2019

El primer canje de prisioneros de la Segunda Guerra Mundial

Oficialmente el primer canje de prisioneros entre los Aliados y el Eje se llevó a cabo en España y bajo el amparo del Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) que organizo un canje que llevaría apenas 5 horas. En las operaciones de auxilio a los heridos y enfermos participaron 500 números de la Cruz Roja y 70 enfermeras.
El primer canje de prisioneros
Buques Tairea y Cuba izquierda Djenné y Aquileia derecha

Por parte del Eje en la mañana del 27 de octubre de 1943 llega al puerto de Barcelona los navíos Aquileia, italiano y Djenné, ambos con bandera alemana, con 1083 pioneros de la Commonwealth entre los que hay 460 heridos y enfermos, 50 de ellos heridos graves. Los primeros en descender del Aquileia son los del Cuerpo Sanitario australiano, seguidos por el resto. La mayor parte de los prisioneros fueron capturados en el Norte de África y en la campaña de Grecia.

Casi a la vez, en el otro extremo del puerto, los británicos atracan el transporte francés Cuba, capturado por los británicos a los franceses y el Tairea. En ellos viajan 1061 prisioneros alemanes, 425 heridos o enfermos y 60 heridos graves. La mayor parte pertenecen al Afrika Corps de Rommel y fueron hechos prisioneros durante los combates en Libia. Algunos fueron veteranos de la Guerra Civil Española.

Entre los prisioneros británicos había soldados australianos, hindúes y neozelandeses, de edades muy variadas, desde muchachos de veinte años a hombres maduros de más de cincuenta. Los alemanes eran mayoritariamente jóvenes entre los veinte y los treinta años. Se da la coincidencia de que por uno y otro bando hay prisioneros de la campaña de Creta.

El primer canje de prisionerosComo parte de supervisores del desembarco y canje de prisioneros está el embajador británico en España, Samuel Hoare y el Dr. Hans Heinrich Dieckhoff, el embajador alemán y el último en Washington debido a que Alemania declaró la guerra a los Estados Unidos. Como testigos neutrales se encuentran el delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja, el doctor Frank Ein Arbernz, el general José Moscardó y otras autoridades españolas.

Para evitar problemas y como medida de seguridad los prisioneros no llegan a verse en los muelles. Fueron trasladados a diferentes instalaciones portuarias debidamente preparadas, donde pasaron lista, los ya ex prisioneros con su equipo a sus pies.
Durante la revista realizada a las tropas alemanas se produjo un emocionante episodio cuando una monja, de un colegio de la Ciudad Condal, que ayudaba a los heridos reconoció entre los soldados a su hermano, hecho prisionero en El Alamein, y a quien no había visto desde el comienzo de la guerra.

El primer canje de prisionerosCuando finalizó el recuento los soldados aliados se dirigieron al navío en el que llegaron sus enemigos, el Cuba. Los alemanes embarcaron por el otro lado del puerto en el Djenné. Todos portaban paquetes con diferentes productos donados por las autoridades españolas. Los heridos embarcan en los buques hospital Aquileia y Tairea.

Las tripulaciones de los barcos de transporte de ambos bandos al al ver aproximarse a sus compañeros de armas los recibieron con grandes muestras de alegría y entonando los himnos nacionales y de campaña. En los barcos hospital se respetó la convalecencia de los heridos y el recibimiento fue más tranquilo.

España participó en otros canjes de prisioneros en 1944, como los de una trentena de heridos británicos y norteamericanos en el puesto fronterizo de Irún y el de Barcelona en el que fueron canjeados 1021 aliados, que llegaron a bordo del buque italiano Gravisca, por 833 alemanes que arribaron en el Gripsholm de bandera sueca.

Durante la Primera Guerra Mundial España tambien colaboró en el canje de prisioneros.

Para saber más:
La prensa humanitaria en la España contemporánea (1870-1989), de José Carlos Clemente y Juan Francisco Polo
Ajuntament de Barcelona
Bulletin for Spanish and Portuguese Historical Studies, Diciembre 2012
Diario ABC del 28 de Octubre de 1943, pags .7 a 10
Diario ABC del 29 de Octubre de 1943, pags. 14 y 31
Diario La Vanguardia del 26 de octubre de 1943
Diario La Vanguardia del 18 de mayo de 1944

domingo, 27 de octubre de 2019

Mujeriegos, alcohólicos y juerguistas. Los comandos secretos de Churchill

La Small Scale Raiding Force (Fuerza de Ataque a Pequeña Escala o SSRF), creada por el Primer Ministro británico Winston Churchill en 1940, era un comando secreto que actuaba bajo el mando del aristócrata danés Anders "Andy" Lassen, un personaje de gran carisma y carente de escrúpulos. La SSRF terminó por ser conocida entre los mandos británicos como el Ministerio del la Guerra Impropia de un Caballero (Ministry of Ungentlemanly Warfare), debido a que actuaba sin piedad con tácticas poco “ortodoxas” en sus operaciones en territorio enemigo.

Los comandos secretos de ChurchillSus técnicas de combate de Larssen y sus grupo eran muy "peculiares". Como la de gritar las órdenes en alemán para confundir al enemigo, o interpretar a su modo las normas del ejército. Tambien era curioso el modo en que enviaban sus informes Siempre eran un escueto: "Landed. Killed Germans. Fucked off". Este modo de actuar creó no pocas tensiones entre el alto mando británico y el propio Churchill, que los protegía. Además estaba formado un grupo de mujeriegos, alcohólicos y juerguistas.

El arma preferida del SSRF era el arco y las flechas. Lassen, un líder al que sus hombres adoraban porque nunca dio una orden que no llevaría a cabo él mismo, fue quien solicitó que se les permitiera armarse con el arco y la flechas, ya que el había aprendido a cazar con este arma y les intentó convencer de que era la máquina de matar en perfecto silencio. Aun así no le dieron permiso para usar flechas porque lo consideraban demasiado inhumanas, a la vez que le decían que usasen ametralladoras para vencer al enemigo. El carácter rebelde de Lassen le llevó a usar arco y flechas en algunos asaltos furtivos en las islas del Canal, el único territorio británico ocupado por los alemanes.

Su actuación más significativa fue en la Operación Postmaster, en 1942, llevada a cabo en la, por entonces, colonia española de Fernando Poo (la actual Bioko, Guinea Ecuatorial). España era un país neutral, por lo que era el trabajo perfecto para la SSRF. La unidad de Lassen se dirigió a la zona en un pequeño barco de guerra camuflado como un crucero de vacaciones. El objetivo era hacerse con los barcos alemanes e italianos anclados en el puerto.

Los comandos secretos de ChurchillAprovechando que se celebraba una cena multitudinaria a la que estaban invitados los oficiales al mando de los barcos del Eje, Lassen y su equipo esperaron a que estuvieran lo suficientemente borrachos y remolcaron las embarcaciones hacia Nigeria, que era territorio británico. Esta operación fue la seña de identidad de la unidad.
La SSRF no dejó pruebas de su acción por lo que Churchill estaba encantado.

La SSRF actuó, además de en el África Occidental y las Islas del Canal; en Creta, Grecia e Italia.

Sus acciones eran tan eficaces que los alemanes dijeron de ellos que: "vienen como los gatos y desaparecen como fantasmas".

Para saber más:
The Small Scale Raiding Force, de Brian Lett
Anders Lassen Krig, de Thomas Harder
Combined Ops
Commando Veterans Archive
Wikipedia
Pegatiros

domingo, 20 de octubre de 2019

Los ovnis nazis de Franco

Finalizada la Segunda Guerra Mundial diversos diarios norteamericanos llegaron a publicar que el dictador español Francisco Franco tenia platillos volantes de tecnología nazi. Algo disparatado teniendo en cuenta que la tecnología española en esos tiempos no pasaba del tren TALGO, aunque ya fuera muy avanzado para su época.

Los medios norteamericanos afirmaban que Franco había contratado a varios científicos alemanes, que estarían fabricando una serie de armas maravillosas o “Wonderwaffe”. Tambien aseguraban que el mismísimo Caudillo en persona habría sido testigo del lanzamiento de un cohete nuclear con propulsión electromagnética llamado KM2 por los supuestos ingenieros alemanes Knoh y Mueller, desde un centro de investigación secreto en Marbella, en la Costa del Sol. Al menos tres países estaban interesados en hacerse con los planos de los ovnis de Franco. Al parecer un espía los había robado y lo vendía al mejor postor.

Uno de esos diarios que publicaron semejantes noticias fueron el estadounidense "The Denver Post" y el canadiense "The Gazette", que el 9 de noviembre de 1947 titulaban: “Platillos Volantes conducen a Franco; armas secretas fabricadas por alemanes” un articulo firmado por Lionel Shapiro, reportero de guerra y novelista, donde contaba la colaboración entre los científicos nazis y el gobierno español:
Tres científicos alemanes que trabajan bajo el patrocinio personal del Generalísimo Francisco Franco han desarrollado dos armas de guerra muy avanzadas, según las especificaciones y los planos sacados de España por un agente de una organización espía europea independiente.
Finalizada la guerra muchos científicos e ingenieros alemanes como Werner von Braun fueron reclutados por los EE.UU. dentro de la "Operación Paperclip". Otros, como los hermanos Horten, pioneros en la fabricación de las impresionantes alas volantes, se fueron a Argentina.

Ahora bien. España fue "amiga de conveniencia" de Alemania (se supone que fue neutral) y a finales de la década de 1940, España era un lugar seguro para los nazis que huían de los aliados. Aquí se refugiaron individuos como Otto Skorzeky o León Degrelle, tras amerizar con un bombardero en la playa de La Concha, de San Sebastiano.

El ingeniero aeronáutico alemán Wilhelm Messerschmitt, que creó el famoso caza Me-109 y el Me-262, el primer caza a reacción operativo, se tambien se estableció en España y creo el Hispano Aviación Ha-200 “Saeta” primer avión a reacción español, que voló por primera vez en 1955.

Para saber más:
Hitler’s Flying Saucers: A Guide to German Flying Discs of the Second World War,
de Henry Stevens
Público
Stambotic
Magonia

sábado, 12 de octubre de 2019

Ian Fleming: el auténtico James Bond

Leyendo la estupenda novela de David López Cabia, "Indeseables" me topé con Ian Fleming, del que sabía muy poco. Tan solo que creó a James Bond. Pero su vida es tan interesante como la de su creación, el agente 007, al servicio de Su Majestad.

Cuando estalló la guerra en 1939, con apenas treinta años, el rebelde de la familia Fleming, Ian, tenía un trabajo como corredor de bolsa en Londres y ocasionalmente ejercía como periodista. Fue a partir de ese momento cuando su vida se vuelve apasionante. Viajó a Moscú "oficialmente" como enviado del diario Times (ya había estado en Rusia en 1933 cubriendo una noticia para Reuters) junto a una delegación comercial. Mientras, en secreto, se ocupaba de considerar las fortalezas y debilidades de la URSS y explicarlas en un informe para el Foreign Office. En el informa indicó que no había nada de lo que informar que no fuera ya de dominio público.
De todos modos, todas aquellas observaciones que aportaban Fleming y otros periodistas o diplomáticos podían se tan sumamente útiles como los informes enviados por los espías que actuaban en la clandestinidad.

Fleming era un gran observador y pudo realizar un informe muy juicioso del potencial militar soviético sobre el que Stalin había realizado un importante purga entre los mandos de oficiales muy competentes. Sin embargo se le pasó por alto el pacto Molotov-Ribbentrop firmado entre alemanes y soviéticos. A pesar de ello sacó una acertada conclusión sobre los soviéticos: la URSS tenía mucho más que ganar si se aliaba con Gran Bretaña contra la Alemania nazi, aunque, debido al carácter de Stalin, no estaría exenta de problemas.
En su informe escribió:
Rusia sería un aliado tremendamente traicionero. No titubearían lo más mínimo en apuñalarnos por la espalda cuando le conviniera...  La colaboración de los rusos con los aliados sería de gran valor estratégico, pero solo como último recurso y con enorme suspicacia.
Tras su misión en la Unión Soviética, Fleming fue nombrado asistente personal del almirantes John Godfrey, director del Servicio de Inteligencia Naval. Godfrey le sirvió como inspiración para el personaje de M, el jefe del MI6 y jefe de James Bond. Fue ascendido a Teniente de la Reserva Naval, graduación que le otorgaría a su personaje James Bond.

Durante 1941 colaboró con los Estados Unidos para la formación de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), predecesora de la actual CIA y tras volver de uno de los viajes que realizó a los EEUU, recaló en la neutral Portugal. Una noche tras salir del casino de Estoril le comentó a su jefe Geodfrey:
Si estos tipos hubieran sido agentes secretos alemanes y descubrieran que otros agentes británicos le habían limpiado de su dinero si que sería emocionante. 
Esto le sirvió como inspiración para su primera novela "Casino Royal" editada en 1953 con gran éxito.  Fleming era un gran amante de los pájaros y tomó el nombre del autor de una guía de pájaros para bautizar a su héroe. Pidió permiso al auténtico Bond mencionándole que: "en contrapartida puede ponerle mi nombre al pájaro más feo que encuentre".

En 1941, el comandante Fleming estuvo al frente de una operación llamada Goldeneye, que debía ser puesta en marcha en el supuesto caso de que España entrara en la Segunda Guerra Mundial uniéndose al Eje o que Alemania invadiera la península ibérica y pudiera tomar Gibraltar, lo que amenazaba el paso de la Royal Navy al Mediterráneo.

Fleming se introdujo en España con un pasaporte diplomático falso y se preparó para contactar con varios espías establecidos en el país y sabotear diversos objetivos en el caso de que cayera Gibraltar.
Aunque nunca tuvo que actuar, Fleming siempre se sintió orgulloso de su primera misión secreta.
Tanto es así que años más tarde llamó Goldeneye a la finca de Jamaica donde comenzó a escribir las aventuras de James Bond.

En 1942 creó la 30 Unidad de Asalto y concibió un plan que nunca se pudo ejecutar: la Operación Ruthless, para capturar una máquina codificadora Enigma, usada en las comunicaciones de la armada alemana durante el ataque a Dieppe.

Un año después, tuvo un papel importante en la Operación Carne Picada, con la que se logró engañar a los alemanes, haciéndoles creer que los aliados desembarcarían en Gracias y Cerdeña, en lugar del objetivo real que era la isla de Sicilia, al sur de Italia. El plan consistió en depositar en las costas españolas el cuerpo sin vida de un supuesto oficial británico que portaba documentos oficiales falsos para que, al ser rescatado, los documentos llegaran a manos alemanas.

Gracias a Mónica María Rojas por aportar datos sobre James Bond.

Para saber más:
Ian Fleming (web oficial)
Europa Press
Britannica

jueves, 3 de octubre de 2019

[Sorteo]: "Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich"

Gracias a Jesús Hernández y a la Editorial Almuzara los seguidores de El Cajón de Grisom podéis participar en el SORTEO de un ejemplar de "Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich".


Después de 80 años del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el Tercer Reich sigue fascinando a los aficionados a la historia. Y con este libro podréis saciar vuestra curiosidad.

Conseguir el libro es muy sencillo, solo hay que suscribirse al blog por E-Mail en el recuadro "Suscribete al Blog por E-Mail", que encontrareis en la columna de la derecha, y solo con vuestra dirección de correo entrareis en el sorteo. Además estaréis al tanto de todas las publicaciones.


MUY IMPORTANTE:
"No olvidéis revisar vuestro Correo Electrónico. Es necesario confirmar la suscripción".
        (Activate your Email Subscription to: El Cajón Curioso)
Comprobad que no se encuentre en la bandeja de Spam.



Si ya estabais suscritos al blog, entrareis automáticamente en el sorteo.

El sorteo se realizará el 20 de Octubre de 2019.

Se contactará con el ganador/a por correo electrónico y su nombre podrá ser publicado en diferentes redes sociales.

Gracias y...

¡Mucha suerte a todos!


Tras realizar el sorteo, me alegra comunicar que la ganadora es:

Sonsoles Moreno Mayoral de Teruel, España

Gracias todos los demás amigos y amigas de El Cajón de Grisom por participar y seguirnos. 
Todos los que estáis suscritos al blog entrareis automáticamente en futuros sorteos. 
Nos seguimos leyendo y disfrutando de la Historia de la Segunda Guerra Mundial.

Un saludo desde la trinchera.

domingo, 29 de septiembre de 2019

Cuando Alemania invadió Canadá

Winnipeg, capital de la provincia canadiense de Manitoba, 19 de febrero de 1942, 6:00 horas. Bajo un frío glaciar de -30º centigrados empiezan a sonar las alarmas aéreas. Una unidad de la Wehrmacht formada por 3.500 efectivos toma las calles.

Invasión de CanadáEn el interior del ayuntamiento muchos civiles intentan hacerse fuertes, pero tras media hora son hechos prisioneros y enviados a un campo de internamiento. Tras tomar la radio local los alemanes informan de que se han bloqueado los accesos a la ciudad y que Winnipeg pasara a llamarse Himmlerstadt, su nuevo nombre alemán. La calle principal fue renombrada Hitlerstrasse. La poca defensa ciudadana es ineficaz y a las 9:30 la ciudad se rinde a las tropas alemanas. Para entonces Brandon, Flin Flon, Selkirk; otros pueblos pequeños de los alrededores también habían sido capturados.

Aviones de la Luftwaffe sobrevuelan la zona mientras los alemanes colocan blindados en la calle principal de la ciudad, la avenida Portage; mientras las tropas se distribuyen por el resto de las calles, saqueando casas y comercios; y registrando cada rincón en busca de judíos. El diario de la ciudad, The Winnipeg Tribune, es confiscado y renombrado Das Winnipeger Lügenblatt. Los libros de la biblioteca pública son apilados en la calle y quemados. Frente al ayuntamiento, la Red Ensign canadiense (la actual bandera, con la hoja de arce, data de 1965) es arriada y sustituida por la esvástica del III Reich.

Por las paredes empiezan a pegar carteles que informan de las nuevas disposiciones del mando alemán de la ciudad:
Ankundigung (anuncio)
SE PROCLAMA QUE:
1. Este territorio es ahora parte del Gran Reich y está bajo la jurisdicción del Coronel Erich Von Neuremburg, Gauleiter del Führer.
2. No se permitirán civiles en las calles entre las 9:30 pm y el amanecer.
3. Todos los lugares públicos están fuera del alcance de los civiles y no más de 8 personas pueden reunirse al mismo tiempo en cualquier lugar.
4. Cada cabeza de familia debe proporcionar alojamiento para 5 soldados.
5. Todas las organizaciones de carácter militar o paramilitar quedan por la presente disueltas y prohibidas. Las organizaciones juveniles seguirán existiendo pero bajo la dirección de las tropas del Gauleiter.
6. Todos los propietarios de automóviles, camiones y autobuses deben registrarse en la Sede de Ocupación, donde serán requisados por el Ejército de Ocupación.
7. Cada granjero debe informar de inmediato todas las existencias de grano y ganado y no se pueden vender productos agrícolas, excepto a través de la oficina del Comandante de suministros en Winnipeg. Lo que no sea para su propio consumo, debe comprarlo a través de la Autoridad Central en Winnipeg.
8. Todos los emblemas nacionales, excluyendo la esvástica, deben ser destruidos inmediatamente.
9. Cada ciudadano recibirá una tarjeta de racionamiento, y la comida y la ropa solo se podrán comprar con la presentación de esta tarjeta.
10. Los siguientes delitos resultarán en muerte sin juicio.
1. Intentar organizar la resistencia contra el ejército de ocupación.
2. Entrar o salir de la provincia sin permiso.
3. El Incumplimiento de reportar todos los bienes poseídos cuando se le ordene hacerlo.
4. La posesión de armas de fuego.
NADIE ACTUARÁ, HABLARÁ O PENSARÁ CONTRA NUESTROS DECRETOS.
Publicado y ordenado por la Autoridad.
Firmado: Erich Von Neuremburg

Invasión de CanadáLa toma de la ciudad de Winnipeg, fue en realidad una pantomima con el fin de concienciar a los canadienses de la necesidad de la compra de bonos de guerra.

Bajo un plan bien organizado para tomar la ciudad, el Greater Winnipeg Victory Loan, en connivencia con la mayor parte de la población, más de uno se llevó un buen susto, se montó un simulacro llamado “If Day” (si un día…). En el simulacro participaron como soldados alemanes voluntarios del ejército canadiense y veteranos de la Primera Guerra Mundial con uniformes y equipamiento suministrado por departamentos de figuración de Hollywood.

Todo terminó esa tarde. Los prisioneros fueron liberados cuando se lograron los objetivos económicos y se montó un desfile en el que se portaban pancartas con mensajes como: “Esto no puede suceder aquí” o “Compra bonos de la Victoria”. La falsa invasión tan solo tuvo dos heridos. Un soldado alemán sufrió una torcedura de tobillo y una mujer se hizo un corte al sobrevenir el apagón.

Invasión de CanadáLos organizadores opinaban que llevar la guerra a tu ciudad y a la puerta de tu casa provocaría un cambio de actitud entre los que, para ellos, la guerra está muy lejos, en Europa. Funcionó. Al final se celebró un banquete en el que se lograron recaudar más de 3 millones de dólares canadienses. El día 24 lograron alcanzar los 24 millones y logrando finalmente 60 millones.

Lo que para los ciudadanos de Winnipeg no fue más que una especie de representación teatral, de lo que podría ser, para millones de personas en Europa, era una la pesadilla real. Un mal sueño del cual no podían despertar.


Para saber más:
Wikipedia
Manitoba Historical Society
Elinor Florence
The Cantech Letter
Youtube
Government of Canada

viernes, 27 de septiembre de 2019

Lectura recomendada: Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich

Incluso más de 70 años después de la caída del Tercer Reich, ese periodo histórico que llevó a una guerra mundial, que duró seis largos años, sigue produciendo fascinación y generando gran controversia.

La verdad sobre la Alemania nazi es mucho más que la locura de su líder (Führer) Adolf Hitler. Es la historia de un pueblo entero que se dejó seducir, que miró hacia otro lado con el asesinato y la persecución y que, en definitiva, siguió por voluntad propia a su Führer en la más devastadora guerra de la Historia. Lo que puede parecer inverosímil en un pueblo con tan amplia cultura, como el alemán.

Para saciar aún más nuestra curiosidad sobre un periodo que duró apenas 12 años (1933-1945), Jesús Hernández nos trae "Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich".

En la primera parte muestra una luminosa Alemania de progreso y velocidad, con cruceros a Madeira, pagados por el estado a sus trabajadores, viajes en el lujoso dirigible Hindemburg y las expediciones al Tibet y al Amazonas.

La segunda parte del libro aparece un Tercer Reich oscuro y siniestro; lleno de miedo, terror, crueldad y muerte. Alemania y los territorios ocupados están llenos de decretos, disposiciones y leyes que controlan cada pequeño aspecto de la vida de los ciudadanos. La propaganda inunda cada rincón y moldea la mente de las personas hasta el limite de los sueños. Los sueños y las pesadillas nazis llegarían más allá de Europa, donde establecerían una colonia en Brasil.

La persecución sistemática llegaría más allá del Holocausto judío. Se perseguiría a disidentes políticos, gitanos, homosexuales y cualquier enemigo del régimen. En este último grupo estarían, sorprendentemente, los astrólogos, adivinos y videntes; aunque parte de la ideología nazi se basara en mitos, leyendas y creencias ocultas.

El libro tambien dedica un capitulo a tres de los mayores criminales nazis. Pero sus 400 páginas traen mucho más. Son una excelente muestra de historias que nos tienen que servir de reflexión en una época en la que crecen los nacionalismos y los extremismos, y en la que es fácil olvidar lo que sucedió hace décadas en el mundo.

"Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich" está disponible en Amazon, la Casa del Libro, en la Editorial Almuzara y en librerías.

Muy pronto haremos un sorteo de un ejemplar entre los amigos de El Cajón de Grisom, atentos al blog y a redes sociales.

Para saber más:
Editorial Almuzara
¡Es la Guerra!

domingo, 22 de septiembre de 2019

Historia de una imagen: El beso de Times Square

El 14 de agosto de 1945 fue un día de gran euforia en los Estados Unidos. Japón se había rendido poniendo oficialmente fin a la Segunda Guerra Mundial. Aliviados y emocionados por el fin de un conflicto que había causado tantas victimas, miles de personas salieron a las calles de Nueva York para celebrar ese momento histórico.

En Times Square, un marinero agarró a una enfermera y la inclinó hacia atrás para plantarle un apasionado beso. Todo sucedió muy rápido. Un fotógrafo que se encontraba allí inmortalizó el momento. Esa instantánea fue publicada el 27 de agosto de la revista LIFE. La fotografía se convertiría en una de las imágenes más icónicas, y románticas, del final de la Segunda Guerra Mundial, simbolizando la pasión y euforia del día de la victoria sobre Japón.

Pero en la foto no es todo lo que parece. La enfermera no era enfermera, ella no conocía de nada al efusivo marinero, ni lo volvería a ver hasta 35 años después. El marinero no solo estaba ebrio, sino que dejó a su cita para agarrar a una mujer desconocida y darle un beso, mientras su cita miraba divertida. Nada de esto se supo hasta hasta 1980; e incluso hoy, algunos historiadores se cuestionan si realmente sucedió así.

El marinero George Mendonsa, de 22 años, estaba de permiso después de haber servido dos años en el Pacífico a bordo del "USS The Sullivans". Había llevado a Rita Petry al Radio City Music Hall para ver una película en su primera cita cuando llegó la noticia de que Japón se había rendido. En la calle se oía gritar: "¡La guerra ha terminado!". Se paró la proyección de la película y Mendosa y Petry salieron apresuradamentre del teatro y se dirigieron a un bar cercano para celebrarlo. En el bar Mendosa se "tomó unos tragos", como el mismo contó a la cadena de televisión CBS en 2012.

La "enfermera" Greta Zimmer era una austriaca de 21 años hija de un sastre judío que cuando las condiciones empeoraron para los judíos bajo la ocupación nazi sacó a Greta y sus 3 hermanas del país. Greta llegó a Nueva York en 1939 y consiguió un trabajo como ayudante dental. Sus padres morirían en un campo de exterminio.

Ese 14 de agosto, Greta trabajaba en un consultorio dental, vestida con un uniforme de enfermera blanco, medias blancas y zapatos blancos, como era habitual en esa época para todo el personal sanitario. Cuando los pacientes de la consulta dental le dijeron que la guerra había terminado, decidió salir a la calle a celebrarlo como los demás neoyorquinos.

En una entrevista para el Veterans History Project de la Biblioteca del Congreso, Greta contó: "Fui directamente a Times Square",  "cuando vi en el cartel luminosos que rodea el edificio, VJ Day, VJ Day, confirmó lo que la gente me contó en la consulta".

Mientras tanto, Alfred Eisenstaedt (que ya había fotografiado al mismísimo Joseph Goebbels en 1933) fue enviado por la revista LIFE a las calles de Nueva York para capturar la fiesta que en ellas se celebraba.

En el caos de Times Square, Greta Zimmer de repente se encontró abrazada y besada por un marinero. "No fue un beso verdadero, era más un acto de júbilo. Descubrí más tarde que estaba muy feliz de no tener que volver al Pacífico donde ya había terminado la guerra".
Una sonriente Rita Petry es visible sobre el hombro del marinero, mirando mientras su pareja abrazaba a la enfermera,  Petry no se lo tuvo en cuenta; de hecho se casó con Mendonsa poco tiempo después.

El contraste entre el deslumbrante uniforme blanco de Zimmer y el traje azul marino de Mendonsa llamó la atención de Eisenstaedt. Capturó a la pareja en cuestión de segundos y disparo con su cámara cuatro veces. La segunda foto fue la elegida para parecer en LIFE en un reportaje interior con las fotos de otras celebraciones por todo el país, y desde luego, este no fue el único beso en en VJ Day.

La imagen ha generado controversia durante años, incluso ha llegado hasta hoy.

A lo largo de los años, al menos 11 marineros y tres enfermeras han afirmado ser las personas en la foto. Hasta Greta Zimmer escribió a la revista LIFE en 1960, afirmando que ella era la "enfermera" de la famosa foto. El problema estaba en que Alfred Eisenstaedt no había llevado ningún registro de los personajes de sus fotografías y no podía estar seguro de la identidad de los protagonistas.
LIFE lanzó en 1980 una investigación para determinar la identidad definitiva de la pareja, localizó a Mendonsa y Zimmer, y los unió por primera vez desde ese día histórico en 1945. Aún así hasta la muerte de Greta Zimmer la idea mayoritaria era que la protagonista era Edith Shain.

Eisenstaedt no fue el único que inmortalizó el momento. Victor Jorgensen, fotoperiodista que trabajaba para la Armada, también capturó aquel instante desde otro ángulo más lateral en el que no aparecía al fondo Times Square. su instantánea fue publicada al día siguiente en el New York Times. Así que aunque ambas fotos tuvieron su momento de gloria, la que disparó Alfred Eisenstaedt ha pasado a la historia y se ha representado en multitud de ocasiones, como la estatua erigida en el 65 aniversario del fin de la contienda en el mismísimo Times Square, entre la calle 44 y la avenida Broadway.

Alfred Eisenstaedt, murió en 1995, en 2016 lo hizo Greta Zimmer y George Mendonsa en febrero de 2019.

Para saber mas:
Time-Life
Time
Ibasque
Xataka foto
NY Daily News
20 minutos
Mental Floss

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...