jueves, 21 de noviembre de 2019

Lectura recomendada: La Segunda Guerra Mundial en el Mar

Durante la Segunda Guerra Mundial, en el escenario del Pacífico, la guerra naval fue claramente determinante, ya que el campo de batalla en el camino hacia Japón estaba plagado de archipiélagos e islas. Asi mismo, el Atlántico tambien tuvo una importancia decisiva en el desarrollo del conflicto.

La relevancia de la guerra en el mar se empequeñece si la comparamos con el relieve concedido por la investigación histórica de los combates terrestres. En el mundo editorial podemos encontrar numerables monografías sobre la guerra en el frente del Este o el norte de África por cada publicación especifica sobre los combates navales en el Mediterráneo, y el caso es muy semejante respecto a lo publicado respecto a la Batalla del Atlántico, aunque este es un tema mucho más abordado.

Sin la marina el éxito aliado hubiera sido impensable. Por mostrar un ejemplo: si no llega a ser por la enorme armada compuesta de 4300 navíos de casi todas las fuerzas aliadas, a las que hay que sumar las 2600 barcazas embarcadas en los transportes y que llevarán a la costa 30000 hombres y más de 20000 vehículos de todas las clases. En total, unos 150000 marinos (de la marina de guerra y de la marina mercante) han participado a las operaciones de desembarco, eran tantos como las tropas de intervención terrestre el 6 de junio de 1944. 

Salvo bibliografía muy especializada, no existía una historia sobre la guerra en el mar en un solo volumen que muestre la enorme importancia que tuvo en el conflicto, ni que la haya desarrollado de modo cronológico en cada uno de los teatros de operaciones, ni que sea tan atractiva de leer. "La Segunda Guerra Mundial en el mar. Una historia global", del historiador naval estadounidense Craig L. Symonds (La esfera de los Libros) lo aborda, con gran seriedad y rigor; y permite una comprensión mucho más acertada de la complejidad de la lucha por todos los mares y océanos del planeta. Tambien su trascendencia en las operaciones terrestres y aéreas, donde el portaaviones es el arma definitiva.

868 páginas y más de 80 fotografías e ilustraciones nos llevan, cronológicamente y por teatros de operaciones, del ataque alemán a Scapa Flow y la batalla del Atlántico a los desembarcos del Norte de África y Normandía, pasando por la evacuación de Dunkerque, el poderío naval japonés en el Pacífico y el ataque contra Pearl Harbor o el hundimiento intencionado de la Flota francesa en Tolón en 1942 y la firma de la rendición japonesa en el USS Missouri en la bahía de Tokio el 2 de septiembre de 1945. Sin olvidar a los personajes claves en la Segunda Guerra Mundial en el Mar.

Esta puede ser la obra definitiva y mas completa, en un solo volumen, sobre la guerra en el mar y parafraseando a la Military History Magazine: "La Segunda Guerra Mundial en el mar es tan amplia y profunda como las aguas remotas que sirven como telón de fondo. Es un trabajo digno de cualquier biblioteca de aficionados a la historia marítima". Imprescindible.

Para saber más:
La Esfera de los Libros
El Mundo
Wikipedia

domingo, 17 de noviembre de 2019

El hombre que luchó en tres ejércitos

Era coreano, fue capturado por los japoneses y obligado a luchar contra los soviéticos, cautivo de los soviéticos fue nuevamente obligado a combatir contra los alemanes, capturado por los alemanes y, esta vez, obligado a luchar contra los aliados en la defensa de Normandía, donde fue finalmente hecho prisionero por los estadounidenses. Esta es la historia de Yang Kyoungjong, el único soldado conocido que ha luchado en tres ejércitos diferentes en una guerra.

El hombre que luchó en tres ejércitosPoco se sabe sobre la vida de Yang antes de la Segunda Guerra Mundial, aparte de que era un coreano nativo que casualmente vivía en Manchuria controlada por Japón al comienzo de la guerra. Debido a esto, Yang se encontró reclutado contra su voluntad en 1938 y obligado a servir en el Ejército de Kwantung con tan solo 18 años de edad. Durante las Batallas de Khalkhin Gol, fue capturado por el Ejército Rojo soviético y enviado a un campo de trabajo forzado. Debido a la escasez inicial de soldados para enfrentarse a la Alemania Nazi, en 1942 fue fue reclutado forzosamente para luchar en el Ejército Rojo junto con miles de otros prisioneros.

Yan luchó con los soviéticos aproximadamente un año, tiempo durante el que combatió a lo largo del Frente Oriental, especialmente en la tercera batalla de Kharkov. Fue en esta batalla cuando fue hecho prisionero de guerra por una nación más.

Al parecer, los alemanes no estaban preocupados por la forma en que un coreano había acabado luchando en Ucrania por los soviéticos y simplemente lo tomaron prisionero junto con cientos de otros soldados. De nuevo, la parte interesante de la historia de Yang probablemente habría terminado aquí si los nazis no hubieran tenido la costumbre de permitir que algunos de los prisioneros que no fueran a ser ejecutados se "ofrecieran voluntarios" para servir con la Wehrmacht.

El hombre que luchó en tres ejércitosComo resultado, Yang fue reclutado para luchar en la 709ª División de Infantería de la Wehrmacht, dentro de un Ostbataillon compuestos por "voluntarios" de las numerosas regiones de Europa controladas por la Alemania Nazi. Éstos fueron integrados en unidades más grandes para servir como tropas de choque y apoyo a las unidades de la Wehrmacht más experimentados.

Después de ser reclutado para luchar por el III Reich, Yang fue enviado a ayudar a defender la península de Cotentin en Francia poco antes del Día D. Cuando llegó el Día D y las tropas aliadas tomaron por asalto las playas, Yang estaba entre un puñado de soldados capturados por el 506° Regimiento de Infantería de Paracaidistas norteamericano.

Inicialmente, el Teniente Robert Brewer del 506º informó que habían capturado a "cuatro asiáticos con uniforme alemán". Si bien esto era técnicamente cierto, la 506ª creyó erróneamente que los cuatro hombres (incluido Yang) eran japoneses. En realidad, tres de los hombres eran oriundos de Turkestan, mientras que Yang era de Corea. Incapaz de comunicarse con Yang debido a que no hablaba ni inglés ni alemán, Yang fue enviado a un campo de prisioneros en Gran Bretaña, donde estuvo hasta el final de la guerra.

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, Yang decidió no regresar a su hogar, sino que emigró a los Estados Unidos, donde una vez más su historia se vuelve nebulosa. Finalmente terminó estableciéndose en el condado de Cook, Illinois, donde falleció tan silenciosamente como había vivido en 1992.

No fue hasta el año 2002 en que un periódico coreano dio a conocer la increíble historia de su compatriota, Finalmente su historia se llevó al cine en la película My Way, de 2011.

Para saber más:
Gehm
Daily Mail
Military Humor

domingo, 10 de noviembre de 2019

Un clip. Símbolo de resistencia

El clip, un pequeño accesorio de papelería, sencillo, barato e imprescindible en cualquier oficina, no siempre ha sido utilizado para unir y sujetar documentos. En un lugar y un tiempo pasado se utilizó en un escenario muy diferente del que estamos acostumbrados.

Un clip símbolo de resistencia
Desde antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial Noruega surtía de mineral de hierro a Alemania, sobre todo desde el puerto de Narvik, por lo que los aliados prepararon planes para cortar el suministro de mineral. Para evitarlo Hitler decidió finalmente invadir el país nórdico.

Durante la ocupación, los alemanes prohibieron, incluso bajo pena de muerte, cualquier clase de distintivo con la bandera nacional o relacionados con el rey Haakon VII, que se encontraba en el exilio. Hasta ese momento se solían llevar en la solapa botones con la inscripción "H7", en referencia al monarca danés.

Como modo de unión y rebeldía ante el invasor alemán, los estudiantes de la Universidad de Oslo empezaron a utilizar uno de los más sencillos y humildes objetos de oficina, el inocente clip de metal. A partir de de ese momento un simple clip se convirtió en un símbolo de resistencia y unidad nacional del país contra las fuerzas alemanas de ocupación.

Un clip símbolo de resistenciaAunque por entonces los noruegos no conocían el hecho de que el primer clip era un invento noruego.

Finalmente los alemanes detectaron el uso del clip como símbolo y terminaron por prohibir su exhibición. Algunas fuentes aseguran que los primeros en usar el clip como símbolo de unidad fueron los franceses.

El noruego Johan Vaaler fue el inventor del primer clip, poco practico y diferente al usado en la actualidad. El usado por la resistencia noruega y que aún hoy usamos se conoce como Gem ya que lo popularizó a partir de finales del siglo XIX la compañía británica Gem Manufacturing y se desconoce quien es su inventor, aunque se le suele atribuir al norteamericano Samuel B. Fay, que lo patentó para sujetar la etiquetas de la ropa en sustitución de los alfileres.

Un clip símbolo de resistenciaErlman J. Wright logró una licencia para emplear el clip como lo usamos en la actualidad, para sujetar, unir y organizar documentos. William Middlebrook en 1899, patentó la máquina que fabricaba los clips y posteriormente vendió la patente al fabricante de material de oficina Cushman & Denison, quien lo registró como Gem clip en 1904. Anteriormente fabricaban unos alfileres en forma de T. Algunas fuentes sostiene que nadie ha registrado la patente del clip Gem.

En la localidad de Sandvika un clip gigante de siete metros de altura conmemora este símbolo nacional y a al inventor del primer clip, Johan Vaaler.

Para saber más:
Early Office Museum
European Patent Office
4vium
Microsiervos
BBC
Slate

domingo, 3 de noviembre de 2019

El primer canje de prisioneros de la Segunda Guerra Mundial

Oficialmente el primer canje de prisioneros entre los Aliados y el Eje se llevó a cabo en España y bajo el amparo del Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC) que organizo un canje que llevaría apenas 5 horas. En las operaciones de auxilio a los heridos y enfermos participaron 500 números de la Cruz Roja y 70 enfermeras.
El primer canje de prisioneros
Buques Tairea y Cuba izquierda Djenné y Aquileia derecha

Por parte del Eje en la mañana del 27 de octubre de 1943 llega al puerto de Barcelona los navíos Aquileia, italiano y Djenné, ambos con bandera alemana, con 1083 pioneros de la Commonwealth entre los que hay 460 heridos y enfermos, 50 de ellos heridos graves. Los primeros en descender del Aquileia son los del Cuerpo Sanitario australiano, seguidos por el resto. La mayor parte de los prisioneros fueron capturados en el Norte de África y en la campaña de Grecia.

Casi a la vez, en el otro extremo del puerto, los británicos atracan el transporte francés Cuba, capturado por los británicos a los franceses y el Tairea. En ellos viajan 1061 prisioneros alemanes, 425 heridos o enfermos y 60 heridos graves. La mayor parte pertenecen al Afrika Corps de Rommel y fueron hechos prisioneros durante los combates en Libia. Algunos fueron veteranos de la Guerra Civil Española.

Entre los prisioneros británicos había soldados australianos, hindúes y neozelandeses, de edades muy variadas, desde muchachos de veinte años a hombres maduros de más de cincuenta. Los alemanes eran mayoritariamente jóvenes entre los veinte y los treinta años. Se da la coincidencia de que por uno y otro bando hay prisioneros de la campaña de Creta.

El primer canje de prisionerosComo parte de supervisores del desembarco y canje de prisioneros está el embajador británico en España, Samuel Hoare y el Dr. Hans Heinrich Dieckhoff, el embajador alemán y el último en Washington debido a que Alemania declaró la guerra a los Estados Unidos. Como testigos neutrales se encuentran el delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja, el doctor Frank Ein Arbernz, el general José Moscardó y otras autoridades españolas.

Para evitar problemas y como medida de seguridad los prisioneros no llegan a verse en los muelles. Fueron trasladados a diferentes instalaciones portuarias debidamente preparadas, donde pasaron lista, los ya ex prisioneros con su equipo a sus pies.
Durante la revista realizada a las tropas alemanas se produjo un emocionante episodio cuando una monja, de un colegio de la Ciudad Condal, que ayudaba a los heridos reconoció entre los soldados a su hermano, hecho prisionero en El Alamein, y a quien no había visto desde el comienzo de la guerra.

El primer canje de prisionerosCuando finalizó el recuento los soldados aliados se dirigieron al navío en el que llegaron sus enemigos, el Cuba. Los alemanes embarcaron por el otro lado del puerto en el Djenné. Todos portaban paquetes con diferentes productos donados por las autoridades españolas. Los heridos embarcan en los buques hospital Aquileia y Tairea.

Las tripulaciones de los barcos de transporte de ambos bandos al al ver aproximarse a sus compañeros de armas los recibieron con grandes muestras de alegría y entonando los himnos nacionales y de campaña. En los barcos hospital se respetó la convalecencia de los heridos y el recibimiento fue más tranquilo.

España participó en otros canjes de prisioneros en 1944, como los de una trentena de heridos británicos y norteamericanos en el puesto fronterizo de Irún y el de Barcelona en el que fueron canjeados 1021 aliados, que llegaron a bordo del buque italiano Gravisca, por 833 alemanes que arribaron en el Gripsholm de bandera sueca.

Durante la Primera Guerra Mundial España tambien colaboró en el canje de prisioneros.

Para saber más:
La prensa humanitaria en la España contemporánea (1870-1989), de José Carlos Clemente y Juan Francisco Polo
Ajuntament de Barcelona
Bulletin for Spanish and Portuguese Historical Studies, Diciembre 2012
Diario ABC del 28 de Octubre de 1943, pags .7 a 10
Diario ABC del 29 de Octubre de 1943, pags. 14 y 31
Diario La Vanguardia del 26 de octubre de 1943
Diario La Vanguardia del 18 de mayo de 1944

domingo, 27 de octubre de 2019

Mujeriegos, alcohólicos y juerguistas. Los comandos secretos de Churchill

La Small Scale Raiding Force (Fuerza de Ataque a Pequeña Escala o SSRF), creada por el Primer Ministro británico Winston Churchill en 1940, era un comando secreto que actuaba bajo el mando del aristócrata danés Anders "Andy" Lassen, un personaje de gran carisma y carente de escrúpulos. La SSRF terminó por ser conocida entre los mandos británicos como el Ministerio del la Guerra Impropia de un Caballero (Ministry of Ungentlemanly Warfare), debido a que actuaba sin piedad con tácticas poco “ortodoxas” en sus operaciones en territorio enemigo.

Los comandos secretos de ChurchillSus técnicas de combate de Larssen y sus grupo eran muy "peculiares". Como la de gritar las órdenes en alemán para confundir al enemigo, o interpretar a su modo las normas del ejército. Tambien era curioso el modo en que enviaban sus informes Siempre eran un escueto: "Landed. Killed Germans. Fucked off". Este modo de actuar creó no pocas tensiones entre el alto mando británico y el propio Churchill, que los protegía. Además estaba formado un grupo de mujeriegos, alcohólicos y juerguistas.

El arma preferida del SSRF era el arco y las flechas. Lassen, un líder al que sus hombres adoraban porque nunca dio una orden que no llevaría a cabo él mismo, fue quien solicitó que se les permitiera armarse con el arco y la flechas, ya que el había aprendido a cazar con este arma y les intentó convencer de que era la máquina de matar en perfecto silencio. Aun así no le dieron permiso para usar flechas porque lo consideraban demasiado inhumanas, a la vez que le decían que usasen ametralladoras para vencer al enemigo. El carácter rebelde de Lassen le llevó a usar arco y flechas en algunos asaltos furtivos en las islas del Canal, el único territorio británico ocupado por los alemanes.

Su actuación más significativa fue en la Operación Postmaster, en 1942, llevada a cabo en la, por entonces, colonia española de Fernando Poo (la actual Bioko, Guinea Ecuatorial). España era un país neutral, por lo que era el trabajo perfecto para la SSRF. La unidad de Lassen se dirigió a la zona en un pequeño barco de guerra camuflado como un crucero de vacaciones. El objetivo era hacerse con los barcos alemanes e italianos anclados en el puerto.

Los comandos secretos de ChurchillAprovechando que se celebraba una cena multitudinaria a la que estaban invitados los oficiales al mando de los barcos del Eje, Lassen y su equipo esperaron a que estuvieran lo suficientemente borrachos y remolcaron las embarcaciones hacia Nigeria, que era territorio británico. Esta operación fue la seña de identidad de la unidad.
La SSRF no dejó pruebas de su acción por lo que Churchill estaba encantado.

La SSRF actuó, además de en el África Occidental y las Islas del Canal; en Creta, Grecia e Italia.

Sus acciones eran tan eficaces que los alemanes dijeron de ellos que: "vienen como los gatos y desaparecen como fantasmas".

Para saber más:
The Small Scale Raiding Force, de Brian Lett
Anders Lassen Krig, de Thomas Harder
Combined Ops
Commando Veterans Archive
Wikipedia
Pegatiros

domingo, 20 de octubre de 2019

Los ovnis nazis de Franco

Finalizada la Segunda Guerra Mundial diversos diarios norteamericanos llegaron a publicar que el dictador español Francisco Franco tenia platillos volantes de tecnología nazi. Algo disparatado teniendo en cuenta que la tecnología española en esos tiempos no pasaba del tren TALGO, aunque ya fuera muy avanzado para su época.

Los medios norteamericanos afirmaban que Franco había contratado a varios científicos alemanes, que estarían fabricando una serie de armas maravillosas o “Wonderwaffe”. Tambien aseguraban que el mismísimo Caudillo en persona habría sido testigo del lanzamiento de un cohete nuclear con propulsión electromagnética llamado KM2 por los supuestos ingenieros alemanes Knoh y Mueller, desde un centro de investigación secreto en Marbella, en la Costa del Sol. Al menos tres países estaban interesados en hacerse con los planos de los ovnis de Franco. Al parecer un espía los había robado y lo vendía al mejor postor.

Uno de esos diarios que publicaron semejantes noticias fueron el estadounidense "The Denver Post" y el canadiense "The Gazette", que el 9 de noviembre de 1947 titulaban: “Platillos Volantes conducen a Franco; armas secretas fabricadas por alemanes” un articulo firmado por Lionel Shapiro, reportero de guerra y novelista, donde contaba la colaboración entre los científicos nazis y el gobierno español:
Tres científicos alemanes que trabajan bajo el patrocinio personal del Generalísimo Francisco Franco han desarrollado dos armas de guerra muy avanzadas, según las especificaciones y los planos sacados de España por un agente de una organización espía europea independiente.
Finalizada la guerra muchos científicos e ingenieros alemanes como Werner von Braun fueron reclutados por los EE.UU. dentro de la "Operación Paperclip". Otros, como los hermanos Horten, pioneros en la fabricación de las impresionantes alas volantes, se fueron a Argentina.

Ahora bien. España fue "amiga de conveniencia" de Alemania (se supone que fue neutral) y a finales de la década de 1940, España era un lugar seguro para los nazis que huían de los aliados. Aquí se refugiaron individuos como Otto Skorzeky o León Degrelle, tras amerizar con un bombardero en la playa de La Concha, de San Sebastiano.

El ingeniero aeronáutico alemán Wilhelm Messerschmitt, que creó el famoso caza Me-109 y el Me-262, el primer caza a reacción operativo, se tambien se estableció en España y creo el Hispano Aviación Ha-200 “Saeta” primer avión a reacción español, que voló por primera vez en 1955.

Para saber más:
Hitler’s Flying Saucers: A Guide to German Flying Discs of the Second World War,
de Henry Stevens
Público
Stambotic
Magonia

sábado, 12 de octubre de 2019

Ian Fleming: el auténtico James Bond

Leyendo la estupenda novela de David López Cabia, "Indeseables" me topé con Ian Fleming, del que sabía muy poco. Tan solo que creó a James Bond. Pero su vida es tan interesante como la de su creación, el agente 007, al servicio de Su Majestad.

Cuando estalló la guerra en 1939, con apenas treinta años, el rebelde de la familia Fleming, Ian, tenía un trabajo como corredor de bolsa en Londres y ocasionalmente ejercía como periodista. Fue a partir de ese momento cuando su vida se vuelve apasionante. Viajó a Moscú "oficialmente" como enviado del diario Times (ya había estado en Rusia en 1933 cubriendo una noticia para Reuters) junto a una delegación comercial. Mientras, en secreto, se ocupaba de considerar las fortalezas y debilidades de la URSS y explicarlas en un informe para el Foreign Office. En el informa indicó que no había nada de lo que informar que no fuera ya de dominio público.
De todos modos, todas aquellas observaciones que aportaban Fleming y otros periodistas o diplomáticos podían se tan sumamente útiles como los informes enviados por los espías que actuaban en la clandestinidad.

Fleming era un gran observador y pudo realizar un informe muy juicioso del potencial militar soviético sobre el que Stalin había realizado un importante purga entre los mandos de oficiales muy competentes. Sin embargo se le pasó por alto el pacto Molotov-Ribbentrop firmado entre alemanes y soviéticos. A pesar de ello sacó una acertada conclusión sobre los soviéticos: la URSS tenía mucho más que ganar si se aliaba con Gran Bretaña contra la Alemania nazi, aunque, debido al carácter de Stalin, no estaría exenta de problemas.
En su informe escribió:
Rusia sería un aliado tremendamente traicionero. No titubearían lo más mínimo en apuñalarnos por la espalda cuando le conviniera...  La colaboración de los rusos con los aliados sería de gran valor estratégico, pero solo como último recurso y con enorme suspicacia.
Tras su misión en la Unión Soviética, Fleming fue nombrado asistente personal del almirantes John Godfrey, director del Servicio de Inteligencia Naval. Godfrey le sirvió como inspiración para el personaje de M, el jefe del MI6 y jefe de James Bond. Fue ascendido a Teniente de la Reserva Naval, graduación que le otorgaría a su personaje James Bond.

Durante 1941 colaboró con los Estados Unidos para la formación de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), predecesora de la actual CIA y tras volver de uno de los viajes que realizó a los EEUU, recaló en la neutral Portugal. Una noche tras salir del casino de Estoril le comentó a su jefe Geodfrey:
Si estos tipos hubieran sido agentes secretos alemanes y descubrieran que otros agentes británicos le habían limpiado de su dinero si que sería emocionante. 
Esto le sirvió como inspiración para su primera novela "Casino Royal" editada en 1953 con gran éxito.  Fleming era un gran amante de los pájaros y tomó el nombre del autor de una guía de pájaros para bautizar a su héroe. Pidió permiso al auténtico Bond mencionándole que: "en contrapartida puede ponerle mi nombre al pájaro más feo que encuentre".

En 1941, el comandante Fleming estuvo al frente de una operación llamada Goldeneye, que debía ser puesta en marcha en el supuesto caso de que España entrara en la Segunda Guerra Mundial uniéndose al Eje o que Alemania invadiera la península ibérica y pudiera tomar Gibraltar, lo que amenazaba el paso de la Royal Navy al Mediterráneo.

Fleming se introdujo en España con un pasaporte diplomático falso y se preparó para contactar con varios espías establecidos en el país y sabotear diversos objetivos en el caso de que cayera Gibraltar.
Aunque nunca tuvo que actuar, Fleming siempre se sintió orgulloso de su primera misión secreta.
Tanto es así que años más tarde llamó Goldeneye a la finca de Jamaica donde comenzó a escribir las aventuras de James Bond.

En 1942 creó la 30 Unidad de Asalto y concibió un plan que nunca se pudo ejecutar: la Operación Ruthless, para capturar una máquina codificadora Enigma, usada en las comunicaciones de la armada alemana durante el ataque a Dieppe.

Un año después, tuvo un papel importante en la Operación Carne Picada, con la que se logró engañar a los alemanes, haciéndoles creer que los aliados desembarcarían en Gracias y Cerdeña, en lugar del objetivo real que era la isla de Sicilia, al sur de Italia. El plan consistió en depositar en las costas españolas el cuerpo sin vida de un supuesto oficial británico que portaba documentos oficiales falsos para que, al ser rescatado, los documentos llegaran a manos alemanas.

Gracias a Mónica María Rojas por aportar datos sobre James Bond.

Para saber más:
Ian Fleming (web oficial)
Europa Press
Britannica

jueves, 3 de octubre de 2019

[Sorteo]: "Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich"

Gracias a Jesús Hernández y a la Editorial Almuzara los seguidores de El Cajón de Grisom podéis participar en el SORTEO de un ejemplar de "Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich".


Después de 80 años del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el Tercer Reich sigue fascinando a los aficionados a la historia. Y con este libro podréis saciar vuestra curiosidad.

Conseguir el libro es muy sencillo, solo hay que suscribirse al blog por E-Mail en el recuadro "Suscribete al Blog por E-Mail", que encontrareis en la columna de la derecha, y solo con vuestra dirección de correo entrareis en el sorteo. Además estaréis al tanto de todas las publicaciones.


MUY IMPORTANTE:
"No olvidéis revisar vuestro Correo Electrónico. Es necesario confirmar la suscripción".
        (Activate your Email Subscription to: El Cajón Curioso)
Comprobad que no se encuentre en la bandeja de Spam.



Si ya estabais suscritos al blog, entrareis automáticamente en el sorteo.

El sorteo se realizará el 20 de Octubre de 2019.

Se contactará con el ganador/a por correo electrónico y su nombre podrá ser publicado en diferentes redes sociales.

Gracias y...

¡Mucha suerte a todos!


Tras realizar el sorteo, me alegra comunicar que la ganadora es:

Sonsoles Moreno Mayoral de Teruel, España

Gracias todos los demás amigos y amigas de El Cajón de Grisom por participar y seguirnos. 
Todos los que estáis suscritos al blog entrareis automáticamente en futuros sorteos. 
Nos seguimos leyendo y disfrutando de la Historia de la Segunda Guerra Mundial.

Un saludo desde la trinchera.

domingo, 29 de septiembre de 2019

Cuando Alemania invadió Canadá

Winnipeg, capital de la provincia canadiense de Manitoba, 19 de febrero de 1942, 6:00 horas. Bajo un frío glaciar de -30º centigrados empiezan a sonar las alarmas aéreas. Una unidad de la Wehrmacht formada por 3.500 efectivos toma las calles.

Invasión de CanadáEn el interior del ayuntamiento muchos civiles intentan hacerse fuertes, pero tras media hora son hechos prisioneros y enviados a un campo de internamiento. Tras tomar la radio local los alemanes informan de que se han bloqueado los accesos a la ciudad y que Winnipeg pasara a llamarse Himmlerstadt, su nuevo nombre alemán. La calle principal fue renombrada Hitlerstrasse. La poca defensa ciudadana es ineficaz y a las 9:30 la ciudad se rinde a las tropas alemanas. Para entonces Brandon, Flin Flon, Selkirk; otros pueblos pequeños de los alrededores también habían sido capturados.

Aviones de la Luftwaffe sobrevuelan la zona mientras los alemanes colocan blindados en la calle principal de la ciudad, la avenida Portage; mientras las tropas se distribuyen por el resto de las calles, saqueando casas y comercios; y registrando cada rincón en busca de judíos. El diario de la ciudad, The Winnipeg Tribune, es confiscado y renombrado Das Winnipeger Lügenblatt. Los libros de la biblioteca pública son apilados en la calle y quemados. Frente al ayuntamiento, la Red Ensign canadiense (la actual bandera, con la hoja de arce, data de 1965) es arriada y sustituida por la esvástica del III Reich.

Por las paredes empiezan a pegar carteles que informan de las nuevas disposiciones del mando alemán de la ciudad:
Ankundigung (anuncio)
SE PROCLAMA QUE:
1. Este territorio es ahora parte del Gran Reich y está bajo la jurisdicción del Coronel Erich Von Neuremburg, Gauleiter del Führer.
2. No se permitirán civiles en las calles entre las 9:30 pm y el amanecer.
3. Todos los lugares públicos están fuera del alcance de los civiles y no más de 8 personas pueden reunirse al mismo tiempo en cualquier lugar.
4. Cada cabeza de familia debe proporcionar alojamiento para 5 soldados.
5. Todas las organizaciones de carácter militar o paramilitar quedan por la presente disueltas y prohibidas. Las organizaciones juveniles seguirán existiendo pero bajo la dirección de las tropas del Gauleiter.
6. Todos los propietarios de automóviles, camiones y autobuses deben registrarse en la Sede de Ocupación, donde serán requisados por el Ejército de Ocupación.
7. Cada granjero debe informar de inmediato todas las existencias de grano y ganado y no se pueden vender productos agrícolas, excepto a través de la oficina del Comandante de suministros en Winnipeg. Lo que no sea para su propio consumo, debe comprarlo a través de la Autoridad Central en Winnipeg.
8. Todos los emblemas nacionales, excluyendo la esvástica, deben ser destruidos inmediatamente.
9. Cada ciudadano recibirá una tarjeta de racionamiento, y la comida y la ropa solo se podrán comprar con la presentación de esta tarjeta.
10. Los siguientes delitos resultarán en muerte sin juicio.
1. Intentar organizar la resistencia contra el ejército de ocupación.
2. Entrar o salir de la provincia sin permiso.
3. El Incumplimiento de reportar todos los bienes poseídos cuando se le ordene hacerlo.
4. La posesión de armas de fuego.
NADIE ACTUARÁ, HABLARÁ O PENSARÁ CONTRA NUESTROS DECRETOS.
Publicado y ordenado por la Autoridad.
Firmado: Erich Von Neuremburg

Invasión de CanadáLa toma de la ciudad de Winnipeg, fue en realidad una pantomima con el fin de concienciar a los canadienses de la necesidad de la compra de bonos de guerra.

Bajo un plan bien organizado para tomar la ciudad, el Greater Winnipeg Victory Loan, en connivencia con la mayor parte de la población, más de uno se llevó un buen susto, se montó un simulacro llamado “If Day” (si un día…). En el simulacro participaron como soldados alemanes voluntarios del ejército canadiense y veteranos de la Primera Guerra Mundial con uniformes y equipamiento suministrado por departamentos de figuración de Hollywood.

Todo terminó esa tarde. Los prisioneros fueron liberados cuando se lograron los objetivos económicos y se montó un desfile en el que se portaban pancartas con mensajes como: “Esto no puede suceder aquí” o “Compra bonos de la Victoria”. La falsa invasión tan solo tuvo dos heridos. Un soldado alemán sufrió una torcedura de tobillo y una mujer se hizo un corte al sobrevenir el apagón.

Invasión de CanadáLos organizadores opinaban que llevar la guerra a tu ciudad y a la puerta de tu casa provocaría un cambio de actitud entre los que, para ellos, la guerra está muy lejos, en Europa. Funcionó. Al final se celebró un banquete en el que se lograron recaudar más de 3 millones de dólares canadienses. El día 24 lograron alcanzar los 24 millones y logrando finalmente 60 millones.

Lo que para los ciudadanos de Winnipeg no fue más que una especie de representación teatral, de lo que podría ser, para millones de personas en Europa, era una la pesadilla real. Un mal sueño del cual no podían despertar.


Para saber más:
Wikipedia
Manitoba Historical Society
Elinor Florence
The Cantech Letter
Youtube
Government of Canada

viernes, 27 de septiembre de 2019

Lectura recomendada: Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich

Incluso más de 70 años después de la caída del Tercer Reich, ese periodo histórico que llevó a una guerra mundial, que duró seis largos años, sigue produciendo fascinación y generando gran controversia.

La verdad sobre la Alemania nazi es mucho más que la locura de su líder (Führer) Adolf Hitler. Es la historia de un pueblo entero que se dejó seducir, que miró hacia otro lado con el asesinato y la persecución y que, en definitiva, siguió por voluntad propia a su Führer en la más devastadora guerra de la Historia. Lo que puede parecer inverosímil en un pueblo con tan amplia cultura, como el alemán.

Para saciar aún más nuestra curiosidad sobre un periodo que duró apenas 12 años (1933-1945), Jesús Hernández nos trae "Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich".

En la primera parte muestra una luminosa Alemania de progreso y velocidad, con cruceros a Madeira, pagados por el estado a sus trabajadores, viajes en el lujoso dirigible Hindemburg y las expediciones al Tibet y al Amazonas.

La segunda parte del libro aparece un Tercer Reich oscuro y siniestro; lleno de miedo, terror, crueldad y muerte. Alemania y los territorios ocupados están llenos de decretos, disposiciones y leyes que controlan cada pequeño aspecto de la vida de los ciudadanos. La propaganda inunda cada rincón y moldea la mente de las personas hasta el limite de los sueños. Los sueños y las pesadillas nazis llegarían más allá de Europa, donde establecerían una colonia en Brasil.

La persecución sistemática llegaría más allá del Holocausto judío. Se perseguiría a disidentes políticos, gitanos, homosexuales y cualquier enemigo del régimen. En este último grupo estarían, sorprendentemente, los astrólogos, adivinos y videntes; aunque parte de la ideología nazi se basara en mitos, leyendas y creencias ocultas.

El libro tambien dedica un capitulo a tres de los mayores criminales nazis. Pero sus 400 páginas traen mucho más. Son una excelente muestra de historias que nos tienen que servir de reflexión en una época en la que crecen los nacionalismos y los extremismos, y en la que es fácil olvidar lo que sucedió hace décadas en el mundo.

"Eso no estaba en mi libro del Tercer Reich" está disponible en Amazon, la Casa del Libro, en la Editorial Almuzara y en librerías.

Muy pronto haremos un sorteo de un ejemplar entre los amigos de El Cajón de Grisom, atentos al blog y a redes sociales.

Para saber más:
Editorial Almuzara
¡Es la Guerra!

domingo, 22 de septiembre de 2019

Historia de una imagen: El beso de Times Square

El 14 de agosto de 1945 fue un día de gran euforia en los Estados Unidos. Japón se había rendido poniendo oficialmente fin a la Segunda Guerra Mundial. Aliviados y emocionados por el fin de un conflicto que había causado tantas victimas, miles de personas salieron a las calles de Nueva York para celebrar ese momento histórico.

En Times Square, un marinero agarró a una enfermera y la inclinó hacia atrás para plantarle un apasionado beso. Todo sucedió muy rápido. Un fotógrafo que se encontraba allí inmortalizó el momento. Esa instantánea fue publicada el 27 de agosto de la revista LIFE. La fotografía se convertiría en una de las imágenes más icónicas, y románticas, del final de la Segunda Guerra Mundial, simbolizando la pasión y euforia del día de la victoria sobre Japón.

Pero en la foto no es todo lo que parece. La enfermera no era enfermera, ella no conocía de nada al efusivo marinero, ni lo volvería a ver hasta 35 años después. El marinero no solo estaba ebrio, sino que dejó a su cita para agarrar a una mujer desconocida y darle un beso, mientras su cita miraba divertida. Nada de esto se supo hasta hasta 1980; e incluso hoy, algunos historiadores se cuestionan si realmente sucedió así.

El marinero George Mendonsa, de 22 años, estaba de permiso después de haber servido dos años en el Pacífico a bordo del "USS The Sullivans". Había llevado a Rita Petry al Radio City Music Hall para ver una película en su primera cita cuando llegó la noticia de que Japón se había rendido. En la calle se oía gritar: "¡La guerra ha terminado!". Se paró la proyección de la película y Mendosa y Petry salieron apresuradamentre del teatro y se dirigieron a un bar cercano para celebrarlo. En el bar Mendosa se "tomó unos tragos", como el mismo contó a la cadena de televisión CBS en 2012.

La "enfermera" Greta Zimmer era una austriaca de 21 años hija de un sastre judío que cuando las condiciones empeoraron para los judíos bajo la ocupación nazi sacó a Greta y sus 3 hermanas del país. Greta llegó a Nueva York en 1939 y consiguió un trabajo como ayudante dental. Sus padres morirían en un campo de exterminio.

Ese 14 de agosto, Greta trabajaba en un consultorio dental, vestida con un uniforme de enfermera blanco, medias blancas y zapatos blancos, como era habitual en esa época para todo el personal sanitario. Cuando los pacientes de la consulta dental le dijeron que la guerra había terminado, decidió salir a la calle a celebrarlo como los demás neoyorquinos.

En una entrevista para el Veterans History Project de la Biblioteca del Congreso, Greta contó: "Fui directamente a Times Square",  "cuando vi en el cartel luminosos que rodea el edificio, VJ Day, VJ Day, confirmó lo que la gente me contó en la consulta".

Mientras tanto, Alfred Eisenstaedt (que ya había fotografiado al mismísimo Joseph Goebbels en 1933) fue enviado por la revista LIFE a las calles de Nueva York para capturar la fiesta que en ellas se celebraba.

En el caos de Times Square, Greta Zimmer de repente se encontró abrazada y besada por un marinero. "No fue un beso verdadero, era más un acto de júbilo. Descubrí más tarde que estaba muy feliz de no tener que volver al Pacífico donde ya había terminado la guerra".
Una sonriente Rita Petry es visible sobre el hombro del marinero, mirando mientras su pareja abrazaba a la enfermera,  Petry no se lo tuvo en cuenta; de hecho se casó con Mendonsa poco tiempo después.

El contraste entre el deslumbrante uniforme blanco de Zimmer y el traje azul marino de Mendonsa llamó la atención de Eisenstaedt. Capturó a la pareja en cuestión de segundos y disparo con su cámara cuatro veces. La segunda foto fue la elegida para parecer en LIFE en un reportaje interior con las fotos de otras celebraciones por todo el país, y desde luego, este no fue el único beso en en VJ Day.

La imagen ha generado controversia durante años, incluso ha llegado hasta hoy.

A lo largo de los años, al menos 11 marineros y tres enfermeras han afirmado ser las personas en la foto. Hasta Greta Zimmer escribió a la revista LIFE en 1960, afirmando que ella era la "enfermera" de la famosa foto. El problema estaba en que Alfred Eisenstaedt no había llevado ningún registro de los personajes de sus fotografías y no podía estar seguro de la identidad de los protagonistas.
LIFE lanzó en 1980 una investigación para determinar la identidad definitiva de la pareja, localizó a Mendonsa y Zimmer, y los unió por primera vez desde ese día histórico en 1945. Aún así hasta la muerte de Greta Zimmer la idea mayoritaria era que la protagonista era Edith Shain.

Eisenstaedt no fue el único que inmortalizó el momento. Victor Jorgensen, fotoperiodista que trabajaba para la Armada, también capturó aquel instante desde otro ángulo más lateral en el que no aparecía al fondo Times Square. su instantánea fue publicada al día siguiente en el New York Times. Así que aunque ambas fotos tuvieron su momento de gloria, la que disparó Alfred Eisenstaedt ha pasado a la historia y se ha representado en multitud de ocasiones, como la estatua erigida en el 65 aniversario del fin de la contienda en el mismísimo Times Square, entre la calle 44 y la avenida Broadway.

Alfred Eisenstaedt, murió en 1995, en 2016 lo hizo Greta Zimmer y George Mendonsa en febrero de 2019.

Para saber mas:
Time-Life
Time
Ibasque
Xataka foto
NY Daily News
20 minutos
Mental Floss

domingo, 15 de septiembre de 2019

El espejo espacial nazi, la Estrella de la Muerte de Hitler

Los científicos de la Alemania Nazi desarrollaron diversas armas muy avanzadas para su tiempo como las bombas volantes V-1 y el cohete V-2, el cañón sónico o el Proyecto Urano para fabricar una bomba atómica, entre otras muchas, conocidas como Wunderwaffen.

Estrella de la Muerte de HitlerQuizás la más sorprendente sea una especie de "Estrella de la Muerte Nazi", un arma solar que sería capaz de convertir en cenizas cualquier ciudad del enemigo.

En junio de 1945, técnicos del ejército norteamericano se toparon con el hecho sorprendente de que los científicos alemanes habían planteado seriamente construir una Sonnengewehr, "arma solar", un gran espejo en el espacio que enfocaría los rayos del sol hacia un punto de la superficie terrestre.

Ya antes de la guerra se habían diseñado planes verosímiles sobre el papel para construir una estación espacial. Los entusiastas de los cohetes de Europa, incluyendo al doctor Hermann Oberth, quien pudo ser el impulsor de los diseños del cohete V-2, habían planeado usar la estación espacial, no como una arma, sino más bien como un punto de repostaje para los cohetes que hicieran viajes espaciales.

Estrella de la Muerte de Hitler La estación giraría alrededor de la Tierra como un satélite artificial, como la Estación Espacial Internacional (ISS) o los satélites de comunicaciones y meteorológicos.

Como en la ISS, los hombres vivirían dentro de la estación respirando una atmósfera artificial.

Para la tecnología de los años 30 y 40 había un gran obstáculo: construir un cohete lo suficientemente potente que pudiera romper la fuerza de atracción de la Tierra y que fuera capaz de alcanzar un punto donde se pudiera construir la estación espacial. Si los alemanes hubieran tenido la tecnología, podrían haber sido capaces de establecer en órbita su "Estrella de la Muerte". Que el el arma hubiera conseguido su propósito era otra historia. Werner von Braun admitió la existencia del proyecto cuando fue interrogado dentro de la operación Paperclip.

Estrella de la Muerte de Hitler
Los nazis no fueron los primeros en tener la idea de usar el sol como un arma letal. El principio sobre el que se basaba el arma solar viene de la antigüedad. El astrónomo griego Arquímedes trazó planes para enormes espejos ardientes para quemar la flota romana durante el asedio de Siracusa en 214-212 antes de Cristo.

Desde que comenzó la carrera espacial se ha demostrado que los reflectores espaciales pueden funcionar, aunque es tremendamente complejo. En 1993, científicos rusos lanzaron uno para transmitir la energía solar a la tierra reflejando la luz solar. Su espejo espacial llamado Znamya, de unos 20 metros de diámetro, fue capaz de transmitir la luz de la luna llena de forma indirecta hasta la superficie de la tierra.

Para saber más:
Popular Mechanics
LIFE
Daily Mail
Cuatro

domingo, 8 de septiembre de 2019

Canfranc, la Casablanca española

En Canfranc, en el valle de la Jacetania, en el Pirineo de Huesca, hubo espías aliados y alemanes, miembros de la Gestapo y soplones para la Francia de Vichy y aprovechados de toda clase. Había bares, llenos de humo de cigarrillos y miradas furtivas, donde la gente se reunía en busca de información o pasaportes falsos para cruzar la frontera mientras huían de la opresión en la Europa ocupada.

Canfranc, la Casablanca españolaContado así, Canfranc era como la Casablanca de la película de Michael Curtiz, protagonizada por Humprey Bogart e Ingrid Bergman, pero enclavada entre montañas.

Durante la Segunda Guerra Mundial este pequeño pueblo oscense y su estación de ferrocarril fue un punto de cruce estratégico para los productos entre España y Alemania: alimentos, wolframio (tungsteno), acero, sin olvidar las 86 toneladas de oro alemán que pasaron por Canfranc entre 1942 y 1943. Este último hecho fue descubierto en el año 2000.

Al igual que en la película Casablanca, en Canfranc el "granuja" del Rick's Cafe (que aquí era La Fonda de Marraco) fue Albert Le Lay, el jefe de aduanas francés, que de manera encubierta coló en España a cientos de judíos que huían del régimen nazi del lado norte de la frontera. Entre los huidos se encontraban artistas como Max Ernst y Marc Chagall o la cantante y bailarina Josephine Baker, que estaba casada con un judío francés, que avisó a la prensa para que nadie se atreviera a detenerla frente a los periodistas. Genio y figura.

Canfranc, la Casablanca españolaTodo un personaje, Le Lay es un tipo fascinante debido a las múltiples redes que tejió y su capacidad para ponerse en contacto con cualquiera sin importarle su nacionalidad o sus intereses políticos o personales. Sus redes estaban formadas por izquierdistas, monárquicos y hasta falangistas; españoles y franceses.
Le Lay llegó a Canfranc en 1940, cuando aún no había nazis en la población. Cuando llegaron allí burló a la Gestapo una y otra vez. Aunque estuvo a punto de ser detenido en más de una ocasión siempre terminaba escapándose de sus garras. Continuó en la resistencia y cuando terminó la guerra se retiró a San Juan de Luz. Nunca hablo sobre sus hazañas y le pidió a su familia que permanecieran igualmente callados.


Por el nudo ferroviario de Canfranc pasó de todo, pero el material más destacable fue el Tungsteno, entonces conocido como Wolframio, un producto fundamental para endurecer el acero que necesitaban los alemanes para blindar sus magníficos panzers, a cambio España recibió 12 toneladas de oro. Del Wolframio se benefició mucha gente, desde especuladores a simples lugareños, tanto de los alemanes como de los aliados que compraban todo el que podían para que no lo hicieron sus enemigos.

Canfranc, la Casablanca españolaLa gran estación de Canfranc, mandada construir por el Rey Alfonso XIII en 1928, divide la población de apenas 500 habitantes en dos. Media estación, a partir del hall principal, sería territorio francés y la otra mitad el español. En 1970 pasó el último tren con destino a Francia.

Se están revisando diversos proyectos para que la estación vuelva a tener su antiguo esplendor y que quizá vuelva a ser utilizada para el transito internacional de trenes. Lo que ahora es un caparazón lleno de escombros se convertirá en hoteles, restaurantes, casas e incluso en un museo ferroviario. Mientras es visitada por más de 40.000 personas al año.

Recorrer la estación solo se puede hacer con visitas guiadas a través de la oficina de Turismo de Canfranc-Estación, que se encuentra en el Ayuntamiento (974373141) o a través de su web. Tambien se ofrece una interesante ruta a través de la linea de búnkers "P", próximos a la localidad, construidos entre 1944 y 1959, ante la posibilidad de una invasión de España desde Francia que nunca se llegó a producir.

Para conocer mucho mejor la historia de la estación internacional de Canfranc recomiendo ver los documentales "El Rey de Canfranc", "Juego de Espías" y "La Dama Olvidada"

Para saber más:
Canfranc
Descubre Huesca
Un Mundo Fascinante
El Economista
Diario de Navarra
Patrimonio Industrial Arquitectónico
Historia de Iberia Vieja

sábado, 31 de agosto de 2019

Un mensaje de Roosevelt a Hitler para evitar la Segunda Guerra Mundial

Adolf Hitler había anexionado Austria y había invadido Checoslovaquia para el III Reich y la Guerra Civil Española estaba a punto de acabar gracias al apoyo de Alemania al bando sublevado contra la República, bajo las ordenes de Francisco Franco. Europa se estaba convirtiendo en un polvorín a punto de estallar en una guerra total que habría de durar seis largos años.

En ese contexto, de incertidumbre política y militar, el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt decidió remitir a Hitler un mensaje para calmar la situación e intentar evitar una guerra que se tornaba inevitable y que finalmente se cobró la vida de decenas de millones de seres humanos en todo el mundo. De este mensaje envió una copia al otro dictado europeo, el italiano Benito Mussolini.

La comunicación está fechada el 14 de abril de 1939:
Su Excelencia Adolf Hitler, Canciller del Reich Alemán,
Berlín, Alemania
  Estoy seguro que usted puede darse cuenta, que en todo el mundo cientos de millones de seres humanos viven hoy con el temor constante de una nueva guerra, o incluso de una serie de guerras.
  La existencia de este temor y la posibilidad de un conflicto son de interés sin ninguna duda para la población de los Estados Unidos en cuyo nombre hablo, aunque también debe ser para los pueblos de las otras naciones de todo el hemisferio occidental.  Todos ellos saben que cualquier guerra importante, aún si estuviera limitada a otros continentes, tendrían un gran peso en el transcurso de su vida y también en la vida de las generaciones venideras.
  Debido al hecho de que después de la aguda tensión en la que el mundo ha estado viviendo durante las últimas semanas, pareciera que hay por lo menos un relajamiento momentáneo, porque en la actualidad no hay movimientos de tropas, es por lo tanto, un momento oportuno para que le envíe este mensaje.
En una ocasión anterior me he dirigido a Usted en aras del apaciguamiento político, económico, y de los problemas sociales usando medios pacíficos y sin recurrir a las armas.
  Pero la marea de los acontecimientos parece haber vuelto a la amenaza de las armas.  Si continúan esas amenazas, parece inevitable que gran parte del mundo participe en la ruina común.  Todo el mundo, las naciones vencedoras, las naciones vencidas y las naciones neutrales, van a sufrir las consecuencias.  Me niego a creer que el mundo es, por necesidad, como un prisionero de su destino.  Por el contrario, es evidente que los dirigentes de las grandes naciones que tienen el poder para liberar a sus pueblos del desastre inminente.  Es igualmente claro que en sus propias mentes y en sus propios corazones, los propios pueblos desean que sus temores terminen.
  Es, sin embargo, infortunadamente necesario tomar conocimiento de los hechos recientes.
  Tres naciones de Europa y uno en África han visto su existencia independiente terminada.  Un vasto territorio de otra nación independiente del Lejano Oriente ha sido ocupada por un Estado vecino.  Los informes, que espero que no sean ciertos, insisten en que se están contemplando nuevos actos de agresión en contra de otras naciones independientes. Claramente, el mundo se está moviendo hacia el momento en que esta situación terminará en una catástrofe, a menos que se encuentre una forma más racional de conducir los acontecimientos.
  Usted ha afirmado reiteradamente, que usted y el pueblo alemán no tiene ningún deseo de ir a la guerra. Si esto es verdad no habrá necesidad de una guerra.
  Nada puede convencer a los pueblos de la tierra que cualquier poder gobernante tiene el derecho o la necesidad de infligir por su cuenta las consecuencias de la guerra a cualquier otro pueblo, salvo debido a causas de evidente defensa propia.
  Al hacer esta declaración, nosotros los estadounidenses no hablamos por egoísmo o por miedo o por debilidad.  Si hablamos ahora es con la voz de la fuerza y por la amistad hacia la humanidad.  Todavía está claro para mí, que los problemas internacionales se pueden resolver en la mesa del conferencias.
  Por lo tanto, no hay respuesta al pedido de debate pacífico por una parte para pedir que a menos que se reciban seguridades, de antemano, de que el veredicto les será favorable, no dejarán de lado las armas.  En las salas de conferencias, como en los tribunales, es necesario que ambas partes inicien la discusión de buena fe, asumiendo que la justicia sustancial beneficiará a ambas partes, y es habitual y necesario que dejen las armas fuera de la sala mientras conferencian.
  Estoy convencido de que la causa de la paz mundial avanzaría grandemente si las naciones del mundo obtuvieran una declaración franca en relación con el presente y el futuro de la política de los gobiernos.
  Debido a que los Estados Unidos, como una de las naciones del Hemisferio Occidental, no está involucrado en las controversias que han surgido hace poco en Europa, confío en que usted pueda estar dispuesto a hacerme, como jefe de una nación muy apartada de Europa, tal declaración de su política, con el fin de que yo, actuando sólo como un amigable intermediario, pueda comunicar esa declaración a otras naciones en estos momentos temerosas en cuanto al curso de la política que su Gobierno puede tomar.
  ¿Está dispuesto a ofrecer garantías de que sus fuerzas armadas no atacarán o invadirán el territorio o posesiones de las siguientes naciones independientes: Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Suecia, Noruega, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica, Gran Bretaña e Irlanda, Francia, Portugal, España, Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, Polonia, Hungría, Rumania, Yugoslavia, Rusia, Bulgaria, Grecia, Turquía, Irak, las Arabias, Siria, Palestina, Egipto e Irán.
  Esta garantía debe aplicarse claramente no sólo para el día de hoy, sino también para un futuro lo suficientemente largo como para dar a cada uno la oportunidad de trabajar con métodos pacíficos para lograr una paz más permanente.  Por lo tanto, sugerimos interpretar la palabra "futuro" para aplicarla a un período mínimo de seguridad de los años de no-agresión de por lo menos diez años hasta cuando menos un cuarto de siglo, si nos atrevemos a mirar tan lejos.
Si esta garantía fuera dada por su Gobierno, la que deberá remitirla inmediatamente a los gobiernos de las naciones que he nombrado, yo podría simultáneamente preguntarles si, como estoy razonablemente seguro será, cada uno de los países enumerados, a su vez den similares garantías para transmitírselas a usted.
  Las garantías recíprocas, como las he señalado, traerán al mundo una medida de inmediato alivio.
  Propongo que si se dan, dos problemas esenciales deberían ser rápidamente discutidos en las inmediaciones de la paz resultante, y en esos debates el Gobierno de los Estados Unidos estaría encantado de participar.
  Las discusiones que tengo en mente se refieren a la manera más efectiva e inmediata a través del cual los pueblos del mundo pueden obtener alivio progresivo de la aplastante carga de armamento que está llevando cada día más de cerca al borde de la ruina económica.  Simultáneamente, el Gobierno de los Estados Unidos estaría dispuesto a participar en los debates mirando hacia la forma más práctica de la apertura de avenidas para el comercio internacional a fin de que todas las Naciones de la tierra puedan ser activadas para poder comprar y vender en igualdad de condiciones en el mercado mundial, así como poseer seguros para obtener los materiales y productos para llevar una vida económica pacífica.
  Al mismo tiempo, los otros Gobiernos además de los Estados Unidos y que están directamente interesados, podría emprender tales discusiones políticas según lo consideren necesario o conveniente.
  Reconocemos los problemas complejos del mundo que afectan a toda la humanidad, pero sabemos que el estudio y discusión de los mismos debe realizarse en un ambiente de paz.  Este ambiente de paz no puede existir si las negociaciones se ven eclipsadas por la amenaza de la fuerza o por el temor a la guerra.
  Creo que usted no malinterpretará el espíritu de franqueza con el que envío este mensaje.  Los Jefes de grandes gobiernos en esta hora crucial, son literalmente responsables del destino de la humanidad en los próximos años.  Ellos no pueden dejar de oír las oraciones de sus pueblos a estar protegidos contra el caos previsible de la guerra.  La historia los hará responsables por la vida y la felicidad de todos, incluso hasta de los más pequeños.
  Espero que su respuesta será posible para que la humanidad pierda el miedo y recupere la seguridad por muchos años por venir.
  Un mensaje similar está siendo dirigido al Jefe del Gobierno Italiano.
Franklin D. Roosevelt 
La respuesta de Hitler fue ante el Reichstag alemán el 28 de ese mismo mes, en estos términos:
Declaro solemnemente que las alegaciones de ataques de Alemania contra territorios americanos no son más que groseras mentiras, sin contar que tales alegaciones no pueden salir más que de la imaginación de un loco.
En sus declaraciones también afirmó que a través de su Ministro de Asuntos Exteriores, Joachim von Ribbentrop, planteo las siguientes cuestiones a mas de veinte países: ¿Tiene su gobierno la impresión que Alemania les amenaza?, ¿Han pedido a Roosevelt que les sirva de portavoz? Entre los países encuestados no se encontraban ni Francia, ni Gran Bretaña, ni tampoco Polonia, y que ninguno contestó afirmativamente a las cuestiones.

Como ya es sabido, antes de que acabara el verano de 1939, se firmó el Tratado de no Agresión entre Alemania y la URSS, conocido como Pacto Ribbentrop-Mólotov, que contenía un Protocolo adicional secreto donde ambas potencias definían el reparto de la Europa del Este, en el que Polonia sería la principal damnificada. Nueve días después, el 1 de septiembre, Alemania invadió Polonia, dando comienzo oficialmente a la Segunda Guerra Mundial. La URSS lo haría el día 17.

Para saber más:
Exordio
Metapedia
La Tercera
Squire

martes, 20 de agosto de 2019

Monumentos a las victimas del Holocausto en Madrid

Anteriores al homenaje de las Stolpersteine que se colocaron en Madrid la primavera de 2019 gracias al trabajo de Isabel y Jesús, ya existían en la ciudad dos monumentos en recuerdo a las victimas de la deportación y asesinato por parte de los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial.

El primer monumento se encuentra en uno de los parque más grandes de la capital, el Parque de las Naciones, o de Juan Carlos I, y fue inaugurado el 15 de abril de 2007 por el entonces alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, el presidente de la Comunidad Judía de Madrid, Jacobo Israel Garzón y el embajador de Israel, Víctor Harel. El monumento fu donado por la comunidad judía a la ciudad de Madrid.

El conjunto se encuentra muy próximo al "Jardín de las Tres Culturas" (referencia a la convivencia en España de las civilizaciones hebrea, cristiana y musulmana que hubo durante siglos en la Península Ibérica), concretamente junto al Vergel de los Granados o Jardín Judío.

El memorial está creado por el artista, de origen sefardí, Samuel Nahón, y el arquitecto Alberto Stisin. El motivo central del conjunto, de 10 metros de altura y 4 toneladas, es una proyección vertical de la Estrella de David, colocada sobre una plataforma formada traviesas de ferrocarril, que quieren recordar a los “trenes de la muerte” que llevaban a los deportados hasta los campos de concentración y exterminio.

A un lado, se encuentra, la estremecedora figura de un padre con su hijo en brazos, realizada tambien con traviesas, y un conjunto de otras clavadas sobre el suelo y cantos rodados.

Una placa conmemorativa reza: "En memoria de los seis millones de judíos asesinados durante la shoá por la barbaria nazi, si como de las victimas españolas, gitanas y de otros colectivos, igualmente asesinados en los campos de exterminio".

Actualmente es la pieza nº 19 de la Senda de las Esculturas, un recorrido artístico-didáctico por una serie de creaciones de diferentes escultores que exhiben una gran variedad de propuestas estéticas y simbólicas.

El segundo memorial, mucho más sencillo, está en la Ciudad Universitaria, donde tuvieron lugar duros combates durante la Guerra Civil española.

En la plaza de Ciencias del campus de Moncloa, en los jardines entre las facultades de Física, Química y Matemáticas se encuentra "Columna: un lugar para recordar", un monumento en homenaje a las víctimas españolas que murieron en el campo de concentración nazi de Mauthausen-Gusen, en Austria, y en otros campos.

En la escultura se entrelazan cuatro cuatro barras que se colocan en paralelo, formando las aristas de un prisma y que se mezclan en la parte superior e inferior formando dos nudos que se colocan en paralelo, apoyada en una pena de hormigón. La composición creada por el escultor conquense Jesús Molina, fue donada por la Fundación Domingo Malagón.

La inauguración fue realizada el 16 de abril de 2009 por el secretario de la fundación, Javier Ruiz, representantes del gobierno, del Foro por la Memoria. La Universidad Complutense estuvo representada por el rector Carlos Berzosa.

En el acto de inauguración tambien estuvo presente Emiliano Pérez, superviviente de Mauthausen-Gusen y de Concha Carretero, compañera de las "Trece rosas", jóvenes fusiladas en 1939 contra las tapias del cementerio del Este de Madrid (Cementerio de la Almudena).

El campo de concentración de Mauthausen era conocido entre los deportados como "El campo de los españoles", ya que por el pasaron más de 7.500 españoles, muchos de ellos fueron quienes lo construyeron. Mauthausen fue uno de los últimos campos en ser liberados por los aliados, que fueron recibidos con una gran pancarta realizada por los españoles, en la que se podía leer: "Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras".

Para saber más:
Ayuntamiento de Madrid
Europa Press
Entre paréntesis
Jesús Molina
El Confidencial

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...