lunes, 29 de octubre de 2018

Las Schindler gallegas

Esta es la impresionante historia de solidaridad y valentía de las hermanas Touza, las Schindler gallegas.

Las Schindler gallegas
Julia, Lola y Amparo, las Schindler gallegas
Julia, Lola y Amparo Touza Domínguez, se llevaron consigo su secreto y no fue hasta que Julio, nieto de Lola, se enteró de su historia, en 2005, a través del libro "Memoria de Ferro" que no se publicó hasta la muerte de su autor, Antón Patiño Regueira, que así lo quiso, pues se lo prometió a las protagonistas de esta increíble historia. Patiño conoció su historia en 1964 por el anciano judío Isaac Retzmann que quería saber qué había sido de aquella mujer que le llevó una oscura noche hasta la frontera y que pudo alcanzar la libertad en América en 1943.

Por España huyeron un buen número de judíos, ayudados por diferentes grupos como el organizado por Walter Starkie, director del British Council en Madrid y Margarita Taylor propietaria de la tetería Embassy, tambien de la capital. Aunque es probable que formaran parte de la red de Starkie y Taylor (es posible que el médico del British Council, Eduardo Martínez Alonso, conociera a Lola), la organización de las tres hermanas no contaban con la infraestructura que les podía dar el dinero, la posición social o los contactos. Ellas solas lo organizaron todo con la ayuda de los buenos amigos taxistas José Rocha y Javier Míguez (El Calavera), ex legionario y conductor de Millan Astray durante la Guerra Civil, del intérprete Ricardo Pérez Parada (El Evangelista), el barquero Ramón Estévez y algún miembro de su familia.

La fuga se organizaba desde un kiosko que regentaban en la pequeña estación del ferrocarril del pequeño pueblo gallego de Ribadavia al que llegaban los huidos desde Gerona, en la frontera con Francia, y en un primer tramo llegaba hasta Medina del Campo. Desde allí continuaba hasta Monforte y Ribadavia.

Las Schindler gallegas
Sin saber muy bien como entraban en contacto, los escondían en un escondite del kiosko, que tambien era utilizado para el contrabando e incluso en el altillo de su humilde vivienda, les daban ropa, comida y tres duros de plata alfonsinos para que pudieran conseguir un pasaje para América o hacia el norte de África. A pesar de la amenaza constante de la Gestapo. Galicia, durante la Segunda Guerra Mundial, era un enclave de gran importancia para los nazis, principalmente por el Wolframio que sacaban de España por el puerto Vigo.

Las Schindler gallegasEn los años de la posguerra española eran frecuentes en Galicia los casos de contrabandistas que conseguían determinados artículos en Portugal, y Ribadavia no era una excepción. Ribadavia, se encuentra cerca de la frontera con la vecina Portugal por el río Miño. De este modo, ocultos en la noche, los taxistas, o ellas mismas, los acercaban hasta la frontera, donde cruzaban hacia la libertad, utilizando una de las tres rutas: por senderos, carreteras de tercera o cruzando el Miño. De este modo lograron salvar a cerca de 500 judíos que huían de los campos de exterminio, como un matrimonio alemán fabricante de botas para la Wehrmacht, hasta que los nazis se dieron cuenta de que eran judíos, y que consiguieron llegar a Nueva York.


En el muro de la que fue casa de las hermanas Touza se encuentra una placa de bronce con la siguiente inscripción:
A las tres hermanas, Lola, Amparo y Julia Touza, luchadoras por la libertad.  
Las Schindler gallegas

El Centro Peres por la Paz plantó en las colinas de Jerusalén un árbol que recuerda la gesta de las tres Schindler gallegas.

Para saber más:
Estación Libertad, de Emilio Ruiz Barrachina
Memoria de Ferro, de Antón Patiño Regueira
Cuarto Milenio
El Mundo
La Región
Holocausto en español
Encuentros
Milim Cultural
La Opinión a Coruña

viernes, 19 de octubre de 2018

El verdugo de Emsland

Willi Herold, con apenas 20 años, se convirtió en un sádico quitándole la vida a más de 150 personas (algunas fuentes lo estiman en más de 190). Su historia inspiró la estremecedora película "El Capitán", estrenada en septiembre de 2018.

El verdugo de Emsland
Desde pequeño ya era rebelde. Con once años, fue expulsado de la Deutsches Jungvolk, la rama de las Juventudes Hitlerianas (Hitlerjugendpara los niños entre 10 y 14 años, porque se negaba a obedecer las ordenes. Tras aprender el oficio de deshollinador fue requerido en el Servicio del Trabajo de Reich y desempeñó diversos trabajos en el Muro Atlántico hasta que a finales de verano de 1943 fue llamado a filas al cumplir los 18 años. En el ejercito se formó como paracaidista llegando al empleo de Gefreiter (cabo) y obtuvo la Cruz de Hierro por acabar con dos blindados en la playa de Salerno (Italia).

Era abril de 1945 y el ejercito alemán se encuentra en una caótica retirada cuando el Willi se aparta de su unidad. Deambulado por los campos se encuentra un automóvil abandonado en la cuneta de una carretera. Registrado el vehículo encuentra un uniforme de Hauptmann (capitán) de la Luftwaffe. Decide vestir el uniforme de oficial. De este modo, con el falso rango de Hauptmann, se reúne con diversos soldado, que como el, se encuentran desperdigados. Debido a su rango forma una unidad, "La Tropa de Herold", llegando a reunir a unos 80 soldados bajo su mando.

Junto a su grupo de soldados, el 11 de abril, llega al campo de prisioneros de Aschendorfermoor, en Emsland, al noroeste de Alemania, donde se encuentran detenidos un importante número de soldados desertores y saqueadores. Fingiendo cumplir órdenes directas de Hitler, se hizo con el mando del campo y organizó un tribunal militar. Al día siguiente Willi ordenó el ajusticiamiento de varios reclusos. Tras hacerles cavar una zanja de casi dos metros de profundidad les disparó con un cañón antiaéreo de 2 cm y armas ligeras. Luego, la tropa arrojó granadas de mano al foso para asegurarse de que nadie hubiera sobrevivido.. En un par de días asesinaron a unos 98 presos. Reunió a otro grupo de prisioneros para que taparan el foso y los envió de vuelta al frente para seguir defendiendo Alemania. Un grupo recientemente había intentado escapar. Hicieron una búsqueda de los fugitivos y localizaron a ocho que Willi ordenó ejecutar.

El verdugo de EmslandLa matanza tuvo una pausa cuando el campo fue bombardeado por los aliados el 19 de abril y la mayor parte de los que sobrevivieron consiguieron escapar. Finalmente decide dirigirse a la ciudad de Papenburg. El derramamiento de sangre estaba lejos de terminar.
En el camino siguieron con sus crímenes. Camino de Leer, en una granja de Aschendorf ahorcaron un granjero apellidado Spark por haber colocado la bandera blanca en su casa y a cinco holandeses acusados de espionaje en Leer.

Solo cuando el frente que se aproxima peligrosamente a ellos puso fin a sus actividades. Llegaron a la ciudad de Aurich donde fueron puesto bajo arresto por Otto Hübner, el comandante local. Finalmente Willi confesó que había suplantado la identidad del Hauptmann y los asesinatos y transferido a Norden para ser juzgado. Para entonces Hitler se había suicidado en su búnker de Berlín y sale en libertad tras el juicio, a instancias del SS Untersturmführer Urbanek, quien quedó impresionado por su "trabajo", y le proponen unirse a los Werewolf, un intento desesperado de los nazis de combatir a los aliados. En el caos de los últimos días de guerra logra escapar.

El verdugo de EmslandEn su fuga, es arrestado por los británicos cuando es descubierto robando un mendrugo de pan. Sus crímenes vuelven a salir a la luz. Ahora el Tribunal Militar Británico lo condena a muerte el 29 de agosto de 1946 por la muerte demostrada de 125 presionas. En Wolfenbüttel muere en la guillotina, con 21 años, junto a Karl Hagewald, Bernhard Meyer, Karl Schütte, Josef Euler, Hermann Brandt y Otto Paeller, miembros de su grupo. Otros cinco fueron absueltos.

Además de la reciente cinta "El Capitán", existe un documental de 2005 llamado Der Hauptmann von Muffrika, que cuenta la historia de sobre Willi Herold.

Para Saber más:
Der Henker vom Emsland, de T.X.H. Pantcheff
Karma Films
HistoMil
Osnabrücker Geschichtsblog
El Confidencial
Feldgrau
Axis History Forum
DW
Público

lunes, 15 de octubre de 2018

Calling Blighty, mensaje a casa de los soldados británicos

Los "Calling Blighty", en argot ingles "Llamando a Inglaterra", unas filmaciones producidas por el Directorate for Army Welfare (DAK), eran una serie de películas de diez minutos formados por pequeños clips de unos 30 segundos protagonizados por soldados británicos.

Las primeras filmaciones, con el fin de aumentar la baja moral de las tropas, fueron realizados por la Gaceta Pathé en 1944 con soldados destacados en Italia para proyectarlas en los cines británicos, generalmente organizado por el DAK, a los que eran invitados algunos de los familiares de los soldados.
Calling BlightyEste formato se extendió a las tropas que se encontraban en el Sudeste Asiático y en la India que debido a la gran distancia con Inglaterra parecían un ejército olvidado. Producidas por varios departamentos, se estuvieron realizando desde abril de 1944 hasta bien entrado el año 1946.

Producidos en dos formatos, en estudio y en exteriores, los mensajes eran torpes, frescos y directos, en movimiento, como si se encontraran con la cámara, para proporcionar un entorno más realista y relajado para los soldados. Muchos de los hombres que aparecen habían estado fuera de casa durante años y estaban preocupados porque sus hijos o esposas no los reconocieran cuando volviera a casa. Algunos de los soldados que aparecen filmados, tristemente, no llegaron a volver a casa sanos y salvos, pero las imágenes ofrecen una instantánea de los pensamientos y sentimientos de las tropas después de pasar tanto tiempo lejos de sus familias en el entorno hostil de la guerra.

Calling Blighty
Se estima que apenas un 10% de los "Calling Blighty" han sobrevivido y forman parte de los fondos del Imperial War Museum británico.

En 2015 aparecieron en los sótanos del ayuntamiento de Manchester, dentro de latas oxidadas, cientos de clips de alrededor de 30 segundos hechos por 600 soldados.

En el video, soldados británicos estacionados en Italia en 1944, envían mensajes a casa y a sus familias a través de la Gaceta Pathe. Algunos de estos hombres son el Staff Sergeant Alf Lindsay de Yorkshire, el conductor escocés Alex Burt, y el señalero R. Weaver de Londres.

Con un formato similar tambien están los "Back to Blighty" donde aparecen los soldados cuando vuelven a casa. En el siguiente video de 1944 aparecen soldados británicos que escaparon de campos de prisioneros italianos hasta Suiza. El sargento Phipps narra a bordo sus experiencias mientras sus compañeros aparecen alegres por su vuelta a casa.



Para saber más:
Brithish Pathe
Machester Metropolitan University
Daily Mail
Imperial War Museums
BBC
Warand Media

domingo, 7 de octubre de 2018

La Vuelta al mundo en velero en plena Segunda Guerra Mundial

Dar la vuelta al mundo en solitario a bordo de un velero es extremadamente peligroso, pero hacerlo precisamente en plena Segunda Guerra Mundial, se puede considerar suicida. Pues un valiente argentino lo llevó a cabo por la ruta de los “cuarenta bramadores” por ser un itinerario cercano al paralelo de 40º sur, donde hay fuertes vientos y frecuentes tormentas, también llamada "la ruta imposible".

El marino fue Vito Dumas, a bordo de su pequeño velero, el Lehg II. Entonces la prensa le llamó “el navegante solitario”, “el héroe silencioso”' o “el domador de olas”.
El estallido de la Segunda Guerra Mundial no le intimidó, es más, le sirvió para justificar su aventura:
Antes de partir escribió:
Vuelta al mundo en veleroDemostrar, mientras un soplo de espanto arrasa al mundo, que no todo está perdido, que aún quedan soñadores, románticos, visionarios.
Nacido en el barrio de Palermo de Buenos Aires el 26 de septiembre de 1900, desde pequeño demostró ser un aventurero. En una ocasión intentó cruzar a nado a la costa uruguaya y el Canal de la Mancha en varias ocasiones. A los 32 años, atravesó el Atlántico en un velero de ocho metros de eslora.
Dumas tenía obsesión con la temible ruta que va de Buenos Aires, pasa por Ciudad del Cabo, Wellington y Valparaíso, y que regresa al Río de la Plata (Argentina), después de doblar el Cabo de Hornos.

Vuelta al mundo en veleroCuando iba a iniciar su viaje lo justificó diciendo:
Voy en esta época materialista, a realizar una empresa romántica, para ejemplo de la juventud.
Dumas inició su singladura el 27 de junio de 1942. A bordo del 'Legh II' llevaba 400 botellas de leche esterilizada y condensada, 20 kilos de harina y legumbres, tabletas de chocolate, frutas confitadas, galletas, un botiquín de primeros auxilios con vitaminas, agua potable, 80 kilos de corned-beef y tampoco podían faltar 10 kilos de mate, además de otras provisiones. El 'Legh II' era un velero con dos mástiles y cuatro velas, de poco más de 9 metros de eslora armado en los astilleros Parodi en Tigre.

Tras 274 y días 38.000 kilómetros (20.420 millas marinas), pasando por innumerables tormentas y calmas chichas arribó a las costas de Buenos Aires el 8 de agosto de 1943 donde le esperaban más de 50.000 personas que lo recibieron como un héroe.

Vito Dumas falleció el 28 de marzo de 1965, víctima de un derrame cerebral. Como homenaje a su gesta varias calles y organizaciones en Argentina llevan su nombre. El Lehg II  se encuentra en el Museo Naval de la Nación Argentina.

Vuelta al mundo en velero

Para saber más:
Los cuarenta bramadores, de Vito Dumas
Ciber Náutica
Historia y Biografias
Notimérica
ABC