miércoles, 20 de septiembre de 2017

Los traumas de los soldados rescatados en Dunkerque

El director británico Cristopher Nolan ha puesto de actualidad los hechos que sucedieron en las playas de la ciudad francesa de Dunkerque, pero haciendo más hincapié en los miedos, el terror y los padecimientos de los soldados que esperaban a ser rescatados. Nolan ha podido mostrarlos gracias a los testimonios de veteranos que lo contaron casi cincuenta años después de vivirlos.

Para los soldados rescatados no fue fácil, era terrible ser bombardeado varias veces cada día, sin comida, ni agua, y sobre todo teniendo en cuenta que tras el rescate de la Operación Dynamo, aun quedaban 5 años de guerra.


El ser humanos no está preparado para salvar una situación de ese tipo. Los efectos psicológicos para muchos de los supervivientes fueron catastróficos. No se sabe con exactitud cuántos los sufrieron, ya que conocer cuantos soldados sufrieron estrés postraumático (TEPT) no era precisamente buena propaganda, teniendo en cuenta los datos de la Gran Guerra, y tan solo fue a finales de siglo cuando se comenzaron a grabar los testimonios de los supervivientes. Un gran número de ellos habían pasado más de 50 años sufriéndolo en silencio. El TEPT se caracteriza fundamentalmente por histeria aguda, depresión reactiva y pérdida de memoria funcional y del uso de sus extremidades.

Entre los rescatados estuvo Vic Viner, que antes de morir asesoró a Nolan. Viner perdió a su hermano de 25 años en Dunkerque, en el hundimiento del MV Crested Eagle. Otro rescatado fue Will Harvey, que sufrió importantes heridas en las piernas debido a la metralla de una bomba alemana mientras esperaba para embarcar, en una la larga fila como otros miles de soldados. Por el tremendo dolor que padecía, Harvey pensó que sus piernas habían sido arrancadas de cuajo. “Pierdes el juicio”, cuenta en una grabación antes de reír nerviosamente. Las heridas de metralla eran habituales entre los rescatados.

El soldado Al Tyes contó que tuvo que hacer una criba entre los rescatados, dando prioridad a los soldados frente a los civiles, mientras veía como un barco cargado de personas como si fuera ganado zarpaba y tras recorrer apenas una milla era atacado por los aviones alemanes y se hundía.


Superar situaciones como las que vivieron estos soldados no es nada fácil, teniendo además que lidiar con la incomprensión del resto de personas que no habían compartido sus adversidades. Will Harvey tuvo que abandonar el ejército, debido a las crisis nerviosas que sufría frecuentemente. Poco después de abandonar Dunkerque, se solía poner violento con las personas de alrededor. Aunque intentaba controlarse se ponía muy agresivo. Precisamente los accesos de violencia es de los síntomas principales del TEPT.  Al Tyes padeció claustrofobia debilitante y estuvo internado en un hospital psiquiátrico, incapaz de sentarse junto a otras personas durante la comida.

Algo importante que no debemos olvidar son los soldados que no consiguieron aguantar y se suicidaron en la misma playa, ni a los cerca de 40000 hombres que fueron capturados por las tropas alemanas y que terminaron en su mayoría en campos de prisioneros de Alemania y Polonia como trabajadores forzosos hasta que fueron liberados al finalizar la guerra. 

Para saber más:

sábado, 16 de septiembre de 2017

La Operación Antropoide

El terror sangriento, introducido en el protectorado de Bohemia y Moravia a comienzos del otoño de 1941 por el Reichprotektor (Protector del Reich) el SS-Obergurppenfhürer Reinhard Heydrich, conocido como "El Carnicero de Praga" o "La Bestia Rubia", fue respondido por la resistencia checoslovaca exiliada en Londres con la decisión de preparar su asesinato. A finales de ese mismo año 1941, fue lanzado en paracaídas en el Protectorado un grupo llamado ANTROPOIDE, con la tarea de liquidar Heydrich. El 27 de mayo de 1942, los paracaidistas checoslovacos, Jan Kubiš y Jozef Gabčík, llevaron a fin el acto más significativo de resistencia realizado durante la Segunda Guerra Mundial. Ellos libraron al mundo no sólo del asesino más odiado de la nación checa, también al hombre que realizó el proyecto más monstruoso en la historia humana, el hombre que fue el arquitecto del Holocausto. Este día es todavía uno de los momentos más memorables en la historia de la República Checa.

Los paracaidistas, con el apoyo de miembros de la resistencia interior, planearon varios modos de atentar contra Heydrich, estudiando todos sus movimientos. Finalmente, deciden hacerlo en el cruce de las calles de V Holešovičkách y Kirchmayerova donde se cruzan varias lineas de tranvías.


En la mañana del 27 de mayo de 1942, Heydrich viajaba en un Mercedes-Benz 320 negro descapotable desde su residencia en Panenské Břežany hacia su despacho oficial en el Castillo de Praga. A las 10:35 el coche reduce su velocidad en el cruce donde los dos paracaidistas habían estado esperando, a punto de abortar la misión debido al retraso de Heydrich. Jozef Gabčík, ocultaba bajo su abrigo un sub-fusil Sten. En este momento, cuando el automóvil debe tomar una curva muy cerrada, Heydrich se encuentra más expuesto. Sin embargo, en este momento crítico, el sub-fusil Sten de Gabčík, se encasquilla. Cuando Heydrich se pone en pie para disparar, Jan Kubiš saca de su cartera una de las bombas especiales que había fabricado. La explosión abrió un boquete en la carrocería del vehículo y algunos pedazos de la chapa y partículas diminutas de crin de caballo de la tapicería del asiento se clavan en el cuerpo de Heydrich. Tras realizar varios disparos cae al suelo desangrándose. Tras abatir al conductor, dejándolo malherido, los dos paracaidistas huyen del lugar, creyendo haber fracasado.


Heydrich, herido pero consciente, fue trasladado al hospital para ser atendido y exigió que solo lo atendieran médicos alemanes. El retraso en recibir asistencia médica le costó la vida. El 4 de junio de 1942, a las 7:30 de la mañana, murió debido a una infección generalizada (septicemia) debido a que el bazo estaba dañado.

Las SS se lanzaron en busca de los autores del atentado por toda la ciudad de Praga, sin resultados. Los autores y otros miembros de la resistencia que los ayudaron lograron esconderse en la cripta de la de San Cirilo y San Metodio. Finalmente, el día 16 de junio, fueron delatados por el miembro de la resistencia Karel Čurda, horrorizado por los asesinatos cometidos por las SS y creyendo que con eso todo terminaría. Čurda fue ejecutado el 29 de abril de 1947.


El 18, de madrugada, 800 efectivos del ejército alemán rodearon el edificio religioso y comenzaron el ataque. Tras varias horas de combates e intentar forzar la salida de los guerrilleros inundando la cripta, seis de ellos se suicidaron antes de caer en manos de los alemanes, después de que uno de ellos muriera desangrado.

Josef Valčík, Jozef Gabčík, Josef Bublík, Adolf Opálka, Jaroslav Švarc, Jan Kubiš y Jan Hrubý
El cadáver de Heydrich fue llevado a Berlín, donde le hicieron un funeral de estado al que fueron Hitler y los mayores jerarcas nazis.
Tras el funeral se ordenó tomar represalias en el pueblo de Lidice donde fueron ejecutados sus 340 habitantes y posteriormente se hizo desaparecer el pueblo. El pequeño pueblo de Ležáky tambien sufrió las represalias, matando a los hombres y deportando a mujeres y niños. Más de 4000 personas murieron debido a las represalias por el asesinato del más brutal de los nazis.

Para saber más:
Instituto de Historia Militar de Praga
Horydoly (en checo)
Pozary (en checo)
Military Portal (en checo)
Paul Letters
Idnes (en checo)
Radio Praga

jueves, 14 de septiembre de 2017

Lectura recomendada: Ases de la Luftwaffe

La Segunda Guerra Mundial tuvo muchos héroes, y como en la Gran Guerra el arma de aviación produjo un gran halo de romanticismo y estaba repleta de pilotos con gran carisma.
Alemania, tras perder en la Primera Guerra Mundial, tuvo prohibido poseer un ejército del aire. Hitler tras llegar al poder decidió incumplir la prohibición y tras formar pilotos en clubes aéreos y en la compañía comercial Lufthansa, formó el nuevo ejército del aire alemán, la Luftwaffe. Este nuevo ejército lo puso al mando de Herman Goering, un importantísimo miembro del Partido Nacionalsocialista y un piloto condecorado de la Gran Guerra, que la dotó de una armas de guerra excepcionales.
Entre los pilotos de la Luftwaffe destacaron un buen número de ellos por su pericia y número de derribos. Estos pilotos de combate fueron utilizados por la propaganda para aumentar el apoyo del pueblo a la guerra.


Philip Kaplan analiza a un puñado de pilotos de caza para los que el deseo de volar y combatir lo era todo, para los que hombre y avión se fundían en una única y soberbia máquina de guerra. Estos legendarios ases de la aviación tenían en común, además del amor por volar y la lucha aérea, una capacidad innata para el vuelo, una pericia y agudeza visual muy poco corrientes. Tambien supieron aprovechar las capacidades de sus aparatos en las nuevas técnicas de combate. Entre los aparatos que usaron estaban los Messerschmitt Bf-109, los Focke-Wulf Fw-190 y en las postrimerías de la guerra el primer caza a reacción, el Me-262, que tambien son analizados por Kaplan.

Este excelente libro reúne gran material de pilotos como Adolf Galland, Eric Hartmann, Werner Mölders o Johannes Steinhoff, así como de otros pilotos, a través de sus memorias (algunas inéditas), entrevistas a veteranos pilotos de guerra y diversa documentación.

Philip Kaplan tambien ha escrito un buen número de libros sobre la vida de los soldados de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo los relacionados con la aviación y sus tripulaciones de los que ha escrito cinco.

Para saber más:
La Esfera de los Libros

martes, 12 de septiembre de 2017

El peor viaje del mundo, los convoyes del Ártico

Después de entrar en guerra con Alemania, la Unión Soviética necesitaba suministros de los Aliados para intentar detener el avance alemán. Desde agosto de 1941 y hasta el final de la guerra en Europa en mayo de 1945, 78 convoyes, con cerca de 1400 mercantes, partieron desde Gran Bretaña y Estados Unidos hacia los puertos de Murmansk y Arcángel (Arkhangelsk), con pertrechos vitales según el Plan de Préstamo y Arriendo. Durante los convoyes se perdieron 85 mercantes y 16 navíos de escolta de la Royal Navy.


Realizar estos convoyes por el Ártico suponían soportar condiciones muy duras. En invierno el clima era atroz, con violentos temporales con tempestades de nieve y la noche eterna; en verano, debido a que había luz permanente, los convoyes eran acosados por aviones, barcos y submarinos alemanes que partían desde bases en la Noruega ocupada y en varias ocasiones se tuvieron que suspender los viajes. Al principio algunos mandos navales dudaban de que los convoyes pudieran llegar a su destino. Pero el primero de los convoyes denominados PQ, para el viaje de ida y QP para el de vuelta seguido del número de orden, que partió de Islandia en 1941, llegó intacto al puerto de Árcangel diez días después.

En 1941 hubo 5 convoyes, y solo se perdió un mercante por un ataque de submarinos. Fue en 1942 cuando las perdidas comenzaron a aumentar, al igual que las necesidades soviéticas de suministros, y en mayo de ese año, Churchill declaró que, aunque tan solo llegara la mitad de los convoyes, valdría la pena el sacrificio; y los llamó "El peor viaje del mundo". Entre julio y septiembre de 1942 y marzo y noviembre de 1943 no se realizaron viajes, debido al desastre del convoy PQ17 que perdió 23 de los 33 barcos que lo formaban llevándose al fondo del mar 410 tanques, 210 aviones, 350 vehículos y más de 100.000 toneladas de pertrechos.

Tripulantes del HMS Vansittart despejan la cubierta de unas 200 toneladas de hielo y nieve en febrero de 1942
En diciembre de 1942, cada bando perdió un destructor en la batalla del mar de Barents, pero lograron llegar a su destino los 14 mercantes que formaban el convoy. El 26 de diciembre de 1943, en la batalla del Cabo Norte, la Kriegsmarine perdió el crucero de batalla Scharnhorst y la vida de 1932 marinos en una emboscada. Por ese motivo, el almirante alemán Karl Dönitz se convenció de que los navíos de superficie ya no eran efectivos sin el radar.

A pesar de los casi 3000 marinos británicos muertos en estos convoyes, estos jugaron un papel de vital importancia en la supervivencia de la ciudad de Leningrado (San Petersburgo) que sufrió un terrible asedio de casi 900 días, desde el 8 de septiembre de 1941 hasta el 27 de enero de 1944. Ya retirado el sitio a la ciudad, los convoyes continuaron debido a su valor estratégico y simbólico.

Extracto de la novela Mar Cruel de Nicholas Monsarrat, superviviente de los convoyes:
El frío está en todas partes, dentro de los barcos como fuera; no se llega nunca a entrar en calor. Hemos tenido que retirar con palas toneladas de nieve y descongelar los mecanismos de los cañones una docena de veces con chorros de vapor...
Uno de los marineros se quitó los guantes para abrir una caja de munición. La piel de toda la palma de una mano quedó pegada al metal como un medio guante sanguinolento.
Para saber más:
Mar Cruel, de Nicholas Monsarrat
Foro Segunda Guerra Mundial
Independent
Dovegreyreader Scribbles
Historias de la Historia

miércoles, 6 de septiembre de 2017

El Fantasma del Pantano

El 23 de febrero de 1942, un bombardero B-17E Flying Fortress se estrelló, tras quedarse sin combustible, en uno de los lugares más remotos y salvajes de la Tierra: el primitivo pantano de Agaimbo en la isla de Papúa Nueva Guinea. El bombardero, pilotado por el joven capitán del Ejército de los Estados Unidos, Fred Eaton, había volado durante una larga y peligrosa misión de bombardeo que partió de Australia contra la Fortaleza japonesa de Rabaul en Nueva Bretaña, donde fue alcanzado, en la primera misión de largo distancia realizada por los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial tras el ataque japones a la base naval de Pearl Harbor. La tripulación sobrevivió al accidente y, durante seis semanas, se enfrentaron a la malaria y el agotamiento por calor en su intento de volver a casa. Tras llegar a un lugar seguro y descansar durante una semana, volvieron nuevamente al combate. Su B-17E, sin embargo, permaneció olvidado en el pantano hasta que fue redescubierto en 1972 por un equipo de la Fuerza Aérea Australiana.


A mediados de la década de 1980, el magnate de la industria de la restauración y gran coleccionista de aviones antiguos David Tallichet, que durante la Segunda Guerra Mundial sirvió como tripulante de un B-17, preparó una expedición para recuperar y devolver el avión a su hogar. David Tallichet falleció en 2007 sin poder cumplir su sueño, pero finalmente se pudo cumplir en 2010 a través de los esfuerzos conjuntos de su familia y el entusiasta de salvamento de aviones Alfred Hagen.

Apodado Swamp Ghost (Fantasma del Pantano), el B-17E se ha convertido en un icono de la aviación militar. Por su estado prácticamente intacto, el aislamiento romántico en mitad de la selva y los desafíos extremos que supusieron su salvamento, está considerado entre los historiadores como el Santo Grial de la aviación militar. Solo comparable al otros bombardero Lady Be Good y su desaparición en el desierto,


Curiosamente, el Swamp Ghost fue asignado al escuadrón que volaba hacia Pearl Harbor desde San Francisco durante el ataque japonés el 7 de diciembre de 1941. Esta concurrencia contribuyó al desastre de la armada norteamericana porque el personal del radar de Oahu asumió que el ataque japones era la esperada llegada del escuadrón. El Swamp Ghost no estaba con el escuadrón en ese fatídico día, pero voló poco después del ataque.


Antes de su salvamento, el Swamp Ghost era considerado el B-17E, sin rescatar, mejor preservado del mundo. Con su regreso al Puerto de Long Beach, el Swamp Ghost completó su misión final 68 años después del último despegue. Sólo cuatro modelos de aviones de su tipo han sido recuperados.
El avión será restaurado, posiblemente en condiciones de vuelo, para su exhibición en el Pacific Aviation Museum, en la Isla Ford de Hawai, como símbolo de la herencia de la aviación militar de Estados Unidos.

Para saber más:
Pacific Aviation Museum
Huffington Post
The Swamp Ghost
Pacific Wrecks
Smithsonian
Warbirds News

viernes, 1 de septiembre de 2017

Cuando Francia invadió Alemania

En los primeros días de la Segunda Guerra Mundial, entre el 7 y el 12 de septiembre de 1939, Francia lanza una ofensiva en la región del Sarre con la finalidad de apoyar a Polonia, aliada de Francia que fue invadida por Alemania el 1 de septiembre de 1939.

El 7 de septiembre las tropas francesas estacionadas en la frontera con la región alemana del Sarre comienzan la ofensiva. Se trata de once divisiones de infantería con apoyo de tanques y artillería pesada, que penetran en territorio alemán al amanecer del 9 de septiembre.


Para sorpresa de los franceses, los mandos militares alemanes habían dado orden de evacuar todas las localidades de la zona, por lo cual el avance francés no encuentra resistencia apreciable. La Wehrmacht se halla principalmente concentrada en la campaña en Polonia, con pocas reservas de tropas disponibles para hacer frente a un ataque desde el oeste, de este modo las tropas francesas que invaden el Sarre prácticamente convierten la ofensiva prácticamente en un paseo militar. De hecho, la superioridad numérica francesa aconsejaba al Oberkommando der Wehrmacht (OKW) abandonar territorio de escaso valor táctico antes que defender un terreno donde las tropas alemanas eran inferiores en número.

Las tropas francesas ocupan unas 20 aldeas alemanas de muy poco valor militar, en un frente de 32 kilómetros de largo a lo largo de la frontera, pero apenas se adentran 8 kilómetros en territorio alemán. El avance se detuvo en las proximidades de la ciudad de Saarbrücken, cuando encontraron un bosque minado por los alemanes.


La ofensiva general que Francia prometió a Polonia debía consistir en el ataque de 40 divisiones de infantería, una división y 40 batallones de tanques, tres divisiones mecanizadas y 78 regimientos de artillería, pero nunca se llevó a cabo. En lugar de ello, el 12 de septiembre el mando francés ordena detener todos los ataques contra Alemania frente a la Línea Sigfrido.

Cinco días después, se ordena a las tropas que vuelvan a sus posiciones en la Línea Maginot y deja apenas tropas en las aldeas ocupadas en territorio alemán, que tan solo realizan labores de vigilancia y patrulla, esperando que sean los alemanes quienes tomen la iniciativa.
A finales de mes, tras la caída de Polonia, y sin ninguna actividad militar francesa apreciable, los alemanes deciden lanzar un contraataque para recuperar el pequeño territorio perdido en el Sarre.

La ofensiva comienza el 16 de octubre con una división de infantería y blindados, con breves combates contra las tropas francesas, con muy pocas bajas ambos bandos. Al día siguiente el mando francés ordena retirarse de los territorios ocupados, por lo que las tropas alemanas no encuentran ninguna resistencia. Tanto es así que los alemanes ocupan unos pocos kilómetros cuadrados de territorio francés. El día 24 se detenienen.


Este frente no se movió, en lo que se llamó la "Guerra de Broma", hasta que el 10 de mayo de 1940 comienza el ataque alemán contra Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo, comenzando la Batalla de Francia. La pasividad del Estado Mayor francés fue muy criticada por algunos generales, como Giraud, que consideraban que se ha perdido una gran oportunidad para lanzar una gran ofensiva contra el III Reich, lo que hubiese forzado al OKW quitar tropas de la ofensiva a Polonia.

Para saber más:
Eurasia1945
Foro Segunda Guerra
El Gran Capitán
ABC
Des Zweiter Weltkrieg
La brújula verde
Wikipedia

lunes, 28 de agosto de 2017

China en la Segunda Guerra Mundial

China "entró" en la Segunda Guerra Mundial bastante antes de que comenzara oficialmente el 1 de septiembre de 1939. China estaba en guerra con Japón desde el 7 de julio de 1937 hasta que Japón se rindió definitivamente el 2 de septiembre de 1945, en lo que se considera como la Segunda Guerra Sino-Japonesa.

La guerra comenzó fundamentalmente cuando el Imperio del Japón invadió la región de Manchuria el 19 de septiembre de 1931, lo que era clave para entender que Japón ya quería dominar  Asia y el Pacífico. En Manchuria se había establecido un estado títere llamado Manchukuo, gobernado por el antiguo emperador chino Puyi.


Esta agresión japonesa sería condenada por la Liga de Naciones, y Japón se retiraría de la liga. Finalmente, en julio de 1937, tras el incidente del Puente de Marco Polo, el gobierno chino decidió defenderse del invasor japonés. Después de haber ocupado Pekín y Shanghai, las tropas japonesas tomaron, la entonces capital, Nankín, en diciembre de 1937. Lo que siguió a continuación fue uno de los episodios más oscuros de la guerra, una orgía de matanzas y violaciones que duró un mes y medio. Cifras oficiales estima que murieron unas 100.000 personas a manos de las tropas japonesas, pero distintas fuentes elevan la cifra hasta las 200.000.


La ofensiva japonesa prosiguió hasta octubre de 1938. El gobierno chino se refugió en Chongqing, hasta el fin de la guerra, mientras que los miembros del Partido Comunista Chino que quedaban, al mando de Mao Zedong, hacían lo propio en Yan'an. Una inundación provocada del río Amarillo detuvo el avance de los japoneses, que regresarían a Manchuria.

En 1938 Japón no solo luchaba contra china. Tambien estaba en guerra con la Unión Soviética en la zona de Mongolia cuyo combate más importante fue la batalla de Jaljin Gol. La batalla empezó el 11 de mayo de 1939, cuando varias unidades de caballería Mongola cruzaron la frontera con Manchukuo. Los japoneses los expulsaron, pero dos días después las tropas mongoles regresaron con refuerzos soviéticos. Stalin ordenó al general Gueorgui Zhúkov que se hiciera cargo de la situación y a mediados de agosto, los rusos lograron romper las líneas enemigas y rodearon a dos divisiones completas que fueron destruidas, por lo que Japón solicitó el cese de hostilidades y dos años después firmaron el Pacto de Neutralidad entre ambas naciones. Ambos países aún no han firmado la paz y todavía se disputan las islas Kuriles.


Fue a partir la batalla de Jaljin Gol cuando el gobierno japonés decidió dar paso a la estrategia de la Armada Imperial, que deseaba una expansión hacia las colonias europeas, como Hong Kong y las islas del Pacífico. Este cambio de estrategia llevaría a Japón a chocar con Estados Unidos, que ayudaba a China con los Tigres Voladores, y que posteriormente impuso un bloqueo económico a Japón, lo que llevó finalmente a Japón a atacar a los Estados Unidos en diciembre de 1941 incrementando el apoyo norteamericano a China que a regañadientes permitió el aterrizaje de los aviones norteamericanos tras el primer raid de bombardeo de las ciudades japonesas realizado por los bombarderos de Doolittle, en abril de 1942, temiendo la tremendas represalias japonesas sobre la población china.

Durante los ocho años de guerra China perdió unos más de 3 millones de soldados y se calcula que entre 10 y 17,4 millones de civiles murieron en el conflicto, de los que se estima que casi la mitad murió en asesinatos masivos. Las bajas japonesas están entre 1 y 1,7 millones y las soviéticas no llegan a 20.000.

Para saber más:
ABC
Xinhuanet
Wikipedia
People Daily
Exordio

domingo, 20 de agosto de 2017

Lectura recomendada: Hijos de Nazis

Personajes siniestros del III Reich como Heinrich Himmler, Hermann Goering o el Doctor Mengele fueron lideres omnipotentes durante el breve Reich de los mil años. Durante ese periodo fueron considerados héroes y guías del nacionalsocialismo y de la raza aria. Como dijo Primo Levy "existen los monstruos, pero son muy pocos para ser realmente peligrosos. Los más peligrosos son los hombres comunes". Cualquier hombre es capaz de las acciones más heroicas y de las más deleznables. ¿Como alguien que enviaba a la muerte a miles de personas por su raza, religión o filiaciones políticas, podía ser padre de familia ejemplar, o besar a sus hijos antes de firmar la muerte de niños judíos?

La posición de estos hombres dio a sus hijos un estatus lleno de privilegios y seguridad dónde no tenían conciencia real de los crímenes de sus progenitores. Los niños solo conocieron una cara de sus padres la otra la descubrieron tras la derrota. Los de más edad no tenían más de dieciocho años en 1945. Tan solo recuerdan una infancia en un ambiente protegido, a salvo de la política y de las atrocidades de la guerra.


 
Más de setenta años después del final del conflicto el tema sigue siendo un tema difícil de tocar y en su primer libro "Hijos de Nazis" la abogada criminalista Tania Crasnianski desvela la relación entre padres e hijos, que parte de responsabilidad en los crímenes del III Reich cometidos por sus padres se ha traspasado a sus hijos y como han logrado vivir con el yugo de unos apellidos considerados malditos.
En sus páginas convergen los relatos de ocho de esos hijos de nazis, obtenidos a través de una intensa investigación en archivos públicos y privados, cartas, libros, entrevistas y hasta en actas judiciales. El relato directo solo fue posible con Niklas Frank, hijo de Hans Frank, "el carnicero de Cracovia", mientras que los hijos de Goering y Himmler han intentado evitar hablar de ese tema y otros simplemente murieron.

Estos hijos son hijos de la complicidad, de la conjura del silencio y de la negación de la responsabilidad de sus padres en los juicios de Nüremberg, en una Alemania de posguerra en la que la población se consideraba inocente. Donde nadie era nazi y el único responsable era Adolf Hitler.

Es tremendamente complicado que un hijo juzgue a sus padres de manera imparcial. Algunos no han renegado nada en absoluto, otros fueron la vía espiritual y otros llegaron hasta la esterilización para que no continuase una estirpe de apellidos malditos. Este es un libro que nos enseña, desde la aprobación, el rechazo o la indiferencia, la vida de esos "Hijos de Nazis".

Para saber más y leer las primeras páginas:
La Esfera de los Libros

lunes, 7 de agosto de 2017

El Imperial War Museum

El Imperial War Museum (IWM) es el museo más completo de la historia militar del Reino Unido y uno de los mejores a nivel mundial. Su colección es impresionante.
El museo fue inaugurado por el rey Jorge V en 1920 y tras años de desamparo, en 1936, el Duque de York  reabrió el museo en el antiguo hospital psiquiátrico de Bethlem, su sede actual. Entre 1940 y 1946 el museo permaneció cerrado al público y las colecciones más vulnerables fueron evacuados fuera de Londres a causa de los bombardeos alemanes (el Blitz). La mayoría de las exposiciones sobrevivieron a la guerra. Lo más destacable fue la destrucción de un hidroavión Short, que había volado en la batalla de Jutlandia por una bomba alemana en enero 1941.


Nada más llegar a los jardines del IWM nos dan la bienvenida dos impresionantes cañones navales de 15 pulgadas del HMS Resolution y el HMS Ramillies, que lucharon en las dos guerra mundiales.
Pasamos a través de las columnas de su fachada principal al hall de entrada y en primer lugar nos encontramos con el atrio, que nos muestra una gran colección de blindados (en la que destaca un Mark V de la Gran Guerra), cañones, vehículos y la enorme V2.  Sobrevolando nuestras cabezas encontramos, entre otros aparatos, el héroe de la Batalla de Inglaterra; el Spitfire y una auténtica bomba volante V1.
El edificio se divide en 6 plantas dedicadas principalmente a las dos guerras mundiales y entre sus exhibiciones más significativas podemos encontrar la dedicada a la guerra secreta y sus artilugios de espía. También está la más dura de la visita, la dedicada al Holocausto. Otra parte interesante nos muestra el interior de una casa londinense durante el Blitz y la vida diaria de los niños británicos durante la Segunda Guerra Mundial.


La colección relativa a la Primera Guerra Mundial, es de las más completas del mundo y en ella destaca especialmente "The Trench Experience" donde una línea de trincheras en el Somme es recreada con una iluminación especial, olores y efectos de sonido para poder vivir la vida de un soldado del frente en el otoño de 1916.

El apartado dedicado a la Segunda Guerra Mundial nos muestra, en primer lugar, la vida en el periodo de entreguerras y en la Alemania Nazi para pasar a recorrer los diferentes frentes de guerra, como la guerra relámpago, el desierto, las frías tierras de Rusia o las islas del Pacífico; mostrados con una excelente colección de uniformes, armas y pertrechos de todo tipo. El Blitz, tiene gran importancia histórica para los británicos y para los londinenses en particular, y por ese motivo destaca "The Blitz Experience", una cuidada reconstrucción de un refugio antiaéreo y una calle bombardeada en 1940, donde diferentes efectos, sonidos y olores evocan a los visitantes la sensación de estar atrapados en el bombardeo de Londres durante la Segunda Guerra Mundial.

El Imperial War Museum, no es solo este museo, también están el aeródromo de Duxford, las Churchill War Rooms, el HMS Belfast, todos en Londres y el IWM North en Manchester

Paras saber más:
WW2 GP Magazine, número 11

viernes, 28 de julio de 2017

Hay que mirar a ambos lados antes de cruzar

Muy seguramente el nombre de Edward Cantasano no les suena. Pues bien, este buen hombre un día de diciembre de 1931 conducía su taxi por la 5ª Avenida de Nueva York cuando un hombre se dispuso a cruzar la calle justo delante de su coche, y lo atropelló.

A consecuencia del atropello el hombre sufrió un fuerte golpe en la cabeza y se fracturó dos costillas. Cuando fue ingresado en el hospital, declaró ante la policía que el accidente había sido culpa suya por no mirar correctamente antes de cruzar.
El taxista se interesó por el estado del atropellado y consiguió hablar con él. Este, de origen británico, le explicó que todo había sucedido única y exclusivamente por su culpa, acostumbrado a Gran Bretaña, al bajar de la acera miró en la dirección equivocada y no se percató de que se acercaba un automóvil.


El británico accidentado no era otro que Winston Churchill, el hombre que dirigió los designios de Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial, que tuvo que posponer su gira de conferencias por los Estados Unidos. Aún así decidió convertir su experiencia en un artículo de periódico.

En este telegrama le pide a su amigo, el profesor de física Frederick Lindemann, de la Universidad de Oxford los cálculos de la fuerza exacta del impacto, para incluirlos en su articulo.
Esto ocurrió mucho antes de que el inglés estuviera al frente de Gran Bretaña contra los nazis. ¿Qué habría pasado si aquel día hubiera muerto atropellado? ¿Cómo habría cambiado la historia de Europa? Puede que nada o puede que mucho.

Esta conjetura sobre la muerte de Churchill este fatídico día de 1931, fue tomada como punto de partida el videojuego en primera persona de 2008 Turning Point Fall Of Liberty, en el que, curiosamente, tomamos el papel de un taxista neoyorquino.
El juego aprovecha este escenario alternativo para recrear un contexto histórico diferente en el que Europa se rinde ante Hitler en 1940 y los Estados Unidos no entran en guerra hasta la invasión alemana de la costa este en 1953.

Para saber más:
Wikipedia
International Churchill Society
Biografías y vidas
Anatomía de la Historia

domingo, 23 de julio de 2017

Dunkerque, ¿Victoria o derrota?

Durante la invasión de Francia, los aliados habían imaginado que el ataque principal alemán se realizaría como durante la Primera Guerra Mundial, por Lieja y Namur. Era el mejor terreno para los blindados. Pero los alemanes decidieron atacar por el bosque de la Ardenas con un impresionante ejercito de un millón y medio de hombres y más de 1500 tanques.

El ataque alemán asestó un tremendo golpe a la parte más débil del frente defendida por solo 16 divisiones, cuatro de ellas de caballería, pasando la frontera francesa el 12 de mayo de 1940. En un rápido avance, al día siguiente cruzaron el río Mosa. El 15 sobrepasaron el resto de las defensas francesas que esperaban un gran ataque por la Línea Maginot. A esta velocidad los alemanes podría llegar a París en solo dos días.


Pero los alemanes tenían otros planes. Decidieron cambiar de dirección y dirigirse hacia el Canal de la Mancha recorriendo más de 80 kilómetros en un día. Las divisiones Panzer se dirigieron hacia Calais en un movimiento que partió en dos a las fuerzas aliadas. Calais y Bolonia cayeron en manos alemanas y solo Dunkerque disponía de un puerto que sirviera para la evacuación de las tropas británicas que acudieron en apoyo de Francia. Las Fuerzas Expedicionarias Británicas (BEF). Cuando las tropas de la Wehrmacht llegaron a los suburbios de la ciudad, todo dio un giro inesperado, tanto para los alemanes, que veían a los británicos aniquilados, como para los ingleses que tenían un respiro. Hitler dio la orden de detenerse. Los ataques se reanudaron el 25 de mayo.


Mientras la BEF se replegaba en Dunkerque, la Luftwaffe comenzó el bombardeo del puerto para dejarlo inutilizado. El 19 la Royal Navy se dispuso a comenzar el rescate de las tropas rodeadas y se solicitó a todos los dueños de barcos de recreo a motor que se pusieran as las ordenes del Almirantazgo. Había comenzado la Operación Dynamo, una operación desesperada para evacuar a las tropas que estaban arrinconadas en las playas antes de que los alemanes tomaran Dunkerque. Un papel importante en la Operación Dynamo fue el realizado por la RAF, que evitó que la aviación alemana destruyera por completo a la BEF.

A pesar de las bombas alemanas, el rompeolas seguía siendo útil, lo que permitió a los barcos más grandes rescatar a un buen número de soldados, mientras que el resto fue recogido a través de la playa por barcos más pequeños pilotados por los marinos civiles. Durante la operación se reunió una flota de 848 barcos de lo más variopinta. Barcos británicos, franceses y belgas, de todos los tamaños, desde destructores a yates y botes a motor.


Durante los ocho agónicos días que duró la evacuación se logró rescatar a 340.000 soldados, de los que dos tercios eran británicos. Prácticamente todo su arsenal y equipo quedó abandonado. 9 destructores fueron hundidos y otros 19 dañados.

La Operación Dynamo no se limitó solo a Dunkerque, entre Cherburgo, Brest, Saint Nazaire y Saint Maló se consiguieron rescatar a otros 220.000 soldados. Finalmente se logró rescatar a 560.000, pero solo en tres semanas el ejército alemán hizo prisioneros a más de un millón de efectivos.


Dunkerque fue una dura retirada pero los británicos lo celebraron como si fuera una victoria. Con el tiempo se vio que el rescate fue decisivo, pues se lograron salvar los soldados británicos más experimentados, que volverían cuatro años más tarde para liberar Francia.

Para saber más:
Las arenas de Dunkerque, de Richard Collier
Foro Segunda Guerra Mundial
La Segunda Guerra Mundial, ed SARPE
iHistoriArte

miércoles, 19 de julio de 2017

El diario del gueto

En julio de 1945, Avraham Benkel, que vivió en el gueto de Łódź (Lodz), en Polonia, regresó a buscar su casa en ruinas. Lodz había sido el último de los 200 guetos en la Polonia ocupada por los alemanes que cuando la guerra se acercaba a su fin, las decenas de miles de sus habitantes habían sido deportados a campos de exterminio. Cuando el Ejército Rojo tomó la ciudad en enero de 1945, sólo encontraron a 877 supervivientes que en su mayoría habían permanecido escondidos.


En el edificio abandonado que estaba junto a su casa, Benkel encontró un libro, "Los verdaderos ricos" de François Coppée, en cuyos márgenes un niño anónimo había mantenido un diario de su calvario:
1 de junio de 1944:
Se acaba de terminar mi pan, que tenía que tener para ocho días; hoy es el tercero. Mi fuerza de voluntad está tan debilitado y mi siempre creciente apetito es tan fuerte que no puedo evitarlo. ¿No hay pan, pan suficiente para mí y mis compañeros de sufrimiento en este mundo?
10 de julio de 1944:
Estoy agotado, no tengo más paciencia, mis nervios están deshilachados. Lo que sí tengo es un asco indescriptible hacia el mundo y la humanidad, hacia las masas y las personas, hacia las doctrinas y dogmas. No creo, no creo en ningún cambio en el mundo, no! Cualquier persona que puede hundirse tan bajo como el hombre moderno tiene puede ser nada más que un experimento fallido de la naturaleza, que sin duda se arrepiente!
20 de julio de 1944:
Me siento con tal necesidad de abrir mi diario y escribir con el fin de aliviar mi corazón amargo. Durante el tiempo en que no teníamos literalmente nada para comer, estábamos dispuestos a creer que la aniquilación física de los hombres, mujeres y niños de nuestra nación había apaciguado a la bestia rubia. Pero ahora parece como si ellos hubieran tenido suficiente, y que quieren satisfacer su sed con la sangre de los inocentes.
Se desconoce la identidad, la edad, los antecedentes, la educación, o el destino del muchacho. Con toda probabilidad fue deportado a Auschwitz como los demás judíos de Lodz.

En su entrada fina, sin fecha, escribió:
Dios, ¿por qué permites que digan que tu eres neutral?
¿Por qué no castigas, con toda tu ira, a los que nos están destruyendo?
¿Somos nosotros los pecadores y ellos los justos?
¿Es eso verdad?
¡Seguramente es usted lo suficientemente inteligente como para entender que no es así, que no somos los pecadores y ellos no son los mesías! 
Para saber más:
Salvaged Pages: Young Writers’ Diaries of the Holocaust, de Alexandra Zapruder
Cuerdas del Corazón

viernes, 14 de julio de 2017

La capilla de los italianos

La capilla de los italianos es el único vestigio del Campo 60, donde, en 1942, fueron confinados 550 prisioneros italianos pertenecientes a la División Mantua y al Cuerpo de Blindados capturados en Tobruk y Bengasi, en el Norte de África y enviado a las islas Ocadas (Escocia) para trabajar en la construcción de las Barreras de Churchill, una defensa diseñada tras el ataque del 14 de octubre de 1939 a Scapa Flow donde fue hundido el acorazado británico HMS Royal Oak por el submarino alemán U-47 comandado por Günther Prien. De la tripulación de 1400 marinos del Royal Oak solo se salvaron 833.


En el Campo 60 situado en la isla de Lamb Holm, los prisioneros italianos se alojaban en barracones Nissen, unas construcciones prefabricadas de chapa ondulada, y solicitaron que les permitieran construir una capilla. Gracias al Mayor Buckland, Comandante del campo consiguieron dos de esos barracones. Bajo la dirección del padre Gioachino Giacobazzi, que llego al Campo 60 en septiembre de 1943, y del soldado Domenico Chiocchetti, un artista al que se le atribuye la autoría de una estatua de San Jorge y el dragón situada a escasa distancia de la capilla, unieron los dos barracones y utilizando los escasos materiales de que disponían, como parte del hormigón que usaban para fabricar las Barreras de Churchill, chatarra, restos de barcos encallados y todo lo que caía en sus manos consiguieron erigir esta bellisima capilla.

En el campo 60, además de construir su capilla, los prisioneros realizaban muchas actividades, plantaron flores y colocaron bancos junto a los barracones o representaban obras de teatro. También editaron Il Corriere della Domenica, un periódico del campo.


Debido a la rendición de Italia y el final de la Segunda Guerra Mundial, los soldados fueron repatriados sin finalizar en su totalidad la capilla, aunque si se oficiaron varias misas. Domenico Chiocchetti decidió no volver a Italia y quedarse algunos años para rematar su obra. En la década de los 60 se realizaron algunas reformas y en los 90 se terminó su restauración. En 1992, algunos de aquellos prisioneros que construyeron la capilla volvieron para recibir un homenaje. En 1999 falleció Domenico Chiocchetti. Ese mismo día de organizó una misa en su nombre en su capilla.

Cerca de la capilla se hallan los resto de navíos alemanes hundidos por su tripulaciones al finalizar la Primera Guerra Mundial.


Para saber más:
Foro Segunda Guerra Mundial
Viajes y lugares
La brújula verde
Wikipedia
Dovegreyreader

domingo, 9 de julio de 2017

El sacrificio de más de 70.000 soldados por un engaño

La Operación Monasterio, es una de las historias más desconocidas y fascinantes de inteligencia y espionaje y uno de los momentos clave de la Segunda Guerra Mundial. En varios sentidos fue un engaño más completo que la Operación Fortaleza que pusieron en marcha los aliados antes del desembarco de Normandía y que sembró la confusión entre el alto mando alemán con respecto a dónde y cuando se iba a producir el Día D. La diferencia más dramática está en el coste humano que supuso la Operación Monasterio. Stalin ordenó el sacrificio de más de 70.000 hombres con el único fin de engañar a los alemanes.


La Operación Monasterio comenzó a desarrollarse en el verano de 1941 con el objetivo de infiltrarse en el servicio de inteligencia alemán. El principal agente soviético era Alexander Demyanov. Demyanov consiguió que fuera fichado como agente por el Abwehr (los servicios secretos alemanes) con el nombre en clave de "Max".

A finales de 1942 Max informó al Abwehr de su nombramiento como oficial de comunicaciones adjunto al Cuartel General del Alto Mando soviético en Moscú. A partir de ese momento, la información que enviaba Max a Berlín era tan valiosa, aunque enriquecida con lo que se conoce en el argot de los espías como "pienso para pollos" o información verídica pero carente de utilidad táctica, que convenció a los alemanes de su gran valor como agente infiltrado en el alto mando soviético.

El mayor logro de Max como agente doble fue cuando informó a los alemanes de la Operación Marte, por orden directa de Stalin. El 19 de marzo de 1942, el Ejército Rojo lanzó la Operación Urano, una maniobra de pinza que cogió desprevenida a la retaguardia alemana que sitiaba la ciudad de Stalingrado. Unos días después lanzaron la Operación Marte. Esta operación consistía en lanzar un importante ataque, con seis ejércitos, a unos 150 kilómetros de Moscú, al noroeste. El ataque fue detenido por los alemanes y costó la vida a mas de 70.000 soldados soviéticos y 40.000 alemanes. Esta operación fue un engaño creado por la inteligencia soviética para desviar la atención de la Wehrmacht sobre la Operación Urano. Tan alto coste de vidas fue vital para la derrota alemana en Stalingrado. Un símbolo de la lucha de egos titánicos entre Hitler y Stalin.


Según diversos informes recientemente desclasificados, en 1942, los británicos avisaron a los soviéticos de que tenían problemas de seguridad en su alto mando y al comprobar que los soviéticos no hacían nada por solucionarlo supusieron que Max era un agente doble que trabajaba para Berlín y Moscú. Poco después descubrieron que Max habia pasado información muy completa de la Operación Marte, gracia a la cual los alemanes derrotaron a los soviéticos. Los británicos no entendían como este agente había pasado esa información a los alemanes, para que masacraran a sus compatriotas. En realidad los británicos no estaban informados de la brutal Operación Monasterio.

Para saber más:
La Guerra Secreta, de Max Hastings
El Cultural
El Gran Capitán
Foro Militar General

martes, 4 de julio de 2017

Crímenes japoneses durante la Segunda Guerra Mundial

El ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial cometió un importante número de crímenes contra la humanidad que fueron ordenados por el gobierno y el alto mando del ejército imperial. En el equivalente japonés de los juicios de Nüremberg, celebrada en Tokio en 1946, muchos de los oficiales de alto rango y funcionarios del gobierno fueron declarados culpables de genocidio y crímenes de guerra y ejecutados por ello. Aún hoy es un asunto controvertido, de hecho catorce de ellos todavía tienen un lugar en el Santuario Nacional, dónde se rinde homenaje a los héroes del pueblo japonés.

Algunas de estas infames atrocidades son muy conocidas, como la construcción del ferrocarril de Birmania, llevada al cine en la película "El Puente sobre el río Kwai", que costó la vida de 80.000 a 100.000 malayos y más de 13.000 de prisioneros de guerra aliados en el periodo de 1943-1944. Tambien es conocida la Unidad 731 que llevó a cabo horribles experimentos en China, el sudeste asiático, Rusia y a prisioneros aliados con una cifra total de 250.000 hombres, mujeres y niños, muertos a manos de la esta oscura unidad.


En enero de 1942, en Malasia, durante la batalla de Muar la 8ª División Australiana y la 45ª Brigada de Infantería de la India fueron superados en número y tuvieron que retirarse. Cerca del puente en Parit Sulong, fueron rodeados por los japoneses. Tras dos días de intensos combates se quedaron sin municiones y víveres. Los mandos aliados dieron la orden de dispersarse en la selva, pero, entre 150 y 300 australianos e indios estaban demasiado gravemente heridos para poder moverse, y su única opción era rendirse para tener una oportunidad de sobrevivir. Las tropas japonesas maltrataron a los prisioneros heridos golpeándolos con las culatas de los rifles y fueron atados en grupos con alambre, los colocaron sobre el puente y ejecutaron de sólo disparo a uno de ellos para que pudiera servir como lastre para que el resto se ahogara. Otros cuerpos fueron apilados, les vertieron gasolina y les prendieron fuego.

El incidente del SS Shinyo Maru, un barco de transporte, se produjo el 7 de septiembre de 1944. El buque transportaba alrededor de 750 prisioneros de guerra a Manila. Estos barcos eran llamados "Naves del Infierno", debido a sus condiciones extremadamente difíciles de vida y la crueldad de la tripulación.


El buque y su escolta fueron descubiertos por un submarino estadounidense, el USS Paddle, que lanzó un ataque con torpedos, sin percatarse de que había prisioneros de guerra a bordo. El comandante japonés fue informado de una posible presencia de submarinos y ordenó la ejecución inmediata de todos los presos a bordo si el barco era atacado. Dos torpedos alcanzaron al Shinyo Maru, y el barco empezó a hundirse. Algunos prisioneros lograron escapar de la nave, pero más tarde fueron asesinados por una misión de rescate japonés que encontró a los marineros supervivientes. De los 750 prisioneros de guerra aliados, 668 fueron ejecutados, y sólo 82 lograron escapar.

La conocida como marcha de la muerte de Sandakan hace referencia a una serie de marchas forzadas que se produjeron en 1945, en la que los soldados supervivientes del campo de prisioneros de Sandakan en la isla de Borneo se vieron obligados a marchar hasta que murieron 2345 prisioneros de agotamiento, deshidratación y enfermedades.
El campo de prisioneros de Sandakan fue construido en 1942 para albergar prisioneros de guerra australianos y británicos donde eran sometidos a trabajos forzados en la construcción de un aeródromo, golpes, malnutrición y sin recibir ninguna ayuda médica.


No solo los soldados aliados sufrieron los criminales maltratos de parte de las tropas japonesas. Un ejemplo de ello es el ocurrido durante la revuelta de Jesselton, un levantamiento multiétnico en la isla de Borneo cuando fue ocupada en octubre de 1943. La resistencia fue una fuerza guerrillera formada principalmente por las poblaciones indígenas Suluk y otras de origen chino. Los rebeldes estaban armados principalmente con lanzas y espadas de Indonesia llamados parang, con prácticamente ningún arma de fuego. La Guardia Imperial japonesa aplasto la insurrección e inmediatamente después se puso en marcha una campaña de genocidio contra la población Suluk, como castigo por haber participado en el levantamiento.
La infame Kempeitai, cuyos métodos de tortura e interrogatorio eran muy similares a la Gestapo alemana, llevó a cabo la matanza sistemática de la Suluks mientras perseguía a los restos de los guerrilleros chinos. Entre 3.000-4.000 de Suluks fueron decapitados a machetazos y quemaron sus aldeas hasta el punto de que los indígenas fueron exterminados casi por completo.

Durante la guerra el ejército japonés impuso una estrategia de tierra quemada, especialmente en china. Esa política fue conocida como "Los Tres Todos" "matar a todos, quemar todo y saquearlo todo". Purgas de este tipo son el caso de Nankin, llevada a cabo entre 1937 y 1938, que se cobró la vida de más de 300.000 civiles chinos; la matanza de Singapur que duró del 18 de febrero al 4 de marzo de 1942 y causó la muerte de casi 100.000 personas; la llevada a cabo entre el 9 y el 12 de marzo de 1943 en Changjiao se cobró la vida de 30.000 personas y ha sido tristemente famosa por porque el alto mando del ejército, a las ordenes del Mariscal de Campo Shunroku Hata, aprobó una campaña de violación masiva que afectó a miles de mujeres. Muchas de esas mujeres, llamadas "mujeres de confort", de todas las edades fueron raptadas,trasladadas con las tropas y sometidas a continuas violaciones por parte de los oficiales y soldados nipones. Estas pobre mujeres vivieron en condiciones infrahumanas, sin asistencia médica lo que provocó multitud de muertes.


La capital de Flilipinas, Manilla, también sufrió una masacre. Entre febrero y marzo de 1945, el Ejército de los Estados Unidos y el Ejército de la Commonwealth avanzaron hacia la ciudad para expulsar a los japoneses. Viéndose acabados, durante los momentos de calma en la batalla por el control de la ciudad, los japoneses bajo el mando del general Yamashita descargaron su rabia y frustración contra la población civil. Mutilaciones, violaciones y matanzas ocurrieron en escuelas, hospitales y conventos.
Muchas mujeres manileñas, muchas de ellas de 12 a 14 años de edad, fueron llevadas a un hotel de la ciudad, donde fueron repetidamente violadas. El número total estimado de bajas civiles fue de más de 100.000, y la ciudad quedó totalmente destruida.


En 1942, la Fuerza Aérea estadounidense planeó la construcción de pistas de aterrizaje clandestinas en territorio chino no ocupado por Japón. Estas pistas de aterrizaje serian plataformas de aterrizaje para los bombarderos estadounidenses de Doolittle que bombardearían territorio japonés desde el portaaviones USS Hornet. Pero debido a que el ataque se tuvo que realizar antes de lo previsto, la mayor parte de los aparatos se quedó sin combustible y se estrellaron en las provincias de Zhejiang y Jiangxi. Los 64 aviadores que sobrevivieron se escondieron entre los civiles chinos que les proporcionaban refugio. De los 64, ocho fueron capturados y ejecutados casi inmediatamente por los japoneses. En la búsqueda de los aviadores estadounidenses restantes, los japoneses llevaron a cabo una búsqueda exhaustiva con la ejecución, el saqueo y la quema de pueblos enteros como un acto de venganza por ayudar a los estadounidenses. El resultado fue devastador: 250.000 civiles chinos asesinados. El comandante en jefe en ese momento era el Mariscal de Campo Shunroku Hata, que en 1948, fue condenado a cadena perpetua, pero fue puesto en libertad condicional sólo seis años después, en 1954. Hasta su muerte en 1962, fue una figura pública respetada

Estos son algunos de los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial por los japoneses, pero que fueron más benévolamente tratados por los aliados que los nazis en sus respectivos juicios por crímenes de guerra, teniendo en cuenta que además cometieron numerosos actos de canibalismo con los prisioneros o con sus propios soldados caídos.

Para saber más:
Xinhua
Wikipedia
Pacific War
List Verse
Enki Village
Csee.Umbc
Unit731
Zzwave

domingo, 25 de junio de 2017

Los errores alemanes en el Día D

Mientras que las operaciones del Día D de los Aliados no fue exactamente como estaba previsto, fue aún peor para la Alemania nazi.

El principal error fue la falta de independencia de Erwin Rommel. A pesar de que fue el principal responsable de la defensa de Normandía, Rommel, jefe del Grupo de Ejércitos B, no era el "comandante supremo" en el lado alemán, como Eisenhower lo era en el lado de los Aliados. Rommel estaba bajo el mando del Mariscal de Campo Gerd von Runstedt y, en última estancia de Adolf Hitler. Por otro lado la Kriegsmarine, la Luftwaffe, y las SS se hallaban más allá del control de Rommel.


Varios comandantes alemanes claves estaban ausentes de sus puestos durante las primeras horas críticas de 6 de junio de 1944. Creyendo que los Aliados no invadirían durante una violenta tormenta en el Canal de la Mancha. E l5 de junio, el almirante Theodor Krancke, comandante naval en el oeste, estaba de camino a Burdeos. El Mayor General Edgar Feuchtinger, comandante de la 21 ª División Panzer, se dirigía a París para ver a su amante; el comandante de la batería de Merville en el flanco oriental de la zona de invasión estaba en la cama con la suya. Rommel había dejado Normandía para un viaje de regreso a Alemania para el 50 cumpleaños de su esposa; El general Friedrich Dollmann, al mando del 7º Ejército en Normandía, había dejado su cuartel general para asistir a un ejercicio de juegos de guerra en Rennes, al igual que el general Heinz Hellmich, comandante de la 243ª División.

Otro gran error fue fomentado por los espías Aliados, en los que el principal agente era Joan Pujol; alias Garbo. Debido a falsas informaciones, los alemanes habían asumido que los desembarcos aliados vendrían en el Pas de Calais, ya que Calais estaba a sólo 20 millas del sureste de Inglaterra y se encontraba más próxima a la frontera alemana. También contribuyó al engaño la Operación Fortaleza.



Incluso después de que comenzara la invasión, los alemanes todavía creían que Normandía no era más que una distracción y que la verdadera invasión tendría lugar en Calais, debida a la Operación Fortaleza en la que Patton jugaba un importante papel. Patton había urdido un plan de engaño casi perfecto en el que se había creado una fuerza ficticia con tráfico falso radio y cientos de tanques, camiones, lanchas de desembarco, y aviones falsos en el sureste de Inglaterra, donde la gran fuerza sería descubierta por los aviones de reconocimiento alemanes. La presencia de Patton y la fuerza ficticia cerca de Dover convencieron aún más a los alemanes que la invasión tendría lugar en Calais.

Hitler, por otro lado, emitió una directiva a las fuerzas blindadas alemanas, que le ordenaba que se mantuvieron muy por detrás de las playas y sólo podían ser desplegadas por su orden personal. Para agravar la situación, Hitler, el 5 de junio, se había ido muy tarde a la cama y dio órdenes de que no fuera despertado. Su personal obedeció ciegamente ese orden y cuando Hitler finalmente se despertó, ya era demasiado tarde para detener la invasión.

Los alemanes no tenían capacidad para una predicción del tiempo fiable pues habían perdido sus barcos meteorológicos en el Atlántico Norte y la estación meteorológica en el norte de Labrador y la de Terranova, se quedó sin energía. Por ello los alemanes eran incapaces de ver la breve "ventana" que se produjo y que los aliados habían visto.



Respecto a la defensa de la costa también hay que tener en cuenta que muchas de las unidades costeras alemanas se compone de soldados reclutados en los países ocupados que no tenían ninguna intención de morir por Hitler y se rindieron con relativa facilidad. Por otro lado, depender tan fuertemente de defensas estáticas los alemanes había perdido la movilidad que necesitan para responder a la necesidad de cubrir huecos en las defensas.

A excepción de unas pocas y pequeñas unidades, la marina alemana estuvo ausente en el Canal de la Mancha, permitiendo que la gran fuerza naval aliada cruzara el Canal prácticamente sin obstáculos. La aviación alemana ya no tenía el control de los cielos. Varios escuadrones de cazas de la Luftwaffe en Francia se habían movido lejos del alcance de las playas de Normandía. Sin el control del aire, Alemania estaba condenada.

Para saber más:
General Patton
Le 70e
The Arts Desk
Stimulated Boredom

martes, 20 de junio de 2017

El faro del Duce

En una colina entre las villas, de la región italiana de Emilia-Romagna, de Mendola y Predappio, lugar de nacimiento de Benito Mussolini se eleva la "Rocca delle Caminate", una arcaica fortaleza del siglo XI, que estuvo totalmente abandonada hasta la década de 1920.
Regalada a Benito Mussolini, ordenó su total reforma hasta transformarla en un fortín elevado, de planta rectangular con altos muros con almenas del que destaca una alta torre y convertirlo en la residencia de verano del Duce, con 1000 metros cuadrados de edificación y una finca de 7 hectáreas.


La edificación no solo era un lugar de solaz veraniego, en sus lúgubres mazmorras fueron recluidos numerosos partisanos, muchos de ellos torturados hasta la muerte, como el comandante de la Resistencia italiana Antonio Carini que murió arrastrado por un automóvil el 13 de marzo de 1943. El 28 de septiembre 1943 se celebró, presidido por Mussolini, el primer Consejo de Ministros de la que será la efímera República Social Italiana, conocida también como República de Saló, para nombrar a los responsables del nuevo gobierno fascista tras la rendición a los aliados del rey Victor Manuel III y la destitución de Mussolini. Todo en un intento desesperado de recuperar el control del norte de Italia con el apoyo de Hitler.

La torre de la Rocca delle Caminate servía como faro para anunciar la presencia del Duce, Benito Mussolini en la fortaleza. El faro de cuatro metros de alto y más de 3 de ancho fue construido por una firma francesa, que se dedicaba a relojes monumentales y que en el siglo XIX comenzó a fabricar faros. En Europa aún están en funcionamiento varios de ellos.
Inaugurado en octubre de 1927, era una potente luminaria de 8000 candelas, equivalentes a  unas 60 bombillas de 100w, con los colores de la bandera italiana, verde, blanco y rojo, que se podía ver desde más de sesenta kilómetros.

Cuando Mussolini fue finalmente capturado y ajusticiado por el pueblo y expuesto, junto a su amante Clara Petacci en una gasolinera de Milan, la fortaleza de la Rocca delle Caminate quedó abandonada durante décadas, pasando a ser propiedad de la Provincia de Forlì-Cesena que decidió rehabilitarla, invirtiendo más de 4 millones y medio de euros y reservando parte del edificio para el uso académico de la Universidad de Bolonia. El mobiliario fue vendido o expoliado a excepción del despacho de Mussolini que es utilizado aún por el alcalde de Predappio.


El faro, partiendo de los planos originales, fue recuperado por el Laboratorio de Restauración de Ravenna y aunque inicialmente no se restauró su funcionalidad, la reactivación del faro por parte del consistorio de Meldola, con el apoyo del resto de los municipios de la provincia, ha levantada la polémica ante la posibilidad de que el lugar se convierta en centro de peregrinaje de nostálgicos del antiguo régimen y los neo-fascistas italianos, herederos de los viejos "camisas negras" de Mussolini,

Para saber más:
Rocca delle Caminate
Wikipedia
La Razón
Romagna Noi
MМОЯ ИТАЛИЯ