domingo, 23 de abril de 2017

La paloma que llevó las primeras noticias del Día D

La noticia de los desembarcos llevados a cabo el Día D, el 6 de junio de 1944, fue llevada a Gran Bretaña por Gustav, un valiente palomo mensajero de la RAF (Royal Air Force), que había sido soltado por el corresponsal de guerra de la agencia de noticias Reuters, Montague Taylor.


Su entrenador fue Frederick Jackson de Cosham, en en condado de Hampshire. Según Jackson su nombre podía sonar sospechosamente alemán, pero no podía ser más inglés. Desde el comienzo de la guerra existía en Gran Bretaña una seria psicosis con los espías enemigos que pudieran estar infiltrados entre sus ciudadanos. Hasta las palomas eran sospechosas, ya que estaba muy extendida la idea de que los espías enemigos ocultaban palomas mensajeras en lugares a lo largo y ancho del país, y que la utilizaban para enviar comunicaciones a Alemania.

Taylor informó a su agencia:
El ejército invasor ha pensado en todo, incluyendo en palomas mensajeras para llevar las buenas nuevas a casa si todo lo demás falla. Un teniente de aviación había llegado allí solo unas horas antes de que yo embarcara en mi buque de desembarco y me enseñó una cesta con cuatro palomas, complementada con comida y equipos para enviar mensajes.  
A las 8.30, del 6 de junio, Montague soltó a Gustav. Volando con un viento en contra de 48 kilómetros por hora, nubes densas y fuego enemigo esporádico, la paloma completó su recorrido a su palomar en la isla de Thorney, cerca de Portsmouth, en tan solo cinco horas y dieciséis minutos, un récord del Día D.
El sargento Harry Halsey recogió el mensaje que llevaba sujeto en la pata, y lo transmitió a Londres:
Estamos a tan solo unos treinta kilómetros de las playas.
Las primeras tropas de asalto desembarcaron a las 07:50.
Echando chispas sin parar en formación.
Lightings, Typhoons y Fortalezas cruzando desde las 05.45.
No hemos visto aviones enemigos.

A Gustav, el 1 septiembre de 1944, le concedieron la Medalla Dickin, el equivalente para animales de la Cruz Victoria, para "destacar su actuación el Día D", pero murió poco después de la guerra cuando su criador la pisó mientras limpiaba el palomar. Otras palomas tuvieron un papel importante durante el Día D, como Paddy que fue el palomo más rápido en llegada a su destino con un mensaje desde Normandía, o Navy Blue que a pesar de las heridas recibidas consiguió entregar un importante mensaje desde el frente.

Para saber más:

lunes, 17 de abril de 2017

Fuego amigo en Pearl Harbor

No todos los civiles que murieron durante el ataque japonés a Pearl Harbor, del 7 de diciembre de 1941, fue causado por las bombas japonesas. Muchos murieron debido a los proyectiles antiaéreos estadounidenses.

Según el testimonio del trabajador portuario John García en el libro The Good War: Oral History of World War Two:
Algunos de nuestros marineros estaban disparando cañones de cinco pulgadas contra los aviones japoneses. No se puede derribar un avión con un proyectil de cinco pulgadas. Los proyectiles sin explotar estaban cayendo en Honolulú. Los proyectiles tiene un alcance de diez millas (16 km). Hirieron y mataron a un montón de gente en la ciudad.
Kawaiahao Church
García pasó tres días en la base trabajando para reparar las consecuencias del ataque. Cuando regresó, para descansar, a Honolulu:
Me dijeron que un proyectil había caído en la casa de mi chica. Llevábamos saliendo juntos, unos tres años. Su casa se encontraba a pocas manzanas de mi casa. En ese momento, me dijeron que fue por una bomba japonesa. Más tarde nos enteramos de que fue un proyectil antiaéreo estadounidense. Mi novia fue asesinada. Se estaba preparando para ir a la iglesia en es preciso momento.
El cañón de cinco pulgadas era el cañón antiaéreo standard de la armada estadounidense desde finales de la década del 1920. La munición para este tipo de cañón requería que se ajustara la espoleta de detonación a una altura predeterminada, para que detonara en el aire. Debido a la emergencia de la situación, y la inexperiencia de los servidores, muchos de ellos jóvenes adolescentes, muchos de los proyectiles no fueron ajustadas o lo fueron de manera indebida, y en lugar de explotar en el aire, cayeron de vuelta al suelo, donde muchas detonaron. No es que no se pudieran utilizar esos cañones para derribar aviones.
Gracias a Antonio Pérez por la aclaración sobre el cañón de 5 pulgadas.

Para saber más:
The Good War: Oral History of World War Two  de Studs Turkel

martes, 11 de abril de 2017

Homenaje a los combatientes de "La Nueve", en Madrid el 20 de abril 2017

El próximo día 20 de abril, Madrid rendirá homenaje a los republicanos españoles que formaron parte de la 9ª compañía de la 2ª División Blindada de la Francia Libre, al mando del General Leclerc. La Nueve.

Estos españoles, ayudaron a liberar Europa de los nazis y fueron las primera tropas aliadas en entrar en París. Pero fueron olvidados por largo tiempo por Francia y por España.

El 3 de junio de 2015 París les rindió homenaje con "Jardín de los Combatientes de la Nueve" como símbolo de la libertad y la tolerancia, inaugurado por los Reyes de España y la alcaldesa de París Anne Hidalgo y gracias al esfuerzo de Evelyn Mesquida que los recupero para la historia en su libro Los españoles que liberaron París y la Asociación 24 Août 1944.


Por fin España, y más concretamente Madrid, les rinde un merecido, aunque tardío homenaje en unos jardines que se encuentran el en número 128 de la calle de los Hermanos García Noblejas, esntre las calles de Gandhi y Gabriel Montero, en el noroeste de la ciudad.

Las alcaldesas de París y de Madrid, Anne Hidalgo y Manuela Carmena, inauguraran el 20 de abril a las 12 horas, un monolito en el recién nombrado "Jardín de los Combatientes de la Nueve", al igual que el de París. Se espera acto en el que participe el único perteneciente a La Nueve vivo, Rafael Gómez y familiares de los supervivientes. Tambien se epera la asistencia del dibujante Paco Roca, que ya los homenajeó en su cómic Los Surcos del Azar. y es el autor de la ilustración del cartel.

Ese mismo día se depositarán en el cementerio de La Almudena las cenizas del anarquista Luis Royo, fallecido el año pasado en el municipio de Cachan, en las afueras de París.


Paralelamente, el distrito de Ciudad Lineal ha organizado del 18 al 22 de abril, en el Centro Cultural Príncipe de Asturias diversas actividades como una conferencia titulada "La Nueve. Españoles que liberaron París" a cargo de Evelyn Mesquida, un recorrido fotográfico por su historia entre el 18 y el 30 de abril. Tambien se proyectará un documental el día 21 del director Alberto Marquardt y el sábado la película "¿Arde París?",de René Clement, que narra la liberación de la ciudad.

"El Cajón de Grisom" participará en este homenaje y os informaremos sobre los actos.

Para saber más:
SER
La Vanguardia
Junta Municipal Ciudad Lineal
Centro Cultural Príncipe de Asturias

domingo, 9 de abril de 2017

El último concierto de la Filarmónica de Berlín

El 12 de abril de 1945, tuvo lugar el último concierto de la Filarmónica en la capital del desmoronado III Reich. Berlín era una ciudad asediada y ya en ruinas. La idea de celebrar este último concierto partió del Ministro de Armamento, Albert Speer, que también fue el arquitecto jefe de Hitler.

La Filarmónica de Berlín no estuvo dirigida por su director habitual, Winhelm Furtwängler, que había huido a la neutral Suiza. La condujo con su batuta Johannes Schüller en la sala Beethoven ya que el edificio principal fue destruido por los bombardeos aliados un año antes.


Todos los asistentes al concierto se encontraban atrapados en la ciudad. A tan solo 50 kilómetros se encontraban las tropas soviéticas. Durante el concierto nadie se quitó el abrigo. Hacía un frío glacial y no había electricidad. Nadie estaba tranquilo, todos estaban serios y preocupados ante el apocalipsis que se cernía sobre Berlín.

El programa incluía el Concierto para violín de Ludwig Van Beethoven y la Sinfonía Romántica de Anton Bruckner, la señal de Speer a los músicos de que debían prepararse para abandonar Berlín lo antes posible si no querían ser reclutados forzosamente en las Wolkssturm, el "ejército del pueblo", usado como carne de cañón y formado por ancianos y niños que servía de última esperanza a Alemania, o ser capturados por los soviéticos. Finalmente, como si de una ópera dramática se tratase, el concierto finalizó con el Götterdämmerung (Crepúsculo de los Dioses) de Richard Wagner, como siniestra banda sonora del fin del III Reich, que Hitler vaticinó que duraría mil años.

Según cuentan, a la salida, adolescentes de las Juventudes Hitlerianas entregaron cápsulas de cianuro a los asistentes.


El 30 de mayo de 1945, se celebró el primer concierto de una Europa que entraba en la dura postguerra. Fue dirigido por el maestro ruso Leo Borchard ya que Furtwängler fue represaliado por los aliados, con la prohibición de volver a dirigir la orquesta, debido a su posición pro nazi

Para saber más:
Berlín, La Caída: 1945, de Antony Beevor,
DW
Ideal
Tiempo de Hoy

domingo, 2 de abril de 2017

La Seta Venenosa y la pedagogía nazi

El libro infantil “Der Giftpilz” (La seta venenosa) fue publicado en el año 1938 por el editor del periódico Der Stürmer (de profundo discurso anti judío), Julius Streicher. El libro está escrito por Ernst Hiemer e ilustrado por Philipp Rupprecht. Lo que por su titulo puede parecer un cuento infantil que enseña a que los niños tengan cuidado cuando paseen por el bosque, resulta ser una metáfora para educar a los niños desde su más tierna infancia en el antisemitismo promulgado por los nazis.


Este es un fragmento de Der Giftpilz:
El pequeño Franz ha ido a buscar setas al bosque con su madre. [...] Por el camino, la madre le dice:
Mira, Franz, lo mismo que sucede con las setas en el bosque pasa con las personas. Hay setas buenas y personas buenas. Existen setas venenosas y personas malas. Y de esas personas hay que prevenirse como de las setas venenosas. ¿Entiendes?
-Sí, mamá, entiendo- dice Franz. -¡Si nos fiamos de las personas malas, puede ocurrirnos una desgracia, como podemos morir si comemos una seta venenosa!
-¿Y sabes quiénes son esas personas malas, esas setas venenosas de la humanidad?
 Franz responde orgulloso:
-¡Claro, mamá! Son…los judíos. Nuestro maestro nos lo dice en la escuela. [...]
-¡Bien!- Aplaude la madre. Después sigue hablando, se ha puesto muy seria.
-Los judíos son personas malas. Son como setas venenosas. Y al igual que resulta difícil distinguir las setas venenosas de las buenas, es muy difícil distinguir a los judíos ladrones y delincuentes. Del mismo modo que las setas venenosas se presentan en la naturaleza con los colores más diversos, también los judíos consiguen hacerse irreconocibles adoptando los aspectos más extraños.
 -¿Qué aspectos extraños?
La madre se da cuenta de que el niño no lo ha comprendido del todo y continúa hablando.
 -Oye bien. Está, por ejemplo, el judío ambulante que vende tejidos y mercancías. Alardea de que su mercancía es la mejor y la más barata. Y en realidad es la peor y la más cara. ¡De él no debes fiarte! [...] Sucede lo mismo con los judíos ganaderos, los de los mercados, con los carniceros, los médicos, con los judíos bautizados, etc. Aunque finjan, aunque se muestren amables y repitan que solo quieren nuestro bien, no podemos creerles. Son judíos, y solo judíos. ¡Son venenosos para nuestro pueblo! [...] Del mismo modo que una seta venenosa puede matar a una familia entera, un solo judío puede aniquilar a un pueblo entero, a una ciudad entera, incluso a un país entero.
Franz ha entendido a su madre.
-Mamá ¿todos los no judíos saben que el judío es tan peligroso?
-Por desgracia no. Hay muchos millones de no judíos que no han conocido todavía al judío. Y por eso tenemos que informarles y ponerles en guardia contra ellos. Pero también debemos poner en guardia a nuestra juventud. Nuestros chicos y chicas tienen que saber quiénes son los judíos. Deben saber que el judío es la seta más venenosa que existe. Al igual que las setas crecen por doquier, el judío se encuentra en todos los países del mundo. Del mismo modo que las setas venenosas provocan a menudo desgracias, el judío es causante de miseria y de pena, de infección y de muerte.
Este texto muestra muy claramente la consideración de los judíos por parte de los nazis, pero en el resto de la narración sigue hablando de lo nocivos que son y han sido a través de la historia y la vida corriente.
La seta venenosa es solo un ejemplo de este tipo de libros infantiles, que con apariencia de simples cuentos inculcan los valores nazis y el culto al Führer desde la más tierna infancia.


Los nazis adaptaron casi todo el temario educativo a la doctrina nacionalsocialista. Los niños decían “Heil Hitler” en el colegio más de cien veces al día. La esvástica, imágenes de Hitler, y eslóganes nazis estaban repartidos por todos las escuelas.
Entre los docentes se hizo una limpieza para que solo ejercieran los afectos al partido. Los maestros debían ser autoritarios e inculcar a los alumnos la visión nacionalsocialista del mundo. Se crearon materias nuevas como Adoctrinamiento y Salud y Eugenesia.

Los niños aprendían a leer y escribir con abecedarios en los que, por ejemplo, estaba la H de Hitler. A los más mayores se les pedía redacciones del tipo "Hitler como garante de la unidad alemana". Este adoctrinamiento se aplicaba también a otras la materias, como la matemáticas. Un problema planteado a los escolares:
Para la edificación de un manicomio se necesitan 6 millones de marcos ¿Cuántas casas residenciales, a 1.500 marcos, cada una se hubieran podido construir en lugar del manicomio?

Los juegos para niños también se encargaban de difundir la propaganda política y racial; e inculcar el militarismo en los niños. Un ejemplo es el juego de mesa "Juden Raus", una especie de "Juego de la Oca" en el que se trata de echar de la partida a los judíos. Las fichas tenían el aspecto que el imaginario nazi otorgaba a los judíos, como la nariz ganchuda formando un seis.

Para saber más:

domingo, 26 de marzo de 2017

Los jardines de la Victoria

Según avanzaba la guerra más recursos de todo tipo eran desviados para apoyar el esfuerzo de guerra. Los gobiernos pidieron a sus ciudadanos que ayudaran, cada uno a su modo y con lo que pudiera. Los ciudadanos respondieron de muchos modos y uno de ellos era plantar los "Jardines de la Victoria".

Estos Jardines de la victoria, fueron, en realidad huertos donde se cultivaban vegetales, frutas y hierbas en las casas en Estados Unidos, Canadá, y el Reino Unido durante las dos guerras mundiales. Estos huertos ayudaban a reducir la presión que ejercía el esfuerzo de la guerra en el suministro de comida para la población, ya que la mayoría de los productos de primera necesidad como la leche, el pan, la mantequilla o los huevos, así como los productos enlatados estaban sujetos al racionamiento. En el Reino Unido el gobierno, asesorado por nutricionistas, emitió diversos folletos con recetas que aprovechaban al máximo el racionamiento.


Además de ayudar al esfuerzo de guerra, los huertos también servían para aumentar la moral en la población civil ya que con ellos podían sentirse útiles mediante su contribución y apoyo a otros vecinos que no disponían de recursos suficientes y que al reducir el uso del racionamiento podían enviar una ayuda extra a los soldados en el frente.

La mayoría de los "agricultores" de estos huertos no tenían experiencia en el cultivo de hortalizas, pero suplían su escasez de experiencia con mucho entusiasmo. Todos participaban en los huertos. Creaban sus huertos en los jardines, los patios, los tejados, los parque, las escuelas, en cualquier pedazo útil de tierra; En Gran Bretaña, donde son grandes aficionados a la jardinería, se llegaron a utilizar hasta en los cráteres de las bombas.


Revistas como Life publicaron historias sobre los jardines de la victoria, y las revistas femeninas daban instrucciones sobre cómo cultivar y conservar productos de la huerta. En Estados Unidos, durante 1943, mas de 300.000 familias compraron ollas a presión para producir conservas, cuatro veces más que en 1942 y se estima que se plantaron más de 20 millones de jardines de la victoria llegando a producir entre 9 y 10 millones de toneladas de hortalizas frescas.

Finalizada la guerra, algunos huertos comenzaron a desaparecer, pero las campañas gubernamentales continuaron para hacer más sostenible el racionamiento durante la posguerra. A medida que el racionamiento fue desapareciendo y la economía se reactivaba los Jardines de la Victoria fueron desapareciendo de las ciudades.


Estos conceptos de racionamiento y auto abastecimiento, que hoy nos parecen lejanos, mientras somos bombardeados por mensajes de la sociedad de consumo, se están reactivando a raíz de la crisis mundial, y en los jardines, tejados y terrazas de muchas ciudades están floreciendo huertos urbanos. Los nuevos "Jardines de la Victoria".

Para saber más:
Victory Gardens Handbook
Modern Farmer
Sprouts in the Sidewalk
Living History Farm
Archive.org
Victory Gardening

miércoles, 22 de marzo de 2017

El complot del Vaticano contra Hitler

El papel del Papa Pío XII y el Vaticano durante la Segunda Guerra Mundial ha sido siempre criticado, por ser demasiado "débil" con Hitler. Sobre todo por el hecho de que antes de ser nombrado Papa, Pío XII (Eugenio Pacelli) había criticado abiertamente y con dureza el estado nacionalsocialista de Alemania pero poco después de su nombramiento, todo quedó en nada.
Al parecer este cambio de actitud tan radical se debe a que el propio Pío XII elaboró un arriesgado plan para asesinar a Hitler.

Otro motivo para el silencio era evitar que los católicos que se encontraban en puestos de gran responsabilidad en el  III Reich y que eran confidentes del Vaticano, los habría convertido en personas demasiados sospechosas y no habrían tenido posibilidad de trabajar de modo encubierto o en la resistencia anti-nazi.


Por entonces el Vaticano no tenía un servicio de inteligencia como podría ser el Abwehr alemán o la OSS norteamericana, pero contaba con sacerdotes, monjas (sobre todo dominicos y jesuitas) y un nutrido número de católicos dispuestos a colaborar con el Vaticano y ayudar a los Aliados, además de colaborar en redes clandestinas que ayudaran a escapar a los perseguidos por el III Reich. Aún así debían de trabajar con gran cautela, ya que una parte de la iglesia alemana, apoyaba a Hitler. Quizás gracias a esos apoyos y a la tibieza de Roma, Hitler permitió que la Iglesia católica siguiera activa en Alemania, aunque no hizo lo mismo en algunos de los territorios que invadió. Como en Polonia, donde ordenó acciones violentas contra la iglesia polaca.

Cuando la guerra estaba en pleno auge y la represión contra la iglesia se hizo mucho más dura y crecían las sospechas sobre los católicos alemanes. el jefe del Abwehr, el almirante Wilhelm Canaris, organizó un complot con Roma para acabar con Hitler y confiaba en que Pío XII sería la persona más indicada para llevarlo a cabo y que ayudaría en la era post Hitler a llegar a acuerdos con los Aliados que no fueran tan duros como el tratado de Versalles, que había condenado a Alemania a la miseria y provocado el ascenso de los nazis y la Segunda Guerra Mundial.


Para actuar como enlace entre el Abwehr y Roma se recurrió al abogado Josef Müeller, ferviente católico y un feroz opositor al III Reich, aunque casi hasta el final de la guerra lo supo mantener oculto. Hasta Himmler, que inicialmente sospechaba de el, intentó reclutarlo como agente doble para la Gestapo aunque Müeller declinó el ofrecimiento, convenciendo a Himmler de que era un agente del Abwehr y que no quería traicionar a Canaris.

Durante toda la guerra Müeller utilizó hábilmente su bufete de abogados como una oficina de información para el Vaticano. La posición social, ganada como gran abogado, y héroe de guerra, le ayudó a establecer una red de espías que incluía personas de todos los ámbitos de la sociedad alemana, incluso tenía a algunos miembros de las SS en nómina.

Müeller hizo llegar al papa un informe con las atrocidades de los nazis en Polonia, que a su vez Pío XII envió a los británicos para convencerlos de había un complot de la resistencia alemana para acabar con Hitler y que aceptaran una paz justa tras acabar con Hitler y que la operación se mantuviera totalmente en secreto. El por entonces Primer Ministro Neville Chamberlain, lo apoyó pero su sucesor, Winston Churchill,  nunca confío del todo en lo rebeldes nazis y en que llegaran a llevarlo a cabo.


Hitler logró zafarse de la muerte en numerosas ocasiones. Incluso en el último intento llevado a cabo por el coronel Claus von Stauffenberg salió prácticamente ileso de un atentado en su propio búnker en el que murieron varios de sus ayudantes más cercanos. Tras la conocida Operación Valquiria Canaris fue ejecutado en la horca en el campo de concentración de Flossenbürg y su cuerpo incinerado. Müeller fue detenido y llevado a Dachau, donde sobrevivió. Además se descubrió la implicación de Roma en la operación porque había diversos documentos que poseían los conspiradores con membretes del Vaticano.

Hitler respetó la posición neutral del Vaticano, pero como represalia por el arresto de Mussolini, en julio de 1943. Hitler estudió la posibilidad de invadirlo, y arrestar a Pío XII o incluso asesinarle para que no cayera en manos de los Aliados que estaban avanzando desde el sur de Italia.

Para saber más:
Church of Spies. The pope's secret war against Hitler, de Mark Riebling
El Papa de Hitler: La verdadera historia de Pio XII, de John Cornwell
Archivos vaticanos
The Washington Times
UNIR

sábado, 18 de marzo de 2017

Guías de bolsillo para el soldado norteamericano

Creadas por la Morale Service Division (División de Servicios para la Moral) del Ejército, cuando los Estados Unidos ya habían entrado en la Segunda Guerra Mundial, estas guías de bolsillo se habría entregado a los soldados dependiendo del teatro de operaciones donde iban a ser enviados. En las guías se le informa al soldado sobre que se encontraría al llegar allí, como datos sobre la historia, las costumbres y tradiciones del país, al igual que la situación política. Tambien se exponían diversas reglas de comportamiento sobre que hacer y no hacer, para evitar lo más posible los choques culturales, que en Gran Bretaña fueron significativos a pesar de tener el mismo idioma (las costumbres británicas eran más refinadas que las de los estadounidenses). así como distintas frases útiles en las diferentes lenguas locales.



No hay que olvidar que un gran número de los soldados estadounidenses nunca habían salido de su pueblo o estado, por no hablar del continente americano. Precisamente por este motivo se realizó un guía para los soldados que eran enviados a las islas Hawaii, que era territorio norteamericano, como paso previo a los asaltos a las islas del Pacífico en camino al Japón.





Antes del ataque japones a Pearl Harbor, en china ya se encontraban los Tigres Voladores (Flying Tigers), el First American Volunteer Group, un grupo de combate aéreo, que operaron como apoyo a Fuerza Aérea de la República de China, en la segunda guerra sino-japonesa. Este grupo fue aprobado, apertrechado y mantenido en secreto bajo la autorización del presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt y del generalísimo Chiang Kai-shek, bajo la Ley de Préstamo y Arriendo. Los Tigres Voladores lucharon junto a los chinos hasta el verano de 1942.





Se pueden ver muchas más y descargar en pdf, en:
Universidad Metodista del Sur (SMU)

miércoles, 15 de marzo de 2017

La ley de Préstamo y Arriendo

En 1940, los Estados Unidos aún se mantenían firmes en su aislacionismo frente al conflicto europeo, pero el imperio del Japón estaba mostrando su poder en el Pacífico, en el continente americano crecía la simpatía hacia los fascistas y la Unión Soviética no era una nación amiga. Si Gran Bretaña caía ante los nazis, EE.UU. estaría rodeado. La única solución posible, sin entrar en la guerra, es apoyar a Gran Bretaña con un plan de Préstamo y Arriendo.


Tras el desangramiento de la Gran Guerra los estadounidenses querían mantenerse al margen de cualquier posible guerra en Europa. Así, el Congreso aprobó en 1935 una Ley de Neutralidad a la que posteriormente se sumaron otras leyes que minimizaran cualquier implicación con las naciones en conflicto. Aunque se atenía a la ley, el presidente Roosevelt avisó de que los EE.UU. se verían amenazados por los países del Eje y cuando amenazó con romper relaciones diplomáticas, entre los estadounidenses cundió el miedo.

Cuando la guerra estalló en Europa en 1939, Roosevelt convenció al Congreso para que modificaran las leyes de neutralidad para permitir a Francia y Gran Bretaña comprar armas al por mayor a Estados Unidos. Tras la caída de Francia al año siguiente, consiguió que se enviara a Gran Bretaña toda la ayuda necesaria para la guerra contra Alemania, incluso les entregó 50 viejos destructores a cambio de ocho bases navales en Terranova, Bermudas, y las Indias Occidentales Británicas.


En el Verano de 1940 Gran Bretaña estaba casi sin dinero, de modo que, en diciembre, Roosevelt propuso establecer una relación bilateral de Préstamo y Arriendo. En marzo de 1941 quedó aprobada la Ley de Préstamo y Arriendo (Lend Lease Act). Esto permitió al presidente Roosevelt ayudar a cualquier país que se considerará vital para la defensa de EE. UU. La mayor parte fue, por lo tanto, a Gran Bretaña y los países de la Commonwealth. Más avanzada la guerra se extendió, también a China y la Unión Soviética cuando habían sido atacados por Japón y Alemania respectivamente. De este modo se aportaron 50.000 millones de dólares de ayuda, en material. 31,4 mil millones fueron a Gran Bretaña, 11,3 mil millones a la Unión Soviética, 1,6 mil millones a China y finalmente 3,2 mil millones de dólares a Francia. Las tropas norteamericanas en el extranjero, como los famosos Tigres Voladores,  recibieron a su vez 8.000 millones más como ayuda de las naciones que las acogían.

Para saber más:
Wikipedia
History
Our Documents
National Archives
U.S. Departmento of State
FDR Library

miércoles, 8 de marzo de 2017

La espía que utilizaba el dormitorio como Bond utiliza una Beretta

La historia del espionaje está llena de historias apasionantes, pero la de Betty Pack, alias "Cynthia", es probablemente la más desconocida, a pesar de ser, probablemente, la espía más importante de la Segunda Guerra Mundial. Sin ella y su tremendo poder de seducción, seguro que el resultado del conflicto hubiese sido muy diferente.

Nacida en Minneapolis en 1910, como Amy Elizabeth,  comenzó a destacar en la visa social de Washington por sus habilidades sociales y su promiscuidad. Debido a su promiscuidad, con tan solo 19 años, se quedó embarazada y se casó con Arthur Pack, un diplomático británico mucho mayor que ella y que no era el padre de la criatura que llevaba en su vientre. El matrimonio paso por la embajada británica en Madrid, al comienzo de la Guerra Civil. Ya por entonces era conocida por la inteligencia británica, a través de uno de sus múltiples amantes.


Durante su estancia en España ayudó a pasar a algunos soldados al bando nacional y gestionó el envío de material de la Cruz Roja a los nacionales. Finalmente fue denunciada por republicana, al parecer por la mujer celosa de una amante español, y tuvo que abandonar el país en dirección a un nuevo destino, Varsovia.

En Varsovia, Betty aprovecho la posición de su marido para obtener información de los trabajadores del ministerio de asuntos exteriores polaco. La información más importante la obtuvo de un oficial polaco, que tras una de sus numerosas noches de sexo, le confesó que Polonia estaba conspirando con los nazis para invadir la vecina Checoslovaquia. La información tenía tanta importancia que el MI6, le pidió que sugiera trabajando en Varsovia mientras su marido estaba en Inglaterra recuperándose de una grave enfermedad. También sedujo a un colaborador muy importante del ministro polaco de asuntos exteriores, el conde Michael Lubienski,que le hablo sobre las negociaciones secretas del ministerio de exteriores con Hitler para evitar la guerra.
Su estancia en Polonia fue aún más fructífera. Gracias a su amante, el conde Lubienski, Betty conoció a unos matemáticos polacos que trabajaban en un proyecto, destinado a romper los códigos de la maquina de cifrado alemana, Enigma. La información se la paso a los británicos, desde el mismo corazón del III Reich, cuando visitaba Berlín, con su amante.

Pasó por Praga, donde logró robar documentos con los planes alemanes para el centro de Europa y tras pasar por Varsovia volvió a Estados Unidos, donde empezó a aprovechar sus viejos contactos en Washington. Uno de gran importancia para los británicos era el almirante Alberto Lais, pues al parecer poseía los códigos secretos de la marina italiana. Aunque Lais estaba prendado de Betty, era difícil de engatusar y solo tras pasar varias horas dejándose acariciar el cuerpo desnudo (no hubo sexo entre ellos) tan solo de facilitó el nombre de un bibliotecario que los custodiaba. El bibliotecario resulto ser aún más duros que el almirante, no le interesaba el sexo, así que Betty tuvo que sobornarle con dinero. Por una importante suma, finalmente consiguió los códigos, que permitieron que la Royal Navy venciera en la batalla del Cabo Matapán, en el Peloponeso.


Un objetivo importante era la embajada de la Francia de Vichy, donde conoció al adjunto de prensa, Charles Brousse, de quien se enamoró rápidamente después de una ardiente primera cita. Betty sonsacó a Brousse bastante información, como que estaban buscando toda la información posible sobre los navíos británicos que estuvieran fondeados en los puertos norteamericanos para que posteriormente pudieran atacarles las "Manadas de Lobos" de la Kriegsmarine en el Atlántico. Pero el gran golpe llegó cuando, aparentando que la embajada era su rincón de lujuria y pasión desenfrenada, una noche se plantó totalmente desnuda frente guardia, que se aparto desconcertado, momento que aprovecho para robar los códigos de la embajada, que fueron de gran importancia para la Operación Overlord.

Tras el suicidio de su marido en 1945 se caso con Brousse, su amante y cómplice, yéndose a vivir a un castillo en Francia. A comienzos de los años 50 Brousse murió en el incendio de su castillo.
Antes de morir dijo, sobre su actuación durante la guerra:
¿Avergonzada? Ni lo más mínimo.
Mis superiores me dijeron que el resultado de mi trabajo había salvado miles de vidas.
Hice cosas que que las mujeres, consideradas respetables, evitaban, pero mi compromiso era absoluto. Las guerras no se ganan con métodos respetables.
Un cáncer la mató a los 53 años, en 1963, y el obituario que le dedicó la revista Time, decía: “Utilizaba el dormitorio como Bond utiliza una Beretta”.

Para saber más:
The Last Goodnight: A World War II Story of Espionage, Adventure, and Betrayal, de Howard Blum
Exordio
Howard Blum Blog
Daily Mail
El Confidencial
The Sun
La Cueva de Susana

jueves, 2 de marzo de 2017

¿Derribar un Zero con una pistola?

El 31 de marzo de 1943, el B-24 Liberator del subteniente del Cuerpo Aéreo del Ejército, Owen Baggett, fue alcanzado por cazas Zero japoneses mientras se dirigía a bombardear un puente del ferrocarril en Birmania. Baggett y otros cuatro tripulantes pudieron saltar en paracaídas antes de que el bombardero estallara en pedazos,  pero los Zeros japoneses comenzaron a dispararlos a medida que estos descendían. Dos de los paracaidistas fueron asesinados, y Baggett fue alcanzado en el brazo. Preparó su pistola M1911 calibre 45 y se dejó colgar en su arnés, con la esperanza de que los japoneses lo creyeran muerto.


Un Zero se le aproximó a velocidad de pérdida (la velocidad mínima a la que una aeronave es capaz de volar manteniéndose en el aire) y el piloto abrió su carlinga para tener una mejor visión de Baggett. En ese momento realizó cuatro disparos con su pistola contra la cabina del piloto y después perdió de vista al caza.

¿Derribo el caza con, tan solo, una pistola? Es imposible saberlo con certeza. Baggett fue capturado por los birmanos y pasó dos años en un campo de prisioneros japonés y, finalmente, se retiró de la Fuerza Aérea como coronel y en todo ese tiempo nunca habló sobre el hecho.

Cuando el periodista John L. Frisbee se puso en contacto con él en 1996, se mostró reacio a hablar sobre el incidente, pero reconoció que había disparado al piloto japonés, aunque era algo circunstancial, no creía que le hubiera alcanzado y derribado. Frisbee investigó y publicó que unos pocos meses después de que Baggett fuera internado en el campo de prisioneros; el coronel Harry Melton, comandante del 311 Grupo de Caza había sido derribado y estuvo de paso por el campo de prisioneros y dijo a Baggett que un coronel japonés le contó que un piloto que correspondía con sus características y el momento del hecho, había disparado a un piloto de Zero que posteriormente se estrelló y fue pasto de las llamas. El cuerpo del piloto fue encontrado muerto de un solo tiro en la cabeza. El coronel Melton quería hacer un informe oficial del incidente, pero perdió su vida cuando fue hundido el barco en el que estaba siendo trasladado a Japón.


Según el coronel Melton dos pruebas apoyan la el derribo de Baggett: Primero, no había cazas amigos en área que podrían haber derribado al piloto del Zero. Segundo, el incidente ocurrió a una altitud de 4,000 a 5,000 pies. y el piloto podría haberse repuesto de una maniobra involuntaria. Además, durante la Primera Guerra Mundial los primeros combates aéreos se hacían a tiro de pistola o fusil, aunque no fueran muy eficaces y los aparatos de la época volaban a velocidades similares a la de pérdida de un Zero.

Si bien no hay evidencia directa de que el teniente Owen Baggett derribara un avión de combate japonés con un arma de fuego, muchos creen que es verdad y se le considera como la única persona que derribó un avión con una pistola durante la Segunda Guerra Mundial. En cualquier caso, esta es una gran historia de un hombre valiente. Ahora juzga tu mismo.

Para saber más:

sábado, 25 de febrero de 2017

La "Gran Evasión" de prisioneros alemanes en Estados Unidos

No es muy conocido que los Estados Unidos tuvieron durante la Segunda Guerra Mundial más de 370.000 alemanes en más de 500 campos de prisioneros. Ni tampoco que hubo varios intentos de fuga.

Un sábado, dos días antes de la Navidad de 1944 en el Campo de prisioneros de guerra "Papago Park" de Phoenix, Arizona, 25 prisioneros de guerra alemanes realizaron la mayor fuga de prisioneros de la Segunda Guerra Mundial con la finalidad de recorrer los más de 200 kilómetros que había hasta la frontera con México para salir de los Estados Unidos y regresar a Alemania.



La culpa de la fuga fue achacada a la administración del campo, que tardó 24 horas en percatarse de la fuga de los prisioneros, que inicialmente creyeron que eran 60. De hecho no se avisó al FBI hasta las 20 horas de la víspera de Navidad cuando uno de los prisioneros de guerra fugados ya estaba bajo custodia de la agencia gubernamental. El gran error fue que el comandante del campo, el coronel William A. Holden, pensó que era mejor mantener a los artistas del escape con más experiencia juntos en un complejo centralizado que se conoció como el 1A y desoyó las advertencias de que el complejo tenía un importante punto ciego entre dos torres de vigilancia.

Los prisioneros del complejo 1A realizaron colectivamente el plan de hacer un túnel para salir del campo, con solo algunos documentos falsos y ropa teñida con betún. Los pocos dólares que pudieron obtener lo consiguieron con la venta de diversos artículos de parafernalia nazi. Consiguieron confeccionar diversas brújulas y hacerse con mapas robados de los vehículos, escasamente vigilados, del campo. Tres prisioneros, conocidos por sus compañeros como los "banqueros locos" se fabricaron una rudimentaria barca que tuvieron que destruir. Había una zona de recreo en el recinto en el que soltaban la tierra del túnel que estaban cavando. Durante su libertad, los alemanes, se escondieron en cuevas, alcantarillas, establos, incluso en el sótano de una escuela de secundaria. Finalmente, todos menos uno fueron finalmente capturados con la ayuda de soldados, ciudadanos y exploradores indios Pápagos.


Según una anécdota el coronel Holden dijo a los alemanes que no tenían ninguna posibilidad de escavar túneles en el campo porque el suelo era duro como una roca. Los prisioneros sonrieron. Estaba justo encima de la entrada del túnel que usaron para fugarse.

El capitán de fragata Jürgen Wattenberg, el de mayor rango de los prisioneros, fue el único prisionero fugado que nunca fue atrapado. Y eso que estaba escondido muy cerca del campo, porque su intención no era volver a Alemania si no causar molestias a los norteamericanos. Después de quedarse sin comida y no tener otra opción, se entregó a un policía en el centro de Phoenix. Fue el 28 de enero de 1945. Había pasado más de un mes de su fuga.

Los ciudadanos y la prensa criticaron muy duramente el sistema de campos de Estados Unidos por lo poco eficaces que eran y por el trato benévolo hacia los prisioneros.

Para saber más:
The Swastika Tattoo, de Geraldine Birch.
War History Online

viernes, 17 de febrero de 2017

Incursión en Scapa Flow

Situada en una importante situación estratégica para controlar el Mar del Norte y el Atlántico, la base naval británica de Scapa Flow, en las islas Orcadas, ya tuvo una gran importancia durante la Primera Guerra Mundial. Scapa Flow es un trozo de mar de aguas poco profundas y de 12 kilómetros de ancho por 27 de largo en el que los submarinos alemanes no se habían atrevido a adentrarse.


En esas aguas se encontraban las naves capturadas a Alemania tras el armisticio de noviembre de 1918 cuando fueron hundidas por sus propios marineros para evitar entregarlas a los británicos. Por ese motivo Alemania quiere saldar una cuenta pendiente 21 años después. El ataque a Scapa Flow se decide en septiembre de 1939 tras comprobar, mediante reconocimientos aéreos que hay un punto vulnerable, conocido como Kirk Sound. La misión se la encomiendan al capitán de corbeta Günter Prien y a su submarino U-47.


Durante la noche del 13 al 14 de octubre el submarino U-47 logra penetrar en la base británica en una noche sin luna acompañados de la aurora boreal, tras pasar las naves hundidas cerca del paso de Kirk Sound. Finalmente entra en el puerto a las 00:27h para encontrarse frente a una fuerza formada por dos acorazados y varios destructores, pues las fuerza principal se ha trasladado a otra posición. Aún así queda un premio gordo. El acorazado HMS Royal Oak de casi 30.000 toneladas de desplazamiento y 187 metros de eslora.

Veinte minutos después Prien ordena lanzar la primera andanada de 4 torpedos, pero uno no se dispara y los demás fallan su objetivo. Tambien lanzan el torpedo principal que tan solo sacude al Royal Oak. Prien ordena cambiar de posición y cargar una nueva andanada de torpedos que es lanzada a las 01:27h que alcanza de lleno a su objetivo que se inclina de costado y se hunde en menos de un cuarto de hora con sus 833 tripulantes. El U-47 se lanza a toda velocidad hacia la salida del puerto bordeando la costa para evitar ser descubierto y salir por donde había entrado.


El U-47 arriba a la base de Wilhenlshaven el 17 de octubre donde son recibidos con gran entusiasmo y tanto Prien como su tripulación son alzados a la categoría de héroes del  III Reich. El éxito de la misión es aprovechada por la Kriegsmarine para demostrar la eficacia del arma submarina del almirante Karl Dönitz.
El héroe de Scapa Flow muere el 8 de marzo de 1941, junto a su tripulación, cuando su U-47 es hundido por el destructor de la armada británica HMS Wolverine.

Sunday Graphic del 15 de octubre de 1939
Para saber más:
Scapa Flow
Scapa Flow Wrecks
Uboat
Scapa Flow Dive Guide de Lawson Wood
Magazine Digital

lunes, 13 de febrero de 2017

Lectura recomendada: El Ejército de Hitler, de Omer Bartov

Editado en inglés por primera vez en 1992 aparece, publicado por La Esfera de los Libros, en castellano, "El Ejército de Hitler" de Omer Bartov, uno de los libros más esperados en nuestro idioma por los amantes y aficionados a la Segunda Guerra Mundial.

Omer Bartov, un reputado historiador experto en la Segunda Guerra Mundial, y sobre todo en el Frente del Este, rompe en este libro con el concepto, largamente difundido, de que las SS (Schutzstaffel) y la Wehrmacht eran totalmente diferentes en ideología y brutalidad.
Según vamos avanzando en su lectura, Bartov no defrauda. Basándose en documentos, cartas y testimonios de soldados y oficiales (y en sus enemigos) desarrolla con claridad en cuatro capítulos la evolución de un ejército que comienza menos ideologizado que las SS, y que formado por personas normales, se va radicalizando según avanza la guerra y Alemania va retrocediendo en el Frente del Este.


¿Fue la Wehrmacht un ejército que cumplía órdenes de modo profesional o estaba fuertemente politizado?, ¿fue una amenaza para Hitler o fue su instrumento? Estas y otras preguntas planteadas en el libro se pueden resumir en una sola: ¿Fue la Wehrmacht el ejército de Hitler?
Como un médico forense, Bartov, disecciona al ejército alemán basándose en la experiencia de la guerra, la organización de la sociedad y el ejército bajo el Tercer Reich, la motivación y la percepción de la realidad que tuvieron los soldados alemanes de la guerra contra la Unión Soviética. La Wehrmacht era parte integral del régimen y a su vez era una institución formada cada vez por más ex-civiles, por lo tanto resultaba un reflejo de la sociedad civil. La Wehrmacht era el ejército del pueblo, el pueblo de Hitler.

Un libro de referencia, que sin pretender ser la historia de la Wehrmacht, nos aporta una excelente crónica sobre el "Ejército de Hitler" y una nueva y diferente perspectiva de la Segunda Guerra Mundial. El libro incluye fotografías del archivo de Félix Gil.

En este enlace se pueden leer las primeras páginas del libro: El Ejército de Hitler y a través de la web de la editorial se puede adquirir en formato E-Book.

Para saber más:
La esfera de los Libros en Facebook
La esfera de los Libros

miércoles, 8 de febrero de 2017

Los Dambusters

El 12 de marzo de 1943 sir Archibald Sinclair, ministro del Aire, comunicó a la Cámara de los Comunes que los bombardeos de zona realizados en el Ruhr habían destruido 2000 fabricas con lo que la producción de acero alemán había disminuido un 20%. Pero no era suficiente. La RAF debía planear un golpe definitivo. Destruir las presas que suministraban la electricidad que necesitaban las industrias alemanas. La Operación Chastise, una de las operaciones más extraordinarias de la Segunda Guerra Mundial.


En la noche del 17 de mayo, los Dambusters, una escuadrilla de 18 bombarderos Lancaster del 617º escuadrón de la RAF, especialmente modificados, atacaron junto a otras, las importantes presas de Möhne y Eder con un nuevo tipo de bombas. Estas bombas, diseñadas por el ingeniero Barnes Wallys estaban diseñadas en forma de bidón para rebotar sobre el agua, como ciando lanzamos las piedras al agua y explotar mientras se hundían en la base de la presa. El rebote era necesario para salvar las redes de torpedos que habían colocado en el agua.


En su ataque fueron recibidos por una intensa defensa antiaérea. En la presa de Möhne consiguieron abrir una brecha de 90 metros. En la de Eder la destrucción fue enorme ya que, por entonces, era la presa más grande de Europa. Además de la destrucción de la presa y su estación eléctrica, millones de toneladas de agua arrasaron los valles del Ruhr, inundando minas y fábricas de acero, costando la vida a 1650 personas. En el resto de objetivos apenas causaron daños.

Presa de Möhne
Presa de Eder
La operación no era tan sencilla como parecía. En primer lugar la bomba tendía a no rebotar y a hundirse demasiado pronto. Finalmente se solucionó realizando el lanzamiento a tan solo 30m de la superficie del agua. Esto suponía un problema: los bombarderos estaban diseñados para calcular objetivos a grandes altitudes, no a tan baja altura. Para solucionarlo se recurrió a un sistema muy simple e ingenioso. Se colocaron dos focos de luz en angulo, uno a proa y otro a popa, apuntando hacia el agua y cuando sus haces luminosos se unían el Lancaster ya se encontraban a los 30m necesarios.


Otro problema con el que se encontraban era calcular en que momento exacto del lanzamiento. Para tal fin se fabricaron una especie de tirachinas en forma de "Y", de tal modo cuando el tripulante bombardero observaba a través de un agujero que sus extremos coincidían con los extremos de la presa era el momento de lanzar la bomba.


La misión fue toda una hazaña, pero los ataques al resto de las presas fallaron y los daños en Möhne y Eder tan solo detuvieron la producción durante poco tiempo. De los 18 aparatos que participaron en la Operación Chastise, ocho no volvieron a Inglaterra y dos quedaron tan dañados que quedaron inservibles.

Para saber más:
Dambusters
Operación Chastise
History Learning Site
Telegraph
Imperial War Museum

viernes, 3 de febrero de 2017

¿Por qué los pilotos de la Segunda Guerra Mundial dicen "Roger" por la radio?

Es muy posible que no lo hayas oído en la vida real, pero seguro que has oído a un piloto en la televisión o en el cine, decir "Roger". Incluso algunos pilotos dicen "Roger Wilco." ¿Alguna vez te has preguntado quién es Roger Wilco? y ¿por qué los pilotos les gusta decir su nombre?


Pues bien. Roger no es realmente una persona. En 1927 "Roger", fue la palabra elegida para representar la letra "R" en el código alfanumérico de radio o alfabeto fonético, que es, por supuesto, la primera letra de la palabra "Received" (recibido). En otras palabras, cuando un piloto recibía instrucciones, para indicar que las había recibido correctamente, decía "Roger".

¿Por qué no decía directamente "received"?
Pues bien, durante la Segunda Guerra Mundial, no todo el mundo hablaba Inglés, por lo que se estableció  "R" o "Roger"  como el modo reconocido internacionalmente para el reconocimiento de que se han recibido instrucciones.
En 1956, el alfabeto radiofónico cambió y la palabra "Roger" para determinar la letra "R" fue reemplazada por "Romeo" pero hasta ese momento, "Roger" y "Recibido" eran sinónimos.


Y, "Wilco"¿de dónde viene?
Su historia es aún más simple: es una abreviatura de "Will Comply" (obedeceré) de modo que cuando los pilotos dicen "Roger Wilco," lo que quieren decir es: "He recibido sus instrucciones, y voy a seguirlas."

El alfabeto radiofónico se usa para transmitir por voz, principalmente, cuando se trata de números o palabras que se han de escribir correctamente a pesar de las dificultades relativas al idioma del emisor y el receptor. Por ejemplo para indicar la matricula de la aeronave.

Otra curiosidad. Seguro que también has oído a los pilotos decir que el enemigo se encuentra las 12 o a las 9.
Para este lenguaje se utiliza un curioso sistema: la esfera de un reloj. Nuestro aparato de encuentra en el centro de la esfera y el cielo se divide en 12 sectores que equivalen a las horas. De este modo si el aparto enemigo se encuentra a las 12, significa que está justo al frente o si son las 9 está a la izquierda,. Este sistema es mucho más eficaz que si nos dicen simplemente que está a nuestra derecha o a nuestra izquierda, ya que eso implica un rango muy amplio y especificando la hora queda mucho más definida la posición del enemigo. Cuando la posición está por encima o por debajo de nosotros se dice, por ejemplo: "Enemigo arriba a las 3".

¿Roger?

Para saber más:
Cuanta Razón
Wikipedia
Wikipedia
A un tip de las TIC
Comm Spec

martes, 31 de enero de 2017

Cuando Inglaterra se convirtió en el mayor almacén de la Segunda Guerra Mundial

Gran Bretaña se convirtió en un inmenso campamento de miles de soldados y la Operación Bolero (Bolero hace referencia, en código, a Inglaterra) transformó la isla en un almacén colosal de material de todo tipo para preparar la invasión de Francia. La operación se inició en abril de 1942, más de dos años antes del Día D, el 6 de junio de 1944. Su objetivo era la acumulación de material militar y el equipo procedente de los Estados Unidos y Canadá en Inglaterra, suficiente para apoyar una invasión prevista inicialmente para 1943.


La colosal labor de organización de todo este material recayó sobre la Oficina de Servicios de Suministro (SOS), que formaba parte del Ejército de Estados Unidos. El simple hecho de coordinar al personal militar y su material para enviarlo a Inglaterra fue un reto en sí mismo. Pero cuando estuvieran en Gran Bretaña el personal de la SOS se enfrentaría a un reto aún mayor: La alimentación, vestido y alojamiento para más de un millón de soldados. Por otro lado estaba almacenar miles de aviones y vehículos blindados significaba que todos los campos vacíos en Inglaterra eran potenciales almacenes y estacionamientos de toda clase de vehículos. Las hileras de camiones o tanques se prolongaban hasta donde alcanzaba la vista o los vagones de combustible llenaban las vías muertas de las estaciones de ferrocarril. Hoy resulta complicado comprender la magnitud de estos depósitos de abastecimiento. Pero una imagen vale más que mil palabras.


La cantidad de suministros requeridos para sostener, armar y equipar a este gran número de tropas era inmensa. Gran parte de lo que se necesitaba para equipo y alimentación para miles de soldados, marinos y aviadores fue enviado a través del Atlántico, siempre acosados por las manadas de lobos de la Kriegsmarine alemana.

En el punto álgido de la Operación Bolero, los puerto ingleses tenían preparados para la invasión más de 6900 embarcaciones de todo tipo. En los aeródromos estaban listos casi 12000 aparatos con sus características franjas blancas y negras. El ferrocarril tenía preparados 20000 vagones para mover los cerca de 16 millones de toneladas de material, como casi 8000 tanques y cañones o 140000 vehiculos de transporte, necesarios para el éxito del Día D.


Día D no solo fue posible gracias a los esfuerzos de la SOS, tambien la planificación del Día D fue el resultado de aprender de errores anteriores como los de Dieppe y Anzio. Y por supuesto el éxito de la Operación Bolero y el Día D también debió su éxito al control aliado del mar, que se logró finalmente en 1943 a través de la victoria en la Batalla del Atlántico y del excelente trabajo del contra-espionaje que engañó a los alemanes sobre el lugar del desembarco y la ubicación de las tropas aliadas, creando un ejército fantasma a las ordenes del general George Patton.

Para saber más:
Operation Bolero de Ken Wakefield
Facebook
History Net
HMVF
War History Online