domingo, 24 de marzo de 2019

El cementerio Alemán de Cuacos de Yuste

Extremadura atesora lugares excepcionales como Trujillo, Mérida o Plasencia y enclaves naturales como el valle del Jerte (espectacular en primavera) o la comarca de la Hurdes. Pero hay un rinconcito en Cuacos de Yuste, un pequeño pueblo de la provincia de Cáceres, el Cementerio Militar Alemán.

El cementerio Alemán de Cuacos de YusteEl lugar pasa prácticamente desapercibido para los que transitan por la carretera EX-391 de camino al monasterio de Yuste. Tan solo una modesta placa nos indica lo que hay allí.

Desde su sencilla entrada, caminando por un angosto camino se llega a la capilla y al camposanto. No hay ni una esvástica.
Aunque se respira paz y tranquilidad, es impactante. Aparecen 180 cruces sencillas en granito negro, perfectamente alineadas entre unos olivos. Tan solo llevan grabadas un nombre, su empleo y la fecha de nacimiento y muerte.

En una pequeña edificación podemos leer la casi desconocida historia de este lugar. Leemos en alemán y español:
En este cementerio de soldados descansan 28 soldados de la Primera Guerra Mundial y 154 de la Segunda Guerra Mundial. Pertenecieron a tripulaciones de aviones que cayeron sobre España, submarinos y otros navíos de la armada hundidos. Algunos de ellos murieron en hospitales españoles a causa de sus heridas. Sus tumbas estaban repartidas por toda España, allí donde el mar los arrojó a tierra, donde cayeron sus aviones o donde murieron. El Volksbund en los años 1980-1988 los reunió en esta última morada inaugurada en presencia del embajador de la República Federal de Alemania en un acto conmemorativo hispano-alemán el 1 de junio de 1988.
Recordad a los muertos con profundo respeto y humildad. 
El cementerio Alemán de Cuacos de YusteEl Volksbund Deutsche Kriegsgräberfürsorge (Organización Alemana para la Conservación de Cementerios de los Caídos de Guerra), tomó la resolución de reunir en una única ubicación los cuerpos de los soldados alemanes que se encontraban dispersos por varios cementerios Españoles. En 1983 es inaugurado el cementerio de Cuacos de Yuste por representantes alemanes y españoles y familiares de los soldados caídos.

De los 180 soldados enterrados, 26 lucharon en la en la Primera Guerra Mundial y 154 lo hicieron en la siguiente guerra mundial. De entre ellos destacan las tumbas de los 38 tripulantes del U-77, hundido por dos Lockheed A-28 Hanson de la base de Gibraltar, frente al peñón de Ifach, en Calpe. El resto pertenecen a marinos de otros navíos de la Kriegmarine y a las tripulaciones de casi una treintena de aparatos derribados pertenecientes a la Lufwaffe. Ninguno tiene más de 22 años.

Solo hay un submarinista, Hubert Sasse, que no fue trasladado a Cuacos de Yuste. Era oficial de radio del sumergible U-755, hundido en Mallorca en 1943 y que apareció en la playa de Burriana. Sus descendientes no permitieron el traslado.

El cementerio Alemán de Cuacos de YusteEntre las sencillas lápidas encontramos ocho que tienen grabadas:
Ein Unbekannter Deutscher Soldat
(Un soldado alemán desconocido)
25 lápidas marcan donde no se pudieron enterrar resto alguno, pues los restos habían sido mezclados en osarios comunes. En esas cruces se añadió In Memoriam.

El mantenimiento del cementerio está a cargo Isidoro Huerta, que además de jardinero hace de guía improvisado, contratado por el Volksbund Deutsche Kriegsgräberfürsorge, que cada segundo domingo de noviembre realiza un acto por el del Día de Luto Nacional (Volkstrauertag), en el que participan instituciones políticas, militares y sociales, en la que se recuerda a los militares alemanes fallecidos en todas las guerras o en misiones de paz o humanitarias.

El cementerio Alemán de Cuacos de Yuste
La elección de Cuacos de Yuste para establecer este camposanto alemán no es casual. Está relacionado con la historia compartida entre Alemania y España debida al Emperador Carlos I de España y V de Alemania, que tras abdicar decide instalarse en la comarca de La Vera para curarse de la gota que padecía.

En un palacete que ordenó construir junto al Monasterio de Yuste, Carlos V falleció el 21 de septiembre de 1558.

Además de en este cementerio militar, hay soldados alemanes que descansan en el cementerio de La Almudena, la principal necrópolis de Madrid, donde tambien hay enterrados españoles caídos de la División Azul.

Para saber más:
El Cementerio Militar Alemán de Cuacos de Yuste, de José Carlos Violat, Agustín Ruzafa y Francisco Javier Verdú.
Volksbund
El País
El Español
U-Historia
Españoles en la 2ª Guerra Mundial
Eduardo Salas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

1 comentario:

  1. Interesantisimo Juanjo.
    He visto tumbas aisladas en las cercanías de Teruel de soldados alemanes. Y cerca de Pozos de Caudé , donde está el Memorial a los asesinados por la dictadura de Franco, sé que hay una de un aviador aleman. Tengo que preguntar a mis compañeros de la Asociación y del Ateneo, sé que hay fotografías y que alguien ha escrito sobre ello, pero ahora no recuerdo bien. Un saludoy mi encomio, como siempre ,te superas en cada entrada.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...