domingo, 19 de diciembre de 2021

Donde hoy se queman libros mañana se quemaran personas

Adolf Hitler, al frente del Partido Nacionalsocialista Alemán (NSDAP) llegó al poder a comienzos de 1933 y apenas unos meses después se quemaron más de 20.000 libros de autores considerados nocivos por el estado, dentro de la Acción Contra el Espíritu Anti-alemán (Aktion wider den undeutschen Geist), una campaña de censura sobre la literatura contraria a la ideología del régimen y considerada "nociva" para la cultura del recién nacido III Reich.

Donde hoy se queman libros mañana se quemaran personas
La censura establecida por el estado prohibía la edición, distribución y el uso académico de ciertos autores y 5.800 títulos considerados representativos de la "decadencia moral" y del "bolchevismo cultural". Entre los autores se encontraban Karl Marx, Sigmund Freud, Ernest Hemingway, Erich María Remarque, Marcel Proust, H. G. Wells, James Joyce, Oscar Wilde, Jack London, Franz Kafka, Rosa Luxemburg, Bertolt Bretch, Joseph Conrad, entre muchos otros.

El 10 de mayo de 1933 se prendieron hogueras en la Plaza de la Ópera (Opernplatz) en Berlín, frente a la Universidad Humboldt, y en 21 universidades más. Los bomberos tuvieron que intervenir en la Opernplatz pero no para apagar el fuego. Acudieron para arrojar gasolina ya que la lluvia había mojado la pira de libros y esta no ardía. Las hogueras fueron dispuestas por organizaciones estudiantiles como la Nationalsozialistischer Deutscher Studentenbund (NSDStB). La gran mayoría de los profesores participaron en ellas. De este modo se pretendía evidenciar que las universidades no ejercerían ninguna oposición al nuevo régimen. Aun así, con el tiempo, nacieron algunos pequeños grupos como la "Rosa Blanca", en la universidad Ludwig-Maximilians, de Münich. Apenas un mes antes, según la Ley para la restauración del servicio público profesional del 7 de abril, se inició un boicot a numerosos profesores para que estos abandonaran la docencia

Otras quemas de libros tuvieron lugar el 21 de junio, coincidiendo con el solsticio de verano que tradicionalmente se celebra con fogatas. Resulta paradójico que posiblemente la nación mas culta de Europa permitiera semejante aberración. 

Donde hoy se queman libros mañana se quemaran personas
Previamente a la quema de los libros se realizó una recogida "voluntaria" de libros en bibliotecas públicas y privadas; y en librerías a la que se sumaron los ejemplares que fueron aportando los estudiantes.

Sin embargo, la quema de los libros, no se trató, como se pretendía hacer creer, de unos actos espontáneos por parte de los universitarios, sino de una acción, orquestada y coordinada por el Ministro de Propaganda Joseph Goebbels., que en Berlín dio un discurso incendiario en el que de modo violento e injurioso contra los autores condenados y sus obras; y secundado por otro del líder estudiantil nacionalsocialista Herbert Gutjahr.
Con la quema de los libros el gobierno nazi dejo clara su pretensión de conquistar la hegemonía y el control de la cultura.

Donde hoy se queman libros mañana se quemaran personas"Dort, wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen" (Donde se queman libros se terminan quemando también personas), había escrito el poeta judío alemán del siglo XIX, Christian Johann Heinrich Heine. La frase resultó tristemente profética. Años más tarde, comenzaría el genocidio contra todo tipo de minorías y personas consideradas indeseables, entre ellos millones de judíos, conocido ahora como holocausto.

Como testimonio, de lo que la revista norteamericana Newsweek llamó entonces Holocausto de libros, en el mismo lugar donde se realizó la la más importante quema de libros, la antigua Opernplatz (hoy Bebelplatz), de Berlín, se encuentra un monumento bajo el adoquinado que muestra estantes blancos. Vacíos. Sin libros.

Para saber más:
Museo Memoria y Tolerancia
Verbrannte-buecher
ABC
Deutsche Welle
Wikipedia
Metapedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario