domingo, 29 de agosto de 2021

La rocambolesca historia de los falsos diarios de Hitler y Mussolini

Siempre se ha intentando falsear y manipular la historia para servir a los intereses de los poderosos y tras una guerra, para que sean los vencedores los que la puedan reescribirla en su beneficio. Pero tambien se cambia para que otros puedan obtener provecho económico de forma ilegal.

Los falsos diarios de Hitler y MussoliniMuy sonado en los años 80, fue la aparición de unos diarios de Adolf Hitler, escritos en un periodo histórico fundamental de la biografía del líder nazi. Los quince años que van de 1930 a 1945. En abril de 1983 la revista alemana Stern compró 62 cuadernos, hipotéticamente escritos por Hitler, por más de 9 millones de marcos. Estos cuadernos habían llegado a la redacción de Stern a través del coleccionista y periodista experto en asuntos relacionados con los nazis, Gerd Heidemann que afirmaba haberlos obtenido a través de un tal doctor Fischer que se los pasó desde la República Democrática Alemana escondido dentro de pianos.

Varios expertos e historiadores, como Eberhard Jäcke, Gerhard Weinberg y Hugh Trevor-Roper y el perito suizo Max Frei-Sulzer y el norteamericano Ordway Hilton los dieron como auténticos y se comenzaron a publicar. Los peritos afirmaron con posterioridad que los dieron como auténticos usando fotocopias y cotejándolas con falsificaciones del propio falsificador. Stern contactó con Time, Newsweek, The Sunday Times, Paris Match o la revista española Tiempo (29 entregas) para publicar los diarios conjuntamente. Tiempo pagó 21 millones de pesetas para publicarla.

Los falsos diarios de Hitler y Mussolini
Algunos expertos sospechaban de su autenticidad ya que revisando los textos, aparecían inexactitudes históricas y le extrañaba como Hitler condenaba algunas actuaciones criminales de sus colaboradores, lo que mostraba una imagen indulgente del dictador. Se llegó a pensar que los diarios habían sido promovidos por seguidores de Hitler, para dignificar su figura ante el mundo. Por otro lado, y descubierto algo después, una parte importante del texto había sido plagiado de un libro sobre discursos de Hitler escrito por Max Domarus.

Finalmente se descubrió que no eran auténticos cuando el profesor Julius Grant, realizó un análisis químico de los documentos originales y demostró claramente que eran totalmente falsos. Ni el papel, ni la tinta, ni la cola con la que fueron encuadernados pudieron ser fabricados en el periodo en que supuestamente fueron escritos. Además varios grafólogos demostraron que no era la letra de Hitler. Además, el lides nazi aborrecía escribir a mano y solía dictar sus cartas o discursos. Precisamente Mein Kampf se lo dictó, cuando estaba en la cárcel de Landsberg, a su lugarteniente Rudolf Hess. 

Quizás el detalle más estrambótico es que en las portadas de los cuadernos aparecen las iniciales FH, cuando en realidad debía ser AH, aunque en esa tipografía la letra A y la H tengan cierto parecido. Algo que Adolf Hitler, seguramente, no habría permitido. 

Los falsos diarios de Hitler y Mussolini
El culpable de la falsificación fue Konrad Kujau, un modesto pintor que fue juzgado y condenado a 4 años y medio que no cumplió, debido a una enfermedad grave que le duró hasta el 2000, cuando murió en Stuttgart con 62 años.

Konrad Kujau, de una familia alemana entusiasta seguidora del partido nazi, fue detenido en repetidas ocasiones por robo o agresión. Sus comienzos como falsificador fueron en 1963, falsificando vales de comida. Un tiempo después se descubrió que además había falsificado su identidad, haciéndose llamar, casualmente, Peter Fischer. Tras pasar una temporada en la cárcel, siguió falsificando pinturas supuestamente pintadas por Hitler que obtendría a través de un falso ex oficial de las SS, así como objetos que pertenecieron a Hitler o a otros jerarcas nazis, como un casco de la Primera Guerra Mundial con una nota de Hitler que afirmaba que lo había usado en la batalla de Ypres. Tras falsificar un buen número de ejemplares de Mein Kampf, en 1978 decidió falsificar los diarios de Hitler. Incluso estaba preparando un tercer volumen manuscrito del libro de Hitler.

El fraude le costó su reputación al historiador Hugh Trevor-Roper y su carrera al periodista Gerd Heidemann, que fue condenado a cuatro años de cárcel y acabó viviendo prácticamente en la indigencia. En 2013 los falsos diarios, que hasta entonces se encontraban en manos de Stern, fueron entregados al Archivo Federal de Alemania.

Los falsos diarios de Hitler y Mussolini
En España creó bastante controversia la veracidad de los diarios
y ante ello el director de la revista Tiempo afirmó que era lógico que existiera polémica, pero que según el historiador Hugh Trevor-Roper, "Resulta imposible poder falsificar todo este material" y que las sospechas de falsedad de "otros especialistas, no se sostienen en pie... Nosotros sí tenemos la certeza de que los cuadernos de Adolf Hitler están escritos de su puño y letra".

A la semana siguiente, la revista cambió radicalmente sus afirmaciones sobre el diario. La portada decía: "El diario falso de Hitler: Toda la Verdad" y en el cuadernillo especial, donde estaba previsto incluir parte del diario, dio otra vuelta de tuerca.: "El diario secreto de Hitler", con la palabra "secreto" tachada y cambiada por con "falso". En la editorial el director de la revista rectificó diciendo que era el "más monumental sarcasmo de la historia periodística de este siglo... Un gigantesco fraude". Finalmente la revista española recuperó lo pagado, a pesar de que existía una clausula en el contrato con Stern en la que la revista alemana no se responsabilizaba de nada si se descubría que los diarios eran falsos.

Los falsos diarios de Hitler y Mussolini
El supuesto diario de Hitler, no fue el primer escrito falso de un gran dictador que se puso en venta. En 1957, la italiana Amalia Panvini y su madre, de más de ochenta años, manifestaron que habían recuperado nada más ni nada menos que 30 volúmenes de los diarios del Duce, Benito Mussolini. Estos diarios fueron incluso autentificados por el hijo del dictador, Vittorio Mussolini, al que las dos mujeres lograron enredar con una burda falsificación que incluían datos de hechos que se basaban en registros históricos, pero intrascendentes. Muchos incluso no se podían contrastar.

La falsificación de estas dos mujeres no fue la única relacionada directamente con el Duce. En el más cercano 2007 aparecieron cinco cuadernos con supuestas notas del dictador italiano realizadas entre 1935 y 1939. A pesar de que algunos historiadores afirmaron que contenían algunos documentos reales, en realidad era un nuevo timo que, a comienzos de los ochenta ya se le ofreció al diario londinense Times, que lo rechazó tras pasar por un examen caligráfico que demostró que era falso.

Para saber más:
Los falsos diarios de Hitler, de Francisco Viñals Carrera 
Vender a Hitler, de Robert Harris
Hipertextual

No hay comentarios:

Publicar un comentario