lunes, 31 de marzo de 2014

Cerveza para Normandía



13 de junio 1944:
La fábrica inglesa Heneger and Constable dona cerveza fresca para las tropas luchan en Normandía utilizando un método de reparto único y peculiar, flejes de barriles colocados bajo las alas de Spitfires para hacerlos llegar a los aeródromos de Francia. Estas modificaciones, conocidas como Triple X, se realizaban sobre algunos modelos que iban preparados para transportar bombas o depósitos auxiliares. Volando a 12.000 pies de altura la cerveza se enfría a la perfección. Finalmente este sistema de contrabando fue desmantelado por la agencia de aduana británica, debido al impago de los impuestos. También se recurrió a otros métodos como transportar la bebida en las cabinas del piloto, en cajas de munición y en los depósitos auxiliares de combustible, previamente lavados, pero le daba un regusto metálico a la cerveza.



Fuente:
Acid Cow
Dancing in the Skies de Tony Jonsson

jueves, 27 de marzo de 2014

El puente sobre el río Kwai

El Kwai es un río al oeste de Tailandia, junto a la frontera de Birmania que desemboca en el Golfo de Tailandia. En la Segunda Guerra Mundial, se llegaron a construir dos puentes. La construcción de estos puentes llevó a la muerte a muchos prisioneros de guerra aliados. David Lean hizo famosa esta epopeya en la película “El puente sobre el río Kwai”, según la novela de Pierre Boulle.

Los japoneses necesitaban evitar el bloqueo del Golfo de Bengala por los aliados, por lo que  decidieron construir una linea de ferrocarril entre Tailandia y Birmania, con un trazado de 415 km. que en parte discurría por el valle del río Kwai, una zona prácticamente inaccesible.
Los trabajos se iniciaron en junio de 1942, partiendo de los dos extremos y fueron obligados a trabajar hasta 60.000 prisioneros de guerra aliados, que posteriormente llegó a 200.000, solo con herramientas muy primitivas. Durante los 15 meses que duró la construcción se extrajeron tres millones de metros cúbicos de roca y se levantaron casi quince kilómetros de puentes. La línea férrea se llamó el “ferrocarril de la muerte” debido a que costó la vida de 16.000 prisioneros aliados y otros 100.000 trabajadores forzosos asiáticos.
Muchos prisioneros murieron de beri-beri, otros por disentería. La mayoría murió de cólera y malaria, debido a la mala alimentación y de carecer de asistencia médica adecuada.


La construcción de uno de los puentes sobre el río Kwai fue uno de los mayores obstáculos en la construcción del ferrocarril Tailandia-Birmania. La estructura metálica del puente provenían de Java y fueron montados casi únicamente a mano. A su lado se encontraba un puente temporal de madera por el que circuló el primer tren en 1943. Los puentes fueron duramente dañados por bombardeos aliados en 1944 y 1945. Del puente de madera solo quedaron las pilastras y el puente de acero solo pudo ser útil después de la guerra y todavía se utiliza.


La violencia que padecieron los prisioneros en parte es culpa del Bushido, el código de los Samurai, por el que un soldado no debería aceptar jamás ser un prisionero, suicidándose si fuera necesario. Como según el Bushido los prisioneros aliados no tenían honor se les negaron toda clase de derechos, además de que Japón no había suscrito los acuerdos de Ginebra sobre los prisioneros de guerra.


Muchos de los muertos están enterrados en el cementerio Kanczanaburi donde se pueden ver las tumbas de 6.982 prisioneros de guerra. En muchas de las lápidas de piedra no parecen los nombres de los prisioneros, solo se pueden leer la inscripción “un hombre que dio la vida por su país”. La mayoría de los soldados enterrados aquí murió con tan solo 25 años.

Cerca del puente se encuentra el JEATH War Museum, una copia de los barracones utilizados por los prisioneros. Es una interesante exposición que incluye artículos de prensa, imágenes y dibujos realizados en secreto, en pedazos de papel higiénico robados o en cualquier material que pudieran utilizar y donde se describe la vida extrema de los presos y las torturas.que padecieron.



Fuente:
El País
Antena 3
Mis viajes por ahí
Un mundo para 3

martes, 25 de marzo de 2014

70 años de "La Gran Evasión"

"La gran evasión" tuvo lugar en la noche del 24 al 25 de marzo de 1944, tras meses de trabajo en los que los presos construyeron hasta tres túneles (Tom, Dick y Harry) en el campo de prisioneros Stalag Luft III, en Zagan (Polonia). Harry, de 102m de largo y que transcurría a una profundidad máxima de 8,5m, fue el que se utilizó para la fuga, a pesar de quedar 10 metros corto. El túnel aún permanece intacto.


200 prisioneros estaban preparados para escapar, con ropas de civil o de soldados alemanes creadas a partir de mantas y uniformes aliados. También portaban documentos falsos. Tan sólo 76 prisioneros lograron escapar, 23 fueron capturados por los nazis y devueltos al campo de concentración y los 50 restantes fueron fusilados como represalia por orden expresa de Hitler, entre los que se encontraba el líder de la operación, el mayor Roger Bushell. De ellos sólo 3 evitaron ser capturados. Tras la guerra se condenó, a diversas penas, a los participantes de los fusilamientos.

Paul Brickhill, autor del libro en el que está inspirada la cinta, fue un piloto derribado en Túnez y trasladado a aquel campo y que luego inspiró el guión para la película sobre la fuga de Stalag Luft III, un recinto del que, en teoría, era imposible fugarse. La película contó con actores como Steve McQueen, Richard Attenborough o Charles Bronson y está considerada un clásico del cine bélico.


El Stalag Luft III era un campo de prisioneros alemán gestionado por la Lufwaffe en el que había alrededor de 2500 oficiales de la RAF y cerca de 7.500 de la USAF, y otros pilotos de diversas naciones aliadas. llegando a tener 10.494 oficiales y suboficiales.

Un grupo de veteranos de la RAF y veteranos supervivientes del campo de prisioneros asistieron, el día 24 de marzo, en Zagan a la conmemoración del intento de huida más audaz de un campo de prisioneros alemán durante la Segunda Guerra Mundial.


Fuente:
ABC
Te Interesa
History Channel
Wikipedia

lunes, 24 de marzo de 2014

El diario de Rywka Lipszyc

Mucha gente conoce a Ana Frank, la niña holandesa que registró en un diario los dos años y medio en los que se ocultó de los nazis junto a su familia en lo que ella llamó "la casita de atrás". Fue denunciada y trasladada con su familia a Auschwitz-Birkenau y murió en Bergen-Belsen.

Llevaba tres años en el gueto y Rywka Lipszyc comenzó a escribir su diario, cuando se fue a vivir con sus tíos, después de que sus padres murieran. El 3 de octubre de 1943, Rywka hizo su primera entrada en el diario, en el gueto de Lodz, donde malvivía con otros miles de judíos.

La primera página del diario
En las 112 páginas de su diario muestra, con estremecedora dureza, la tragedia que estaba viviendo. Era una joven muy religiosa y una de las cosas que más le hacían sufrir era tener que trabajar los sábados e día sagrado para el judaísmo.

La entrada del 20 de febrero de 1944 expresa:
¡Mi Dios! ¡Nunca me voy a olvidar de ese sentimiento! Me sentí tan mal, estaba sofocada. ¡Quería llorar! Llorar… llorar… Veo a la gente yendo a las casas de trabajo como si fuera algo normal, pero es un día sagrado.
Para mí ir a la casa de trabajo un sábado era una terrible agonía. Pensaba, involuntariamente: ¿si tuviera que hacerlo nuevamente (espero que no ocurra), se convertiría en algo normal para mí? ¿Me acostumbraré? ¡Dios, haz algo para que no tenga que volver a ir a una casa de trabajo un sábado!.
Su fe era muy fuerte y otro día escribe:
Muchos se preguntan por qué, para qué, y lentamente, paso a paso, van perdiendo la fe y la esperanza. ¡Oh, es tan terrible! Es por eso que yo me mantengo agradecida a Dios por darme la oportunidad de creer. Si no fuera por mi fe, yo, como otros, habría perdido mi deseo de vivir. Ten paciencia, con la ayuda de Dios todo estará bien.
La última entrada fue el 12 de abril 1944, en el gueto de Lodz.
¡Qué hermoso es el tiempo hoy! Un pensamiento vino a mi mente, se nos priva de todo en este gueto, no somos más que esclavos, con toda mi fuerza de voluntad estoy tratando de expulsar estos pensamientos perturbadores, no echar a perder mi pequeño momento de alegría. ¡Es tan difícil! ¿Hasta cuándo, Señor? Creo que la verdadera primavera llegará sólo cuando seamos liberados. ¡Oh, cómo echo de menos esta primavera querida...
Rywka Lipszyc fue trasladada al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau donde murió.


Cuando las tropas soviéticas liberaron Auschwitz-Birkenau, Zinaida Berezovskaya, una médico al servicio del ejército rojo encontró el diario tirado junto a uno de los hornos crematorios. La doctora guardó el diario, junto a unas páginas del periódico "La bandera de Lenin" donde anotó donde lo encontró. Tras su muerte pasó a manos de su hijo y su hija, que lo llevó a San Francisco y lo entregó al Centro del Holocausto de California.

El diario se publicará a finales del mes de marzo de 2014.

Fuente:
Wikipedia
Infobae
Rywka diary

domingo, 23 de marzo de 2014

La boda de Auschwitz

El austriaco Rudolf Friemel y la española Margarita Ferrer fue la pareja de la única boda que se celebró en el campo de exterminio de Auschwitz, el enlace fue el 18 de marzo de 1944 según las leyes del III Reich y estuvieron invitados el hijo de la pareja, de tres años, y el padre y el hermano del novio.
El enlace fue todo un acontecimiento en Auschwitz, tanto es así, que los mandos del campo le permitieron al novio dejarse el pelo largo y utilizar un traje prestado por las SS. Incluso se les dejó una en el bloque 24, que era utilizado como prostíbulo, para pasar la noche de bodas.

Foto de la boda realizada por el preso polaco Wilhelm Brasse
Margarita abandonó Auschwitz al día siguiente, y fue la última vez que se verían los recién casados. Nueve meses más tarde Rudolf fue ahorcado por intentar fugarse del campo de concentración.

Rudolf y Margarita se conocieron, durante la Guerra Civil española, en 1937, donde Rudolf luchó, como voluntario, en las Brigadas Internacionales.

Fuente:
Diario de Navarra
Holocausto en español
ABC
Letras Libres

jueves, 20 de marzo de 2014

El acto nazi más grande celebrado en Sudamérica

El acto nazi más grande del mundo en Sudamérica ocurrió en Argentina, el 10 de abril de 1938 en el Luna Park, como acto de apoyo al III Reich, donde participaron más de 15.000 seguidores de Adolf Hitler. Es sorprendente la puesta en escena de un acto realmente multitudinario.







El partido Nacional Socialista Alemán en la Argentina alcanzó los 70 mil afiliados. En el Luna Park, como se puede ver en las fotografías, muchos argentinos hacían el "Heil Hitler" mientras cantaban el himno "Horst Wessel Lied".

El acto político tenía el slogan: "Un pueblo, una nación, un lider".



Para saber más:
El Intransigente
Youtube

lunes, 17 de marzo de 2014

Las placas para tatuar de Auschwitz-Birkenau

Un donante anónimo regaló cinco piezas originales de las placas metálicas con agujas que usaron los nazis para tatuar a sus prisioneros, al museo del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, el único campo que las utilizó.

En cada placa hay un número formado por agujas, un cero, dos tres y dos seis o nueve, para formar números que servían para identificar a los prisioneros. Al principio se tatuaba a los prisioneros en el pecho, para posterormente realizarlo en el antebrazo izquierdo.



Se conocía su uso pero estos objetos son extremadamente raros ya que, hasta la fecha, solo el Museo militar de San Petersburgo, tenía el único ejemplar conocido.

Fuente:
El Intransigente

jueves, 13 de marzo de 2014

Los judíos finlandeses que lucharon con los nazis

Uno de los capítulos menos conocidos, de la Segunda Guerra Mundial fue el hecho de que más de 300 soldados finlandeses de raza judía integraron las filas del ejército nazi cuando Finlandia entra en la Segunda Guerra Mundial en junio de 1941, junto a Alemania, contra la Unión Soviética.

Finlandia se consideró como aliado, más bien como co-beligerante, pero sus hombres ayudaron a los alemanes y poco se sabe de este oscuro pacto de colaboración militar.


Los soldados judíos que lucharon en esa guerra nunca se avergonzaron de lo que hicieron durante la Segunda Guerra Mundial. Además de cumplir con su deber como soldados, han mantenido que en realidad se estaban librando dos guerras paralelas. La de Alemania y la de Finlandia defendiéndose de los soviéticos.
Según cuenta el veterano Aron Livson, de 97 años y que fuer reclutado con 23:
«Yo no tenía nada que ver con los alemanes. No había alemanes, donde yo servía. Ellos estaban a 200 kilómetros al norte de mi regimiento»

En la región de Karelia, que hace frontera con Rusia, tropas finlandesas y alemanas combatieron juntas.

Los judíos finlandeses descendían, en su mayoría, de soldados rusos que habían sido enviados a Finlandia durante su servicio militar en el ejército del zar, donde debían servir durante 15 años, hasta que Finlandia consiguió su independencia en 1917.


La guerra conocida en Finlandia como la Guerra de Invierno, que se desarrolló entre el 30 de noviembre de 1939 y el 12 de marzo de 1940 para impedir la invasión del país por parte de la Unión Soviética, que buscaba expandirse ocupando las repúblicas bálticas, fue el mejor momento para que los esos judíos descendientes de rusos, pudieran demostrar que eran auténticos finlandeses.

Voluntarios extranjeros llegaron para apoyar a Finlandia. Daneses, Noruegos y extranjeros de otros países, entre los que se encontraba el actor británico Christopher Lee, aunque no estuvo en el frente.

Fuente:
Wikipedia
ABC
Mundohistoria
El Economista

martes, 11 de marzo de 2014

Descanse en paz, Bill Guarnere

William “Wild Hill” Guarnere, uno de los veteranos de la Segunda Guerra Mundial cuyas hazañas fueron dramatizados en la miniserie de televisión “Band of Brothers” (Hermanos de Sangre), ha muerto a la edad de 90 años, en el Hospital de la Universidad Jefferson de Filadelfia de un aneurisma.


"Hermanos de Sangre" se basaba en el libro de Stephen Ambrose, que cuenta la historia de los miembros de la Compañía Easy del 506º Regimiento de la 101 División Aerotransportada, que desde 1942 hasta 1945 tomaron parte en algunas de las batallas más feroces de Europa en la Segunda Guerra Mundial, desde el Día-D hasta el Nido del Águila de Hitler.

Guarnere consiguió, entre otras, la estrella de plata, dos estrellas de bronce y dos Corazones Púrpura. Cuando intentaba ayudar a un soldado herido en la Batalla de las Ardenas, Guarnere perdió una pierna, lo que que le marcó para siempre.



Fuente:
Metro

domingo, 9 de marzo de 2014

El libro de Quién es Quién de las SS

El libro de 425 páginas es la lista de antigüedad de las SS, que incluye a algunos de los hombres más temidos del régimen nazi y que fue robado por un espía británico de la SOE durante la Segunda Guerra Mundial.


Este escalofriante "Quién es Quién" con los nombres de 30.000 miembros de las SS de Adolf Hitler será subastado próximamente en la casa de subastas Mullocks Auctioneers.

El libro, que se espera que alcance alrededor de 2000 Libras, muestra el nombre de cada miembro, sus condecoraciones y premios, su división, número de filiación en el partido Nacionalsocialista, número de SS, la fecha de los detalles del nacimiento y de la promoción. En el listado el número uno es Heinrich Himmler, considerado como el arquitecto de la "solución final" de los nazis, lo que llevó al asesinato en masa de 11 millones de personas, entre ellas seis millones de Judíos.

Las dos primeras páginas enumeran a 53 oficiales de las SS que habían muerto antes de la publicación de la lista, en diciembre de 1938. A continuación hay unas 425 páginas de listados de los miembros vivos de la SS en el momento de su publicación.



Este libro es extremadamente raro y la historia de cómo fue robada de debajo de las narices de los alemanes también es muy intrigante. Para un investigador del Tercer Reich vale su peso en oro.
Alguna gente se puede sorprender por algunos de los nombres que aparecen en el libro, mucha gente no habría sabido que un amigo o un conocido era de las SS, este libro va a confirmar todo.
La mayoría de los hombres que están en este libro eran monstruos, gente como Heinrich Himmler, Adolf Eichmann o Reinhardt Heydrich. Sin lugar a dudas este libro habría sido fundamental en muchas investigaciones, tras la Segunda Guerra Mundial, sobre las temidas SS.

El libro salió a la luz cuando el hijo del agente del SOE, del que se desconoce su identidad, estaba ordenado sus cosas después de su muerte.

Fuente:

viernes, 7 de marzo de 2014

Una carta de amor cerrada 70 años

Sheila Polk descubrió un sobre cerrado enviado por un soldado en el frente, entre las paginas de un libro de historia de la Segunda Guerra Mundial en una tienda de libros de segunda mano.

Polk tenía miedo a abrir el sobre, por lo que investigo en el Servicio Postal de EEUU si los destinatarios aún estaban vivos, y finalmente tras descubrir que ambos habían fallecido, se decidió a abrirlo y descubrió que era una carta de amor.


La carta la escribio el sargento Albert Alm a su enamorada Helen Rothurmel, ambos de Indiana, el 26 de mayo de 1945. La carta incluía la fotografía de una pareja sentada debajo un árbol.
No te sientes bajo el manzano con nadie más que yo.
Yo estaba muy feliz de que llegué a verte aquella mañana en la iglesia. Lamento no haber sido tan locuaz, pero estando entre tanta gente, de repente, perdí la capacidad de hablar. Supongo que eso es lo que sucede después de vivir sólo con un puñado de hombres durante un par de años.
Albert Alm sobrevivió a la guerra y falleció en 2009 a los 88 años. Nunca se casó.
Helen Rothurmel nacida en 1922 murió en 1990 y en 1944 entró en el Cuerpo Femenino del Ejército, más tarde se casó, tuvo tres hijos y vivió el resto de su vida en Florida, donde fue encontrado el libro y la carta.

Es muy posible que Helen recibiera la carta de Albert, pero decidió no abrirla.

Fuente:
RT

jueves, 6 de marzo de 2014

"Mein Kampf" subastado por 65.000 dólares

Cuando llegó a la casa de subastas Nate D Sanders, especializada en libros raros y antigüedades, el vendedor solo esperaba recaudar unos 25.000 dólares y llegó a alcanzar la asombrosa cifra de 64.850 dólares.
Los libros son una primera edición del Volumen II y una segunda edición del volumen I del "Mein Kampf", ambos firmadas por Hitler en el interior de la cubierta frontal.
Los libros fueron regalados por el líder nazi al oficial de la Wehmatch Josef Bauer como regalo de Navidad en 1925 y 1926.


Hitler había escrito "Mein Kampf" (que se traduce como Mi Lucha) mientras estaba en prisión a principios de los años 1920 por un golpe de estado fallido. En el libro presenta su visión del futuro de Alemania si tomara el poder.

Fuente:
Mirror

martes, 4 de marzo de 2014

La red de británicos que espiaron para Hitler

Recientemente el National Archives de Londres ha hecho públicos un buen número de informes del MI5 (servicios secretos británicos) donde se detalla cómo fue creada una amplia red de espionaje nazi que el MI5 logró desmantelar con sus propios infiltrados.

Entre los cientos de espías, simpatizantes del nacionalsocialismo y acerrimos antisemitas, se encontraban personas insospechadas, como varios ingenieros, un astrólogo y hasta un sacerdote católico. Estos agentes debían recabar información vital con el fin de preparar los planes de invasión del Reino Unido, aunque jamás se logró llevar adelante.

Reunión de la Unión Británica de Fascistas en Londres en julio de 1939 
La red estaba dirigida por seis británicos y Marita Perigoe, una mujer sueco-alemana, aunque en realidad, quien controlaba la red era un agente del MI5, conocido como "Jack King", que había penetrado los círculos fascistas de Gran Bretaña e hizo creer a sus reclutas que era un oficial de la Gestapo. Entre los reclutas se encontraban antiguos miembros de la Unión Británica de Fascistas de Oswald Mosley que creían que su movimiento no era lo suficientemente duro. Los agentes no sabían que en lugar de trabajar para la Gestapo fueron agentes involuntarios de MI5, engañados mediante uno de los más audaces, y hasta ahora desconocidos, engaños de la Segunda Guerra Mundial.

Oswald Mosley en un mitin en septiembre de 1936
King logró infiltrarse en la red a través de Siemens Schuckert, la filial del gigante industrial alemán, que se creía el punto principal del espionaje nazi en Gran Bretaña durante los años 1930.
Haciéndose pasar por un empleado descontento, se puso en contacto con la hermana de otro trabajador de Siemens, a través de un "club de correspondencia" donde ella vertió opiniones claramente antisemitas, e incluso llegó a decir que izaría la bandera nazi en su casa para dirigir a las tropas de invasión. En el intercambio de correspondencia King le confesó que era un agente de la Gestapo para elaborar listas de simpatizantes nazis que podrían ser llamados al servicio del III Reich en caso de una invasión a Gran Bretaña. La muchacha comenzó a dar los nombres de algunos simpatizantes nazis de su círculo de conocidos entre los que habia varios miembro radicales de la Unión Británica de Fascistas con los que King entro en contacto y organizó la red falsa de agentes nazis.

Los datos revelados rompen la creencia de que Gran Bretaña era prácticamente impermeable a la filosofía nazi, durante la Segunda Guerra Mundial.

John Bingham
El agente conocido como "Jack King" era en realidad John Bingham, uno de los agentes británicos más importantes de la guerra y compañero del escritor John Le Carré, al que sirvió de inspiración para crear a George Smiley, el protagonista de sus novelas.

Fuente:
Independent
Independent
El País

domingo, 2 de marzo de 2014

Las lágrimas del General Patton

La Segunda Guerra Mundial en Europa estaba llegando a su fin y mientras los aliados se iban aproximando cada vez más al corazón de Alemania, lo que resultaría el mayor horror oculto del Tercer Reich había empezado a revelarse. A lo largo de todo el frente, los aliados habían quedado espantados al conocer los campos de concentración de Hitler con sus centenares de miles de prisioneros y la evidencia de sus millones de muertos.
Aquellos soldados endurecidos por las batallas apenas podían creer lo que veían cuando docenas de campos de concentración cayeron en su poder. Estos hombres siempre recordarían aquellas escenas con tremenda ira: los esqueletos ambulantes que les salían al encuentro y la voluntad de éstos de sobrevivir a lo único que habían salvado del régimen nazi: las tumbas, los pozos y trincheras llenos de cadáveres; las filas de crematorios llenos de huesos requemados, el mudo y horroroso testimonio del sistemático exterminio en masa de seres humanos.


¿Cuántos habían sido exterminados? Al principio, nadie podía ni siquiera calcularlo aproximadamente. Pero se supo, cuando fueron llegando informes de todo el frente, que el total sería astronómico. En cuanto a quiénes eran las víctimas, estaba muy claro. Era predominantemente judíos. Entre ellos había polacos, franceses, checos, holandeses, noruegos, rusos y alemanes. En el asesinato en masa más diabólico de la historia, habían sido eliminados por muy diversas e innaturales maneras. Algunos fueron usados como conejillos de indias en experimentos de laboratorio. Miles de ellos fueron fusilados, envenenados, ahorcados, o gaseados; a otros, sencillamente, les dejaban que se murieran de hambre.


En el campo de Ohrdruf (subcampo de Buchenwald), tomado por el 3er Ejército de los Estados Unidos el 12 de abril, el general George S. Patton, conocido como el más duro y gélido de los jefes militares norteamericanos entró en una de las casas de la muerte y tuvo que salir de allí con el rostro surcado por las lágrimas y encontrándose visiblemente afectado. Al día siguiente, Patton ordenó a la población de un pueblo cercano, cuyos habitantes sostenían que nada sabían de los crímenes en aquel campo, que lo vieran ellos mismos. Los que se resistían a ir eran obligados a ello con los fusiles. A la mañana siguiente, el alcalde del pueblo y su esposa se ahorcaron.


Fuente:
KZ
Wikipedia
fold3