domingo, 12 de julio de 2015

Cuando yankees y nazis lucharon juntos

Durante la batalla por el Castillo de Itter, en el Tirol austriaco, las tropas norteamericanas y las de la Wehrmacht lucharon juntos para liberar a los prisioneros recluidos en el.


Este castillo perteneció a Franz Grüner, a quien Hitler le pidió alquilarlo en 1940. Pero tres años después, por órdenes de Heinrich Himmler, las SS expropiaron el castillo y lo convirtieron en un campo de prisioneros, que dependió de la administración del campo de concentración de Dachau, tambien controlado por las SS.

Recluidos en el Castillo de Itter estaban prisioneros de gran valor para el régimen nazi. Muchos de ellos eran franceses, como los ex primeros ministros Édouard Daladier y Paul Reynaud, o Marie-Agnès Cailliau (la hermana mayor de Charles de Gaulle). También estaban Léon Jouhaux y François de La Rocque, líderes socialista y conservador respectivamente. Entre los prisioneros habían algunos miembros de la resistencia alemana como Zvonimir Čučković, quien logró huir del castillo para buscar ayuda a inicios de mayo de 1945.


Hitler ya se había suicidado en su búnker de Berlín y Alemania estaba derrotada, pero aún quedaban unidades dispersas entre las que se encontraban un buen número de fanáticos de las SS, entre los que controlaban el castillo y los bosques que lo rodeaban. La 12ª División Blindada estadounidense se prepararó para tomar el castillo y liberar a los prisioneros. Además de los norteamericanos se aproximaba otro grupo que tambien pretendía liberar a los prisioneros. Eran unos 20 soldados de la Wehrmacht al mando del mayor Josef Gangl. Gangl, que se había unido junto a sus hombres a la resistencia, decidió rendirse a los estadounidenses con la condición de participar en la liberación del castillo. Los alemanes quedaron bajo las ordenes del capitán John Lee Jr., del 23 Batallón de Tanques, que se convirtió en el único oficial norteamericano en mandar tropas alemanas.

El capitán Lee a la derecha.
El 4 de mayo de 1945, la unidad formada por antiguos enemigos, y ahora aliados, entraron en el castillo y rescataron a los prisioneros con muy poca resistencia, debido a que un buen número de SS se escondieron en los bosques.
Era la madrugada del 5 de mayo de 1945 un pelotón de las SS abrió fuego contra el castillo. Lee ordenó a los franceses que se escondieran, pero muchos de ellos prefirieron luchar junto a alemanes y estadounidenses, contra las fanáticas SS. Los combates se alargaron durante unas horas, hasta que otra unidad de infantería motorizada estadounidense acudió en su ayuda, lo que acabó con las SS que los asediaban, tomando un centenar de prisioneros de las SS.

El mayor Josef Gangl
Tras liberar el castillo las tropas alemanas que habían defendido el castillo y liberado a sus ocupantes fueron hechos prisioneros de guerra, aunque se tomó en consideración sus acciones en la liberación de castillo de Itter. Lee fue condecorado por la acción y Gangl está considerado un héroe de guerra en Alemania.

Fuente:
The Last Battle (La última batalla) , de Stephen Harding
The Daily Beast
History Net
BBC
Informador

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...