martes, 20 de octubre de 2015

Cuando un tifón es más destructor que la armada japonesa

En 1281, cuando la flota mongola del Kublai Khan, se dirigió hacia las costas del Japón para invadirlo un tifón la destruyó completamente y la mandó al fondo del mar. Según la tradición ese tifón se consideró un "Viento Divino" (Shinpu) y era la señal de que Japón estaba protegido por los dioses, que se encargarían de protegerlos de cualquier nación que intentara invadirlos.


En 1944 la historia estuvo a punto de repetirse.
El 18 de diciembre, la 3ª Flota estadounidense, al mando del Almirante William "Bull" Halsey, fue embestida por el Tifón Cobra a unas 300 millas náuticas al Este de la isla Filipina de Luzón, en el Pacífico, mientras realizaban tareas de reabastecimiento después de realizar intensos ataques aéreos durante tres días contra campos de aviación japoneses en las Filipinas.

Los resultados de este nuevo Viento Divino, con grandes olas y vientos que llegaron a los 100 nudos, fueron desastrosos para la flota estadounidense. Se perdieron tres destructores, 28 buques diversos sufrieron graves daños (entre ellos 3 portaaviones) y 146 aviones se soltaron de las cubiertas de los portaaviones y fueron engullidos por el mar. El Tifón Cobra se cobró la vida de 790 marineros y más de 100 resultaron heridos.



Ese día la armada norteamericana perdió más naves y hombres que en cualquiera de las batallas navales de la Segunda Guerra Mundial.
Cuando el almirante Nimitz, Comandante de la Flota del Pacífico, se enteró del desastre exclamó: "Ésta ha sido la pérdida más irreparable para la Marina desde la batalla de la Isla de Savo".

Fuente:
Cazatormentas
Patriot Defenders Network
Wikipedia
Historias Segunda Guerra Mundial

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...