viernes, 20 de noviembre de 2015

El camino de Kokoda

En julio de 1942 los japoneses intentaron nuevamente tomar Nueva Guinea a través de Buna, Gona y Sanananda, en el norte de la isla. La isla estaba defendida tan solo por dos brigadas australianas situadas en el sur, en Port Moreby, pero entre ellos se encontraba la escarpada cordillera de Owen Stanley que tan solo podía ser cruzada por unos pocos senderos. El más importante era el caminos de Kokoda.


Los australianos viajaban por el camino Kokoda cuando los japoneses desembarcaron el la isla. Tras mantener contenidos a los japoneses en su cabeza de playa durante cuatro días, los australianos empezaron a retirarse. En agosto los refuerzos procedentes de África comenzaron a llegar, pero estaban entrenados en el combate en el desierto mientras las tropas niponas lo estaban en la jungla. Los japoneses avanzaron por una zona de la jungla que no tenía senderos abiertos, rodeando a las tropas australianas que disponían a defenderse. A mediados de septiembre los australianos se habían replegado a unos 50km de Port Moresby, en las montañas de Imita para atrincherarse mientras esperaban una lucha a muerte con los japoneses, pero estos habían recibido la orden de no continuar avanzando y replegarse debido a que escaseaban los suministros y el riesgo de un ataque de los norteamericanos contra su base en Buna.


A los japoneses no le llegaban suministros porque los norteamericanos controlaban el mar, lo que hizo que los soldados comenzaran a morir de hambre, llevando incluso a practicar canibalismo, mientras los australianos los tenían de sobra. Como contaba un soldado japonés:
Encontramos una choza dónde habían estado los australianos. Había montañas de latas de leche, mantequilla, carne, de todo. Yo me comí unas galletas con mantequilla. Era lo más bueno que había probado hacía dos años.
En Wairopi, lo japoneses se toparon con el puente sobre el río totalmente destrozado. Muchos se ahogaron intentando vadear el río, incluyendo a su comandante. En el camino de Kokoda, los japoneses habían perdido 13.000 hombres, de los 20.000 que eran inicialmente. Un desastre.
Los australianos perdieron a 6.000 soldados. No solo los combates causaron importantes bajas. Las enfermedades tropicales, se cobraron un alto precio a los dos ejércitos.

Fuente:
Those Ragged Bloody Heroes, de Peter Brune
200 Shots, de Neil McDonald y Peter Brune
wikipedia
Fotonostra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...