martes, 20 de junio de 2017

El faro del Duce

En una colina entre las villas, de la región italiana de Emilia-Romagna, de Mendola y Predappio, lugar de nacimiento de Benito Mussolini se eleva la "Rocca delle Caminate", una arcaica fortaleza del siglo XI, que estuvo totalmente abandonada hasta la década de 1920.
Regalada a Benito Mussolini, ordenó su total reforma hasta transformarla en un fortín elevado, de planta rectangular con altos muros con almenas del que destaca una alta torre y convertirlo en la residencia de verano del Duce, con 1000 metros cuadrados de edificación y una finca de 7 hectáreas.


La edificación no solo era un lugar de solaz veraniego, en sus lúgubres mazmorras fueron recluidos numerosos partisanos, muchos de ellos torturados hasta la muerte, como el comandante de la Resistencia italiana Antonio Carini que murió arrastrado por un automóvil el 13 de marzo de 1943. El 28 de septiembre 1943 se celebró, presidido por Mussolini, el primer Consejo de Ministros de la que será la efímera República Social Italiana, conocida también como República de Saló, para nombrar a los responsables del nuevo gobierno fascista tras la rendición a los aliados del rey Victor Manuel III y la destitución de Mussolini. Todo en un intento desesperado de recuperar el control del norte de Italia con el apoyo de Hitler.

La torre de la Rocca delle Caminate servía como faro para anunciar la presencia del Duce, Benito Mussolini en la fortaleza. El faro de cuatro metros de alto y más de 3 de ancho fue construido por una firma francesa, que se dedicaba a relojes monumentales y que en el siglo XIX comenzó a fabricar faros. En Europa aún están en funcionamiento varios de ellos.
Inaugurado en octubre de 1927, era una potente luminaria de 8000 candelas, equivalentes a  unas 60 bombillas de 100w, con los colores de la bandera italiana, verde, blanco y rojo, que se podía ver desde más de sesenta kilómetros.

Cuando Mussolini fue finalmente capturado y ajusticiado por el pueblo y expuesto, junto a su amante Clara Petacci en una gasolinera de Milan, la fortaleza de la Rocca delle Caminate quedó abandonada durante décadas, pasando a ser propiedad de la Provincia de Forlì-Cesena que decidió rehabilitarla, invirtiendo más de 4 millones y medio de euros y reservando parte del edificio para el uso académico de la Universidad de Bolonia. El mobiliario fue vendido o expoliado a excepción del despacho de Mussolini que es utilizado aún por el alcalde de Predappio.


El faro, partiendo de los planos originales, fue recuperado por el Laboratorio de Restauración de Ravenna y aunque inicialmente no se restauró su funcionalidad, la reactivación del faro por parte del consistorio de Meldola, con el apoyo del resto de los municipios de la provincia, ha levantada la polémica ante la posibilidad de que el lugar se convierta en centro de peregrinaje de nostálgicos del antiguo régimen y los neo-fascistas italianos, herederos de los viejos "camisas negras" de Mussolini,

Para saber más:
Rocca delle Caminate
Wikipedia
La Razón
Romagna Noi
MМОЯ ИТАЛИЯ

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...