domingo, 7 de junio de 2015

La climatología del Día D

En cualquier operación militar la climatología es fundamental para su éxito o fracaso, y eso lo sabía Eisenhower, el general en jefe de las fuerzas de invasión. Tras las operaciones en el Norte de África e Italia Eisenhower siempre iba acompañado de un grupo de meteorólogos y para la Operación Overlord iban a ser imprescindibles.


Ya se sabía que el tiempo en el Canal de la Mancha era tremendamente cambiante y en los años 40 las estadísticas climáticas no eran demasiado fiables. El periodo con una climatología más estable eran entre mayo y julio. Además del tiempo era fundamental que hubiera luna llena o nueva para que la marea fuera lo suficientemente baja para poder detectar las defensas que los alemanes habían colocado en las playas y que la aviación pudiera tener el cielo despejados para facilitar la navegación y que el lanzamiento de las tropas aerotransportadas fuera más preciso.

Cuando se empezó con la planificación inicial, se calculo que la decisión de comenzar el desembarco debía tomarse con, al menos, 4 días de antelación y este debía de ser el primero de dos o tres con un tiempo suficientemente bueno para que no comprometiera la operación. Al principio los partes meteorológicos eran semanales, prendiéndose a ser diarios y a dos o tres al día cunado el día finado ya estaba cerca.  El 23 de mayo el Mando Supremo de la Operación estableció provisionalmente el 5 de junio, como día para comenzar las operaciones.


Para conseguir la mayor exactitud, que fuera posible, en los pronósticos se estableció una red cifrada entre tres equipos que pudieran confrontar sus opiniones y datos. Los tres equipos, que reunían la información de sus estaciones, eran el de la Royal Navy, la Oficina Central de Pronósticos y el Cuartel General del Ejército norteamericano.

El 3 de junio los pronósticos indicaban que el tiempo en el Canal de la Mancha para la fecha prevista del 5 de junio, eran malos y dificultarían las operaciones aéreas y las navales. Ante estas noticias, el general Eisenhower, esa misma tarde decidió posponer la operación hasta el día 6. A última hora del 4 de junio, el informe del tiempo indicaba que un frente frío había pasado apoyado con los datos que enviaba un barco próximo a Islandia, que informaba de un aumento de presión atmosférica. Si la situación se mantenía, tras el frente frío podría crearse una zona de altas presiones que dejaría un tiempo estable al menos, al menos durante unas horas. Con esos datos la noche del lunes 5 y a la hora H el tiempo sería suficientemente bueno como para permitir volar a los bombarderos que prepararan el desembarco naval.


La decisión de comenzar la operación se tomó el domingo 4 de junio por la noche, incluso sabiendo que el tiempo estaba lejos de ser el ideal. El día D, a la hora H, las olas en el Canal estaban en el límite de lo tolerable para la navegación segura y el viento, el tiempo y las nubes permitieron que los aviones de trasporte de tropas y sus planeadores pudieran volar para lanzar a las tropas aerotransportadas tras las líneas enemigas. Con lo que dio comienzo a la operación Overlord, la mayor operación aero-naval más grande de la historia.

Fuente:
Forecast for Overlord. June 6, 1944 de J.M. Stag
Sea, swell and surf forecasting for D-Day and Beyond. de C.C. Bates
Met Office UK
Tiempo Hoy
Weather World
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...