domingo, 12 de junio de 2016

El misterio del Salón de Ámbar

El Salón de Ámbar fue un claro ejemplo de la fastuosidad de la autocrática corte del Zar. El salón era una estancia creada a principios del siglo XVIII en Alemania y regalada por Federico Guillermo de Prusia a Pedro I "El Grande" que la instaló en el Palacio de Catarina, en San Petersburgo, la antigua capital del imperio ruso. Estaba realizada por más de 450 kilos de ámbar decorado con toda clase de joyas, oro, espejos y otras obras de arte. Por aquel entonces el ámbar llegó a valer 12 veces más que el oro. Y se llegaron a utilizar hasta seis toneladas de ámbar.

El Salón de Ámbar en 1931
Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis expoliaron el patrimonio y las riquezas de los países que ocupaban, y el Salón de Ámbar no fue una excepción. Ante el avance alemán y temiendo que se dañara si se trataba de trasladar, los soviéticos intentaron ocultar el salón forrándolo con papel pintado pero los alemanes descubrieron el engaño y la dividieron 27 partes Tras el robo desapareció sin dejar rastro mientras era trasladado a Konigsberg (Kaliningrado). En la actualidad se desconoce el lugar en el que se encuentra y como en todos los misterios existen numerosas teorías sobre su paradero, algunas basadas en testimonios y otras simples especulaciones.

Los técnicos polacos del museo de Mamerki, creen que está oculta en un búnker que se halla en los bosque próximos a la ciudad del noroeste de Polonia. Esta teoría se basa en el testimonio de un antiguo guarda nazi que contó, en los cincuenta, a varios soldados polacos que durante la guerra vio un convoy fuertemente protegido descargar un misterioso cargamento en Mamerki.


La réplica del Salón de Ámbar en la actualidad
También se ha situado en la casa de un multimillonario ruso o en Estados Unidos.
Bajo las ruinas del castillo de Kaliningrado o destruida por el fuego (el ámbar es muy inflamable) junto al castillo.
También esta la teoría de que fue cargado en un barco que posteriormente se naufragó en el mar Báltico.
El historiador berlinés Günter Wermusch aseguró en 2009 que parte del salón podría estar en la península de Wustrow, en Mecklemburgo-Antepomerania.
En 2015, otra teoría sitúa el Salón de Ámbar en un tren blindado abandonado en unos túneles de las montañas polacas cercanas a la ciudad de Walbrzych, que contendría muchas otras riquezas. tambien en ese año, el investigador Karl-Heinz Kleine afirmó haber encontrado en la cuenca industrial del Ruhr, enterrada en una cámara oculta bajo la ciudad de Wuppertal.



Una nueva teoría indica que podría hallarse en los sótanos del castillo de Frýdlant, en Bohemia del Norte, en la República Checa. Como en la mayoría de la últimas especulaciones, se basa en el testimonio de algún testigo. En este caso es el de una cocinera que pudo ver como lo ocultaban en el castillo. Varios cazatesoros exploraron también zonas como Šumava y los Montes Metálicos.

Parece que este es uno de esos misterios que rodean a los nazis que no parecen esta destinados a resolverse nunca.

Para saber más:
ABC
Política y otras cosas
Sputnik
RT
Radio Praga
Wikipedia
Gizmondo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...