domingo, 5 de junio de 2016

Cuando los refugiados europeos huyeron a Siria y Oriente Medio

Desde que estalló la guerra civil en Siria hace cinco años, millones de refugiados han buscado refugio seguro en Europa por tierra y por mar, a través de Turquía y en todo el Mediterráneo. Para los actuales gobernantes de Europa, los refugiados son tan solo un número, una cuota. Parece que han olvidado la historia. Esto sucedió hace, tan solo, 70 años.

Otros refugiados cruzaron estos mismos paisajes hace 70 años. Pero en la dirección opuesta. En el apogeo de la Segunda Guerra Mundial, La Administración de Refugiados y Alivio de Oriente Medio (MERRA) creó campamentos Egipto, Palestina y Siria, a las afueras de Alepo, hoy destruida por la guerra civil, donde decenas de miles de personas de toda Europa buscaron refugio.

La MERRA formaba parte de una red de campos de refugiados de todo el mundo que fueron operados en un esfuerzo conjunto de los gobiernos nacionales, militares y organizaciones de ayuda nacionales e internacionales. grupos de bienestar social, incluyendo la Cruz Roja, la Fundación Oriente Próximo y el Save the Children Fund.

Fila de tiendas en el campamento de refugiados de Nuseirat, Palestina. 1945
En marzo de 1944, los funcionarios que trabajaban para la MERRA y el Servicio Internacional de Migración (más tarde denominado Servicio Social Internacional) redactaron varios informes sobre estos campos de refugiados en un esfuerzo por mejorar las condiciones de vida de los mismos. Los informes, que detallan las mismas condiciones alas que enfrentan los refugiados hoy en día, ofrecen una ventana a la vida cotidiana de los europeos, en gran parte de Bulgaria, Croacia, Grecia, Turquía y Yugoslavia, que tuvieron que adaptarse a la vida en los campamentos de refugiados en el Oriente Medio durante Segunda Guerra Mundial.

Al llegar a los campos, los refugiados primero tenían que registrarse y recibían una tarjeta de identificación. Estas tarjetas (que tenían que llevar consigo en todo momento) incluían información como el nombre del refugiado, su número de identificación de campo, información sobre su historial académico y profesional, y poseían alguna habilidad especial que pudiera ser útil. El registro del campo incluía el número de identificación, nombre completo, sexo, estado civil, profesión, número de pasaporte, comentarios especiales, la fecha de llegada y, finalmente, su fecha de salida.

Los refugiados (como los griegos que llegaron al campo de Alepo desde las islas del Dodecaneso en 1944) eran sometidos a un reconocimiento médico, eran divididos en viviendas para las familias, los niños no acompañados, hombres y mujeres. Los refugiados tenían pocas oportunidades de salir al exterior, pero en ocasiones podían salir bajo la supervisión de funcionarios del campo a las tiendas para comprar artículos de primera necesidad, ver una película en el cine local o simplemente buscar una distracción a la monotonía de la vida en el campo. En el caso del campamento de Moisés Wells, de más de 400.000 metros cuadrados de desierto, que se encontraba a bastante distancia de una ciudad, a los refugiados se les permitía pasar algún tiempo cada día bañándose en el cercano Mar Rojo.  

Un grupo de mujeres lavan la ropa en el campamentos de refugiados El Shatt, Egipto. 1945
Los refugiados recibían aproximadamente la mitad de la ración diaria de los soldados, que eran complementados, siempre que era posible, con los alimentos adaptados sus costumbres nacionales y prácticas religiosas. En algunos de los campamentos, los refugiados debían trabajar. En Alepo, se alentó a los refugiados a trabajar, como cocineros, limpiadores, maestros o zapateros. Tampoco era obligatorio trabajar en Nuseyrat, pero los oficiales del campo trataron de fomentar que los refugiados aprovecharan sus habilidades en carpintería, pintura, o cualquier actividad productiva para que pudieran mantenerse ocupados y ganar un poco de dinero. Incluso los refugiados recibían formación profesional. En El Shatt y Moisés Wells, el personal del hospital era tan escaso que crearon programas de formación de enfermería para los refugiados. El MERRA consiguió que estos profesionales obtuvieran un titulo de formación, para que pudieran trabajar en ello tras la guerra.

En el caso de los niños se intentó, a pesar de la escasez de material, que las escuelas fueran activas y alegres, realizando todo tipo de actividades para los alumnos. Algunos campamentos tenían parques infantiles con columpios, toboganes y balancines para los niños.

Niños del campamento de refugiados de Tolumbat, Egipto han escrito "naša škola" "nuestra escuela" en la arena. 1945
Al igual que los refugiados de hoy en día, los europeos que se encontraban en los campos de refugiados de Oriente Medio buscaban retornar su tierra y a la vida normal. Según la Agencia de Refugiados de la ONU, hay casi 500.000 sirios registrados como refugiados en los campamentos actuales y casi 5 millones de personas han sido desplazadas por el conflicto en Siria. Viendo esto, es lamentable el espectáculo que está dando Europa con el tratamiento a los sirios que contrasta vivamente con el gran esfuerzo que llevaron a cabo, entonces, los distintos gobiernos implicados y todas las instituciones y organismos de ayuda nacional e internacional en favor de los refugiados de sus campos que, como en la actualidad, sólo querían a estar a salvo y sobrevivir, para volver a su tierra.

Después de 3 años, refugiados procedentes del campo de Moses Wells, Egipto se reúnen con sus familiares de la isla de Samos. 1948
Para saber más:
Hipertextual
Pri
University of Minessota
Archivo Naciones Unidas: 1 - 2 - 3
Voltaire
La vanguardia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...