miércoles, 1 de junio de 2016

El hermano discapacitado de Hitler

Hasta ahora, se sabía que Adolf Hitler era el cuarto de seis hermanos. De ellos, dos, un niño y una niña, murieron antes de que naciera Hitler (20 de abril de 1889). Después de Hitler, habría nacido. el 17 de junio de 1892, un tercer hermano, Otto.

Según el registro de archivo parroquial de Braunau, el pueblo natal de Hitler, a los tres años de nacer el dictador, Klara, su madre, dio a luz a un bebé que padecía hidrocefalia. una enfermedad congénita que provoca un aumento anormal de la cantidad de líquido cefalorraquídeo en las cavidades del cerebro y que falleció a los seis días de nacer. Este dato ha salido a la luz gracias a las investigaciones del historiador local Florian Kotanko realizadas en el archivo parroquial, en partidas de nacimiento y defunción y en ejemplares del antiguo diario local.


Según afirma el historiador, esta situación en la vida del pequeño Adolf, al pasar desapercibida no se ha barajado en los análisis de personalidad realizados a Hitler hasta este momento. Tampoco tiene claro que realmente influyera en su personalidad y en sus ideas y decisiones políticas. Pero sí que su biografía se ha escrito partiendo de suposiciones falsas o desconocidas.

Las investigaciones también han aportado otro dato: la familia Hitler tuvo una segunda residencia en Braunau, aunque no ha aclarado el lugar exacto. Aún no ha finalizado sus investigaciones y es muy posible que aparezcan nuevos datos sobre la vida de Adolf Hitler.

¿Es posible que esta experiencia influyera en la doctrina que dictaminaba que se debía practicar la castración y la eutanasia a los discapacitados para purificar la raza aria? Quizás no se sepa nunca.

Cuando Adolf Hitler tenía seis años, padecía terribles pesadillas y su médico consultó con Sigmund Freud, que dictaminó que los trastornos del niño debían ser tratados en una institución mental de Viena. Lo que se desconoce es si las pesadillas fueron causadas por el fallecimientos de su hermano Otto o por los maltratos recibidos por su estricto padre. No recibió tratamiento.
En 1942 el servicio de inteligencia británico había analizado un discurso de Hitler y dictaminaron que padecía claros síntomas de histeria, epilepsia y paranoia.

Para saber más:
EFE
Perú
La Nación
El Mundo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...