miércoles, 15 de marzo de 2017

La ley de Préstamo y Arriendo

En 1940, los Estados Unidos aún se mantenían firmes en su aislacionismo frente al conflicto europeo, pero el imperio del Japón estaba mostrando su poder en el Pacífico, en el continente americano crecía la simpatía hacia los fascistas y la Unión Soviética no era una nación amiga. Si Gran Bretaña caía ante los nazis, EE.UU. estaría rodeado. La única solución posible, sin entrar en la guerra, es apoyar a Gran Bretaña con un plan de Préstamo y Arriendo.


Tras el desangramiento de la Gran Guerra los estadounidenses querían mantenerse al margen de cualquier posible guerra en Europa. Así, el Congreso aprobó en 1935 una Ley de Neutralidad a la que posteriormente se sumaron otras leyes que minimizaran cualquier implicación con las naciones en conflicto. Aunque se atenía a la ley, el presidente Roosevelt avisó de que los EE.UU. se verían amenazados por los países del Eje y cuando amenazó con romper relaciones diplomáticas, entre los estadounidenses cundió el miedo.

Cuando la guerra estalló en Europa en 1939, Roosevelt convenció al Congreso para que modificaran las leyes de neutralidad para permitir a Francia y Gran Bretaña comprar armas al por mayor a Estados Unidos. Tras la caída de Francia al año siguiente, consiguió que se enviara a Gran Bretaña toda la ayuda necesaria para la guerra contra Alemania, incluso les entregó 50 viejos destructores a cambio de ocho bases navales en Terranova, Bermudas, y las Indias Occidentales Británicas.


En el Verano de 1940 Gran Bretaña estaba casi sin dinero, de modo que, en diciembre, Roosevelt propuso establecer una relación bilateral de Préstamo y Arriendo. En marzo de 1941 quedó aprobada la Ley de Préstamo y Arriendo (Lend Lease Act). Esto permitió al presidente Roosevelt ayudar a cualquier país que se considerará vital para la defensa de EE. UU. La mayor parte fue, por lo tanto, a Gran Bretaña y los países de la Commonwealth. Más avanzada la guerra se extendió, también a China y la Unión Soviética cuando habían sido atacados por Japón y Alemania respectivamente. De este modo se aportaron 50.000 millones de dólares de ayuda, en material. 31,4 mil millones fueron a Gran Bretaña, 11,3 mil millones a la Unión Soviética, 1,6 mil millones a China y finalmente 3,2 mil millones de dólares a Francia. Las tropas norteamericanas en el extranjero, como los famosos Tigres Voladores,  recibieron a su vez 8.000 millones más como ayuda de las naciones que las acogían.

Para saber más:
Wikipedia
History
Our Documents
National Archives
U.S. Departmento of State
FDR Library

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...