domingo, 20 de septiembre de 2020

Los tatuajes de las SS

Todos los hombres que se unieron a la Schutzstaffel (SS) llevaban el Blutgruppentätowierung, el tatuaje de su grupo sanguíneo en el brazo izquierdo.

tatuajes de las SSEste tatuaje permitía a los médicos discernir rápidamente el grupo sanguíneo de un soldado de las SS herido que necesitara una transfusión, incluso sin disponer de las chapas de identificación, o Erkennungsmarke. El tatuaje era solo la letra del grupo sanguíneo (O, A, B y AB) ya que por entonces no se tomaba muy en cuenta el factor Rh, aunque se conocía desde 1937 y era anotado en su ficha personal y en su cartilla militar (Soldbuch). 

Al principio de la guerra, el tatuaje se realizaba en letras góticas (Frakturschrift), considerado el tipo de letra nacional alemana, pero posteriormente se cambió a la escritura latina antiqua (Antiquaschrift).
La Frakturschrift fue prohibida el 3 de enero de 1941 por Martín Borman debido a que se descubrió que era una variación de la tipografía Schwabach, de origen judío.

El tatuaje tenía aproximadamente 7 mm de longitud y se situaba en el interior del antebrazo izquierdo, a unos 20 cm desde el codo. Aunque el tatuaje era oficialmente obligatorio para todos los hombres de las SS, no todos lo tenían. Por ejemplo no lo llevaban los soldados regulares transferidos a unidades de las Waffen-SS ni los voluntarios extranjeros de las SS. En ocasiones soldados regulares de la Wehrmacht atendidos en hospitales gestionados por las SS fueron tatuados.

Después de la guerra, debido a que este tatuaje era una indicación inequívoca de pertenencia a las SS, muchos de sus miembros intentaron deshacerse de su tatuaje. Entre los métodos estaban auto lesionarse con un disparo en el brazo o provocándose quemaduras que lo borraran simulando que eran heridas de guerra. Retirarlos mediante una operación quirúrgica era el sistema menos habitual ya que era caro y tambien difícil conseguir un médico que lo efectuara.

Según el testimonio de un soldado de las SS:
En el campo de prisioneros de guerra de Tamsweg, conocí al Sturmbannführer Liecke de nuestra división. Nos llevó a un médico de la 14ª División SS, quien nos proporcionó tabletas de hidrógeno para eliminar nuestros tatuajes del grupo sanguíneo. Humedecimos estas tabletas y nos las aplicamos en los brazos. Fue extremadamente irritante para la piel, pero los tatuajes simplemente desaparecieron después de dos o tres días. Naturalmente, la piel necesitó de dos a tres semanas para sanar. Gracias a estas tabletas, logré pasar dos inspecciones realizadas por nuestros captores.
Cuando Adolf Eichmann fue arrestado en Argentina, los agentes del Mossad que lo detuvieron revisaron su tatuaje en la parte interior del brazo, ya que él había sido miembro de las SS, pero se lo habían retirado.

Debido a que los Aliados conocían el detalle del tatuaje, estos verificaron el tatuaje en los prisioneros de guerra. Los soldados que lo tuvieran o fueran sospechosos de haberlos retirado fueron internados en campos especiales de prisioneros de guerra que solo albergaban a los antiguos SS y en numerosos caso eran directamente asesinados, a pesar de que muchos cambiaban su uniforme de las SS por los de las unidades regulares de la Wehrmacht, hasta pasando de oficiales a simple soldados rasos. 
En algunos casos se hacían pasar por civiles y hasta se vestían de mujer. 
El más conocido que intentó escapar cambiando su uniforme por el de un soldado regular fue el mismísimo Reichsführer de las SS, Heinrich Himmler, que se había afeitado el bigote y vestía de sargento de la Geheime Feldpolizei, la policía militar de la Wehrmacht.

Para saber más:
Historias de la Historia
Axis History
La guerra al detalle

2 comentarios:

  1. Articulazo!!
    Mil gracias Juanjo, abres puertas al conocimiento que es importante y que no es comúnmente divulgado en la Historia con mayúsculas.
    Abrazos fraternales.

    ResponderEliminar