domingo, 4 de julio de 2021

El templo nazi de la condenación

El Castillo de Wewelsburg fue residencia del Reichführer Heinrich Himmler y sede de las SS (Schutzstaffel) durante todo el régimen nazi. Himmler, un ardoroso creyente a lo oculto llenó el castillo de símbolos que mostraban su fascinación por lo sobrenatural.

El Castillo de Wewelsburg en la actualidad
La decoración interior usaba la iconografía de las SS. Los elementos preferidos de diseño de las Schutzstaffel se basan principalmente en runas y esvásticas. La vajilla, fabricada especialmente para el castillo, estaba decorada con diferentes runas germánicas y símbolos de las SS. La colección privada de armas de Himmler también fue alojada en el castillo. Desde 1939, el castillo también estaba decorado con diversos objetos artísticos, incluyendo objetos y obras de escultores y pintores contemporáneos que estaban en consonancia con la estética del nacionalsocialismo.

En una cripta situada en el sótano se construyó una gigante cruz gamada, donde serían incinerados los héroes de las SS y con una llama permanente en el centro rodeada de 12 asientos de piedra. Encima de ella un sol negro o rueda solar, rodeado de una mesa, con 12 columnas y 12 sillones que representan a 12 caballeros de las SS. Era su propia versión de los legendarios caballeros del rey Arturo y la mesa redonda. Era la Obergruppenführersaal , la sala de los líderes supremos de las SS.

Cripta
El castillo serviría para el renacimiento de los caballeros de la mesa redonda por lo que se designó a doce oficiales de las SS como sus seguidores. En diversas sallas del castillo se reunirían y realizarían ritos desconocidos. El número doce juega un papel importante en el diseño de la torre norte: doce pedestales en la bóveda, doce columnas, doce sillones en el Obergruppenführersaal y doce radios de la rueda solar.

Según la mitología germana adaptada por los nazis el sol era "la expresión más fuerte y más visible de Dios". En la mitología germánica, 12 son las deidades, 6 masculinas y 6 femeninas.

En el castillo se celebraban ceremonias de toma de posesión de cargos relevantes, de iniciación y bodas de oficiales. Y a partir de 1939 estaba previsto celebrar las “Conferencias de Primavera” donde se reunirían los líderes más importantes de las SS. Estas no se llegaron a celebrar debido al inicio de la guerra.

Solo existen actas de una reunión que se llevó a cabo del 12 al 15 de junio de 1941 de los Gruppenfuhrer SS (Generales SS) que debían tomar parte en la invasión de la Unión Soviética, a petición de Himmler. El propósito de la reunión fue la preparación ideológica antes de la campaña. Alguna fuente menciona tres o cuatro ceremonias anuales de líderes SS tuvieron lugar en el castillo, pero no hay pruebas de ello.

Obergruppenführersaal y el Sol Negro
En 1938, Himmler ordenó la devolución de todos los anillos de los oficiales de las SS muertos. Debían ser guardados en un cofre en el castillo para simbolizar la pertenencia de los fallecidos en la Orden de las SS. El paradero de los aproximadamente 11.500 anillos de la calavera (Totenkopfrings) custodiados en el castillo, finalizada la Segunda Guerra Mundial no está clara, pero se rumorea que estaban enterrados en una cueva próxima al castillo y su entrada destruida.

No hay pruebas de que Himmler quería que el castillo acogiera el Santo Grial, que buscó por todo el mundo, incluso por España, pero el rediseño del castillo tiene referencias a las leyendas del Grial. Una de las salas de estudio fue llamada del Grial, y otra Rey Arturo.

El castillo se encuentra en las proximidades de donde se cree que tuvo lugar la batalla del bosque de Teutoburgo. La oscura leyenda del castillo cuenta que fueron torturadas y ejecutadas miles de brujas durante el siglo XVII entre sus muros.

Cuando el final del III Reich estaba cerca, Himmler ordenó la destrucción del castillo, que se debía llevar a cabo el 31 de marzo de 1945. Tres días después los estadounidenses tomaron el castillo tras ser informados de que "hombres de las SS había prendido fuego a su cuartel próximo al castillo, se habían vestido con ropas de civil y huido”.

Los soldados encargados de destruir el castillo no tenían suficientes explosivos, por lo que colocaron minas antitanque sólo en la torre sureste, el edificio de guardia y un ala del castillo que fue destruida. El castillo fue incendiado y saqueado.

Entre 1948 y 1949, se realizaron obras de restauración y se volvió a abrir en 1950 como un albergue juvenil y un museo. Veinte años más tarde, un nuevo proyecto comenzó a restaurar la torre norte y en 1977 se decidió restaurar todo el castillo como un monumento a la guerra. Se abrió el 20 de marzo de 1982 con el nombre de Wewelsburg 1933-1945: Kult und der SS Terrorstätte (Culto y terror de estado de las SS), con una exposición en el antiguo cuerpo de guardia de las SS en la explanada del castillo.

En 2010, el departamento de historia del museo cambio su nombre, reabriéndolo como "Wewelsburg 1933-1945 Memorial Museum". La nueva exposición permanente "La ideología y el terror de la SS" presenta la historia de las actividades de las SS en Wewelsburg dentro del contexto más amplio de las SS durante el III Reich y donde se puede ver la agenda de Himmler, anillos y otros objetos relacionados con las SS.

Para saber más:
El Nazismo Oculto, de Roberto García
Templarios, Nazis y Objetos Sagrados, de Lorenzo Fernández Bueno
Magia, ocultismo y sociedades secretas en el III Reich, de José Gregrorio González

2 comentarios:

  1. Muchísimas gracias Juanjo, no solo es interesante sino que impresiona ,sobre todo las fuentes que citas para indagar más.
    Abrazos encarecidos por este compartir tuyo con todos nosotros. Eres grande y generoso.
    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Sonsoles. Tu comentario me da más ganas de seguir buscando historias y contarlas. Besos y abrazos.

      Eliminar