domingo, 25 de abril de 2021

Los superdrones de la Segunda Guerra Mundial

Los Estados Unidos produjeron tal cantidad de armas y pertrechos durante la Segunda Guerra Mundial que surtieron a su ejército y a todos los países Aliados mediante un plan conocido como Préstamo y Arriendo. Pero no desarrollaron una bomba convencional de alto poder explosivo.

Los superdrones de la Segunda Guerra Mundial
Alemania disponía de las bombas volantes V-1 y el cohete V-2, además de desarrollar otras Wunderwaffe, con las que intentarían dar un vuelco a una guerra que parecía perdida. A la vez los británicos tenían sus bombarderos Lancaster con superbombas Tall Boy para atacar instalaciones altamente fortificadas en donde se protegían esas "armas milagrosas" alemanas, pero Estados Unidos no tenía una bomba de esas características.

La estrategia de los estadounidenses era acabar con Alemania con millones de bombas convencionales, pero nunca desarrolló bombas convencionales de gran tamaño como la "Tall Boy" diseñada por los británicos.

Ante la necesidad de una bomba de alto poder explosivo se establecieron las Operaciones Afrodita y Anvil. Las Fuerzas Aéreas y la Armada de los Estados Unidos intentaron solucionarlo de forma creativa usando bombarderos Boeing B-17 Flying Fortress, el bombardero principal en el teatro europeo. Para ello se utilizarían los que no fueran aptos para misiones de bombardeos, reconvirtiéndolos en una especie de “superdrones” explosivos. También se utilizaron algunos Consolidated B-24 Liberator

Los superdrones de la Segunda Guerra Mundial
De los viejos bombarderos se eliminó todo lo considerado superfluo, sustituyéndolo con hasta 13.600 kilogramos de explosivos de alta potencia. El avión, volando sin tripulación, podía ser controlado por el tripulante de otro bombardero que volaba cerca, dirigiéndolo hacia el objetivo utilizando para ello la visión aportada por dos cámaras de TV.

El proyecto de la "bomba B-17" parecía teóricamente muy factible, pero en la práctica había claros problemas. El primer problema surgía en el despegue. El B-17 no podía despegar por medio del control remoto, así que un piloto y un ingeniero de vuelo tenían que poner en el aire el aparato para poder conectarlo con el bombardero de control. Tras ello, los dos aviadores se lanzaban en paracaídas. Varios hombres murieron al saltar.

Los superdrones de la Segunda Guerra Mundial

A pesar de los esfuerzos, el programa fue un fracaso, ya que de las 14 misiones de estas "bombas-dron", llevadas a cabo entre agosto de 1944 y enero de 1945, ninguna llegaron a alcanzar sus objetivos en las instalaciones de las Wunderwaffe alemanas, por culpa de las limitaciones de la tecnología de control de aquel entonces y del fuego antiaéreo de los flak alemanes.

Aún así, la fuerza aérea estadounidense fue la más grande y poderosa de la Segunda Guerra Mundial. Tan solo en Europa, perdieron más de 10.500 aviones, de los que 4.754 fueron B-17 Flying Fortress.

Aunque el proyecto fue un fracaso, en la década de 1950 se creó el 3205th Drone Group de la Fuerza Aérea para seguir trabajando con los B-17, utilizando otros aparatos a reacción como los Lockheed F-80 Shooting Star y Boeing RB-47 Stratojet, con lo que se abrió las puertas a los actuales drones.

Para saber más:
Operation Aphrodite's B-17 "Smart Bomb", de Edwin Gray 

2 comentarios:

  1. Gracias por tantos buenos artículos! Por mi parte no sabía que se habían realizado 14 misiones de éste tipo...
    Saludos, Nico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Nico. Me alegro de que te guste El Cajón de Grisom.
      SAludos.

      Eliminar