domingo, 24 de julio de 2022

El Cajón de Grisom se va unos días de permiso

Estimados lectores y amigos:

Estos meses han sido muy intensos y llenos de trabajo y nuevos proyectos. En breve os podré informar de un proyecto que verá la luz para después del verano.

Ahora toca que abandone la trinchera por unos días y recargue las pilas.

Pronto volveré con más historias y curiosidades sobre la Segunda Guerra Mundial.

Feliz verano - invierno si te encuentras en el hemisferio sur - para tod@s.



domingo, 17 de julio de 2022

Ruta por el pasado nazi de Viena

El III Reich dejó en la capital de Austria su huella. Y aunque en la actualidad algunos no sean demasiado visibles tienen gran importancia histórica para conocer el pasado de Viena durante el nazismo y la Segunda Guerra Mundial. Viena, al igual que Berlín, fue dividida en cuatro zonas por los aliados. Esta división finalizó en mayo de 1955.

Ruta por el pasado nazi de VienaNuestra ruta empieza por Adolf Hitler, ya que además de austriaco (nació en Braunau am Inn) vivió en la ciudad y en cuya escuela de Bellas Artes (que podemos visitar en la Schillerplatz) intentó entrar sin éxito. Tiempo después el joven Adolf se tiene que buscar la vida vendiendo postales que el mismo pinta. Cuando estalla la Gran Guerra, viaja a Múnich y se alista en el ejército alemán. Durante su estancia en Viena vivió en Stumpergasse, 31, muy cerca de Mariahilferstrasse, con Ausgust Kubizek, como subarrendados del checo Frau Zekrys. Hitler abandonó la vivienda al no poder hacer frente al alquiler. Actualmente nada indica que vivió en esa casa. Tambien vivió en Felberstrasse 22, más económica, hasta que definitivamente se quedó sin dinero.

Uno de los lugares más importantes de la ciudad es la Heldenplatz, o plaza de los Héroes. En esta plaza se han sucedido muchos hechos históricos de gran importancia pero el más significativo fue el momento del anuncio que hizo Hitler en 1938 de la anexión de Austria al III Reich, en lo que se conoce como “Anschluss”.

Otro de los lugares emblemáticos de la Viena Nazi es la Rathausplatz que hasta 1945 se llamó Plaza de Adolf Hitler. En el Museo del Ejército se puede ver el busto y la placa con el nombre de la plaza que en ella se encontraban. En la actualidad es una plaza muy concurrida y animada. En ella se celebran todos los años el "Life Balls", el mayor acontecimiento de apoyo a los afectados de VIH de Europa.

Ruta por el pasado nazi de Viena
Pero Viena tiene dos plazas con un triste pasado. Una es la Schwedenplatz, donde se encontraba el cuartel general de la Gestapo, que anteriormente fue un hotel. En la actualidad no existe este edificio y en su lugar se encuentra un monumento a las victimas del fascismo. La otra plaza es la Judenplatz, donde se encuentra el  Memorial del Holocausto, también conocido como la Biblioteca sin nombre. Frente al Museo Albertina, en la Albertinaplatz, se encuentra el monumento contra la guerra y el Fascismo, de 1991.

En Schwarzenberg nos encontramos con el Monumento a los Héroes del Ejército Rojo, una impresionante figura de 12 metros de un soldado soviético que recuerda a los 17.000 caídos en la Batalla de Viena.

Ruta por el pasado nazi de VienaLo más destacable de la ciudad de su pasado de la Segunda Guerra Mundial son sus flaktürme, o torres antiaéreas. Las flaktürme se encuentran en Augarten, Rochusmarkt y en el Esterhazypark, muy cercana a una de las zonas más comerciales de la ciudad y que es muy usado por los aficionados a la escalada.

Las flaktürme formaban siempre parejas. La de la fotografía, que se encuentra en Augarten, es una "torre G" (Gefechtsturm), armada principalmente con 4 cañones de 128 mm. La otra era una "torre L" (Leitturm), que servía para dirigir las defensas. Las torres no solo sirvieron para defenderse de los ataques aéreos de los Aliados. También se utilizaron como refugio para decenas de miles de personas.

Aunque Viena está llena de historia e impresionantes monumentos de su época más gloriosa, tambien es una ciudad moderna con una vida comercial y social intensa, con una forma de entender la vida muy mediterránea.
En 2019 se celebró el 70 aniversario de la película "El Tercer Hombre", rodada íntegramente en la Viena post Segunda Guerra Mundial. Hay un museo sobre la película en Pressgasse, 25.

Para saber más:
Viena Directo
Caminos que no llevan a Roma
Russia Beyond
Arte Digital

lunes, 11 de julio de 2022

El hombre que pudo haber evitado la Segunda Guerra Mundial

Antes incluso de la anexión de Checoslovaquia a Alemania en 1938, y en un tiempo en que Hitler había sido propuesto para el premio Nobel de la Paz, tras la firma de un acuerdo de paz con el Primer Ministro británico Neville Chamberlain y el Primer Ministro francés Edouard Daladier de Francia, ante Benito Mussolini. E incluso antes de enero de 1939, cuando la revista norteamericana TIME nombró a Hitler "Hombre del Año de 1938" (no ha de ser el mejor del año, sino el más trascendente), Iván Maiski, embajador en el Reino Unido de la Unión Soviética de 1932 a 1943, propuso un frente común contra la amenaza de Hitler en Europa.

El embajador Maiski, intentó crear un pacto entre soviéticos, británicos y franceses contra la Alemania nazi y posiblemente nadie se esforzó tanto para que las relaciones entre el Reino Unido y su patria fueran fluidas. También durante la Guerra Civil Española hizo grandes esfuerzos para que la Unión Soviética se implicara más en la ayuda al gobierno de la II República.

Iván Maiski, un judío muy perspicaz e inteligente, que hablaba un perfecto inglés, era un buen amigo del que en mayo de 1940, fuera nombrado Primer Ministro Británico, Winston Churchill, quien antes de la guerra era un firme opositor a la política del Primer Ministro Chamberlain y apoyó, a pesar de ser anticomunista, la idea de la diplomacia soviética de crear un eje Londres-París-Moscú que parara las intenciones expansionistas de Hitler, evitando de este modo las anexiones previas al conflicto mundial y como consecuencia la Segunda Guerra Mundial en Europa.

En 1938 la mayoría de la clase política británica al igual que la opinión pública británica apoyaban la política de apaciguamiento. El último día de septiembre sin la presencia de los checoslovacos, ni de los soviéticos, se firmaron los acuerdos de Múnich que aprobaron la incorporación de los Sudetes, una parte de Checoslovaquia a Alemania. Así creían que evitaban una nueva guerra, pero lo único que logró fue dar vía libre a las ansias expansionistas de Hitler.

Tras el fracaso diplomático de los acuerdos de Múnich  el comisario del Pueblo para Asuntos Exteriores de la URSS, Maksim Litvínov fue despedido de su cargo en 1939. Aunque muchos diplomáticos cayeron con Litvínov, Maiski se mantuvo como embajador en Gran Bretaña aunque el Kremlin envió un agente del NKVD, que se hacía pasar por diplomático, para vigilar sus movimientos.

El 23 de agosto de 1939 Ribbentrop, por Alemania y Molotov, por la Unión Soviética firmaron un Tratado de no Agresión, conocido por el nombre de los dos ministros de asuntos exteriores. En este caso, igual que con los acuerdos de Múnich, el gobierno soviético creía que evitaba una nueva guerra. Nada más lejos de la Realidad.

El primer día del mes de septiembre de 1939 Hitler invadió Polonia, dos semanas después lo hizo la URSS, en base a un protocolo adicional secreto incluido en el Pacto Ribbentrop-Mólotov. Casi dos años después, el 21 de junio de 1941 los alemanes lanzaron la Operación Barbarroja, para invadir la Unión Soviética. Un mes después de la invasión Maiski firmó el Acuerdo Sikorski-Maiski que declaró nulo y sin efecto el Tratado de no agresión Germano-Soviético.

Firma del acuerdo Sikorki-Miski.
Wladyslaw Sikorski, Anthony Eden, Winston Churchill, e Ivan Maisky
En 1943, Maiski fue destituido como embajador, quizá por no haber podido convencer a Churchill de abrir el segundo frente en Francia para bajar la presión de la URSS en el Este, aunque aseguró a Stalin que Gran Bretaña no tenía interés en firmar una paz por separado con Alemania y presionaba a Churchill para que abriera ese segundo frente, que no comenzó hasta junio de 1944, con el desembarco en las playas de Normandía.

En 1945, se retiró del servicio activo en la diplomacia soviética y se dedicó a la historia. En la Unión Soviética de los años 50 hubo masivas represiones. Tras el llamado Complot de los Médicos en 1953 (una supuesta conspiración dirigida por prestigiosos médicos judíos), Maiski fue interrogado más de 30 veces. Dos años después de la muerte de Stalin fue puesto en libertad. Falleció a los 90 años.

Para saber más:
El Cuaderno Secreto Iván Maiski, embajador soviético en Londres, 1932 - 1943, de Iván Maiski
Fundación RBA
Eldiario
Curistoria
Wikipedia
No Solo Batallas SGM
El Nacional