domingo, 10 de enero de 2021

Republicanos españoles en la Resistencia francesa

A comienzos de 1939, cuando la República Española ya tenía la guerra prácticamente perdida y Barcelona había caído, más de medio millón de personas cruzaron la frontera con Francia huyendo del avance de las tropas franquistas. Al otro lado de la frontera no se encontraba la libertad, les esperaban los campos de internamiento franceses. A los combatientes les quitaban las armas y a los militantes comunistas y anarquistas se les daba un “tratamiento especial”, que en muchos casos les costó la vida. Un año después esos campos de internamiento serían usados por los invasores alemanes.

Españoles en la Resistencia
En los primeros compases de la guerra, franceses y británicos organizaron una invasión en Noruega. La 13ª demi brigada de la Legión Extranjera Francesa, en la que cerca de mil eran españoles, participó en el desembarco del puerto de Bjervik en la toma de Narvik y en el asalto a la cota 220. En tierras noruegas más de la mitad de los españoles dejaron la vida.

En mayo de 1940 cerca de 100.000 españoles sirven en el ejército francés. 20.000 en unidades de combate, como la Legión o los Batallones de Marcha, unos 25.000 lo hacen en la industria militar y el resto en batallones de trabajo que realizan trabajos de fortificación, la mayor parte de ellos en la Línea Maginot.
Españoles de 8 de esas compañías de trabajo lucharon en Dunkerque en la zona de Bray-le-Dunes. Los pocos que lograron subirse en un barco para llegar a Inglaterra fueron encerrados en varias prisiones británicas.

Españoles en la Resistencia
Caída Francia en manos alemanas, comienza a organizarse la Resistencia, agrupada principalmente en dos agrupaciones: las Forces Françaises de l'Interieur (FFI), de inspiración gaullista, y las Franc-Tireurs et Partisans (FTP), de tendencia comunista. Muchos republicanos y republicanas españoles se unen a ellas, principalmente por razones ideológicas. 
Las primeras unidades guerrilleras españolas se forman en los departamentos de Aude, en la región de Occitania y Ariège en la frontera con España y Andorra. Debido a problemas de organización, en 1944, muchos españoles se salen de las filas francesas y se crea la Agrupación de Guerrilleros Españoles (AGE), que actúa de forma totalmente autónoma.

El primer coordinador de las fuerzas maquis españolas, aunque había algún grupo incontrolado, sería Miguel Vera. Como enlace con los resistentes franceses estaba Ricardo Andrés, que fue ejecutado por los alemanes. Parte del escaso armamento del que disponían era del ejército francés entregado por los cazadores alpinos disueltos tras el armisticio francés, para que no cayeran en manos alemanas.

Durante la ocupación, los guerrilleros españoles, en los que las mujeres tuvieron un papel fundamental, colaboraron activamente en organizar refugio y marchas para que pilotos derribados, prisioneros de guerra evadidos o judíos huidos cruzaran a España. La principal red fue la “Pat O´Leary” que los pasaban a España por las montañas, desde Toulouse o desde Séte, a través del mar con guías españoles. El español responsable de la red era Francisco Ponzán. En 1943 los traslados a través de Séte se tuvieron que parar, tras la detención de una pareja belga, trasladándose la red a Marsella y Niza.

Tambien participaron en algunos actos de sabotaje y hostigamiento a las fuerzas ocupantes que hasta 1944 fueron poco significativos, pero al situarse especialmente en el sur del país, donde destacaron fue en las redes de evasión. 

Durante la Batalla de Normandía, en julio de 1944, tras el Día-D, guerrilleros y guerrilleras de la JSU españoles de la 3ª División de la AGE, emboscaron a una columna alemana formada por unos 1.500 soldados y varios vehículos en la carretera de Saint-Hyppolite-du-Fort a Anduze, en La Madelaine, con la colaboración de los FTP que conocían la zona.

Españoles en la ResistenciaEn París los españoles participaron activamente en la liberación de la ciudad. No solo los soldados republicanos de la 9ª compañía de la 2ª DB de Leclerc, La Nueve, también un buen número de civiles. Algunos de ellos se unieron a sus compatriotas con la idea de hacerse con armamento abandonado por los alemanes y destinarlo en una futura invasión de España, aunque las unidades guerrilleras españolas tuvieron muy escasa relación con la actividad guerrillera que combatía en el interior de España al régimen de Franco. 
Su intervención también fue decisiva en la liberación de Toulouse y otras importantes ciudades del Sur del país galo.

Muchos españoles dieron su vida en la lucha contra los alemanes en Francia y muchos otros fueron deportados a campos de concentración como el de Mauthausen, tristemente conocido como el campo de los españoles ya que por el pasaron 7.200 españoles y del que dos de cada tres no regresaron. 

La participación española en la Resistencia ha sido ocultada durante demasiado tiempo, como ha sucedido con los españoles de La Nueve, tratando de ignorarla para convertir a los franceses en los únicos y auténticos luchadores contra los invasores alemanes.

Denis Peschanski, Director del CNIC de la República Francesa:
"La aportación de los exiliados republicanos españoles a la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial fue “única” y debería ser reconocida públicamente. A pesar de las condiciones de acogida miserables, muchos se integraron en la resistencia y participaron muy activamente en la liberación de Francia".
Para saber más:
Españoles en la liberación de Francia: 1939-1945, de Félix Santos
Los guerrilleros españoles en Francia 1940-1945, de Miguel Ángel Sanz
Españoles en la 2ª G.M.
Papis
Open Edition
Anton Saavedra
Búscame en el ciclo de la vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario