jueves, 12 de julio de 2012

Vuelo desde Colditz 67 años después

El planeador original, al que apodaron el Gallo de Colditz, formó parte de uno de los planes de escape más audaces conjuradas por los prisioneros de guerra británicos internados en el castillo.

Después de descubrir un libro sobre el diseño de aeronaves en la biblioteca, los prisioneros de guerra comenzaron a diseñar y construir un planeador detrás de una pared falsa en el ático del castillo.


El planeador estaba prácticamente terminado cuando el campo de prisioneros Oflag  IV-C, supuestamente a prueba de fugas, fue liberado por las fuerzas estadounidenses en abril de 1945. Como resultado de ello, nunca se produjo su lanzamiento, previsto para finales de la primavera.

El vuelo se realizó para un documental del Channel 4 se centra en la construcción de la réplica del planeador y de su lanzamiento. La réplica es de radio control, que fue pilotada por un muñeco y despegó desde el techo de la capilla del castillo. Sin embargo, se estrelló al aterrizar en un campo cercano y el maniquí fue decapitado, lo que sugiere que de los dos escapados, el piloto del aparato habría muerto.


El ingeniero y ex piloto Tony Hoskins dijo:
Hemos demostrado que el concepto funcionaba. Lo pusimos en marcha y tomó la velocidad suficiente para salir de la azotea. Eso no fue un problema en absoluto.

El problema era el aterrizaje. Fue una operación muy difícil ya que el timón era bastante ineficaz, por lo que cuando se fue a iniciar un giro a la derecha era muy lento en la maniobra. Creo que los prisioneros eran muy valientes para lanzarse desde la azotea de esa manera.

Posiblemente, si no fuera por las vallas o las casas (que no estaban aquí durante la guerra) existe la posibilidad de que habría sido posible hacer hacer un vuelo y un aterrizaje seguro.

El planeador original fue creado por el piloto de la RAF Tony Rolt y por el  teniente de vuelo Bill Goldfinch en un taller improvisado de tan solo 6m  de largo por 2m de ancho, en el ático, que era patrullado por guardias, a partir de elementos como sacos de dormir, los resortes de un gramófono y maderas del suelo. En Imperial War Museum tiene en su colección una réplica.

El equipo de Channel 4 construyó su réplica en el piso de abajo del ático del castillo e invirtieron más de 4430€ en materiales y construyeron su réplica a las especificaciones exactas, 10,28m de ancho y 2,6m de largo, aunque con 150kg (la mitad del peso del original) para dar cabida a un maniquí en lugar de los dos prisioneros de guerra.


El campo de prisioneros Oflag IV-C fue inmortalizado en la serie de televisión de la BBC, "Colditz", y era a donde iban a parar los oficiales aliados con una reputación de fugas temerarias y repetidas. Sin embargo, a pesar de ser de alta seguridad y a prueba de fugas, se contabilizaron 186 intentos de fuga. 39 fugas tuvieron éxito, como la de un preso que se hizo pasar por un general alemán.

Los prisioneros idearon toda clase de métodos para escapar. Duplicaron las llaves de varias puertas, hicieron copias de mapas, falsificaron los documentos de identidad y fabricaron sus propias herramientas. El MI9, que se especializaba en equipo de fugas, se comunicaba con los prisioneros en código y enviaba artilugios ocultos con cuidado en paquetes recibidos de familiares o de organizaciones caritativas inexistentes, excepto los paquetes de la Cruz Roja por miedo a que los alemanes cortasen las entregas a los demás campos.

Hubo una sola muerte durante los intentos de fuga: el teniente británico Michael Sinclair en septiembre de 1944. Los alemanes lo enterraron en el cementerio de Colditz con honores militares. Finalizada la guerra, recibió la Orden al Servicio Distinguido a titulo póstumo.





Para saber más:
Wikipedia
Mail

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...