viernes, 14 de septiembre de 2012

Prisoneros de guerra como ganado humano

La Segunda Guerra Mundial todavía esconde secretos. El Ejército estadounidense y el australiano prefirieron no divulgar una atrocidad japonesa al final del conflicto: el canibalismo y el uso de prisioneros de guerra como “ganado humano”, que eran mantenidos con vida solo para ser asesinados de uno en uno con el objetivo de ser devorados. Esta salvajada formó parte de “una estrategia militar sistemática y organizada”.
Las autoridades aliadas, por temor al horror que esto podría causar en las familias de aquellos que murieron en campos de prisioneros, decidieron ocultar los hechos totalmente. Por ese motivo, el canibalismo no formó parte de los delitos juzgados en el Tribunal de Crímenes de Guerra de Tokio de 1946.


Los relatos de las atrocidades que sufrieron muchos prisioneros a manos de los japoneses fueron censurados para evitar que se produjese una espiral de venganzas. De los 132.134 prisioneros de Japón, murieron 35.756, un 27%. Los relatos describen todo tipo de crueldades contra prisioneros de guerra aliados, desde vivisecciones sin anestesia hasta palizas mortales o ejecuciones a bayonetazos, además de trabajos forzados. Sin embargo, el canibalismo organizado va más allá de lo imaginable.

No fueron casos aislados: existió un patrón similar en todas las guarniciones de China y el Pacífico que se quedaron sin suministros por la Marina estadounidense. No existen datos sobre el número de prisioneros que pudieron sufrir esa suerte, aunque sí que la mayoría de los casos ocurrieron al final del conflicto, en Nueva Guinea y Borneo. Las víctimas fueron locales y soldados papuenses, australianos, estadounidenses y prisioneros indios, que se negaron a combatir con los japoneses. Los informes lo dejan muy claro: No fueron incidentes aislados perpetrados por individuos o pequeños grupos en condiciones extremas.


Estos hechos no son comparables a los casos de canibalismo que se produjeron en circunstancias extremas en el sitio de Leningrado, donde 600.000 personas murieron de hambre o a manos de prisioneros rusos que no recibían ningún tipo de alimentos. Esto es algo muy diferente, una nueva vuelta de tuerca en el horror infinito de la Segunda Guerra Mundial.
Todos esto hechos se reflejan en los libros:

Némesis: La derrota de Japón 1944-1945, de Max Hasting.         
La Segunda Guerra Mundial, de Antony Beevor 2012

Para saber más:
El País

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...