sábado, 5 de abril de 2014

Carta de un soldado alemán en el frente de Sicilia

Esta es una carta capturada a un soldado alemán donde describe el pánico y la baja moral alemana durante los combates en Sicilia que fue publicada en el Intelligence Bulletin de noviembre de 1943.

23 de Julio del 1943.
Querida Familia:
Quiero enviarles un informe acerca de estos días pasados, en caso de que nunca regrese a casa, podrán saber por lo que estamos pasando en Sicilia.
Dos días después que los Británicos y Americanos desembarcaran, han estado ganando mucho terreno y han podido traer muchas más tropas, lo que hace que haya sido casi imposible anticipar una batalla con una cantidad igual de fuerzas. El 14 de Julio por casi una hora nos libramos de que nos capturaran, tomamos nuevas posiciones, haciendo que los Americanos rápidamente se defendieran con fuego de artillería, costándonos nuestras primeras victimas. Desde esta posición nos retiramos de nuevo, hacia el flanco y tomó otra posición. Este movimiento casi selló nuestro destino. Se supone que debo mantener mi vehículo cerca del comandante, y servir de enlace. Si la línea telefónica resulta dañada por el fuego de artillería, la orden es: "Sal fuera y repárala". Va a hacer tras noches que recibimos esta orden, a las 21:00 del 20 de julio (estamos peleando en un sector central, donde hay tropas Americanas y Canadienses). Poco después de abandonar nuestra posición, comenzó una descarga de artillería tan terrible que incluso un sargento de infantería juró que nunca había visto algo parecido, ni siquiera en Rusia. Muchos fueron aniquilados, muchos de mis compañeros e incluso yo mismo pensamos que no saldríamos con vida, es imposible que les describa el terror de esa experiencia. Pegábamos nuestras caras al suelo solo para esperar ser alcanzados mortalmente o que voláramos en pedazos.
Mientras tanto, gente que estaba de vacaciones regresa a casa en Alemania, van a los cafés y al cine, y disfrutan de ellos mismos. Me he pregunté: "¿Donde se supone que está la justicia?"
A las 04:00 regresamos a nuestras posiciones. Al menos seguimos con vida. Podemos oír disparos de ametralladora y fuego de artillería. Fuimos a dormir, a pesar de que nuestro comandante ya se ha marchado. Media hora después, me desperté de repente, habían ordenes para mi. Los Americanos estaban en las inmediaciones y todas las líneas debían ser desconectadas. Éramos 10 hombres en total, teníamos 2 vehiculos uno grande y otro más pequeño, era necesario ir despacio en los caminos de tierra, pero en la carretera viajamos lo más rápido que los vehículos nos permitían. En un cruce un coche estaba volcado sobre su costado, lo que constituye un obstáculo en el camino. Parecía imposible usar los vehículos para atravesar el país, debido a la naturaleza del terreno, pero lo logramos. Entonces sucedió. Doblamos una curva y nos encontramos con fuego concentrado de ametralladora. ¡Me sentí como si Dios hubiera puesto de repente una pared de acero volando delante de mí! En ese momento pensé en todos vosotros.
Tuve que correr hacia el vehículo y de alguna manera lo logré, después de eso el soldado que estaba sentado detrás de mi y yo nos miramos por un momento y vimos que ambos estábamos tan pálidos como la tiza, pero habíamos sobrevivido (Parece que Dios esté siempre conmigo. Lo estoy pidiendo, y sé que tu también). A poca distancia algunos compañeros nos estaban esperando. Lo habían visto todo a través de los prismáticos. Cuando informamos de que el otro vehículo no podría regresar, nuestro teniente de 22 años de edad, quien estaba allí, nos dio una reprimenda. Nos dijo que esperaba más de nosotros, y que deberíamos avergonzarnos de decir esas cosas. He tenido que controlarme para no saltar a su cuello. El desconocía la historia completa de lo que sucedió ya que había dejado su posición una hora antes. El caso es que muchos de los hombres debían hacer el viaje a pie.
Un pequeño pueblo, que a estas alturas había sido ocupada por los estadounidenses, fue bombardeado por la artillería. A cambio, la artillería estadounidense disparó contra nuestras posiciones, nos cuesta un buen número de heridos y que nos obliga a cambiar nuestra posición una vez más. Habíamos retrocedido 30 kilómetros y habíamos tenido un solo día de descanso. Pero aquí el "descanso" era roto por ataques aéreos (Me veo obligado a admitir que, si bien he estado luchando en Sicilia, he visto sólo dos aviones alemanes.) Reconocimiento aéreo enemigo nos descubrió, y al día siguiente los estadounidenses colocó barreras de artillería contra nuestra posición más reciente. Se convirtió en un infierno miserable, tuvimos que abandonarlo por la noche.
Por regla general, sólo viajamos por la noche, sin luces, y rara vez por una vía principal. Te puedes imaginar lo que esto significa, sobre todo cuando estamos siempre bajo el fuego. Al mediodía, se me ordenó buscar nuestro motorista de enlace, que había desaparecido. Se le buscó hasta que fue casi de noche, pero sin éxito. Regresamos, con la esperanza de dormir un poco después de la miseria de los últimos dos días, pero todo el mundo se había movido de nuevo a una nueva posición, aprovechando la oscuridad.
Un cabo que iba con nosotros dijo conocer la ruta de la marcha, pero nos dio direcciones erróneas. Un centenar de veces tuvimos que hacer cuerpo a tierra por aviones hostiles. Los aviones están siempre alrededor, solo los estadounidenses y los británicos, por desgracia. Atravesamos un pequeño pueblo, pero tuvimos que parar 500 metros más allá, no sabíamos si esta carretera todavía estaba en manos alemanas. Aquí hemos tenido un ataque de bombardeo. La ciudad fue muy gravemente afectada. Nuestros vehículos estaban siendo atacados por morteros. Estábamos terriblemente asustado, pero tuvimos que pasar. Por suerte, ningún proyectil nos alcanzó, y nuestra empresa tuvo éxito. Nos habían dado por desaparecidos y nuestro propio teniente nos había ido a buscar. Parecía que estábamos a salvo y ¡nuestro motorista también había regresado sano y salvo!
Nuestra infantería había rechazado dos fuertes ataques. Como resultado, nuestra camioneta, que fue fue alcanzada, debía ser remolcada. Mientras estábamos haciendo cargo de la situación, los aviones británicos aparecieron sobre nosotros. Un momento después, una explosión cercana nos lanzó a mi conductor y a mi fuera del coche. Caí sobre una tierra bastante suave de un cráter de una bomba, y no estaba malherido. Pero mi conductor fue arrojado contra la dura carretera y aún yacía allí cuando lo encontré. Lo llevé a un hospital de campaña. Había sufrido lesiones cefálicas y faciales. Me siento muy cercano a este hombre, ya que él y yo hemos pasado juntos por muchas horas tristes. Pronto estará de nuevo con nosotros.
Siempre estamos perseguidos. La mitad del tiempo no sabemos el día ni la fecha en que estamos. Como podrán imaginar, he estado escribiendo esta carta fragmentaria, de vez en cuando. Lo empecé hace una semana. ¡De cuántas nuevas posiciones nos hemos retirado a desde entonces! El domingo pasado estuvimos en otra más, y otra vez la artillería americana nos disparaba. No tienes ni idea de lo que se siente al escuchar los proyectiles pasar por encima de tu cabeza durante toda la noche. ¡Es tan difícil dormir! A las 05:00 del lunes tuve que salir a solucionar algunos problemas de comunicación. La línea se redujo en siete lugares. Mi coche pasó por una estación de ayuda de campo, donde había hombres que había sido literalmente despedazados. ¡Un espectáculo espantoso! No pude comer nada al mediodía. Todo ese día nuestra posición fue bombardeada. Seguimos corriendo y lanzándonos debajo del coche levantándonos y volviendo a caer, otra vez. De repente, a las 19:00 un bombardeo terrible cayó sobre nosotros, y otra vez tuve que desmontar las líneas de comunicación, mientras que los otros se marchaba. Varias veces tuvimos que parar, saltar, y ponernos a cubierto. Los proyectiles parecían caer un paso delante de nosotros o un paso detrás de nosotros. A las 02:00 a la mañana siguiente estábamos a salvo de nuevo. Por desgracia había sufrido una herida en mi rodilla derecha. Esta mañana se ha abierto otra vez. Fue muy doloroso.
Una vez más hemos tomado nuevas posiciones. Por el momento todavía se está tranquilo aquí, pero ¿por cuánto tiempo? Todo va a empezar de nuevo.
Hoy nos enteramos de que Mussolini había sido expulsado. Esto significa el fin del fascismo también. ¿Ahora Italia se volverá contra nosotros? Lo que será de nosotros es discutible. Difícilmente puede suponerse que todo esto  vaya a salir bien.
Por cierto, Hans Maier y la mayoría de mis otros amigos son todos de intendencia y están 30 a 40 kilómetros, en la retaguardia. No creo que a ellos le vaya a pasar nada. Mi compañero Huebner aún está en Alemania y probablemente os haya visitado y habrá contado solo una pequeña parte de lo que está pasando. Ha tenido muy buena suerte. ¿Sabéis que hace poco me despertó a las 03:00 porque el correo había llegado? En ese momento recibí vuestras cartas de los días 7 y 11 de julio, así como un periódico y dos tarjetas postales de Schala, que estaba de vacaciones en Allgaou. Me dijo: "Desde un maravilloso día de descanso, los saludos más cordiales." No os podéis imaginar lo que sentí cuando leí eso. Cada hora lucho por mi vida, y de repente me sale la postal de Schala. Simplemente no tengo el corazón para responderla.
28 de julio 1943.
Ayer las cosas estaban bastante tranquila en la nueva posición, aunque de vez en cuando podíamos oír la artillería en la distancia. Un enorme número de aviones pasó sobre nosotros. Las Flak están constantemente disparando, pero no hemos visto a ningún avión derribado. Nuestra Luftwaffe debe estar siendo empleada en otros lugares, porque todavía no he visto ningún de nuestros aviones. Esta noche hay una tormenta terrible en marcha, y para los compañeros que están más en el frente debe ser miserablemente incómodo. Casi no puedo soportar escuchar el ruido por más tiempo. Los truenos me destrozan los nervios. Me resulta imposible dormir después de una tormenta como esta. Todo lo que puedo hacer son pequeñas siestas, en las que tengo malas pesadillas. ¡Si tan sólo pudiera tener un techo sobre mi cabeza otra vez! Siempre estamos durmiendo en el suelo, y en un lugar diferente cada noche.
29 de julio 1943.
Ayer por la noche nos trasladamos, otra vez, sin haber sido atacados. Incluso en tránsito, no nos encontramos con lo que llamamos "fuego mágico" (Feuerzauber). Este es el nombre que le damos a las dementes barreras de artillería de los enemigos. Alrededor de la medianoche llegamos a nuestra nueva posición. Mientras intentamos dormir en el suelo, escuchamos ecos, como si estuviéramos durmiendo en un sótano, como si que alguien de arriba estuviera moviendo muebles. Así que, aunque no estábamos justo debajo del "fuego mágico," no podíamos olvidarlo
Nuestra comida es buena. Todos los días recibimos también un poco de caramelo, pastel de chocolate y una caja de cigarrillos "Attikah". Los cigarrillos no duran mucho tiempo, sin embargo. No tienes ni idea de los mucho que se fuma, sólo para distraer los pensamientos. En cuanto a mí, debo informar que estoy teniendo un montón de problemas con mis oídos. El fuego de artillería, junto con las nubes de polvo que pasan mientras estamos viajando, me priva más y más de mi audición. Realmente ahora escucho muy mal, lo puedo notar yo mismo. Esto me da una sensación de mucha inseguridad. No he tenido ninguna pus en la rodilla, por lo que parece estar llegando a curarse. Pero mi sentido del oído es algo que nunca voy a ser capaz de recuperar por completo. Si vivo, siempre voy a tener un cierto grado de sordera.
Dos de nuestros hombres se quedaron despistado mucho tiempo bajo la durante una descarga de artillería, y mientras la unidad se mudó. No lograron reincorporarse hasta el día siguiente. Fueron amenazados con un consejo de guerra. Estos hombres podrían haber sido un poco culpables, pero tal amenaza es demasiado grave y muy deprimente. Todo se interpretará como "incumplimiento del deber", y se decretan los castigos más severos.
1 de agosto 1943.
Domingo otra vez. ¿Voy a poder enviar por correo esta carta? ¡Oh, me gustaría poder decirles, mis amados, lo que estamos viviendo en esta campaña! Nuestra infantería sufre cada vez más. Ayer perdí a un muy buen camarada. Todo está en contra de nosotros. Los fuegos de artillería con sus cañones de gran calibre nos machacan en nuestra retirada. En este momento "Tommy" está atacando. Nuestra única posible línea de retiro es a través de campos y bosques y pueblos en llamas sometidos a fuego de artillería.
El futuro se ve terriblemente oscuro...
Impreso por el Servicio de Inteligencia Militar durante la Segunda Guerra Mundial, el Boletín de Inteligencia fue diseñado para informar a los oficiales y soldados de las últimas tácticas y armas enemigas. Para el historiador y coleccionista, los boletines ofrecen una vista poco común sobre el conocimiento aliado de las fuerzas del Eje.



Fuente:
Lone Sentry

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...