martes, 3 de julio de 2018

Francesc Boix, el fotógrafo de Mauthausen

Francesc Boix Campo se empapó del arte de la fotografía en el estudio que tenía su padre en la trastienda de una sastrería en el Poble Sec de Barcelona. A los 14 años comenzó a trabajar en la casa de fotografía Romagosa, también de Barcelona y con tan solo 16 años ya publicaba sus trabajos en la revista de las Juventudes Socialistas Unificadas, en las que a militaba.


Con 17 años el adolescente Boix se incorporó al Ejército de la República Española luchando en la 30.ª División. Cuando la Guerra Civil ya estaba perdida para la República, en febrero de 1939, se exilió en Francia donde fue internado en los campos de Vernet d'Ariège y de Septfonds. Desde Septfonds partió como parte de la 28ª Compañía de Trabajadores extranjeros, integrada en el ejército francés. Cuando cayó Francia en mayo de 1940, como muchos españoles fue capturado por los invasores alemanes y lo deportaron, pasando antes por el campo de prisioneros Stalag XI-B, al campo de concentración de Mauthausen, llegando el 27 de enero de 1941. A partir de es momento sería el interno 5.185. Un número como los más de 7.000 españoles que pasaron por el campo. Por ese motivo fue llamado el campo de los españoles.


Gracias a su profesión de fotógrafo, y que hablaba un rudo alemán aprendido en el Stalag XI-B, Boix pudo ir a trabajar en el laboratorio fotográfico del servicio de identificación y documentación del campo que era usado principalmente para realizar las fotografías de los presos cuando eran internados.

Boix y los otros dos compatriotas que trabajaban con el tenían unas condiciones mejores que la mayoría de los presos y un contacto más cercano con los guardias de las SS. Cuando algún miembro de las SS y sus familias le pedían que les realizase algún retrato el aprovechaba para pedirles alguna mejora para sus compañeros del campo.


Hasta la liberación del campo el 5 de mayo de 1945, consiguió ocultar de los alemanes casi 2.000 negativos que reflejaban la cruel y triste vida en el campo y de las prácticas de abuso y exterminio de los presos por parte de los SS que controlaban Mauthausen. Los clichés salieron del campo gracias a un grupo de internos menores de edad, hijos de otros internos, que podían salir del campo para trabajar y la Señora Pointner, que conocía a los muchachos, los escondió en el jardín de su casa.
En las instantáneas tambien aparecían muchos de los jerarcas nazis que visitaron el campo así como miembros de la guardia de las SS.         
Tras la liberación de Mauthausen Boix permaneció casi dos meses más para seguir con su reportaje del campo durante las operaciones de repatriación y hacerse con las fotos que logró ocultar.
Posteriormente de marchó a vivir en París, trabajó como reportero gráfico en diferentes publicaciones francesas como L'Humanité, Ce Soir o Regards, próximos al Partido Comunista francés.


En enero de 1946 Boix fue un testigo (el único español) importante en dos procesos contra criminales de guerra nazis durante los juicios realizados en Nüremberg. En ellos testificó contra altos jerarcas nazis, como Ernst Kaltenbrunner o Albert Speer.​
Sus fotografías, que se mostraron en los juicios, fueron de gran relevancia. Boix también declaró, y mostró sus fotografías, en el proceso norteamericano celebrado en Dachau contra 61 acusados de crímenes en Mauthausen.

El 4 de julio de 1951, con tan solo 30 años falleció en París debido a una enfermedad renal relacionada con su periodo en Mauthausen. Mientras estuvo convaleciente empezó a escribir sus memorias, la que tituló “Spaniaker” como eran llamados los españoles en Mauthausen, que tras pasar por varias manos finalmente desapareció. Fue enterrado en el cementerio parisino de Thiais.


El 16 de junio de 2017 los restos mortales de Francesc Boix el "Fotógrafo de Mauthausen" fueron exhumados del cementerio de Thiais y fueron enterrados con honores en el cementerio parisino de Père Lachaise.


A finales de este año 2018 se estrenará una película sobre Boix, dirigida por Marc Targarona y protagonizado por Mario Casas.

Para saber más:
El fotógrafo del horror. La historia de Francisco Boix y las fotografías robadas a los SS de Mauthausen, de Benito Bermejo
El fotógrafo de Mauthausen, de Salva Rubio, Pedro J, Colombo y Aintzane Landa (cómic)
Centro Documental de la Memoria Histórica
Nizkor (declaración de Boix en los Juicios de Nüremberg)
El País
El Español
La Vanguardia
RTVE

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...