domingo, 21 de noviembre de 2021

Ser negro en el III Reich

El racismo hacia los negros era común en Europa y América en los siglos XIX y principios del XX. Aunque tales prejuicios tenían una larga historia, en este periodo aumentaron con el desarrollo del darwinismo social, una "pseudociencia" que afirmaba que algunos grupos raciales eran genéticamente superiores a otros, por lo que se crearon los infames "zoológicos humanos". Estas ideas se utilizaron para justificar el imperialismo europeo del siglo XIX, cuando casi toda África fue ocupada por varios países europeos.

Ser negro en el III Reich
Los europeos que se establecieron en las colonias a menudo tenían actitudes extremadamente racistas hacia los africanos, y el imperio alemán no fue la excepción. Cuando Alemania perdió sus colonias después de la Primera Guerra Mundial, muchos alemanes regresaron a sus hogares y contribuyeron al crecimiento de los grupos de extrema derecha. Al mismo tiempo, el imperialismo condujo al desarrollo de una población negra en Alemania.

Algunos africanos, principalmente hombres jóvenes, fueron a trabajar o estudiar en Alemania y después de la Primera Guerra Mundial se les unieron otros que habían servido a los alemanes como soldados. Había entre 20000 y 25000 afroalemanes en la Alemania de entreguerras.

Ser negro en el III Reich
"600 bastardos acusados, el legado de los
crímenes negros contra los renanos"
La población afroalemana incluía un número significativo de personas de familias de raza mixta. Por lo general, eran hijos de colonizadores alemanes que se habían casado con mujeres africanas o de mujeres blancas que tenían relaciones con personas negras que trabajaban en Alemania. Esto demuestra, que a principios de siglo, el racismo no se daba en toda la sociedad alemana.

La población negra de Alemania era relativamente pequeña y en la década de 1920 no era una preocupación importante para grupos racistas como el Partido Nacionalsocialista.
Además de los negros alemanes originarios de las colonias, estaban los que procedían de la región perdida de Renania, que las tropas francesas ocuparon tras el Tratado de Versalles, hasta 1930.

Francia, que también tenía sus colonias en el norte y el oeste de África, usó al menos 20000 soldados africanos, para vigilar Renania, y algunos de ellos tuvieron relaciones con mujeres de origen alemán. De estas relaciones nacieron varios cientos de hijos mestizos a los que se le llamó, ya en los años 20, los "bastardos de Renania", porque por entonces se consideraba a los soldados africanos como depredadores sexuales que habían abusado de mujeres alemanas de raza pura que se vieron obligadas a dar a luz a seres de raza impura.

Esa idea la aplica Hitler al antisemitismo y relaciona a los negros con los judíos. En Mein Kampf, escribe:
Fueron y son los judíos quienes traen los negros a Renania, siempre con el mismo pensamiento secreto y un claro objetivo de destruir la odiada raza blanca por la 'bastardización' necesariamente resultante.
En abril de 1933, el Instituto de Antropología Kaiser Wilhelm, uno de los centros líderes de la "ciencia racial", recomendó que los niños fueran esterilizados para evitar que su "sangre extraña" pasara a otros alemanes, según una ley de 1933 que establecía la esterilización obligatoria de personas con enfermedades hereditarias y discapacitados.

Ser negro en el III Reich
El congoleño Jean Voste el único prisionero negro en Dachau
En 1935, se aprobaron las Leyes de Núremberg, que posteriormente se modificaron para incluir a los negros y a los gitanos en la misma categoría que los judíos. Dos años después al menos 385 niños mulatos de Renania fueron objeto de esterilización forzada, a menudo sin anestesia. Entre ellos estaban Thomas Holzhauser y Hans Hauck, hijo de un soldado argelino y una alemana aria. También hay evidencia de que algunos fueron víctimas de experimentos médicos.

Estas políticas no se aplicaron a otros afroalemanes, incluidos niños de razas mixtas de otras partes del país. Sin embargo, se enfrentaron una discriminación generalizada que dificultó la obtención de empleos y se les prohibió asistir a la universidad. Algunas personas negras pudieron hacer carreras en la industria del entretenimiento, tomando pequeños papeles en películas, como el actor nacido en la colonia alemana del África Oriental, Mohamed Husendonde o en espectáculos itinerantes de "danza y canción africana tradicional", como una continuación de los zoológicos humanos. También se siguió una política racista hacia el jazz, que los nazis llamaban "música degenerada", presentándola como una música utilizada por los judíos estadounidenses para corromper a la sociedad alemana. Fue prohibido en la radio pública en 1935.

Para saber más:
Forgotten Victims: Blacks in the Holocaust, de Robert W. Kesting
Germany's Black Holocaust: 1890-1945: Details Never Before Revealed!, de Firpo Carr
Ser Histórico
Sabemos
Rosa Sala Rose
Huffpost
BBC

3 comentarios: