lunes, 6 de abril de 2015

Tragedias en las costas españolas

Durante la Segunda Guerra Mundial los aliados establecieron diferentes zonas de navegación restringida, entre las que se encontraban la zona del Canal de la Mancha y todo el Golfo de Vizcaya. Para los alemanes la zona de peligro se situaba al norte del paralelo 45. Y esas zonas también tenían abundante pesca. Los pesqueros españoles de los años 30 y 40 no disponían de sistemas de navegación como en la actualidad, o porque en España había mucha hambre tras una durisima Guerra Civil, llegó la tragedia a la costa española.


A partir de 1940 los barcos gallegos sufrieron diversos ataques de los alemanes. El 18 de junio, al sur de Irlanda, los arrastreros Sálvora y Faro Ons fueron hundidos por el submarino U-32 a pesar de llevar bandera de un país neutral. 6 marineros murieron. Algunos días después aviones de la Luftwaffe atacaron a los pesqueros Santa Clara y Gure Itxaropena a 50 millas de San Sebastián. En ambos ataque murieron o desaparecieron varios marineros. A pesar de estos y otros ataques llevados acabo ese año el gobierno español siguió dando cobijo y poyo logístico a los submarinos alemanes en los puertos gallegos, como el de Vigo. El U-32 fue hundido cuatro meses después al Noroeste de Irlanda por destructores británicos.

En otoño de 1941 un velero español fue torpedeado en las aguas de Cádiz por el U-204. Primero lanzó un torpedo que paso con un zumbido y un rastro de burbujas y un segundo impacto de lleno al velero. Los tripulantes consiguieron salvar la vida y fueron rescatados al día siguiente por un pesquero. Ese mismo año tambien fue hundido un buque cisterna, el Badalona.


El 8 de abril de 1943, otro submarino alemán hundió al Castillo Montealegre, un carguero de Transmediterránea, con tres torpedos. Sobrevivieron 29 tripulantes y otros 12 desaparecieron en una balsa. El ataque no se consignó el la bitácora del submarino, por orden del alto mando de la Kriegsmarine.

Un día después del desembarco aliado en Normandía, el 7 de junio de 1944 un bombardero norteamericano Liberator, al mando del Teniente Duffy, a las 15.44 horas de Londres, hundió los pesqueros Joaquintxu y Victortxu, matando a todos los tripulantes. Tras el ataque, en otra pasada incendió otros dos pesqueros, el Urumea y el Bidasoa nº 2 del armador donostiarra Víctor Fernández Ansorena, de San Sebastián.

El gobierno español pidió explicaciones al británico que exculpó a los aviadores norteamericanos alegando que estaban pescando en una zona restringida, y que incluso habían disparado con fuego antiaéreo.
El patrón del pesquero Bidasoa nº 2 y uno de los supervivientes, declaró que “fueron atacados sin previo aviso por un avión de nacionalidad desconocida, a unas ciento veinte millas del puerto de Pasajes”.

Durante el resto de la guerra varios barcos de pesca españoles fueron atacados tanto por los Aliados como por el EJE

Fuente:
Noticias de Gipuzkoa
Pesqueiros afundidos na II Guerra Mundial,de Hixinio Puentes
ABC
U-Historia
Violación de la neutralidad de España durante la SGM de Matilde Morcillo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...