domingo, 17 de mayo de 2015

La prensa española durante la Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial la prensa española estaba controlada por los nazis. España acababa de salir de una guerra civil y los alemanes mediante aportaciones de dinero a periodistas o directores claramente gemanófilos o suministrando papel, un bien muy escaso entonces, aprovecharon para controlar los medios de comunicación impresos. El encargado de esta misión fue Josef Hans Lazar, quien por orden del ministro alemán de propaganda Goebbels empezó controlando la recientemente creada agencia de noticias EFE, llamada así por la inicial de Franco y Falange, y por supuesto, del Führer. Un ejemplo de ello fue la excelente calidad de las revistas Signal y Der Adler en las que la edición en español eran unas de las mejores, incluso con imágenes en color, algo impensable en las publicaciones nacionales.


La agencia española EFE debía emitir comunicados de obligada inserción en los diarios, que Lazar escribía en su despacho y en los que siempre se anteponía a Hitler antes que a Franco. Tambien cabe destacar el trucaje de las fotos del encuentro entre Franco y Hitler en la estación de ferrocarril de Hendaya y el comunicado oficial de prensa dado por la agencia:
"El Führer ha tenido hoy con el Jefe del Estado español, Generalísimo Franco, una entrevista en la frontera hispanofrancesa. La conferencia se ha celebrado en el ambiente de camaradería y cordialidad existentes entre ambas naciones..."

Se sospecha que existía un acuerdo secreto para apoyar en la prensa y la radio la simpatía hacia el régimen nazi, lo que se puede observar en las portadas de los diarios de la época, como el decano diario ABC, el periódico del Movimiento Arriba o el Alcázar creado a raíz del asedio del alcázar de Toledo durante la Guerra Civil española.


Tras la guerra civil prácticamente todas las provincias tienen periódicos controlados por Falange, las diputaciones o los gobiernos civiles y la censura hace imposible el desarrollo de lineas editoriales contrarias al régimen de Franco. Tampoco hay que olvidar los medios controlados por la Iglesia. Incluso hasta bien entrado 1945 era raro encontrar artículos de apoyo a los aliados, sobre todo en la prensa católica 
El apoyo español al III Reich no se limitó a la mera propaganda. España sirvió como nido de espías y refugio de nazis tras la Segunda Guerra Mundial y al envío de Wolframio para la fabricación de acero. Además del apoyo militar que supuso la División Azul en el frente del Este. Ya finalizado el conflicto el tono de la prensa cambio radicalmente.

Fuente:
Antirrevisionismo
UCM
Racó Catalá
EFE
La Vanguardia
Hemeroteca ABC

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...