sábado, 2 de mayo de 2015

Mujer y madre en el III Reich

Según el ideal nacionalsocialista las mujeres debían ser madres voluntariosas y robustas amas de casa. El modelo ideal de mujer nazi era austera, no llevaba maquillaje ni vestía de forma ostentosa y unas caderas anchas eran el mayor símbolo de feminidad y fertilidad para poder dar muchos hijos sanos al III Reich.

Adolf Hitler estaba en contra de los logros liberales conseguidos por las mujeres durante la República de Weimar, como el derecho al voto o los avances laborales como la igualdad de salario. De hecho en 1933, cuando Hitler ascendió al poder, se reestructuro el funcionariado que llevó al despido de todas la mujeres que ocupaban puestos de responsabilidad. En 1936, por ejemplo, se les prohibió ejercer como abogadas o médicos. En un congreso del partido nazi Hitler dijo que "la emancipación de la mujer es un invento de los intelectuales judíos. Para la mujer el mundo es su marido, su familia, sus hijos y su hogar". Con lo que dejaba bien clara la postura del estado ante el papel de la mujer el el III Reich.


Para el III Reich la natalidad era fundamental para mantener su carácter expansionista. Por ese motivo se aprobó una ley por la que a cada matrimonio entre los considerados arios puros recibiría un préstamo de 1000 Reichmarks en cupones para formar una nueva familia. Los matrimonios entre los "arios puros" y otras razas (especialmente judíos) estaban totalmente prohibidos.

Cuando una mujer se casaba debía abandonar su empleo para dedicarse totalmente a su familia y a tener hijos. Por cada hijo que tuviera se le llegaba a perdonar 250 Reichmarks del préstamo que recibió del gobierno al casarse y otra serie de ayudas. Sus hijos a los 6 años debían entrar en las Juventudes Hitlerianas y sus hijas en la Liga de Muchachas Alemanas, donde comenzaba su aleccionamiento como perfectas mujeres y madres alemanas.


Otro medio para fomentar la natalidad fue la creación en 1939 de la Cruz de Honor de la Madre Alemana (Ehrenkreuz der deutschen Mutter), más conocida como Cruz de la Madre. Las cruces eran entregadas al las madres en una ceremonia que se celebraba cada 12 de agosto, fecha en la que se celebraba el cumpleaños de Klara Hitler, la madre del Führer.

La Cruz de Honor de la Madre Alemana estaba dividida en tres categorías:
La cruz de tercera clase, de bronce, era para las mujeres con 4 o 5 hijos. La cruz de segunda clase, fabricada en plata, era concedida a las madres con 6 o 7 hijos. La cruz de primera clase, en oro, para las mujeres que hubieran tenido 8 o más hijos.

Las mujeres solteras tambien podían ser "madres voluntarias" para que los miembros de las SS las embarazaran. Muchos de esos niños arios se criaron en los centros Lebensborn, creados por Himmler en 1935 para ofrecer centros de maternidad y asistencia a las mujeres de los miembros de las SS y a las madres solteras y organizaba la adopción de los niños por familias arias que no pudieran tener hijos.


Fuente:
Scharf Links
III Reich día a día, de Christopher Ailsby
Rosa Sala Rose
Sala de prensa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...