sábado, 31 de diciembre de 2016

Los anillos de Murmansk

Durante la Segunda Guerra Mundial Alemania construyó unos enormes anillos de hormigón en la costa del Mar de Barents, en Murmansk. Acabada la guerra, los soviéticos prohibieron el paso a la zona, lo que dio lugar a todo tipo de especulaciones sobre las Wunderwaffe, las armas maravillosas de los nazis que decantarían la contienda a su favor y en las que tanto creía Hitler, como el cañón sónico o el de vórtice que no llegaron a ser viables.


Unos han afirmado que servían como plataforma de lanzamiento para ovnis nazis de forma ovalada y que alcanzaban más de 2000km/h por medio de motores antigravitatorios y que posteriormente fueron capturados por la Unión Soviética o los norteamericanos. Otros que se trataban de lanzaderas de bolas de luz que los pilotos aliados llamaron Foo Fighters, unos objetos esféricos muy brillantes que se colocaban junto a los aviones aliados y les acompañaban en su ruta.

Una tercera teoría dice que formaban parte de una super-arma conocida como Die Glocke (la campana) que al parecer se construyó hacia el final de la guerra. Esta super-arma sería capaz de producir un campo gravitatorio de gran potencia, o bien sería una máquina del tiempo.


Sin embargo, estos anillos son algo mucho más simple, tan solo se tratan de los restos de emplazamientos de grandes piezas de artillería que se podían girar para ofrecer mayor cubertura de disparo. El motivo final para prohibir el acceso a la zona fue que el ejército soviético instaló en la zona una base naval.

Para saber más:
Libertad Digital
Gizmondo
ABC
El Economista

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...