jueves, 26 de enero de 2017

El hombre que salvó a los tres grandes en Teherán

Hitler aprobó una ambiciosa operación para asesinar a Churchill, Stalin y Roosevelt, los tres lideres aliados, cuando estos se reunieran en Teherán. La conferencia sería la primera reunión de los tres grandes, donde se conformaría la cooperación entre los países aliados en la lucha contra la Alemania nazi y el Eje, se celebró entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre de 1943.


La Operación Weitsprung fue desarrollada por Ernst Kaltenbrunner, jefe de seguridad del Reich, que sabía que los lideres aliados se reunirían en octubre de 1943 debido a un error en las comunicaciones navales de los Estados Unidos. El plan se llevaría a cabo durante la reunión, para así poder acabar con los tres lideres de una sola vez, lo que sería un golpe durísimo para los aliados. El encargado de llevar a cabo esta arriesgada misión sería el oficial de las SS Otto Skorzeny, que un mes antes se encargó de la misión de liberar al Duce, Benito Mussolini, de su arresto en el Gran Sasso.

El plan consistía en enviar a una avanzadilla en paracaídas que descenderían cerca de Teherán donde una red de espionaje alemán, al mando de "Cicerón" les darían refugio en una villa de la ciudad. Desde allí debían establecer contacto con Berlín vía radio para preparar la llegada de un nuevo grupo al mando de Otto Skorzeny para realizar los asesinatos. Skorzeny ya había visitado Teherán y había sido seguido por espías soviéticos.


El servicio de espionajes soviético ya sabía de la intención de llevar a cabo los asesinatos. Gracias a un agente infiltrado, como oficial, en la Wehrmacht se obtuvo la información de un auténtico oficial de las SS que se fue de la lengua cuando estaba borracho. Confiando en el falso oficial contó algunos detalles del complot para asesinar a Churchill, Stalin y Roosevelt.

Los agentes soviéticos, al mando del joven de 19 años Gevork Vartanián, descubrieron la llegada de la avanzadilla y consiguieron interceptar sus comunicaciones de radio con Berlín. Desde ese momento se intensificó la vigilancia de los agentes alemanes y sus comunicaciones. Los alemanes detectaron que eran vigilados y consiguieron enviar un mensaje a Berlín, antes de ser detenidos. Por ese motivo Skorzeny decidió abortar la misión debido a su altísimo riesgo.


Gracias a su trabajo Gevork Vartanián y su pequeño grupo lograron salvar a los lideres, que continuaron sus contactos totalmente ajenos al riesgo que habían corrido. Vartanián siguió con su trabajo de espía tras la guerra y fue condecorado como Héroe de la Unión Soviética. Falleció en el año 2012 a los 87 años.

Fuente:
Russia Beyond the Headlines
Sputnik
The Telegraph
El Mundo
The Armenian Weekly
Asesinato en la cumbre, de Laslo Havas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...