martes, 31 de enero de 2017

Cuando Inglaterra se convirtió en el mayor almacén de la Segunda Guerra Mundial

Gran Bretaña se convirtió en un inmenso campamento de miles de soldados y la Operación Bolero (Bolero hace referencia, en código, a Inglaterra) transformó la isla en un almacén colosal de material de todo tipo para preparar la invasión de Francia. La operación se inició en abril de 1942, más de dos años antes del Día D, el 6 de junio de 1944. Su objetivo era la acumulación de material militar y el equipo procedente de los Estados Unidos y Canadá en Inglaterra, suficiente para apoyar una invasión prevista inicialmente para 1943.


La colosal labor de organización de todo este material recayó sobre la Oficina de Servicios de Suministro (SOS), que formaba parte del Ejército de Estados Unidos. El simple hecho de coordinar al personal militar y su material para enviarlo a Inglaterra fue un reto en sí mismo. Pero cuando estuvieran en Gran Bretaña el personal de la SOS se enfrentaría a un reto aún mayor: La alimentación, vestido y alojamiento para más de un millón de soldados. Por otro lado estaba almacenar miles de aviones y vehículos blindados significaba que todos los campos vacíos en Inglaterra eran potenciales almacenes y estacionamientos de toda clase de vehículos. Las hileras de camiones o tanques se prolongaban hasta donde alcanzaba la vista o los vagones de combustible llenaban las vías muertas de las estaciones de ferrocarril. Hoy resulta complicado comprender la magnitud de estos depósitos de abastecimiento. Pero una imagen vale más que mil palabras.


La cantidad de suministros requeridos para sostener, armar y equipar a este gran número de tropas era inmensa. Gran parte de lo que se necesitaba para equipo y alimentación para miles de soldados, marinos y aviadores fue enviado a través del Atlántico, siempre acosados por las manadas de lobos de la Kriegsmarine alemana.

En el punto álgido de la Operación Bolero, los puerto ingleses tenían preparados para la invasión más de 6900 embarcaciones de todo tipo. En los aeródromos estaban listos casi 12000 aparatos con sus características franjas blancas y negras. El ferrocarril tenía preparados 20000 vagones para mover los cerca de 16 millones de toneladas de material, como casi 8000 tanques y cañones o 140000 vehiculos de transporte, necesarios para el éxito del Día D.


Día D no solo fue posible gracias a los esfuerzos de la SOS, tambien la planificación del Día D fue el resultado de aprender de errores anteriores como los de Dieppe y Anzio. Y por supuesto el éxito de la Operación Bolero y el Día D también debió su éxito al control aliado del mar, que se logró finalmente en 1943 a través de la victoria en la Batalla del Atlántico y del excelente trabajo del contra-espionaje que engañó a los alemanes sobre el lugar del desembarco y la ubicación de las tropas aliadas, creando un ejército fantasma a las ordenes del general George Patton.

Para saber más:
Operation Bolero de Ken Wakefield
Facebook
History Net
HMVF
War History Online

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...