jueves, 26 de septiembre de 2013

El movimiento de la Resistencia Francesa en el Día D

El movimiento de Resistencia en la Francia ocupada se encontraba muy dividido y desorganizado. Unir a tantos grupos de ideas tan diversas fue un trabajo arduo y peligroso. Durante febrero de 1944, se logró alcanzar algo de cohesión a través del Conseil National de la Résistance, formada principalmente por la Organisation de Résistance de l'Armée (ORA) y la Francs Tireurs et Partisans (FTP).


En Londres la Oficina de Servicios Estratégicos (SOE) mantenía contacto por radio con 137 estaciones activas y estimaba que en junio de 1944 la Resistencia estaba formada por unos 350.000 miembros, pero con pocas armas y munición. La principal aportación de la Resistencia a la Operación Overlord era principalmente la de inteligencia y sabotaje, aislando la región de Normandía del resto de Francia.


Résistance Fer, la organización de los ferroviarios, desempeñó un papel de gran importancia en inteligencia y sabotaje, ya que, la capacidad de combate de las divisiones alemanas podía calcularse por el número de trenes que usaban como transporte. Se sabía que la División Acorazada SS "Hitler Jugend" estaba casi totalmente operativa, pues se habían necesitado ochenta y cuatro trenes para su transporte. En colaboración con otros grupos de la Resistencia, los ferroviarios  ayudaron al descarrilamiento de los trenes en túneles. Las grúas capaces de levantar grandes pesos eran objetivo prioritario del sabotaje y de los ataques aéreos. Las locomotoras eran averiadas en zonas vitales de las estaciones y constantemente se volaban las vías férreas.
Los ferroviarios se convirtieron en verdaderos expertos en provocar retrasos en los convoyes de tropas enviándolos por líneas equivocadas por lo que los alemanes se vieron obligados a traer a 2.500 ferroviarios de su país. En el este de Francia, hasta la frontera alemana, el tráfico ferroviario quedó interrumpido dejando 37 líneas cortadas en los alrededores de Dijon, justo antes de la invasión aliada. Varios centenares de ferroviarios fueron ejecutados y otros 3.000 fueron deportados a diversos campos de concentración.
Al impedir el movimiento de tropas y pertrechos alemanes por tren obligaba a realizar los transportes por carretera, y como las orugas de los tanques tenían un kilometraje limitado y la Wehrmacht sufría una importante escasez de combustible debido a los bombardeos de las instalaciones y refinerías petrolíferas por la 8ª Fuerza Aérea de EEUU los convoyes eran un blanco fácil para la Resistencia.


Los miembros del PTT, el servicio de teléfonos y telecomunicaciones de Francia, se dedicaron a cortar los cables subterráneos de comunicación que usaban los alemanes. Estas acciones tenían la ventaja de obligar a los alemanes a utilizar la radio, que podía ser captada desde Gran Bretaña y descodificada por Ultra en Bletchley Park. A estos sabotajes hay que sumar sabotajes a las líneas eléctricas.
La Resistencia había enviado a Londres gran cantidad de información. Las divisiones alemanas eran identificadas en las lavanderías por los números escritos en las guerreras. La mayoría de la información que llevó a los británicos apoderarse del puente Pegasus procedía de la Resistencia.
Dos hombres que trabajaban en las oficinas de la Organización Todt, dedicada a la construcción del Muro Atlántico,  realizaron copias de planos y mapas, con lo que los campos de minas, verdaderos y falsos, también fueron identificados. La identificación del calibre de los cañones que protegían las playas fue casi tarea imposible pues los operarios de la Todt fueron trasladados antes de instalar la artillería, pero el tamaño de la zona restringida de la costa durante las prácticas de tiro aportó una información muy útil respecto a la potencia de los cañones.


El primer aviso que recibió la Resistencia para que se prepara para la invasión fue transmitido, desde Gran Bretaña, por la BBC el 1 de junio de 1944: "L'heure du combat viendra" (la hora del combate llegará). Finalmente la tarde del 5 de junio, los mensajes pusieron a los diferentes grupos de la Resistencia de toda Francia en marcha. Por la noche, la Resistencia de la zona de Normandía oyó al locutor de la BBC: "Les des sont sur le tapis" (la suerte está echada) para que comenzaran a cortar los cables y los hilos telefónicos y de telégrafo. Poco depuse sonó en los receptores de radio: "Ilfait chauda Suez", (hace calor en Suez), con lo que debían atacar todas las vías de comunicación. En la noche de ese mismo día comenzaron a descender los paracaidistas aliados y en la madrugada del 6 de junio comenzaron los desembarcos que iniciarían la liberación de Francia de la ocupación nazi, después de cuatro largos años.

Para saber más:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...