viernes, 5 de octubre de 2012

Una carta desde el escritorio de Hitler

El destinatario de esta carta, Dennis, solo tenía tres años cuando la recibió. No sabía leer pero su padre le escribió unas letras en las que le anunciaba el fin del Segunda Guerra Mundial en Europa. Y lo hacía desde el escritorio que había pertenecido a Hitler y uso una tarjeta con el membrete en relieve y bañado en oro. Bajo este, el nombre de Adolf Hitler.


Querido Dennis,
El hombre que pudo haber escrito en esta tarjeta una vez controló Europa - apenas hace tres años, cuando naciste. Hoy está muerto, su memoria despreciada, su país en ruinas. Tenía sed de poder, una mala opinión del hombre como individuo, y el temor a la honestidad intelectual. Era la fuerza del mal en el mundo. Su fallecimiento, su derrota - una bendición para la humanidad. Pero miles de personas tuvieron que morir para poder ser así. El precio para librar a la sociedad del mal es siempre alto.
Te quiere. Papá
Llegó en un sobre de color marrón, con matasellos con fecha 29 de mayo de 1945 y con la inscripción “WIN THE WAR” (Ganamos la guerra). Dennis nunca fue consciente del valor de la carta. Sin embargo, esa carta no solo tenía valor por el momento histórico, el lugar o el material con el que fue escrita, sino por el autor de la carta: Richard Helms.


Antes de la guerra, Richard Helms aprendió a hablar francés y alemán cuando estudiaba en Suiza y trabajó como periodista para United Press cubriendo los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936. Con motivo de los juegos puso entrevistar al mismísimo Fhürer.
Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, Helms fue reclutado por la OSS (Oficina de Servicios Estratégicos), realizando diversas misiones en terreno enemigo y cuando acabó la guerra fue uno de los primeros en entrar en el búnker donde Hitler se suicidó junto a su esposa Eva Braun.
En 1966 llegó a director de la CIA, creada a partir de la OSS y fue el responsable de esta durante el escándalo Watergate,lo que acabó con su carrera al frente de la Agencia Central de Inteligencia y destinado a Irán como Embajador en Teherán.


Dennis donó la carta a la CIA y actualmente se encuentra alojada en el museo privado de la CIA, donde se exponen valiosos objetos relacionados con la agencia y que solo pueden visitar los empleados de la agencia y algunas vistas aunque en contadas ocasiones se puede visitar por el público.

Para saber más:
Gawker
The Daily what

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...