miércoles, 11 de diciembre de 2013

Los tatuajes de los prisioneros de Auschwitz

A los prisioneros que llegaban a Auschwitz-Birkenau se les asignaba un número, salvo si iban a ser ejecutados de inmediato; sólo aquellos considerados aptos para el trabajo llevaban un número de serie cosido en sus uniformes a rayas. A medida que fueron asesinados o murieron, las autoridades del campo no podían identificar los cuerpos, ya que de que su ropa se entregaba a otros presos. Así, en 1941, se decidió tatuar los números. Al principio el tatuaje se colocaba en el lado izquierdo del pecho, para, posteriormente hacerlo en la parte interna del antebrazo.


En el primer método los tatuajes de los presos se realizaban con un sello de metal que tenía los números móviles. Con el sello se golpeaba la piel del pecho y dejaba una herida, en la que se frotaba tinta indeleble. Más tarde, se utilizaba una aguja que formaba los números con una serie de pequeñas punciones en el antebrazo.

Los nazis querían evitar los números demasiado largos de los inicios, se colocó una "A" o "B" al principio de los números y comenzó la serie, terminando generalmente en 20.000. En 1943, los prisioneros gitanos que llegaron al campamento recibieron los números de serie que tenían una "Z" al principio. Los nazis dieron más de 400.000 números de serie a los presos durante la guerra.


Los tatuajes no eran sólo para fines de identificación, sino también se convirtieron en un método de deshumanizar a los prisioneros, de hacerles perder su identidad como personas, transformandolos en simple números. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el tatuaje se ha convertido en un símbolo de la brutalidad nazi.

Algunos descendientes se han tatuado en la piel el mismo número que sus abuelos para que el genocidio no se olvide y nunca vuelva a ocurrir.
Como hizo Eli Sagir que se tatuó el que tenía su abuelo Joseph Diamant, en el mismo lugar, con los mismos caracteres, el mismo número: 157622. Ella se tatuó después de visitar Auschwitz donde, siguiendo un mapa que le hizo su abuelo, encontró su litera.


Fuente:
Pegatiros
Enciclopedia del Holocausto
Atlántico

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...