jueves, 23 de enero de 2014

El tratado de Versalles ¿Causa o excusa para la Segunda Guerra Mundial?

El Tratado de Paz de Versalles dio lugar a que se se fundara la Sociedad de Naciones, en la que todos los países participarían y donde resolviesen sus diferencias y conflictos de forma pacífica.

El tratado debía garantizar una paz justa; reparar los daños causados y castigar a los causantes del desastre, a la vez que nacían nuevos estados y otros desaparecían, y sobre todo, debía evitarse que otra nueva guerra pudiese asolar al mundo como lo acababa de hacer ésta. Al menos eso parecía sobre el papel.


El Tratado de Versalles, tuvo muchos aciertos. Pero también graves fallos. El tratado dio pie para un nuevo colonialismo. Muchas minorías quedaron integradas en países que les eran extraños. Las cláusulas económicas y las reparaciones de guerra eran muy exageradas… Muchos creían que les habían engañado en el reparto o se le hacía pagar por las culpas de otros. Todos estos hechos provocaron desconfianza y odio en los países derrotados, sobre todo en Alemania, al igual que en Grecia, Italia o Japón, a pesar de ser vencedores.

En el periodo de entre-guerras, no hubo paz. Aún no había acabado la Primera Guerra Mundial cuando en los antiguos territorios imperiales continuó la guerra: rumanos contra húngaros, estos contra checos y eslovacos; fineses entre sí; estones, letones y lituanos contra alemanes, y todos contra los bolcheviques; estos contra los polacos, que a su vez reñían con alemanes y lituanos, sin olvidar a los ucranianos; griegos contra turcos, la Guerra Civil Rusa.


¿El Tratado de Versalles fue la excusa que Hitler y Mussolini utilizaron en sus discursos políticos?
Ni una guerra mundial, ni el Tratado de Versalles habían conseguido frenar las ansias extorsionistas de los nacionalismos más extremos, alimentados por las injusticias de los tratados de paz.

El fascismo y el nazismo surgieron como movimientos revolucionarios al finalizar la guerra, no necesitaban de ningún tratado injusto para justificarse.
Estas ideologías extremas eran una mezcla de socialismo, racismo y nacionalismo a ultranza. Supieron aprovechar el resentimiento provocado por los tratados, la crisis económica, el nacionalismo exacerbado y el miedo a la expansión del comunismo.

Con el revanchismo de Hitler como principal impulsor, Europa, y el mundo entero, se encaminaban hacia una nueva guerra que superaría con creces la que llego a llamarse "La guerra que acabaría con todas las guerras".

Fuente:
Entorno Inteligente
Resumen Tratado de Versalles (Scribd)
Historia Universal

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...