lunes, 13 de enero de 2014

Proceso contra los últimos asesinos de Oradour-sur-Glane

Los aliados habían desembarcado en Normandía el 6 de junio de 1944 y poco después la división blindada Das Reich se dirigió al noroeste de Francia con la orden de tomar represalias contra la población civil ya que la Resistencia aumentó los actos de sabotaje en la retaguardia.

El 10 de junio de 1944, 120 hombres del regimiento Der Führer rodearon el pueblo de Oradour-sur-Glane. El comandante Adolf Diekmann ordenó que todos los habitantes se reunieran en la plaza del mercado y que los hombres se separaran de las mujeres y los niños. A los hombres se los llevaron a varios graneros, donde los ametrallaron. A las mujeres y a los niños los llevaron a la iglesia del pueblo, donde soldados de la 3º compañía mataron a cientos de ellos con explosivos, armas automáticas y granadas de mano, antes de prender fuego al edificio .
La campesina Marguerite Rouffanche fue la única superviviente de las 240 mujeres y 213 niños encerrados en la iglesia de Oradour-sur-Glane porque logró saltar por una ventana. Una vecina trató de pasarle a su bebé de siete meses. No pudo llevárselo en su huida a una huerta próxima, donde cayó por los disparos de un alemán que la dio por muerta. Sobrevivió con cinco disparos en su cuerpo.


La Fiscalía de Dortmund presentó cargos penales contra Werner C., que entonces tenía 19 años, por su presunta participación en aquella masacre de 642 civiles franceses. Werner C. ha admitido que estuvo en el pueblo, pero dice que aquel día le tocó montar guardia junto a los vehículos y que no participó en los hechos. Los fiscales creen que participó directamente en el ametrallamiento de 25 hombres y que colaboró en la matanza de las mujeres y los niños en la iglesia. Junto a el investigan a otros 6 camaradas suyo

El fiscal de Dortmund sostiene que Werner C. disparó junto a otros 14 soldados a 25 hombres indefensos en una bodega y de de haber colaborado en el gaseo y matanza de mujeres y niños, incluso de transportar combustible para quemar la iglesia. El fiscal recuerda que ningún veterano nazi de la Segunda Guerra Mundial ha reconocido nunca que cometiera crímenes. De hecho Werner C. asegura haber salvado la vida de dos mujeres que regresaban del bosque justo antes de que sus camaradas masacraran al pueblo entero.


En 1953, un tribunal de Burdeos condenó a 21 hombres por la masacre, entre ellos a 14 franceses alsacianos y se dictaron 44 condenas en rebeldía. Dos fueron sentenciados a muerte, pero fueron conmutadas por penas de cárcel. El oficial Heinz Barth, volvería a ser condenado en la república Democrática Alemana en 1983. Salió de la cárcel en 1997 y murió a los 87 años.

Las ruinas de Oradour-sur-Glane están conservadas como símbolo de los crímenes de guerra cometidos en Francia durante la ocupación nazi y el régimen colaboracionista de Vichy. El lugar fue declarado Monumento nacional de Francia en 1946.

Fuente:
El País

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...