jueves, 10 de enero de 2019

Las chicas de la Sección F

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Sección F (Francia) de la Dirección de Operaciones Especiales (SOE) británica lanzó sobre Francia a 39 mujeres para colaborar con la Resistencia.

Vera Atlkins
Vera Atlkins
La primera de estas mujeres fue Virginia Hall, una norteamericana. Tras ella se unieron otras valientes que formaron un grupo conocidas como las "Chicas de Atkins", por Vera Atkins, la jefa del grupo de mujeres de la Sección F. Atkins, parecía una auténtica británica, pero en realidad era de Rumanía donde vivió hasta 1937 cuando tuvo que huir con parte de su familia perseguida por sus raíces judías. Su apellido era Rosemberg, pero lo cambió por el de su madre Etkins cambiando la primera letra. Entro en el SOE en 1941.

Vera Atlkins se consideraba especialmente responsable de sus chicas, aunque la mayoría tenían más de treinta años, ya que las mujeres tenían menos probabilidades de sobrevivir que los hombres.

Maurice  Buckmaster, el superior de Atkins y ella misma, buscaban mujeres que hablaran con total fluidez el francés.

Una de las chicas de la Sección F era Eileen Nearne, que estudió en Francia y volvió a Gran Bretaña en 1940 cuando los alemanes invadieron el país galo. Con apenas 22 años se unió a la Sección F a pesar de las reticencias de su hermana mayor, Jackeline, que ya era por entonces correo de la SOE en Francia. Poco después de llegar fue capturada y torturada por la Gestapo y enviada a un campo de concentración en donde sobrevivió a duras penas y que la dejó totalmente traumatizada.

Noor Inayat Khan
Noor Inayat Khan
Ivonne Cormeau era una de la mejores "pianistas" de la Sección F y desarrolló su trabajo como operadora de radio durante más de un año, cuando la mayoría de las operadoras no duraban más de uno o dos meses en ser capturadas o relevadas ante el riesgo de ser capturadas. Cormeau dejó a su hija pequeña a cargo de unos amigos y en 1943 saltó en paracaídas sobre la Francia ocupada. Para evitar que la descubrieran cambiaba a menudo de ubicación cargando siempre con su radio escondida en una maleta. Luego la zona que cubría fue liberada por las tropas aliadas.

Noor Inayat Khan, descendiente de la realeza india, predicaba la no violencia. Concertista y escritora de libros infantiles tuvo que huir a Londres tras la invasión alemana de Francia. En Gran Bretaña fue formada como operadora de radio y se convertiría en la primera "pianista" en Francia.

Entre las "chicas" de la Sección F ya había algunas expertas espías antes de ser reclutadas. Cristine Granville, nacida en Varsovia, perdió a su madre judía a manos de los nazis y como venganza trabajo como correo del SOE y actuó como enlace entre la resistencia polaca y la inteligencia británica.

Otra aguerrida espía fue la neozelandesa Nancy Wake que vivía en Marsella al estallar la guerra. Durante mucho tiempo se dedicó a ayudar a pilotos aliados abatidos y a refugiados que huían de los nazis a escapar. Ella misma tuvo que huir a Gran Bretaña cuando era perseguida por la Gestapo. Tiempo después fue enviada de nuevo a Francia para suministrar armamento al maquis con los que combatió. Para los duros maquis era uno de ellos y decían que Wake luchaba como cinco hombres.

Cristine Granville
Cristine Granville
Violette Szabo, considerada en la Sección F como la más valiente de todas ellas, fue arrestada en 1944 después de mantener un duro tiroteo con sus perseguidores alemanes para ayudar a escapar al líder de los maquis. En enero de 1945 fue ejecutada y se unió al grupo de las trece mujeres de la Sección F que nunca regresaron con vida a Gran Bretaña. Durante su servicio en Francia realizó sabotajes de puentes y carreteras y enviaba informes regulares a Londres.

Casi una de cada cuatro agentes murieron, y el riesgo de que fueran detenidas, torturadas y luego ejecutadas era muy alto sobre todo en lugares con una importante presencia de la Gestapo, como en París. Antes de partir se les entregaban una cápsulas de cianuro para que se suicidaran en el caso de que fueran capturadas por las fuerzas de ocupación.

Para saber más:
A Life In Secrets: Vera Atkins and the Lost Agents of SOE, de Sarah Helm
Young, Brave and Beautiful, de Tania Szabo (las últimas ediciones el libro se titula "Violette"). Gracias a Sonsoles Moreno por la recomendación.
The Toast
Exordio
Historia y Vida
Orden de batalla
El País
El Confidencial

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario